Archivo

Posts Tagged ‘Javier Arana’

Golf Isla Valdecañas (Cáceres)

29 de diciembre de 2016 Deja un comentario

A menos de dos horas de Madrid se encuentra uno de los campos de golf más vistosos de España, el Golf Isla Valdecañas. El campo ocupa una gran porción de la isla, un emplazamiento único y espectacular. Además del campo, hay un hotel y una urbanización de casas unifamiliares. La isla está ubicada en el margen de un gran pantano, el de Valdecañas, ejemplo de cómo Cáceres es la provincia de España con más kilómetros de costa. Ubicación privilegiada y un recorrido movido, que se puede caminar, pero bastante montañoso.

Valdecañas

El campo es diseño de Álvaro Arana, sobrino de Javier Arana y autor de varios recorridos en España: el golf Balenario de Mondáriz (Pontevedra), Zuya Golf (Alava) o El Rompido (Huelva). Alvaro también trabajó con su tío en sus últimos diseños. Lo que más destaca de este recorrido, al menos en una primera impresión, son unos greenes enormes, movidos, con jorobas inmensas, depresiones y caídas multidireccionales. El juego en el green es un espectáculo. Sin llegar al extremo radical de El Encín, estos greenes regalan diversión a manos llenas. En la foto el precioso hoyo 8, par 3.

IMG_9961

Pero el diseño también hace sufrir al jugador que se estrena en este campo: aunque las calles no son particularmente estrechas ni el rough penalice mucho, abundan los doglegs, tiros ciegos, incluso los hoyos con el tee de salida a nivel inferior que la calle. Dos pares 3 tienen el green más elevado que el tee, un diseño que a mi me parece poco afortunado. Es un campo que despista mucho. Y además me pareció muy largo; encontraremos muchos hoyos donde el tiro a green hay que ejecutarlo con madera (salvo que seas un super pegador, claro). Hay que llevar el juego bien trabajado para sacarle pares o birdies. Y desde luego creo que es un campo que se tarda en conocer y ganar.

Comento ahora la primera vuelta: El hoyo 1 es un par 5 en subida. Un pino en medio de la calle marca el lugar donde no debemos ir; el pino está a 180 metros por lo que hay que superarlo con el drive de salida. Por la izquierda el fuera de límites nos amenaza por lo que es más aconsejable ir por la derecha. Varios bunkers se intuyen, aunque más bien cercanos al green.

IMG_9946

El green cuenta con una impresionante joroba que puede complicar mucho los putts. Cae desde el fondo hacia el frente.

IMG_9947

El hoyo 2 es un espectacular par 3 en descenso. El green es una pequeña joya con tres plataformas. La vista a la sierra es estupenda.

IMG_9948

El hoyo 3 es un par 5 en forma de ese. Primero la calle va girando hacia la derecha y posteriormente serpentea hacia la izquierda.

IMG_9949

Cerca del green varios bunkers protegen toda la parte izquierda. El green recibe en alto; otro green enorme y movido.

IMG_9950

El hoyo 4 es un par 3 bien protegido por un bunker en la parte izquierda.

IMG_9953

El hoyo 5 es una salida ciega desde un tee más bajo que la calle. Hay que pegar bien el driver para poder tener un tiro a green con garantías.

IMG_9954

El green culmina una pendiente en descenso. No es posible apoyarse por la parte derecha por la presencia de un gran bunker.

IMG_9955

Subimos una cuesta para llegar al tee del 6. La vista es maravillosa. El hoyo es un fuerte dogleg hacia la izquierda. La salida es estrecha y ciega.

IMG_9956

El green es una preciosidad bien protegida por bunkers que atrapan las bolas por la derecha y por detrás. También hay un pequeño bunker en la parte izquierda. No hay más remedio que ir a green directamente.

IMG_9957

El hoyo 7 nos enfrenta a una salida ciega, con el tee más bajo que la calle y un tiro totalmente ciego. Es un hoyo recto que va girando ligeramente hacia la parte izquierda. Al fondo vemos el green del hoyo 8, un par 3 precioso de 166 metros que supera toda la vaguada.

IMG_9960

El hoyo 9 es el handicap 1 del campo. La salida es muy estrecha, tenemos una vaguada por la parte izquierda después del búnker de calle. Con el hotel al fondo, la calle va descendiendo hacia un green que además cuenta con la protección de un lago. Un par 4 duro.

IMG_9962

 

Real Club de Golf Guadalmina (Campo Sur), Marbella

16 de marzo de 2016 2 comentarios

Visitamos hoy por fin el primer diseño de Javier Arana en la Costa del Sol. Como cuenta Alfonso Enhardt en su libro “Los campos de golf de Javier Arana“, el desarrollo fue promovido, a finales de los 50, por la familia Goizueta que entendió al golf como gancho para poder vender promoción inmobiliaria. Arana diseñó y construyó nueve hoyos (los mejores del recorrido), que se completaron más tarde con otros 9 inaugurados en 1963 (y que ya estaban más condicionados por la presencia de casas). Por eso el recorrido actual no sigue el patrón original. Quizá por eso encontramos que los 4 pares 5 vienen en pareja, en los hoyos 6 y 7 primero y en los hoyos 16 y 17 más adelante en la vuelta. Una combinación nada común.

El recorrido original arrancaba en el actual hoyo 11, un par 3 espectacular junto al mar y pegado al hotel del complejo. Destaca un bunker natural muy playero frente al hoyo.

IMG_9823

Estamos ante un campo, como todos los de Arana, sobrio y elegante, que pese a serpentear entre casas no transmite la sensación de agobio que dan otros diseños posteriores en Marbella (por ejemplo La Manga). Las calles son anchas y hay pocos bunkers, aunque bien colocados. Es un campo que obliga a colocar la bola en un punto determinado de la calle para atacar a los greenes con el ángulo correcto. Los greenes son enormes y con numerosos contornos internos. El hoyo 1 es un ejemplo. Un par 4 con salida en alto y ligero dogleg hacia la derecha. La sensación es muy similar a varios hoyos de Aloha.

IMG_9804

El hoyo 2 es un par 3 con el fuera de límites muy pegado a la parte izquierda. El green está mucho más elevado que el tee. Arana no protege al green con bunkers. La diferencia de altura, los contornos del green (esa pequeña y su tamaño son defensa suficiente). A pesar de la gran cantidad de urbanizaciones que rodean al campo, la sensación de juego no es la de un campo peligroso.

IMG_9807

El siguiente hoyo es un excelente par 4 en dogleg hacia la izquierda. No me pareció que se gana nada intentando acortar por la izquierda.

IMG_9808

El green recibe en diagonal a la calle y está bien protegido por bunkers, los bunkers ameba que encontramos en este campo. La dificultad está en el movimiento del green. De hecho creo que lo mejor del campo es el diseño de estos greenes, casi siempre ligeramente elevados, abovedados, y con algunas caídas tremendas. Quedarse fuera de green no es garantía de hacer approach y putt.

IMG_9809

El hoyo 4 es un serpenteante par 4 en descenso, con una salida preciosa que da una sensación mucho más angosta de lo que luego encontramos. Es una salida en alto (siempre un placer golfístico) pero con cierta tensión por las casas que rodean al hoyo.

IMG_9810

El tiro al green está obstaculizado por un grupo de árboles por la parte derecha.

IMG_9811

El siguiente hoyo 5 es un par 4 en ligero dogleg hacia la derecha. Un bunker en la parte derecha de la calle obstaculiza el primer driver. También hay bunkers en la parte derecha del green.

IMG_9812

Entramos en los hoyos mejores del recorrido, los originales de Arana y más cercanos a la playa. El hoyo 6 es un par 5 recto y tremendamente largo, de 555 metros, uno de esos hoyos en los que Arana demostraba que era un gran pegador y que no envejece. El tiro desde el green pide una bola ligeramente cerrada.

IMG_9816

El hoyo 7 vuelve a ser un par 5 aunque más corto y recto. Nos espera un bunker en la parte derecha de la calle.

IMG_9817

Preciosos los bunkers también que anteceden al green, una sucesión escalonada estupenda.

IMG_9818

Otra obra maestra es el hoyo 10, con ese green semielevado junto al mar.

IMG_9822

El hoyo 12 es un precioso par 4, corto y muy estratégico. El drive de salida nos dejará un tiro corto a un green elevado. Varios bunkers protegen la ladera de ascenso al green.

IMG_9825

El 13 nos lleva a un par 4 también muy corto donde un lago previo al green nos impide sacar el driver de la bolsa. Un hierro corto basta para poner la bola en calle y tener un tiro a green sobre el lago.

IMG_9826

El hoyo 14 es un delicioso par 3, estrecho por el muro vegetal y guardado por un amenazante bunker frontal (acompañado de otros dos traseros).

IMG_9827

El 15 nos ofrece un par 4 con el tee en la parte izquierda de la calle, por lo que pide una bola cerrada para evitar los bunkers de calle.

IMG_9829

Un par 5 bastante recto continúa, en el que destaca una sucesión de bunkers enormes en la parte izquierda de la calle. Un estupendo par 5.

IMG_9831

Nuevamente el trazado nos trae otro par 5. El hoyo 17 es un par 5 en ligero dogleg hacia la derecha. Varios árboles protegen la calle por ambos lados.

IMG_9832

Calle ancha hasta un green alargado que recibe en alto, estrecho y guardado por tres bunkers.

IMG_9833

El hoyo 18 salva también un desnivel importante (nada dramático, la verdad) ascendiendo hacia el green desde la calle. El hoyo es un fuerte dogleg hacia la izquierda y hay que conseguir poner la bola bien centrada en calle para evitar árboles que nos puedan obstaculizar el ascenso al green. Dos bunkers escoltan al green por su parte izquierda, más un pequeño bunker en la parte trasera del mismo.

IMG_9834

Parador de Málaga Golf

11 de enero de 2016 4 comentarios

Dos Paradores de Turismo en España cuentan con campo de golf propio. El mejor, sin duda, es el de El Saler, un campo descomunal de Javier Arana en las dunas de Valencia, de los mejores recorridos de Europa. El golf del Parador de Málaga, pese a ocupar un terreno privilegiado junto al mar, no alcanza ni de lejos estos niveles de excelencia.

Parador de Malaga - 12 de 30

El Parador de Málaga Golf es el campo decano de Andalucía, luce la firma de dos insignes diseñadores de campos: Harry S. Colt, el padre de la arquitectura de campos de golf, y el afamado Tom Simpson, también un prolífico diseñador de campos por todo el mundo, autor de Chiberta, entre otros. Colt empezó a trabajar en 1929 en un diseño de 9 hoyos sobre 44 hectáreas, pero tras la guerra, y sobre un campo arrasado, el Patronato Nacional de Turismo expropió 30 hectáreas más y encargó a Simpson la reconstrucción completa del campo hasta 18 hoyos y par 72. La Tom Simpson Society no menciona este campo entre sus haberes. Tampoco sé si queda algo de Colt en el nuevo diseño, inaugurado a finales de los 50. También he leído en Wikipedia que Robert Trent Jones participó en su remodelación, pero la web del campo no lo menciona. Ha sido sede de torneos del European Tour, la última vez en 2011 en el Open de Andalucía que ganó Paul Lawrie.

Como se puede ver en el plano que recibe al jugador en el hoyo 1, estamos ante un campo con mayoría de hoyos muy rectos, varios paralelos a la línea de costa y otros perpendiculares a la misma. Prácticamente todos los hoyos son planos. El routing, perfecto, ajusta muy bien los hoyos para reducir la distancia entre green y el siguiente tee.

Parador de Malaga - 1 de 30

Es un campo muy cómodo de andar y jugar, con calles bastante anchas y un arbolado bien desarrollado. Pares 3 notables en su recorrido. Un recorrido sin casas alrededor, con la excepción del parador. Aún así creo que los hoyos no cuentan con elementos de diseño que marquen bien su singularidad y el recorrido puede resultar algo repetitivo. Tengo que reconocer que esperaba más de este diseño denominado como clásico pero que más diría que resulta antiguo; un diseño un tanto plano al que le faltan elementos (escapatorias en los greenes, greenes más movidos con contornos más atrevidos, más salidas en alto, bunkers profundos o diagonales, etc.) que aporten un poco de emoción, vistosidad y aprovechamiento de un entorno privilegiado. Y barato no es, con greenfees por encima de 60 euros. En la foto, uno de los hoyos más espectaculares, el par 3 hoyo 6. El mantenimiento es regular, aunque los greenes no estén mal cuidados. Un campo entre dunas (muy planas), y con palmeras, eucaliptos y pinos junto al mar (viento ocasional) y en la línea de despegue del aeropuerto (ruido ocasional).

Parador de Malaga - 24 de 30

El hoyo 1 es un muy buen par 5, fácil, ancho, no muy largo y en un ligero dogleg a la izquierda. El mejor hoyo para empezar una vuelta con rapidez y sin dramas. Varios árboles amenazan el primer drive de salida. Un slice fuerte te lleva a la calle del 18.

Parador de Malaga - 2 de 30

El dogleg termina en un green ancho con caída de fondo a frente y protegido por bunkers escalonados.

Parador de Malaga - 3 de 30

El hoyo 2 es un par 4 recto, y que se va estrechando según nos acercamos al green. Hay muchos árboles por la parte derecha de la calle. El green recibe ligeramente elevado y protegido por un bunker en su parte izquierda.

Parador de Malaga - 4 de 30

El hoyo 3 es un par 4 corto (de 260 metros) pero con agua en la parte derecha. Desde el tee este obstáculo de agua no resulta evidente. Varios bunkers en la izquierda protegen el tiro conservador. Merece la pena un hierro corto y un pitch a green. A centro de green: tirar a bandera te puede llevar al agua (donde fui yo).

Parador de Malaga - 6 de 30

Otro par 4 largo y recto continúa. Lo más destacable es una gran depresión en la parte derecha de la calle en la caída del driver, y que nos dará un tiro ciego al green.

Parador de Malaga - 7 de 30

El hoyo 6 es un par 3 fantástico, por un enorme  y notable búnker frontal que protege a un green que desde el tee parece mucho más estrecho de lo que es.

Parador de Malaga - 13 de 30

El hoyo más difícil del campo es el 7, un par 4 en dogleg hacia la izquierda. Bordeamos la parte trasera del parador, por lo que tendremos vistas a todo el feo complejo de instalaciones de tuberías y máquinas. A la altura del green vemos los apartamentos del parador, que piden a gritos una reforma urgente. Quizá para mitigar este efecto, los diseñadores han colocado un lago con cascada en la parte derecha del green, un añadido nada natural, pintado de un azul extravagante y que resulta horroroso.

Parador de Malaga - 15 de 30

El hoyo 8 es un par 4, otra vez recto, que discurre paralelo a la línea de costa, y con el parador a la izquierda. No hay que pasarse de green para no meterse en líos, en forma de arbustos. Pese a su cercanía al mar no se aprovecha este emplazamiento para dotar de algo más de alegría visual al hoyo.

Parador de Malaga - 16 de 30

El 9 es un par 3 largo de 180 m, donde recibe un green alargado y con piano. Dos estrechos bunkers guardan los laterales del green. El parador, al fondo.

Parador de Malaga - 18 de 30

El hoyo 10, que nace casi en el mismo punto del hoyo 1, es otro par 4 recto. Solamente una palmera interrumpe el rumbo de una calle muy ancha aunque también hay dos bunkers en la parte izquierda. El green se se accede superando hasta cuatro bunkers que protegen su frontal de sus laterales. Hay un obstáculo de agua en la izquierda que no entra en juego.

Parador de Malaga - 19 de 30

El 11 es otro par 3 muy largo de 190 metros. Muchos bunkers cerca del green, y supongo que el viento, pueden añadir problemas. Otro hoyo próximo al mar pero que no se aprovecha para ofrecer una salida en alto algo más espectacular.

Parador de Malaga - 17 de 30

El 12 es un par cinco precioso que discurre perpendicular al mar y que se adentra entre bosques saliendo de la zona de dunas costeras. El hoyo discurre completamente recto y en subida hacia el green en alto. Muchos árboles en la caída del drive pueden arruinar la salida. Al fondo, la pista de despegue del aeropuerto, que ofrece un flujo constante de aviones muy cercanos. Una vaguada antes de green ofrece un tiro estupendo al mismo.

Parador de Malaga - 20 de 30

El 13 es un par 3 con green protegiendo derecha e izquierda del tiro. Como casi siempre ocurre, los responsables de los campos suelen ubicar las barras más adelantadas de lo que ofrece la tarjeta, y en este caso las barras estaban puestas directamente en la línea de tiro del par 3, un error incomprensible que lo único que hace es angustiar al jugador y retrasar el campo. El green se ve a la izquierda del tee de salida del 14, un par cinco de salida bastante angosta. La calle desciende suavemente hasta el mar. Un obstáculo de agua por la parte izquierda del green puede ofrecer peligro.

Parador de Malaga - 22 de 30

El hoyo 15 es un par cuatro muy largo y recto con una calle muy ancha que asciende hasta el green. Varios árboles rodean a la calle por todas partes. Nuevamente el movimiento se aporta con otra vaguada antes del green elevado.

Parador de Malaga - 25 de 30

El hoyo 16 es un par 5 recto casi hacia el mar. Hoyo sencillo, sólo dificultado por el agua a la derecha que no debería entrar en juego.

Parador de Malaga - 26 de 30

El 17 es un par cuatro cortito y recto de unos 310 metros. Como dificultad, un green pequeño que cae desde atrás hacia delante. Tom Simpson, ¿donde estás?

Parador de Malaga - 28 de 30

Para terminar el 18 es un par 4 muy serio, de casi 400 metros, con un ligero dogleg hacia la derecha. Una calle muy movida, con ligeras vaguadas y lomas, que recuerda a las de los links británicos y que puede dar un stance difícil.

Parador de Malaga - 30 de 30

 

Club de Golf Ulzama, Guerendiain (Navarra)

13 de diciembre de 2014 2 comentarios

Ulzama es un club muy familiar con un campo precioso ubicado al norte de Pamplona y firmado por el gran Javier Arana. Pocos campos de golf disfrutan de un emplazamiento más espectacular y privilegiado que éste. El campo es un festival de la naturaleza: destaca por haberse proclamado campeón en la (muy desconocida) Birdwatching Ryder Cup. Este artículo explica el torneo, donde Europa arrasó a Estados Unidos y donde Ulzama consiguió el mayor número de avistamientos de especies diferentes en todo el torneo, imponiéndose a un selecto grupo de campos de Estados Unidos y Europa. En Ulzama se vieron 101 especies distintas de pájaros en 24 horas. Es posible que hoy sólo pensar en hacer un campo así sería considerado como delito. Menos mal que el campo fue proyectado en 1963. En la foto la calle del hoyo 5.

IMG_6319

Cuenta el sensacional libro de Alfonso Enhardt, Los campos de Golf de Javier Arana, que fue una iniciativa de Oscar Gortari, Felipe Huarte y Fernando Redón, tres empresarios locales sin conocimientos de golf a los que se unió Joaquin Vilá de la Riva, socio del Prat. Se contrata a Miguel Urabayen que sería el primer gerente. Los empresarios localizan un robledal a 23 km de Pamplona que era propiedad del Valle de Guerendiain y que era empleado como almacén de leña. Se arrienda el terreno durante 100 años por 87.000 pesetas anuales. En la foto la casa club, obra de Fernando Redón y Javier Guilbert.

IMG_6282

Gracias a Joaquín Vila se escoge como diseñador a Javier Arana. El arquitecto vasco entrega su primer boceto de 18 hoyos en 1963. Eran los años en los que trabajaba en la construcción de Río Real. Se construyen 9 hoyos, los que hoy constituyen la segunda vuelta. En 1989 se completaron los otros 9 hoyos, proyectados por Francisco López-Segalés, que respetó bastante el routing que Javier Arana había firmado 25 años atrás. Aún así los primeros nueve hoyos me parecieron algo más retorcidos, angostos, arrinconados entre árboles. En la foto el par 3 hoyo 2.

IMG_6301

Pese a su emplazamiento boscoso, reconocemos las señas de identidad de Arana en el recorrido: calles anchas y nobles, greenes de gran tamaño y con poco contorno interno, varios bunkers de protección a ambos lados de las calles y siempre en número impar. Los pares 4 son tremendamente variados; los pares 5 son hoyos relativamente benignos, sin excesiva longitud; y los pares tres son unas fieras, especialmente una serie temible de pares 3 en la vuelta de Arana: el 12 y el 15. Lo más atractivo del recorrido: todos los hoyos están trazados con forma de dogleg. Es clave saber mover bien la bola para conseguir arañar un buen resultado. El diseño aconseja tirar al fade en los hoyos 1, 5, 7, 10 y 13, y cerrar la bola en los 3, 8, 12, 14, 17 y 18.

El hoyo 1 marca el tono del campo que vamos a jugar. Un par 4 muy escénico, con tee en alto sobre una calle ancha que gira en dogleg hacia la derecha, libre de bunkers.

IMG_6292

El green está elevado sobre una loma y es relativamente plano y protegido por un solitario bunker.

IMG_6299

Después de un par 3 corto, el hoyo 3 es un dogleg a izquierdas tremendamente angosto. El pasillo natural de árboles asusta. Si conseguimos poner la bola en calle podremos disfrutar de un paseo espectacular.

IMG_6305

Desde la calle tenemos un tiro descendente a un green sin bunkers. Podemos intentar botar la bola en la pendiente de la calle y que descanse en el green o parar la bola en green con spin para que no se vaya larga.

IMG_6309

El hoyo 4 es un hoyo relativamente recto y que no llega a los 300 metros de longitud con una salida hacia una calle ascendente parcialmente bloqueada por un árbol. La salida se va estrechando ligeramente y un drive bien pegado por la derecha puede irse al agua.

IMG_6313

El campo añade un elemento nuevo de dificultad al campo: el agua. En efecto, el green está protegido por su parte derecha frontal por un pequeño lago.

IMG_6314

El hoyo más difícil del campo es el par 5 hoyo 5. Además de sus 535 metros de longitud, la calle va girando y desdendiendo ligeramente de izquierda a derecha desde el tee de salida. Un gran árbol en medio de la calle a 100 metros del green protege los tiros bien centrados.

IMG_6323

El hoyo 6 es un par 3 largo y de nuevo muy flanqueado por el bosque existente. Desde cada hoyo no se intuye la presencia de ningún otro hoyo más, ni de casas, adosados, urbanizaciones, cemento. Sólo naturaleza y golf.

IMG_6324

Otro hoyo complicado y precioso continúa, un par 4 de cerca de 400 metros de longitud y con una salida baja a una calle ascendente. La calle va girando ligeramente hacia la derecha. Tendremos un tiro largo a un green generoso con un piano.

IMG_6326

El hoyo 8 me pareció el más discutible del recorrido, un hoyo un tanto absurdo por su extraña tipología. La calle, desde el tee, asciente hacia una calle en dogleg hacia la izquierda. Por la zona de aterrizaje la calle comienza a descender vertiginosamente hacia su derecha. El green está literalmente escondido en la parte izquierda y completamente tapado por el bosque. Es un tiro ciego un tanto forzado.

IMG_6329

Para terminar la primera vuelta un par 5 con salida recta, que gira ligeramente hacia la derecha y asciende a otro green amplio y dividido por un piano.

IMG_6331

La segunda vuelta tiene un carácter algo más diferente, con calles más anchas. Comienza con otro par 5 y una gloriosa salida en alto hacia una calle ancha y orientada hacia la derecha.  El green es un espectáculo de movimiento. Ojo con los bunkers del lado derecho que dejan un tiro a green muy complicado. En la foto el espectacular aspecto de la calle desde las cercanías del green.

IMG_6336

El hoyo 11 asciende de nuevo casi paralelo al 10. El tee está muy bajo y el tiro es ciego por lo que Arana coloca un bunker en medio de la calle para dar la línea de tiro. La calle, muy ancha, cuenta con una importante depresión por su parte derecha aunque no entra mucho en juego.

IMG_6339

El hoyo 12 es un par 3 brutal de 211 metros. Aunque ligeramente descendente, el tiro es casi de un par 4 corto. Dos bunkers por la derecha y uno por la izquierda ofrecen protección extra.

IMG_6341

El hoyo 14 es un par 4 dogleg hacia la izquierda, con la sensación de pasillo entre árboles que tiene el campo. Más tarde la calle se hace más ancha a un green redondo y amplio.

IMG_6343

Otro par 3 brutal continúa. El green del hoyo 15 está protegido por tres bunkers. Uno de ellos impide ver el green. Otro 30 metros antes de green hace que parezca más corto de lo que es.

IMG_6350

El hoyo 16 es un par 4 bastante recto y nuevamente precioso.

IMG_6353

El green recibe en diagonal y ligeramente en alto, con tres bunkers de escolta.

IMG_6356

Otro nuevo dogleg extraordinario continúa. El hoyo 17 es un par 4 que precisa cerrar bien la bola para coronar un pequeño montículo para tener tiro franco al green.

IMG_6358

El campo finaliza con un par 5 ascendente en dogleg también hacia la izquierda. Un bunker nos marca la línea de tiro para cerrar la bola.

IMG_6362

Desde ahí ascendemos a un green también relativamente generoso y sin excesivas caídas para terminar esta gran vuelta de golf y de avistamiento de pájaros.

IMG_6369

Golf de Chiberta, Biarritz (Francia)

18 de octubre de 2014 3 comentarios

biarritz-golf-chiberta_i-G-74-7449-VYMR100ZBiarritz, a principios del siglo XX, era una de las mecas europeas de la alta sociedad europea. Aristócratas, millonarios y la sociedad “más escogida” (como la llamaba el ABC) se dejaban ver en las playas de la zona, lucían joyas y vestidos suntuosos en eventos sociales, bailaban en las fiestas más rutilantes, tomaban el té en la orilla del lago, jugaban al tenis, al bridge y por supuesto al golf. Se cuenta que el Duque de Windsor, un apasionado de este deporte, hizo un singular encargo a uno de los arquitectos más afamados de su generación, Tom Simpson: Construir el campo de golf “más hermoso del planeta”. Dudo que la historia sea cierta porque el Ducado de Windsor es posterior al campo, y porque Simpson, un arquitecto serio, no aceptaría una petición tan boba. Sea o no sea cierta, este es el origen de Chiberta: un campo consistentemente alabado como uno de los grandes clásicos de Europa.

Tenía mucho interés en jugar este famoso recorrido porque cuenta con un aura de campo de primera categoría. Definido como un links en el Atlántico, aunque combina hoyos tipo links con otros más boscosos. Tom Simpson es un nombre mítico en el diseño de campos: ahí están Ballybunion, Muirfield, Morfontaine, Fontainebleau para dar fe de su excelencia. Simpson era el diseñador de cabecera de las grandes fortunas europeas: Lord Mountbatten, Leopoldo II de Bélgica, la familia Rosthschild, Sir Mortirmer Singer…) Este campo era el favorito de Javier Arana, el diseñador español más relevante. Un campo que siempre he visto en los rankings de mejores campos del mundo, aunque a decir verdad siempre en los rankings más antiguos.

Chiberta, sin duda, tuvo que ser un campo mejor de lo que es hoy. Estamos ante un recorrido muy irregular, con hoyos muy buenos combinados con otros más vulgares. Un campo que sería precioso en su virginidad inicial, pero que hoy está completamente rodeado del temible ladrillo, algunos en históricas mansiones y otros en feos bloques de apartamentos. Un campo muy corto: desde blancas es un reto asequible incluso para un handicap medio. Agradable de andar y de jugar, pero que deja a uno una triste sensación de decadencia. Aún así guarda en sus calles un cierto aroma a los diseños más clásicos, con hoyos memorables. Sobre todo en la segunda vuelta donde hay una franja (11-15) fantástica.

Resulta singular el campo de prácticas, donde en lugar de apuntar a un prado se juega a un lago con alguna bandera flotante para apuntar.

IMG_6216

El hoyo 1 es un par 5 con una salida relativamente ancha, aunque varios bosques amenazan ambos costados de la calle.

IMG_6217

Una vez superada la loma se disfruta de un tiro a un green precioso y enmarcado por una suntuosa mansión que luce un gran cartel que dice “en venta”.

IMG_6221

Tras cruzar la carretera, el segundo tiro es una salida ciega que se juega hacia un poste indicador. Al llegar a nuestra bola disfrutamos de un paisaje muy típico de links con el mar al fondo, un green estrecho enmarcado por bunkers bien contorneados. Un gran segundo tiro.

IMG_6224

Estamos ya en un links… el hoyo 3 discurre paralelo a la playa en una zona despejada. La calle cuenta con las típicas ondulaciones, vaguadas y depresiones que adornan los links británicos. La calle es relativamente estrecha y en lugar del rough tenemos una zona típica de fescue donde encontrar la bola puede ser imposible.

IMG_6225

El hoyo 4 es un par 3 corto y que goza de unos bunkers preciosos. Imaginen el hoyo sin chalets…

IMG_6226

El hoyo 5 parte de una zona pegada a la playa, por lo que lanzaremos nuestro drive bajo la atenta mirada de varios bañitas. Una salida estrecha, marcada por demasiados chalets a tiro por la parte izquierda.

IMG_6227

Se puede intentar llegar de dos a green, pero si no se llega la bola descansará en el fondo de un valle que ofrece un tiro ciego a un green elevado y con importantes caídas.

IMG_6229

Un par 3 cortito y en subida continúa. El green cuenta con una fuerta caída hacia la entrada y dos bunkers protegiendo los contornos. De nuevo encontramos demasiado bloque ensuciando el hoyo.

IMG_6232

El hoyo 7 es un par 4 también de distancia media. La salida en alto apunta a una calle bastante ancha aunque bien guardada por bunkers en los costados.

IMG_6235

Después de un largo par 3 en subida (el hoyo 8) el 9 nos devuelve a un tee entre árboles a una calle semiciega. El approach se acerca hacia la casa club, con una interesante entrada al green.

IMG_6239

El hoyo 10 es un par 3 de  corta distancia pero a un green realmente movido, con multitud de bunkers profundos rodeando sus cuatro costados.

IMG_6243

El hoyo 11 quizá sea el más notable del campo. Un par 4 con salida en alto, muy expuesta al viento, y perpendicular a la línea de mar. La calle se estrecha en el punto de aterrizaje entre bunkers a derecha e izquierda.

IMG_6244

El approach a un green elevado y excavado en lo alto de una duna es una preciosidad, por la magnífica protección que ofrecen los bunkers que lo escoltan.

IMG_6246

El hoyo 12 discurre paralelo a la línea del mar pero en sentido contrario al hoyo 5. Se trata de un par 5 típico de links, con una calle ondulada, bien bunkereada, y un green elevado y también protegido por bunkers.

IMG_6247

Esta es la entrada al green. Por debajo de esta calle discurre un túnel que da acceso a la playa a los residentes en la zona.

IMG_6248

El siguiente hoyo también discurre paralelo a la playa. Un hoyo típico de links, nuevamente con una interesante entrada protegida por bunkers.

IMG_6252

Después de un par 3, el hoyo 15 se adentra de nuevo en la zona boscosa con un par 4 que cuenta con una salida preciosa, muy bien protegida por laderas naturales antes de la calle. Es un par 4 recto y muy largo, de algo más de 400 metros.

IMG_6254

Ya en pleno pinar el siguiente hoyo también se traza de forma recta hacia un green elevado. Dos bunkers protegen la entrada de green a los lados.

IMG_6257

El hoyo 17 es un par 4 corto y llegable desde el tee de salida, una salida en alto pero prácticamente ciega. Más seguro es acercarse al green con un pitch desde la calle, para evitar el bunker de entrada al mismo.

IMG_6263

Para terminar el recorrido, un hoyo 18 que me pareció un pobre final para estos segundos nueve hoyos. La salida es bastante poco obvia. Aunque la línea al green discurre en dirección al bosque de pinos, la calle se abre bastante por la derecha.

IMG_6265

La entrada del green desde detrás del recorrido muestra el bunker que protege por la parte derecha.

IMG_6266

 

 

Real Golf Club de San Sebastián, Hondarribia (Guipúzcoa)

18 de septiembre de 2014 1 comentario

Visitamos hoy el tercer gran campo clásico de la costa vasco-cantábrica, junto a Pedreña y Neguri. El Real Golf Club de San Sebastián data de 1910, y su campo original estaba en la localidad guipuzcoana de Lasarte. La construcción industrial provocó un cambio de ubicación en los años 60, en una finca muy movida (como toda la región) en la ladera del monte Jaizkibel, en Hondarribia (topónimo único y oficial de la antes conocida como Fuenterrabía), a escasos kilómetros de la frontera francesa. El campo está en un terreno arcilloso y embarrado, pero las constantes obras de mantenimiento hacen que el campo aguante de forma notable la lluvia constante. El insigne diseñador español Javier Arana presentó en su día un proyecto, pero finalmente fue seleccionado el trazado del jugador francés Pierre Hirigoyen, un profesional que jugó internacionalmente en los años 30 y que luego fue pro/greenkeeper del golf de Chantilly. En la foto, el green del hoyo 5.

IMG_6056

Jaizkibel es un campo, como decía antes, muy movido, tremendamente variado, muy sinuoso. Con muchas cuestas y desniveles. Y no es generoso, las calles no permiten demasiados fallos. Aunque sólo conozco Augusta National por la televisión, es posible que sea un campo ideal para entrenar este campo, también movido. Exige mover la bola en todos los tees, y cuenta con subidas y bajadas constantes, excepto los hoyos 16 y 17 que son absolutamente planos. Los pares 3 actúan siempre como ascensores de subida o bajada, resultando en una serie bastante discutible: un par 3 ciego para mi es un pobre diseño de un hoyo de golf, y aquí se juegan tres. Los greenes suelen ser bastante planos en relación a estas calles aunque con caídas importantes.

El hoyo 1 nos enfrenta a un tobogán de bajada. El green se vislumbra al fondo, protegido por bunkers. Hay que poner la bola en calle antes del arroyo que cruza la calle por su punto más bajo. Tendremos un tiro precioso a un green en alto protegido por bunkers profundos. Como buen campo del norte, este campo es un grandioso jardín botánico.

IMG_6044

El hoyo 2 es un dogleg delicioso de izquierda a derecha con una salida en alto espectacular. El golpe ideal es jugar una bola abierta para alcanzar la calle con distancia para intentar el birdie. El green estará algo más alto que la calle. El monte Jaizkibel enmarca esta joya.

IMG_6045

El hoyo 3 es un angosto par 5 donde toda la calle cae de derecha a izquierda. Una salida semiciega para poner la bola en calle e intentar llegar a green de dos. El green está bien protegido por un green en su parte frontal. La entrada ideal al mismo es por la parte derecha.

IMG_6051

En este campo se juegan dos pares tres ciegos cuesta arriba, una tipología de par 3 que sirve para salvar un fuerte desnivel de forma rápida para mantener un routing ordenado, pero que para el jugador de golf son absurdos. ¿Donde está la gracia en jugar un par 3 ciego si no puedes ver donde está la bandera o si tu bola se acerca a ella o incluso consigues un hoyo en 1? Quizá fueran más comunes en el pasado, pero hoy no hay arquitecto razonable que emplee este pobre diseño en campo alguno. Al menos en un par 3 ciego conoces los metros a alcanzar, pero en este caso es difícil precisar dónde está la bandera, cuáles el contorno del green y sus caídas o entender la posición de los bunkers. Este es el green del hoyo 4, desde sus cercanías. Desde el tee no veremos más que el trapo.

IMG_6052

El mal sabor de boca se elimina con el hoyo 5, un par cuatro precioso. Desde una salida en alto se ven todas las bondades y los peligros del hoyo. Una salida larga que debe avanzar metros al final de una pequeña vaguada y desde ahí un disparo estupendo a un green enorme en alto.

IMG_6053

El hoyo 6 es un par 4 corto que pide una bola abierta para dejar la bola en lo alto de una loma donde está el green. Es una salida incómoda, retadora, angosta.

IMG_6055

Otro par 4 muy bonito continúa. El handicap 1 del campo. Una salida ciega debe dejar la bola lo más alejada posible para tener tiro a un green que reposa al final de una loma descendente. El fuera de límites amenaza la parte izquierda de la calle.

IMG_6059

Estamos (literalmente) en la casa de Txema Olazábal, doble ganador del Masters y miembro del Salón de la Fama de golf. El disparo será largo. El green está bien escoltado por bunkers delanteros. El un green complejo, con caídas abundantes y amenazantes.

IMG_6060

El hoyo 8 es un par 3 con un desnivel tremendo entre el tee y el green, un par 3 tipo “Himalaya”. Dos o tres palos menos nos servirán para dejar la bola en un green bastante plano. Es un tiro cómodo con vistas gloriosas.

IMG_6062

Para terminar la vuelta nos enfrentamos a un par 5 en ascesso, dogleg hacia la izquierda. Para llegar al green hay que salvar un fuerte desnivel ascendente, por lo que conviente no perderse por los bosques que protegen los laterales. El segundo tiro conviene dejarlo en una zona algo más plana que la pendiente que asciende hasta el green.

IMG_6063

El hoyo 10 es un par 4 corto y asequible donde de nuevo todo el hoyo es visible desde el tee. Pegamos un drive (no necesario) hacia la ladera del monte Jaizkibel. El segundo tiro dispara a un green amplio y rodeado de búnkers.

IMG_6065

El hoyo 11 es un dogleg hacia la izquierda. La salida es parecida a la del hoyo 3: una salida semiciega donde tras superar una loma no veremos donde reposa la bola. La calle tiene e a caer hacia la izquierda.

IMG_6066

Al llegar al green veremos una superficie con fuerte caída hacia el frontal.

IMG_6069

El hoyo 12 es un par 3 también similar al hoyo 4. Un tiro ciego a un green alargado. Esto lo veremos cuando lleguemos al green, porque desde el tee no vemos nada. Adivinar la posición de bandera es, para el jugador no local, una lotería.

IMG_6070

El 13 es otro par 4 precioso. Una salida en alto hacia una calle que cae en ligero dogleg hacia la derecha. Hay que apretar bien el drivee para tener posibilidades de llegar a green, porque es un hoyo muy largo. Los bordes de la calle tienden a caer hacia ambos lados, por lo que es importante intentar ir recto.

IMG_6072

El 14 también cuenta con una salida en alto. El segundo tiro dispara a un green elevado y bien guardado por un búnker frontal por la izquierda.

IMG_6074

El hoyo 15 es el único del campo con agua. La salida en alto obliga a un drive preciso y bien colocado para tener tiro a un green lejano. Un lago protege todo su frontal. El green cuenta con un ligero montículo en su parte derecha bastante singular.

IMG_6075

Los dos hoyos siguientes abandonan los toboganes y nos enfrentan a un terreno absolutamente plano. El hoyo 16 es par 5 muy largo y muy recto. Parece que estemos en una pista de aterrizaje, aunque la bola no correrá tanto. El agua del inicio no entra realmente en juego salvo para los principantes a los que aterra la visión de un lago.

IMG_6078

El hoyo 17 es un par 4 también muy plano y muy largo. La calle gira ligeramente hacia la izquierda.

IMG_6082

Por último ascendemos a la casa club con un hoyo 18, el tercer par 3 en ascenso del recorrido. Es tal el desnivel que el hoyo pide casi dos palos más. El green está enclavado en un auditorio natural y aunque parezca plano tiene una caída importante que puede complicar el putt final.

IMG_6040

 

Hoyos Clásicos: el hoyo Redan

21 de julio de 2014 1 comentario

Redan“Toma una superficie de tierra estrecha, inclínala ligeramente de derecha a izquierda, construye un bunker profundo en la parte frontal, ubica el tee de forma que el green se juegue en diagonal, y ya tienes el Redan.” -C.B. MacDonald.

Quizá el más famoso de todos los hoyos clásicos, el Redan es un par 3 definido así por C. B. MacDonald, su descubridor y mayor valedor. La palabra Redan proviene del francés y se refiere a un tipo de fortificación con tramos que apuntan al exterior, y ésta es la función del bunker frontal: hacerle pensar en la mejor manera de atacar este green. La estrategia puede variar enormemente en función del viento, la posición de la bandera y la habilidad de cada jugador. ¿Bola abierta sobre el bunker para tratar de frenar la bola en green? ¿Bola cerrada, sorteando el bunker, pero con riesgo de no poder parar la bola? Si se juega una bola cerrada, hay que botarla en el principio de green.

El hoyo Redan original es el hoyo 6 de North Berwick (hoy el 15) y era una par 3 de 180 yardas con el green estrecho, ligeramente elevado y con una fuerte caída de frente a fondo y que forma 45 grados con respecto a la línea de juego. Cuenta con dos bunkers: uno atrás y sobre todo uno profundo en la parte frontal. Es obra del Davie Strath, greenkeeper y jugador amigo de Tom Morris hijo y con quien jugó numerosos partidos de exhibición por Escocia. (Foto de aquí)

berwick-15

MacDonald copió este hoyo en su mítico y ya comentado National Golf Links of America. El hoyo 4 de este campo mejora al Redan original porque permite, desde el tee, contemplar todo el green. La caída del green entre el frente y el fondo del green es brutal, superior al metro y medio. En muchos de sus diseños adoptó este tiro a green en sus pares 4 y 5. La foto, de aquí.

Redan National golf Links of America

El Redan es quizá el más afamado de los hoyos clásicos. Hay hoyos inspirados en el Redan por todo el mundo. Quizá el más comentando es l hoyo 7 de Shinnecok Hills, especialmente famoso por el US Open del 2004 que ganó Retief Goosen en una de las preparaciones de campo más salvajes que se recuerdan. Es un monstruo de 183 yardas al que los socios apodan “RedMan” o “DeadMan”. El 7 fue una auténtica carnicería: En la jornada del sábado sólo un 27% de los jugadores consiguieron poner la bola en green. El domingo, sólo el 15%. Retief Goosen, el campeón, lo consiguió (ver vídeo, min 5.29). Phil Mickelson, su más inmediato perseguidor, se fue al bunker frontal (min 2.40). Un hoyo con muy pocos fans entre los profesionales, como  explica este artículo.

Un ejemplo clásico en España, es el hoyo 14 del campo de Neguri, en Punta Galea, obra de Javier Arana.

IMG-20120809-00108

Hay muchísimos más, por si quieren aportar alguno.

Más información en este artículo de Crónica Golf, “El hoyo que hace pensar”.

Real Club de Golf El Prat – Recorrido Rosa, Tarrasa (Barcelona)

28 de marzo de 2013 8 comentarios

Aunque el Real Club de Golf El Prat presuma de ser una institución centenaria, sus instalaciones actuales, situadas en Tarrasa a unos 25 min de Barcelona fueron inauguradas en el 2004. Antes, el club se situaba en los terrenos donde hoy está parte de la Terminal 1 del Aeropuerto del Prat, en un recordado campo de 1956 obra de de Javier Arana. El club también hunde sus raíces en el Barcelona Golf Club, posteriormente Golf de Pedralbes, otro campo desaparecido de principios de siglo pasado y que yace bajo la actual ciudad universitaria.

Tras la expropiación forzosa del antiguo campo de golf, la junta directiva adquirió un terreno de 210 hectáreas entre Sabadell y Terrasa sobre la cual ubicar el nuevo club. Sin prever las dificultades económicas actuales, no repararon en gastos para hacer un club privado de primerísima categoría: 45 hoyos diseño de Greg Norman, restaurante, gran zona de prácticas, piscina, zona infantil, gimnasio, padel, y una espectacular casa club, obra del afamado arquitecto Carlos Ferrater (foto de su web)

prat

También se construyó un tercer campo público de pares 3, Vallès Golf. Los 5 tramos de 9 hoyos se pueden combinar para formar hasta 7 recorridos, denominados con un inexplicable y arcano código de colores (campo rosa, amarillo, morado, azul…). Para el visitante es un auténtico galimatías saber qué recorrido jugar. Comento hoy el recorrido rosa (color que he averiguado después de la partida al consultarlo en la web del campo).

Al parecer fue el primer campo de Greg Norman en Europa Continental (luego diseñó Lumine, en Tarragona). Norman ha contado con una finca enorme para poder trabajar. Cada hoyo cuenta con hasta 7 tees de salida diferentes, que permiten adaptar el campo al nivel del jugador. Es un campo de enorme calidad, largo, duro de caminar, con excesiva distancia entre green y tee en demasiados hoyos. Greenes muy grandes, calles relativamente estrechas y abundancia de bunkers bien contorneados. No cuenta con hoyos sencillos: cada hoyo ofrece grandes oportunidades para hundir una vuelta. Un reto difícil.

Los primeros 9 hoyos discurren entre pinos en un recorrido plano, largo y estrecho, con greenes enormes llenos de sutiles caídas. El hoyo 1 nos enfrenta a un par 5 con una calle que serpentea ligeramente a la derecha, plana entre un gran número de bunkers hasta un green enorme, ya entrando en el pinar. El green se alarga en la dirección de juego por lo que conviene ubicar bien el tiro a bandera para no tener un putt larguísimo de inicio.

IMG_1142

El hoyo 2 es el primero entre pinares. Es un par 4 relativamente corto pero estrecho, en el que merece la pena salir con madera para poner la bola en calle. Tenemos varios bunkers en calle y en la izquierda y derecha (este enorme y alargado) del frontal de green.

IMG_1143

El hoyo 3 es un par 3 cortito entre pinos a un green generoso. Un regalo sencillo que debemos aprovechar.

IMG_1145

El hoyo 4 es otro par 4 corto, rodeado de pinos. La referencia de tiro está en el pino del centro de la calle. La foto muestra el tiro al green, con un amplio bunker a la izquierda. Al fondo, la calle del hoyo 5, un par 4 en el que salimos del bosque y podremos apretar un buen drive para acercar la bola a un green ligeramente en alto, en diagonal y muy defendido por bunkers.

IMG_1147

El hoyo 6 nos enfrenta a un par 3 curioso: un green grande en forma de flan y que está abrazado por un gigantesco waste bunker (en el que se puede apoyar el palo). Si no cogemos green la bola podrá rodar al mismo (dependiendo del corte del rough). Otro detalle: el tiro es de 180 metros desde amarillas.

IMG_1148

El 7 se vuelve a adentrar en el bosque. La salida exige ir muy recto para no meterse en líos graves. Un bunker a la izquierda recoge las bolas cerradas. El segundo golpe está amenazado por un único bunker frontal. El green es estrecho y está algo elevado.

IMG_1151

El 8 es un par 4 difícil, estrecho y largo entre pinos, y donde las posibilidades de par son tan sombrías como la foto de tiro a green desde detrás del bunker izquierdo. Una pequeña vaguada y un bunker protegen la entrada al green.

IMG_1153

Para terminar la primera vuelta nos enfrentamos a un par 5 más sencillo, donde quizá los pegadores puedan llegar de dos a green. Muchos bunkers entorpecen la visión de una calle franca y (aunque no lo parezca) ancha.

IMG_1155

La segunda vuelta, aunque es un rompepiernas, me parece mucho más estética y variada que la primera y acoge hoyos realmente notables. El 10 es un ejemplo: un maravilloso y temible par 5 con una salida preciosa entre una ventana vegetal a una calle en bajada, cruzando el cauce de una ría. Un waste bunker recogerá las bolas a la derecha.

IMG_1156

El segundo tiro, en dogleg ligero a la derecha, debe sortear un enorme pino para acercase a un green elevado y protegido por muchos bunkers. En función de la salida, podemos ir por la derecha, por la izquierda o por encima del árbol. El green es grande y movido, aunque no tiene caídas brutales.

IMG_1157

A continuación nos espera un par 3 precioso también y francamente difícil. Un green en diagonal protegido por un enorme bunker frontal. Hay posiciones de bandera a la izquierda del green que encarecen mucho el birdie. Tan cerca estaremos del 2 como del bogey o peor.

IMG_1158

El hoyo 12 es un par 4 corto, en dogleg de derecha a izquierda, y en subida desde el tee. Toda la parte izquierda, en línea a green, está bombardeada por muchos bunkers que ofrecen un aspecto intimidante. La línea de juego la marcará el viento, nuestra distancia y nuestra valentía. Otro gran hoyo de golf.

IMG_1159

Después de un par 3, nos acercamos al 14, otro hoyo interesante. Desde una salida en alto tenemos un dogleg a la izquierda con bunkers a los lados de la calle. Estamos de nuevo en el bosque, con lo que es importante no irse de excursión campestre.

IMG_1160

Nuestro siguiente reto es un par 4 en subida, dogleg a la derecha. Una salida tensa, donde las bolas fuertes y cerradas pueden marchase fuera de límites. El green recibe en diagonal a la calle, con amplias escapatorias.

IMG_1161

Nos toca andar un largo tramo hasta salir del bosque y encontrar la salida del hoyo 16. Un gran par 4 en bajada, en pequeño dogleg a la derecha. Una oportunidad para pegarle fuerte a la bola. Demasiado a la izquierda puede ser letal: es preciso acortar por la derecha para no tener un hierro demasiado largo.

IMG_1162

El segundo tiro en bajada tiene mucho peligro. No es sólo el agua de la derecha o el pot bunker a la entrada de green, o incluso los bunkers de la izquierda. También hay que tener en cuenta las dos plataformas del green.

IMG_1163

El 17 es un par 4 larguísimo, con un bosque y obstáculo por la izquierda. Hay que ser muy preciso para no entrar en el bunker de la derecha.

IMG_1165

Desde calle tenemos un tiro semiciego a un green en alto, alargado y bien protegido por bunkers.

IMG_1166

Por último el 18 es un par 5 más benigno, donde el peligro está en la izquierda. Los bunkers de la derecha también pueden emborronar nuestra vuelta. Al tirar de dos a green, es posible pasarse a la zona de escapatoria.

IMG_1167

Golf del RACE (Real Automóvil Club de España), Madrid

12 de enero de 2013 5 comentarios

 

A principios de año he podido conocer otro campo más del diseñador español Javier Arana: el campo del RACE, enclavado en el norte de Madrid junto al circuito del Jarama e inaugurado en 1967. El campo está muy cerca de la Real Sociedad Hípica Española Club de Campo, en un paisaje de encinas, pinos y algarrobos típico de la dehesa de Madrid. Y aunque ambos campos comparten localización, al jugarlos se entiende bien el trabajo de un diseñador para modelar el paisaje: pese a su orografía común, son totalmente diferentes en su diseño, carácter y jugabilidad.

El RACE exhibe todas las cualidades de los campos de Arana: Es un campo sobrio, sin alardes espectaculares. Aquí no hay greenes en isla, con pianos dobles o escapatorias espectaculares. Tampoco hay trucos escondidos: el campo es noble y los peligros son evidentes. Campo largo, muy largo y desde blancas un reto para pegadores. Cuando se disputó a principios de los 90 el Open de España, se publicitaba como el campo más largo de España (tal honor corresponde hoy al Golf Santander). Las calles son anchas, sin excesivas arrugas, y hay escaso fuera de límites en juego, lo que evita las penosas pérdidas de tiempo de jugadores poco atinados buscando bolas. En definitiva, un paraíso para pegadores. El campo exhibe un routing bien pensado que minimiza los paseos de green a tee. Los greenes son amplios y variados. Arana nos dejó abundantes obstáculos de arena, a veces colocados para despistar ópticamente al jugador y muchos de ellos bordeados por algún árbol cuyas ramas ofrecen protección adicional al green. En este sentido los campos de Arana son campos estratégicos donde hay que atacar al green de una manera determinada. En este campo además encontraremos múltiples ejemplos de árboles en medio de calle o en el antegreen que deberemos esquivar. Como ejemplo: la calle del hoyo 4.

IMG_0877

Una característica adicional de este campo es el gran estado de sus greenes. En el RACE se puttea a velocidades altas y las caídas más sutiles. Sin embargo hay que apuntar un exceso notable de piques sin arreglar. También que el ritmo de juego es francamente lento.

El hoyo 1 es un largo y ancho par 5, una auténtica autopista en bajada ideal para calentar motores y que presenta una buena oportunidad de birdie. La salida debería ir por la derecha, ya que la calle cae hacia la izquierda. El green está ligeramente elevado y nos puede causar problemas por su rapidez y su gran tamaño.

Hoyo 1 RACE

El hoyo 2 nos enfrenta a un par 4 también en bajada, aunque ya algunos árboles nos obligan a elegir una ruta adecuada para el driver. Es un par 4 muy largo, y tendremos que sacar lo mejor de nuestro driver para tener un tiro cómodo a green con hierro medio.

IMG_0872

Dos bunkers protegen un green redondo y bastante plano, uno de ellos en apariencia cercano pero cuya posición está más alejada de la pista de baile.

IMG_0873

Empiezan las dificultades serias: llegamos al hoyo 3, uno de los huesos del campo. Un par 3 durísimo, en subida, y que obliga a un tiro fuerte y colocado a un green pequeño, elevado y bien protegido. Los socios del campo eliminaron un árbol a la entrada del green que obstaculizaba aún más la obtención del par. La foto es tan oscura como nuestras posibilidades de conseguir un buen resultado. No debe deprimir nuestro ánimo firmar un bogey.

IMG_0874

El hoyo 4 nos enfrenta a un dogleg ligero de izquierda a derecha, con la calle descendiendo a la izquierda. Un árbol en medio de la calle puede obstaculizar un tiro mal ubicado. El segundo tiro debe evitar irse a la izquierda, ya que el green plano está limitado por un pequeño barranco que nos llevará la bola al tee del 5.

IMG_0875

El hoyo 5 es el par 5 más difícil del campo y transcurre en subida, hasta atravesar un arroyo en diagonal. La salida mejor es por la derecha.

IMG_0879

El hoyo 6 es el handicap 1 del campo. Un par 4 largo en subida que se juega con el campo de prácticas por la izquierda y un bosque+barranco por la derecha. Hay que pegarle duro para coronar la cuesta y poder tener tiro a un green alargado con dos plataformas.

Los hoyos 7 y 8 son dos pares 4 relativamente cortos y que permiten remontar una vuelta errática. El hoyo 7 nos enfrenta a un par 4 con salida semiciega. Debemos intentar no ir demasiado por la izquierda para poder tener tiro a un green elevado.

IMG_0886

El hoyo 8 es un par 4 corto y recto sin demasiados problemas. El segundo tiro debemos hacerlo con un palo más en las manos de lo que pensaríamos, ya que el green está más alto de lo que parece. Esta es la vista panorámica del hoyo 8 desde el tee del 7.

IMG_0884

El 9 finaliza la primera vuelta con otro par 3, quizá el más corto de la vuelta, pero otro hueso. Se dispara a un green bien protegido por bunkers. Tomamos un refrigerio en el bar y avanzamos al hoyo 10. La segunda vuelta comienza con un par 4 bastante recto y con árboles en la parte derecha de la calle.

IMG_0891

El hoyo 11 nos enfrenta a otro par 5 recto y largo, ideal para pegadores. Calle ancha, cuesta abajo, todo a la vista. Parece una clara oportunidad de birdie. En nuestro partido nadie cogió calle.

IMG_0892

Todo lo que baja el hoyo 12 lo sube el 12, un par 4 realmente largo y con un green protegido con mucho bunker y montículos. Posteriormente nos toca disfrutar del hoyo 13, quizá el más bonito del campo. Un par tres en el que hay que volarse un barranco para aterrizar en un green en alto. Precioso green de Arana. Disfrutad de las vistas y apretar el tiro.

IMG_0895

El hoyo 14 es otro par 5 en cuesta arriba con una autopista por calle. Como se ve los tees son largos como aeropuertos, y eso permite alargar los hoyos a voluntad.

IMG_0897

Otro green en alto bien protegido por bunkers. El green lo recuerdo movido.

IMG_0898

Desde aquí tenemos opción de regresar a la casa club o continuar disfrutando de los cuatro últimos hoyos. El Amen Corner del RACE, los hoyos 15, 16 y 17, son realmente buenos. El 15 es un par 4 largo cuesta abajo con calle que cae de derecha a izquierda.

IMG_0899

El segundo tiro nos enfrenta a un green fantásticamente protegido por el genio de Arana. En la derecha un árbol cuya copa actúa como bunker aéreo. En la izquierda, un bunker barranco. El nudo en la garganta garantizado.

IMG_0903

 

El 16 es un par 4 largo (otro más), en subida, aunque con calle ancha. Si la distancia no es suficiente problema, Arana nos coloca un bunker y un montículo justo a la entrada de green. Hay que llegar por aire al green.

IMG_0905

 

Como es norma en este arquitecto, el 17 es un par 3. Salida en alto a un green también elevado y protegido por 3 bunkers. Hierro largo o madera para llegar.

IMG_0906

El 18 ha sufrido modificaciones sustanciales durante el 2012 que lo han endurecido. Debido a las quejas de un vecino acosado por las bolas de salida, se ha construido un nuevo tee de salida retrasado unos 40 metros. Es un par 4 tremendamente largo y con un tiro a green cuesta arriba bastante complicado, por su tamaño. La fotografía, oscura debido a que terminé la vuelta casi de noche.

IMG_0907

 

Disfruté muchísimo de una vuelta. Un magnífico campo de golf del mejor arquitecto español, al que espero volver ávido de nuevas vueltas.

Campo de Golf del Parador de El Saler (Valencia)

30 de septiembre de 2012 6 comentarios

Siempre se dice que el campo de golf del Parador de El Saler es la obra maestra de Javier Arana. Ha sido votado muchas veces como el mejor de España, así que cuando lo juegas por primera vez te enfrentas a unas expectativas muy altas, y por ello suele ser desdeñado por muchos jugadores. Como buen Arana, es un campo sobrio, largo, elegante, noble, que no regala un birdie. Un campo con muchos doglegs, abundantes bunkers (hay 111) y greenes enormes. Una serie destacada de pares 5. El campo goza de un mantenimiento impecable. No hay duda de que es un grandísimo campo de golf. En la foto desde la terraza, el green del 18.

El campo fue construído en 1968 entre un bosque mediterráneo y una zona de dunas junto al mar, que era reserva natural. La web de paradores atribuye la idea al propio Arana, que se dio un paseo por el pinar e imaginó un gran campo, vendiendo la idea a los políticos de la época. (Una historia muy romántica, aunque no sé si cierta: otras fuentes hablan de que los promotores fueron Ramón Orellano, alcalde de Valencia por aquellas fechas, y Manuel Fraga, ministro de Información y Turismo). Por su localización parece un links (aunque no es un terreno de links) combinado con un campo entre pinares típico del mediterráneo. No es un campo corto: son unos 6500 metros. El Parador es otro aliciente más:  renovado recientemente, otorga un 50% de descuento sobre el greenfee a sus clientes. En la foto, el Parador desde el tee del hoyo 9, par 3.

Los primeros cuatro hoyos se juegan en el bosque de pinos. El hoyo 1 es un pequeño dogleg de derecha a izquierda que avanza hacia el bosque desde un tee algo elevado.

El segundo tiro se realiza a un green que te recibe en diagonal, enmarcado en un anfiteatro de árboles y con un bunker a la entrada. Se puede también adivinar el green del hoyo 3 en la parte izquierda, protegido por un gran bunker.

El hoyo 2 es un par 4 corto con una calle ancha que promete un birdie fácil. Hasta que te acercas al green y compruebas la montaña rusa que produjo Arana para que haya que pelear ese birdie. Dos bunkers perfectos guardan la parte delantera derecha y la parte trasera izquierda.

El siguiente hoyo es un magnífico par 5 con una salida casi ciega donde se juega un “plátano”, un dogleg continuo hacia la izquierda. La calle, estrecha, está inclinada de izquierda a derecha por lo que las bolas pueden querer correr hacia el bosque de la derecha.

Destaca un green alargado protegido por árboles y por dos bunkers enormes a izquierda y derecha. Un rasgo típico de Arana: el árbol en el bunker. Un hoyazo.

Cruzamos la carretera de acceso al parador para jugar el hoyo 4, un par 3 de  metros donde el green cuenta con una pequeña plataforma donde poner una bandera bastante inaccesible.

Entramos, a partir del hoyo 5, en un área mucho más despejada de árboles. La salida del 5 es ciega sobre una pequeña colina, con dos bunkers bien delimitados en la parte derecha.

Tras coronar la colina disfrutamos de un precioso tiro a un green ya mucho más cercano a la playa, entre dunas. Otro gran piano en el green. En el mar decenas de buques aguardan entrada a puerto. Un hoyo precioso y lleno de trampas de arena: 5 de calle y 4 en el green.

El hoyo 6 cuenta con un bunker justo en la línea de drive, en la parte derecha de la calle. Este bunker fue eliminado por uno de los típicos comités de campo que pretenden mejorar la obra del diseñador (por desgracia, el principal diseñador de muchos campos en España acaba siendo Johnny Walker, el moderador de las reuniones de los comités de campo). Esto provocó la indignación de Arana, que prometió no volver jamás a su campo. El bunker fue restaurado algunos años más tarde.

El hoyo es un par 4 larguísimo donde hay que apretar bien el driver para tener opciones de disparo a un green ubicado hacia la izquierda. Es un tiro descendente precioso. Pese al aspecto impoluto de los bunkers, la realidad es que una tormenta previa los había dejado bastante embarrados.

El hoyo 7 vuelve a jugarse hacia el mar. Un par 4 cortito con un green elevado y con su truco. Nuevamente muchos bunkers amenazan nuestros tiros.

El hoyo 8 es otro precioso par 4 junto al mar, entre las dunas. La calle no es recta, serpentea de derecha a izquierda para que tengamos opciones de arriesgar con el driver con una línea más recta. Desde el tee podemos ver la playa.

El green está literalmente encajado entre una duna enorme en la parte derecha y la que separa de la playa, donde se esconde un bunker enorme. Al fondo se ve una bandera enorme, en la entrada a la playa, que sirve para marcar la dirección del viento. El green además cuenta con una caída muy relevante hacia el mar.

Del hoyo 9 par 3, ya comentado, destacar que la línea de arbustos en la parte derecha del green oculta un bunker que protege el green. El hoyo 10 vuelve a entrar en una zona arbolada; es un par 4 asequible sin bunkers en la salida del drive.

El hoyo 11, otro largo par 5, cuenta con una amenazante serie de bunkers de calle y de green que capturan cualquier bola desviada.

El 12 es otro par 3 largo con un green enorme protegido por bunkers a derecha e izquierda, desde un tee flexible tipo “aeropuerto”.

El 13 que sigue es un par 4 corto, con un green en forma de silla de montar fantástico, en alto, y con un bunker a la entrada que complica mucho el tiro.

El 14 cuenta con otro enorme bunker de calle donde fui de visita. Los bunkers de este campo suelen ser bastante penalizantes. El green vuelve a tener generosas dimensiones.

En el hoyo 15 nos enfrentamos a otro largo par 5, el handicap 1 del campo. La salida debe ir por la parte izquierda para poder tirar con claridad a la calle, bastante ondulada. Hay que apretar el segundo tiro para darse opciones de disparo a un green bien bunkereado.

El 16 corre paralelo al campo de practicas. Un bunker a la izquierda de calle marca la zona de disparo. El green protegido a derecha e izquierda por bunkers enormes, sobre todo el de la derecha.

El 17, como en todo campo Arana, es un par tres brutal. El green está guardado por 4 bunkers grandes y una escapatoria por delante importante. Detras del green una duna montanosa encuadra este fantástico tiro. Uno de los mejores pares 3 de España.

El 18 es un monstruo para acabar. Un dogleg de derecha a izquierda que obliga a machacar la bola desde el tee. La vista desde el tee de blancas es espectacular.

Si algo emborronó nuestro último tiro a green fue esperar a que un grupo de unos 8 niños, dirigidos por un profesor de la escuela, dejaran de ensayar tiros a green de este hoyo, recogieran sus bolsas y nos dejaran terminar la vuelta. Unico lunar de un fin de semana perfecto en este gran campo.