Archivo

Posts Tagged ‘Kingsbarns’

Un viaje de golf por las islas

27 de agosto de 2015 Deja un comentario

Tengo la suerte de hacer un viaje de golf con amigos cada año. Desde hace cinco años hemos arrastrado equipaje y palos por más de 30 campos ubicados, en su mayoría en las islas británicas. Son unos cuantos días de risas, amistad y sobre todo mucho golf, donde siempre combinamos los venerados links con impresionantes parklands. Los greenfees suele ser lo más caro de los viajes: además de buscar los mejores campos de golf (que no son baratos), hoy en día muchos billetes de avión pueden ser más baratos que los taxis que te llevan al aeropuerto, y se pueden encontrar hoteles razonables. Y alquilar una furgoneta entre 8 es bastante económico (en la foto, nuestro modelo preferido, la Ford Transit larga)

IMG_0010

Pero un links es un campo duro, donde uno pasa por las cuatro estaciones del año en cada recorrido, incluyendo mucha lluvia y viento, y donde los campos no son precisamente estéticos (para muchos, para mi son maravillosos). Para el golfista vago, mayoritariamente americano, amante del lujo y el oropel, que no tiene nada mejor que hacer con su fortuna, y que le gusta el golf bonito, ¿qué tipo de viaje de golf se podría organizar? He encontrado hoy una referencia hacia un viaje de golf algo más largo (21 días), y que consiste en dar la vuelta al mundo jugando por campos en islas de superlujo, organizado por la empresa americana TCS World Travel, que organiza viajes en jet privado.

tag_tcs_worldtravel_logo

Este es el itinerario del viaje del 2014 para 50 entusiastas millonarios:

  • Salida desde Hawai, con estancia en el Four Seasons Resort Hualalai. Antes de salir los viajeros reciben un juego de palos personalizados de la marca de su elección, que serán entregados en el campo de Hualalai, un diseño de Jack Nicklaus. Los viajes se hacen en avión privado, con asientos en clase business y de una duración no mayor a 6 horas por vuelo.

Huaialai

  • Desde ahí el grupo se desplaza a Fiji, con estancia en el InterContinental Fiji Golf Resort & Spa. Durante tres días se juega en el Natadola Bay Championship Course, un campo donde el mar se ve desde 15 de sus 18 hoyos y que ha sido sede del Fiji Open.

natadola bay

  • El siguiente destino es la isla norte de Nueva Zelanda, donde se juega el Lodge at Kauri Cliffs, un campo precioso sobre acantilados únicos.

the-lodge-at-kauri-cliffs-3

  • La siguiente parada es la isla de Bali, donde se juega el famoso Nirwana Bali Golf Club, diseño de Greg Norman. Conocí el campo hace años… es espectacular. Los viajeros se hospedan en el Alila Villas Soori, incrustado en un entorno que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

hoyo7ensayoega

  • Desde ahí volamos a Mauricio, donde nos relajamos en el Four Seasons Resort y tenemos la fortuna de jugar el Anahita, el campo de Ernie Els. También podremos visitar la Isla de los Ciervos, muy cercana al hotel, para jugar el Touessrok, obra de Bernhard Langer.
  • La siguiente parada es el Mediterráneo: el Verdura Resort de Sicilia acoge tres campos muy escénicos de Kyle Philips, el diseñador de Kingsbarns.

verdura

cabot links

El viaje está acompañado de guías locales, un chef privado, un médico y por supuesto un director de golf.

Para el 2015 el recorrido varía ligeramente, aunque sigue con la misma tendencia a hoteles lujosos, campos de postal y hacer muchas millas. Hawaii, Fiji, Sidney, Bali, Chiang Mai (Tailandia), Dubai, Mauricio, Sudáfrica y Málaga (donde se juega Valderrama y Finca Cortesín).

¿El precio? Algo más de 78,000 dólares. Pero ojo, a esto hay que añadir el viaje a Hawaii y la vuelta desde Málaga.

Anuncios

Los mejores campos de golf del mundo: La opinión de los arquitectos

25 de julio de 2013 1 comentario

La revista Golf Course Architecture ha publicado recientemente un ranking de los mejores campos de golf del mundo. Rankings hay muchos, así que otro ranking más… ¿qué puede aportar ?

Lo interesante es que este ranking es resultado de una encuesta exclusiva entre 240 arquitectos de campos de golf. Es decir, expertos profesionales del diseño de campos, los verdaderos artistas que transforman un terreno de links, un vertedero, un bosque o un prado abandonado en una obra de arte para el disfrute de los jugadores.

IMG_1916

El ranking ha confiado en la profesionalidad y criterio de los arquitectos, sin excluir que ellos se voten a sí mismos de forma descarada. Los resultados avalan estos resultados, ya que más de un 62% de los campos votados son campos históricos (de antes de 1960). Tampoco se han establecido intrincados criterios de clasificación, sino que se ha confiado en que cada votante defina su propio criterio y vote. Sí se preguntaba por los criterios empleados, y éste es el resumen de lo que define un gran campo: la localización parece importante (algunos emplazamientos son únicos, o la integración con el paisaje, o incluso el tiempo, es decir, la posibilidad de viento, lluvia y sol en una misma ronda), los greenes bien diseñados, la edad del campo (y cómo éste envejece como el buen vino), pero sobre todo y ante todo,  la diversión: un gran campo de golf es un campo divertido de jugar.

Otras consideraciones interesantes:

  • ¿Quién es el mejor arquitecto de campos de golf (el que tiene más campos en el top 100)? Los clásicos arrasan: el gran Harry S. Colt (con 14 campos del top 100), seguido por Old Tom Morris (10), Alister MacKenzie (8), Pete Dye (6), Tom Simpson (4), AW Tillinghast (4), Herbert Fowler (4) y Jack Nicklaus (4).
  • ¿Cuándo se diseñaron los mejores campos? La década dorada fue la de los 20, con 20 campos, seguida de la década de 1890s, con 15 campos. Desde 1980 hay una tendencia creciente por lo que parece que estamos entrando en una nueva edad de oro.
  • ¿Dónde están los mejores campos de golf? No hay sorpresas: el Reino Unido agrupa 42 campos (18 en Escocia, 17 en Inglaterra, 5 en Irlanda y 2 en Irlanda del Norte) y Estados Unidos,  41 campos. En España, 1 campo en el top 100.

Aquí está el Top 100 (click aquí para ver el informe completo):

  1. St Andrews (Old), Scotland
  2. Cypress Point, USA
  3. Pine Valley, USA
  4. Augusta National, USA
  5. National Golf Links of America, USA
  6. Royal County Down, Northern Ireland
  7. Shinnecock Hills, USA
  8. Pebble Beach, USA
  9. Royal Dornoch, Scotland
  10. Royal Melbourne (West), Australia
  11. Muirfield, Scotland
  12. Turnberry (Ailsa), Scotland
  13. Ballybunion (Old), Ireland
  14. Oakmont, USA
  15. Pinehurst (No.2), USA
  16. Sand Hills, USA
  17. Royal Portrush (Dunluce), Northern Ireland
  18. North Berwick, Scotland
  19. Kingsbarns, Scotland
  20. Pacific Dunes, USA
  21. Merion (East), USA
  22. Sunningdale (Old), England
  23. Lahinch, Ireland
  24. Carnoustie, Scotland
  25. Kingston Heath, Australia
  26. Royal Birkdale, England
  27. Royal St Georges, England
  28. San Francisco, USA
  29. Cruden Bay, Scotland
  30. Seminole, USA
  31. Winged Foot (West), USA
  32. Crystal Downs, USA
  33. Kiawah Island (Ocean), USA
  34. Prairie Dunes, USA
  35. TPC Sawgrass, USA
  36. Portmarnock, Ireland
  37. Gleneagles (Kings), Scotland
  38. Muirfield Village, USA
  39. Riviera, USA
  40. Swinley Forest, England
  41. Royal Troon, Scotland
  42. Chicago, USA
  43. New South Wales, Australia
  44. Castle Stuart, Scotland
  45. Valderrama, Spain
  46. Bethpage (Black), USA
  47. Whistling Straits (Straits), USA
  48. Metropolitan, Australia
  49. Friar’s Head, USA
  50. Tobacco Road, USA,
  51. Walton Heath (Old), England
  52. Royal Aberdeen, Scotland
  53. Sunningdale (New), England
  54. Morfontaine, France
  55. Utrecht De Pan, Netherlands
  56. St Andrews (New), Scotland
  57. Spyglass Hill, USA
  58. Royal Liverpool, England
  59. Prestwick, Scotland
  60. Maidstone, USA
  61. Barnbougle Dunes, Australia
  62. Woodhall Spa (Hotchkin), England
  63. Trump International, Scotland
  64. Royal Cinque Ports, England
  65. Casa de Campo, Dominican Republic
  66. Western Gailes, Scotland
  67. Machrihanish, Scotland
  68. Noordwijk, Netherlands
  69. Mid Ocean Club, Bermuda
  70. Royal Lytham & St Annes, England
  71. Cape Kidnappers, New Zealand
  72. Los Angeles (North), USA
  73. The Country Club, USA
  74. Shoreacres, USA
  75. European Club, Ireland
  76. Harbour Town, USA
  77. Formby, England
  78. The Island, Ireland
  79. Baltrusol (Lower), USA
  80. Monterey Peninsula (Shores), USA
  81. St George’s, Canada
  82. Saunton (East), England
  83. Pasatiempo, USA
  84. Bandon Trails, USA
  85. Chantilly, France
  86. Rye, England
  87. The Berkshire (Blue), England
  88. Cabo Del Sol, Mexico
  89. St George’s Hill, England
  90. Wentworth (West), England
  91. Capilano, Canada
  92. Fishers Island, USA
  93. Loch Lomond, Scotland
  94. Kinloch, New Zealand
  95. Olympic Club (Lake), USA
  96. Torrey Pines (South), USA
  97. Peachtree, USA
  98. Shadow Creek, USA
  99. Honors Course, USA
  100. Woking, England
Categorías:Arquitectos, Campos, Casa Club Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El efecto Ryder: el Alfred Dunhill Links Championship 2012

6 de octubre de 2012 1 comentario

Esta semana se está jugando el Alfred Dunhill Links Championship, un torneo con formato pro Am donde famosos, millonarios y gente con suerte juegan en los tres mejores campos cerca de St Andrews: Carnoustie, Kingsbarns y el Old Course de St Andrews.

Quizá por el efecto Ryder, en esta edición ya se han visto tres fenómenos sobrenaturales:

Una vuelta estratosférica de Brendan Grace en Kingsbarns, récord del campo; 60 golpes, con 10 birdies y un eagle. Grace sigue líder del torneo.

Otro récord del campo nada menos que en el Old Course, protagonizado por Victor Dubuisson, un francés 145 del mundo. Dubuisson se hizo 11 birdies y un bogey para firmar 62 golpes.

Y ayer Michael Phelps hizo esto en Kingsbarns.

The Duke’s en St Andrews, Escocia

24 de junio de 2012 3 comentarios

Igual que esas historias de millonarios americanos que compran piedra a piedra un castillo escocés y lo reconstruyen en medio de California, a unas millas de St Andrews podemos jugar un parkland al más puro estilo americano: The Duke’s. Uno no va a St Andrews a jugar otra cosa que no sean links, así que este campo será perfecto para jugar un golf diferente. El campo alberga la sede de la Scottish Golf Union, y la semana pasada fue elegida sede del European Amateur Championship en el 2014, uno de los cuatro majors amateurs. Esto avala su calidad. Aunque está a unos 4 km de St Andrews, el campo es propiedad del Old Course Hotel, Golf Resort and Spa en St. Andrews, el que está en el hoyo 17, que pertenece a Herb Kohler, el dueño de una empresa americana de griferías y muebles y que también es propietario, entre otros, de la sede del PGA Championship del 2010 que ganó Martin Kaymer: Whistling Straits.

Lo jugamos porque si vas a jugar en Kingsbarns, algo muy aconsejable, hay un paquete conjunto Kingsbarns + The Dukes que sale más económico. El campo es precioso, está situado sobre una colina desde la cual se divisa perfectamente el pueblo de St Andrews.

Es un campo joven (1995) diseñado por Peter Thomson, el jugador australiano que en las 7 ediciones entre 1952 y 1958 ganó 4 Open Championships y quedó segundo en las otras tres ediciones. Posteriormente ganaría dos Opens más. Miembro del Salón de la Fama de golf, Thompson trabaja con Ross Perrett sobre todo en Asia; de hecho Duke’s es el único campo importante que han diseñado en Europa, como se puede ver en su web. Cuando Kohler compró el campo en 2006, contrató a Tim Liddy, un discípulo de Peter Dye, para rediseñar todo el campo, creando cuatro nuevos hoyos y rehaciendo todos los bunkers del recorrido.

El recorrido disfruta de un cierto desnivel y con paseos largos entre greenes y tees en algunos hoyos, por lo que no es tontería jugarlo en buggy. A pesar de ello, nos obligaron a mantener el buggie en el camino, lo cual entorpece enormemente el juego y al final hace que sea más lento que ir andando.

Es un campo con muchos tees de salida que permiten adaptarlo a tu juego. Aún así es largo. Jugamos con un viento terrorífico que soplaba en contra en muchos de los hoyos. Como salimos de blancas, creo que no conseguí tirar a green con hierro más que en dos o tres hoyos. Me pareció muy injusto. No recuerdo pares 4 relativamente cortos o llegables con un hierro corto de segundo golpe.

Está en perfecto estado de mantenimiento. Los greenes son enormes y rápidos, lo cual da muchas caídas. Lo más destacado y la principal protección del campo, aparte de su longitud, son los bunkers: hay muchísimos y están mantenidos al viejo estilo, con barbas naturales. Realmente caer en un bunker es un castigo, pero peor es caer en las barbas del bunker. Además de este rough, salirse de calle es encontrarse una auténtica selva, un rough denso donde encontrar la bola es un logro. No ir a calle penaliza extraordinariamente en algunos hoyos.

El hoyo 13 descata por sus vistas a todo St Andrews y el estuario y los links. Un disparo en alto hacia una calle bien protegida por bunkers.

También es una maravilla el hoyo 17, con árboles enormes entrando en juego. Y el 18 es un hoyo duro a un green elevado y defendido por mucho bunker.

En definitiva, un campazo notable cuya desventaja es estar al lado de los mejores links del mundo. Un buen test de golf para los que no sean links-maniacos.

The European Club, Irlanda

23 de febrero de 2012 4 comentarios

The European Club es un links inaugurado en 1987 y que parece que lleve 300 años en la costa de Irlanda. El campo está a unos 60 kilómetros al sur de Dublin, en County Wicklow. Jugué allí en Septiembre de 2011. Es muy caro: €180 euros el greenfee. Un lujo. Fuimos a jugar un jueves y en total el campo debió acoger ese día 6 partidos, como mucho.

Es el sueño de un empresario y diseñador-hecho-a-sí-mismo, Pat Ruddy, que se propuso construir un links auténtico que estuviera entre los mejores del mundo. Este no es el típico millonario que hace campos de golf tipo Trump o Kohler. Lo hizo poco a poco y con pocos recursos, empeñando su casa, literalmente conduciendo su excavadora, involucrando a su familia, haciendo realidad su sueño. Una historia de Disney.

En la casa club recogí un panfleto donde explica la filosofía del club. Dice que el campo es uno de los 150 links auténticos que hay en el mundo. Y este campo está “en proceso de construcción, necesitaremos 100 años o más para acabar de asentarse”. “Nuestro enfoque para el golf es fundamentalista. Por ello, no encontrará muebles de lujo en nuestros links. Quizá alguien piense que esto es ser espartano: nosotros buscamos que el juego sea lo más parecido a como se jugaba al principio y como debería ser hoy.  Coja sus palos, una tarjeta y un lápiz y salga a batallar con el campo de golf; no se necesitan más adornos.”

Sigue con una advertencia: “En su esencia, el golf es un juego de habilidad. Aquí también. No pedimos disculpas por el hecho de que el jugador atolondrado o inepto pueda sufrir en nuestro links. El campo no fue creado para estos jugadores.” (No hicimos mucho caso y salimos de blancas – así me fue, sufrimiento y forrada). “Los bunkers son peligrosos. Lugares de penitencia. No están ahí como playas de recreo.”

El campo está entre los Top 100 del mundo según Golf Magazine, y los hoyos 7, 13 y 14 entre los mejores 500 del mundo. Tiene varias cosas que lo hacen ser especial:

– Como explica en su libro “Fifty Years in a Bunker“, eligió el nombre buscando grandiosidad: nada de reduccionismos localistas: El Campo de EUROPA. Sin falsas modestias.

– Cuenta con un recorrido de 20 hoyos. Los 18 de rigor y dos pares tres, el 7a y el 12a, que se juegan si quieres aunque no cuenten para la vuelta (el que no los juegue, que no venga), y que son extraordinarios. En uno perdí dos bolas, pero salí con una sonrisa de oreja a oreja.

– Es difícil desde el campo ver algo que no sea golf: ni casas, ni aviones, ni coches, nada. Desde varios hoyos disfrutas de vistas al mar. No es un campo tan escénico como Kingsbarns, el otro gran links moderno, porque tiene muchísimo rough y porque no ves el mar desde todos los hoyos. Pero es una maravilla.

– El espíritu del golf verdadero y la etiqueta más añeja: una casa club pequeña y espartana, un parking pequeño, no hay caddies, no hay buggies. Ni GPSs ni un strokesaver en  En la tarjeta te suplican que no coloques bola.

– Está lleno de bromas de diseñador. Por ejemplo: un green en forma de U en el 14. Una regla local no permite approchar desde green.

– Otra broma: el hoyo 12 es un par cuatro con un green de 127 yardas de largo. Imaginad un green de 100 metros alargado, estrecho y en diagonal al tee de salida. Una maravilla jugarlo. Cuesta patear y cruzarse el green.  Diversión pura.

– Los bunkers con traviesas de ferrocarril en las laderas, tal y como se hacía antiguamente. Aquí caer en bunker no te deja un tiro rutinario. Ir a la playa es perder un golpe. Un castigo de verdad.

– El campo es largo y difícil. Si no coges calle, el rough es terrorífico. No hay golpes ciegos desde los tees (suelen estar algo elevados), pero hay muchas trampas y mucho bunker escondido. Se busca engañar al jugador con ilusiones ópticas. Tiros que parecen cercanos y luego están lejos, bunkers ocultos, incluso un río en canal (un burn) que serpentea delante del green por el 7 o el 18 y que no se ve. Luego leí que originalmente había un lago, pero Pat Ruddy lo modificó para imitar Carnoustie. Uno no se puede relajar. Aquí el golf se juega con la cabeza.

– El hoyo 7 es el handicap 1, luce una placa en la que se dice que estás jugando uno de los 100 mejores hoyos del mundo (curiosa clasificación). La gracia es que desde el tee te pide un tiro a la izquierda de la calle, pero en realidad es mejor tirar por la derecha. También parece mucho más largo de lo que es. Por lo visto con viento en contra sí que se hace largo y difícil.

– El hoyo 11 pegado al mar, a la playa, es una maravilla. Esto sí que es un bunker de verdad.

¿Recomendable? Es un campazo, un campo curioso, algo extravagante, muy caro. E Irlanda no está falta de campos. Yo creo que por este precio un libro de yardas no estaría mal…

Categorías:Campos Etiquetas: , , , , ,

Kingsbarns, Escocia

23 de febrero de 2012 6 comentarios

No parece una gran idea irse a jugar a un campo a 10 km de St Andrews, un pueblo que acoge al Old Course y otros 6 campos de golf. Además este campo es carísimo, sobre todo para los estándares de Escocia: en 2010 nos costó 180 libras, y en 2012 te clavan 195 libras (hay un pack que baja algo el precio: si juegas éste y Duke’s te sale por 250 libras). Y es un campo relativamente nuevo, abierto en el 2000 y sin la historia ni el glamour de los demás campos de la zona.

Pero si uno va con palos por la zona, creo que es obligatorio jugar en Kingsbarns. Tuve la suerte de conocerlo en junio de 2010, y este año repetiré. Es posiblemente el campo más impresionante en el que he paseado mi bolsa. Hoyos muy variados, en todas las direcciones, vistas espectaculares, greenes de todos los colores, campo en perfecto estado.

Al parecer se jugaba por ahí desde el siglo XVIII, pero fue en la década de los 90 cuando un diseñador americano llamado Kyle Phillips firmó esta maravilla. Este es un campo para disfrutar, un links visualmente precioso. Desde prácticamente todos los hoyos tienes unas vistas espectaculares del mar. Phillips es un experto en links, la forma más pura de jugar al golf. Según dice, los links son campos para jugar match play, donde el concepto par no existe, y por eso puedes encontrar hoyos duros, donde los obstáculos y trampas son brutales. Aquí hay dunas irregulares, bunkers profundos y greenes llenos de trampas que no hay manera de coger si no es desde el sitio correcto.

El terreno es ideal para hacer un links: pegado al mar, suelos arenosos y ondulados cubiertos de césped. Lo alucinante es que sea diseñado; parece un campo de siglos de vida.

Algunas fotos que tengo de mi viaje anterior: La casa club es relativamente modesta: los dueños han invertido en la verdadera joya: el campo. Las duchas no aptas para pudorosos. Desde la ventana donde degustas tu cervezón al terminar la vuelta ves perfectamente el green del 18, un hoyo precioso para acabar.

Andando a unos metros de la casa club puedes calentar en un campo de prácticas modélico.

Este es el starter del hoyo 1, pegada a la casa club. Un par 4 en bajada hacia el mar.

El hoyo 9 es un par 5 que vuelve hacia la casa club. En el suelo una placa celebra un golpe histórico.

El hoyo 12 es un par 5 cuya calle, en forma de media luna, está pegada literalmente a la playa. Te obliga a elegir la mejor línea para atacar la calle, el clásico riesgo / recompensa. Recuerda mucho al 18 de Pebble Beach.

El hoyo 15 es un par 3 donde tiras literalmente por encima del agua.

El 18 es un hoyo terrorífico para terminar una vuelta. El drive hacia una calle en alto, contra el viento, y luego tienes un tiro a un green en alto, alargado y con una pendiente tremenda. El tiro hay que ejecutarlo cruzando una vaguada y un arroyo. Si el approach te sale corto, te vas al agua.

Si entra algún campo nuevo en la rotación del Open Championship… ¿por qué no Kingsbarns?

21 maneras de jugar en el Old Course

4 de febrero de 2012 3 comentarios

Aprovechando mi primer viaje a la Meca del golf, leí “Two Years in St Andrews“de George Peper. La historia de un periodista de golf americano que después de retirarse decide irse a vivir con su mujer a St Andrews. Cuenta muchas cosas del pueblo, de sus gentes, sus costumbres y por supuesto del golf. Un libro sencillo, divertido y sin muchas pretensiones que destila adoración por el golf.

El libro describe cómo jugar en el Old Course. Lo normal es entrar el el sorteo diario, el Ballot, un proceso que tiene su complejidad. En la época del libro era un sorteo manual, en realidad cuatro sorteos diferentes cada día: los locales, los que aspiran a jugar temprano, los que quieren jugar tarde y los que quieren jugar a cualquier hora. Al parecer el mecanismo del sorteo ha cambiado este año, y el sorteo se hace para dos días posteriores. Ah, y el domingo, el campo está cerrado (para los jugadores, en realidad se convierte en el parque municipal del pueblo).

Para los que no tienen suerte, el libro cuenta, en su capítulo 22, que hay otras 20 maneras posibles para jugar en el Old Course. No estará muy actualizado  (el libro es de 2006), pero tiene su gracia. Aquí están:

1. Aprovechar la influencia de un residente local: Si algún amigo local miembro de alguno de los 5 campos de St Andrews te deja, puedes unirte a su grupo y entrar en el sorteo de jugadores locales. Y si este amigo es inmensamente generoso, te puede dejar una de las 24 concesiones de que dispone anualmente, y que reducirán el precio del greenfee casi dos tercios. Probabilidad: desde 80% (temporada alta) hasta 99% (temporada baja). Coste: $77 t.alta, $36 t. baja

2. Intentar jugar solo: Espera en el starter a que aparezca algún partido de tres. Puedes esperar minutos o horas. Probabilidad: desde 80% (temporada alta) hasta 99% (temporada baja). Coste: $216 t.alta, $106 t. baja.

3. Reservar con mucho tiempo: A partir del primer miércoles de septiembre. Probabilidad: 40%. Coste: $306 en temporada alta (incluye ronda en el New Course o el Jubilee).

4. The Old Course Experience: Este touroperador comercializa 800 rondas al año. Te garantizan una ronda más o menos cuando quieras. Pero prepara la chequera. Probabilidad: 100%. Coste: $1908-$2,206 (incluye ronda en el New Course o el Jubilee más dos noches de hotel, desayuno, cena, trasnfers y otros).

5. Trasládate a vivir a St Andrews: Por ley, los residentes tiene un Links Pass, que les garantiza el acceso a los 6 campos por $203 al año. Tendrás que pagar impuestos, poder votar y demostrarlo con todo tipo de abogados, maestros, clérigos, etc. Probabilidad: 70%. Coste: $200,000 – $3,000,000 para una casa, más ¢203.

6. Trasládate a vivir cerca de St Andrews: La gente que vive en el noreste de Fife pueden comprar un Links Pass al doble del precio de los St Andrewienses. El problema es que hay una lista de espera enorme, sin excepciones (por ejemplo, Mary Thomson obtuvo recientemente su pase después de esperar varios años, cosa curiosa ya que es la esposa del 5 veces ganador del Open Peter Thomson). Probabilidad: 100% (si esperas). Coste: $100,000 – $3,000,000 para una casa, más $406.

7. Unete al Royal & Ancient Golf Club: No es que recluten a gente, pero nunca se sabe. Con las cuotas tienes algunos privilegios para jugar. Probabilidad: 1%. Coste: Si lo digo me expulsan del club, pero es razonable para los estándares americanos.

8. Unete al St Andrews Golf Club o al New Golf Club: Tienes que ser propuesto y secundado, pero admiten a extranjeros. No te dan acceso a los campos pero puedes comprar un Links Pass al triple de su valor normal. Probabilidad: 10%. Coste: $100- $200 al año más $609 del Links Pass

9. Matricúlate en la universidad de St Andrews: Igual eres mayorcito, pero si entras accedes a un pase. Probabilidad: menos del 1%. Coste: $30,000 de matrícula del primer año, más $203 del pase.

10. Unete al Rotary International: Los rotarios juegan un torneo anual desde hace 50 años. Son 360 plazas, pero casi nunca se llenan. Probabilidad: 100% (una vez seas rotario). Coste: lo que cueste ser rotario, más $475.

11. Unete a la Royal Air Force y que te destinen en Leuchars: Tienes un Links Pass al doble del precio local. Y si te nombran comandante, puedes entrar en el R&A. Probabilidad: menos del 1%. Coste: $406.

12. Juega el Dunhill Links Championship: Juegas en el Old Course, Carnoustie y Kingsbarns. Incluyendo rondas de práticas, son 6 rondas de golf (7 si pasas el corte del domingo). Probabilidad: 40%. Coste: $7,500.

13. Compra el último hueco en el Dunhill Links Championship: Haz la puja más alta en la subasta de la St Andrews Pilgrim Foundation. Ayudarás a una buena causa: preservar los edificios históricos del pueblo. Probabilidad: 100%. Coste: lo que sea, puede ser más de $30,000.

14. Hazle un regalazo a tu padre (o a tu hijo): Apuntate al torneo anual de padres e hijos. Probabilidad: 100%. Coste: $7,000 por los dos.

15. Juega el St Andrews Links Trophy o el St. Rule Trophy: Dos eventos amateurs en verano. Se juegan 3 rondas en el Old Course. Para ser elegido necesitas ser stratch o mejor, para el St. Rule, HCP 6 o mejor. Probabilidad: menos del  1%. Coste: $100.

16. Consigue un trabajo en un medio británico de golf y únete a la AGW (Asociación de Escritores de Golf): Cada 5 ó 6 años, cuando el Open vuelve al Old Course, algunos miembros de la AGW son invitados a un día de medios que incluye una ronda. Probabilidad: menos del  1%. Coste: 0.

17. Consigue un trabajo en el St Andrews Links Trust: La empresa emplea 200 trabajadores, y una de las ventajas es un Links Pass gratuito. Probabilidad: menos del  1%. Coste: 0.

18. Consigue un trabajo de directivo en la R&A: Los directivos (unos 10) obtienen privilegios en los links. Probabilidad: menos del  1%. Coste: 0.

19. Clasifícate para el Open en St. Andrews: Juegas toda la semana. Probabilidad: menos del  1%. Coste: $200.

20. Gana el Open en St Andrews. Podrás jugar siempre que quieras en los links. Probabilidad: 0%. Coste: 0.