Archivo

Posts Tagged ‘Ben Crenshaw’

El futuro del golf en China

17 de diciembre de 2015 1 comentario

blogs-the-loop-loop-book-forbidden-game-350Este mes mis obligaciones laborales me han traído a China, el país más poblado del mundo y un actor principal en el mundo del golf. Aprovechando el viaje he leído un libro sobre el golf en China, “The Forbidden Game“, de Dan Washburn.

El libro cuenta la historia del golf chino a través de tres vidas: dos chinos, Zhou Xunshu, un jugador profesional chino y Wang Libo un agricultor de lichis cuya finca es arrasada por un campo de golf; y Martin Moore, un diseñador americano que trabajó extensamente en el país.

La historia del golf chino es muy reciente. Tras la revolución comunista, el golf fue abolido por los comunistas por tratarse de un “divertimento burgués para millonarios”. Sus colegas cubanos no opinaban lo mismo.

AlbertoKorda-Fidel-Golfing-1959

Hong Kong, entonces colonia británica, se convirtió el el refugio del golfista chino. Hasta 1984 no se pudo dar un swing en China, hasta que Arnold Palmer diseño el Chung Shan Hot Spring, junto a Hong Kong.

CSHSGC

Más adelante, y también en la frontera de la colonia, el club de golf de Mission Hills fue construido, acogiendo la copa del mundo de golf en 1995. Fue la primera vez que se pudo ver un evento en China retransmitido sin censura al mundo entero. El libro relata la espectacular construcción de este complejo brutal donde se construyeron 5 campos de golf en 1 año. Hoy Mission Hills cuenta con 12 campos de golf de 18 hoyos, el mayor complejo de golf del mundo.

dongguan-clubhouse-mission-hills-golf-china

Los chinos se lanzaron a construir campos hasta que en el 2004 el gobierno prohibió los campos de golf excepto en la provincia de Hainan. Sin embargo, en estos últimos 10 años, más de 500 campos se han construido, lo que demuestra una cierta laxitud gubernamental. China se convirtió en una cita habitual en los calendarios profesionales.

European-Tour-Volvo-China-Open-600x400

Tal desarrollo ha sido posible porque los gobiernos locales y regionales han visto al golf como un motor de desarrollo económico y prosperidad, en contradicción flagrante con sus propias normas. También porque este es el país de la “Cultura del Pelotazo” con mayúsculas. Proyectos faraónicos en el país de la corrupción rampante y de los derechos individuales pisoteados; del desastre medioambiental y la desigualdad.

En 2012 el Politburo chino cambia y el nuevo gobierno se propone terminar con la corrupción. Desde entonces el golf ha vuelto a ser perseguido; muchos proyectos detenidos y campos cerrados desde entonces. En Pekín, por ejemplo, un impuesto sobre el agua ha provocado que el coste anual de un campo de 18 hoyos haya ascendido a 10 millones de dólares. En la foto, el espectacular Stone Forest Country Club.

China golf

Los empresarios locales han intentado ocultar sus campos a los inspectores, plantando árboles en calles y greenes, tapando bunkers y tapando los caminos, para presentar sus campos como parques. Se estima que unos 100 campos serán destruidos en los próximos años.

El gobierno chino ha dado una vuelta de tuerca adicional en octubre de 2015. Desde el 1 de enero de 2016 se prohibe la práctica del golf a los 88 miembros del partido comunista chino. No es la única prohibición: entre otras, tampoco se les permite asistir a banquetes o ser infiel a sus parejas. No sé cual de las tres prohibiciones es más absurda. Y más en un país brutalmente capitalista, donde el único señor es el dinero.

688509-121116-china-politburo1

Aún así hoy hay 380.000 jugadores y pronto veremos crecer este número por encima del millón de licencias. Seguirá siendo un deporte muy minoritario: el golf es un deporte mega exclusivo en China, sólo apto para gentes de clase muy alta.

Un campo de golf chino está en las listas de los mejores (y más exclusivos y extravagantes) del mundo: Shanqin Bay es un club de golf con sólo 22 socios. La cuota de entrada es de 1 millón de dólares. Si tienes la suerte de jugar es diseño de Coore & Crenshaw y te recibirá el director general y un asistente y chófer en el aeropuerto para llevarte al club. Tendrás una atención personalizada por sus más de 200 empleados.

shanqinbay_Brian-Morgan

 

Anuncios

Un viaje de golf por las islas

27 de agosto de 2015 Deja un comentario

Tengo la suerte de hacer un viaje de golf con amigos cada año. Desde hace cinco años hemos arrastrado equipaje y palos por más de 30 campos ubicados, en su mayoría en las islas británicas. Son unos cuantos días de risas, amistad y sobre todo mucho golf, donde siempre combinamos los venerados links con impresionantes parklands. Los greenfees suele ser lo más caro de los viajes: además de buscar los mejores campos de golf (que no son baratos), hoy en día muchos billetes de avión pueden ser más baratos que los taxis que te llevan al aeropuerto, y se pueden encontrar hoteles razonables. Y alquilar una furgoneta entre 8 es bastante económico (en la foto, nuestro modelo preferido, la Ford Transit larga)

IMG_0010

Pero un links es un campo duro, donde uno pasa por las cuatro estaciones del año en cada recorrido, incluyendo mucha lluvia y viento, y donde los campos no son precisamente estéticos (para muchos, para mi son maravillosos). Para el golfista vago, mayoritariamente americano, amante del lujo y el oropel, que no tiene nada mejor que hacer con su fortuna, y que le gusta el golf bonito, ¿qué tipo de viaje de golf se podría organizar? He encontrado hoy una referencia hacia un viaje de golf algo más largo (21 días), y que consiste en dar la vuelta al mundo jugando por campos en islas de superlujo, organizado por la empresa americana TCS World Travel, que organiza viajes en jet privado.

tag_tcs_worldtravel_logo

Este es el itinerario del viaje del 2014 para 50 entusiastas millonarios:

  • Salida desde Hawai, con estancia en el Four Seasons Resort Hualalai. Antes de salir los viajeros reciben un juego de palos personalizados de la marca de su elección, que serán entregados en el campo de Hualalai, un diseño de Jack Nicklaus. Los viajes se hacen en avión privado, con asientos en clase business y de una duración no mayor a 6 horas por vuelo.

Huaialai

  • Desde ahí el grupo se desplaza a Fiji, con estancia en el InterContinental Fiji Golf Resort & Spa. Durante tres días se juega en el Natadola Bay Championship Course, un campo donde el mar se ve desde 15 de sus 18 hoyos y que ha sido sede del Fiji Open.

natadola bay

  • El siguiente destino es la isla norte de Nueva Zelanda, donde se juega el Lodge at Kauri Cliffs, un campo precioso sobre acantilados únicos.

the-lodge-at-kauri-cliffs-3

  • La siguiente parada es la isla de Bali, donde se juega el famoso Nirwana Bali Golf Club, diseño de Greg Norman. Conocí el campo hace años… es espectacular. Los viajeros se hospedan en el Alila Villas Soori, incrustado en un entorno que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

hoyo7ensayoega

  • Desde ahí volamos a Mauricio, donde nos relajamos en el Four Seasons Resort y tenemos la fortuna de jugar el Anahita, el campo de Ernie Els. También podremos visitar la Isla de los Ciervos, muy cercana al hotel, para jugar el Touessrok, obra de Bernhard Langer.
  • La siguiente parada es el Mediterráneo: el Verdura Resort de Sicilia acoge tres campos muy escénicos de Kyle Philips, el diseñador de Kingsbarns.

verdura

cabot links

El viaje está acompañado de guías locales, un chef privado, un médico y por supuesto un director de golf.

Para el 2015 el recorrido varía ligeramente, aunque sigue con la misma tendencia a hoteles lujosos, campos de postal y hacer muchas millas. Hawaii, Fiji, Sidney, Bali, Chiang Mai (Tailandia), Dubai, Mauricio, Sudáfrica y Málaga (donde se juega Valderrama y Finca Cortesín).

¿El precio? Algo más de 78,000 dólares. Pero ojo, a esto hay que añadir el viaje a Hawaii y la vuelta desde Málaga.

Dónde jugar al golf en Atlanta

16 de abril de 2014 Deja un comentario

Jugar al golf en Estados Unidos puede ser una cosa muy fácil o muy frustrante, según se mire.

Fácil porque hay millones de campos de golf a precios muy asequibles repartidos por todos los estados. La oferta es abrumadora, y en los rankings de los mejores campos del mundo siempre más de la mitad están en suelo americano. Frustrante porque prácticamente todos los buenos y famosos, esos que figuran en las listas de mejores campos de golf del mundo, muchos de los que vemos albergar torneos o majors, son campos privados. Uno puede jugar en todas las sedes del Open Championship, pero en America los campos privados son del tipo “cerrado a cal y canto para visitantes”: sólo admiten a socios o a amigos de socios. Así que para jugar en Augusta National (en la foto) tienes que ser periodista deportivo, conocer a algún chaqueta verde o jugarlo en la PlayStation. También hay campos en los que se puede jugar muy conocidos (Pebble Beach, Bethpage Black, etc) pero o son muy caros (Pebble Beach, por ejemplo) o para jugar hay que, literalmente, dormir en el parking del campo para coger sitio (es lo que hay que hacer para jugar en Bethpage Black, en Nueva York).

m_hole16final_augusta_4.11.10

Estando por trabajo algunos días en Atlanta, estuve buscando en qué campo jugar. El primero de la lista es un campo que está en la ciudad: East Lake, la sede del Tour Championship, el campo de Bobby Jones, uno de los mejores campos del país. Escribí un correo para reservar un tee time. No hubo respuesta. Escribí otro más. Nada. Al final, gracias a mi insistencia, conseguí una respuesta: “No.” Campo sólo para socios o amigos de socios.

Un jugador local me aconsejó acercarme a las instalaciones del club, para explicar mi caso. No me dejaron ni entrar en las instalaciones. Esta verja sólo la cruzan los socios, amigo.

IMG_4834

Fui a un campo de 9 hoyos adyacente a East Lake para matar dos horas. El campo es obra de Rees Jones. Jugué con un caddie de East Lake, y me contó que el acceso al campo es prácticamente imposible. Ni siquiera admiten a nuevos socios. La gran mayoría de los socios son empresas, ejecutivos de las grandes corporaciones de Atlanta (CNN, UPS, Coca Cola, Delta…) y muchos despachos de abogados, consultores, etc. La verdad es que desde fuera, East Lake no parece gran cosa.

Bueno, pues quizá podamos probar en Peach Tree, otro mítico campo de la ciudad, obra de Bobby Jones y Robert Trent Jones. También privado. Cerrado.

Peach Tree

Lo intenté con Hawks Ridge, un ejemplo de arquitectura clásica obra de  Bob Cupp. Muy amablemente me dijeron que no. Y así con varios de los campos de la ciudad privados.

Así que uno se desanima porque piensa que no poder jugar estos campos con tanto nombre. Craso error. La oferta de campos, incluso públicos, es más que apetecible. Este fue el resultado de mi investigación:

  • Cuscowilla. Un diseño espectacular de Ben Crenshaw y Bill Core. Enclavado en un hotel de lujo, lo malo es que está a  1 hora y 20 minutos de la ciudad.
  • Bear’s Best: Una colección de los mejores hoyos diseñados por el Oso Dorado, Jack Nicklaus, en más de 200 campos por todo el mundo. Este sí es un campo público, relativamente barato (80 dólares) y situado a 45 minutos de la ciudad. Cuando llamé estaba completo.
  • The Frog at the Georgian, diseño de Tom Fazio, uno de los diseñadores más importantes de la ciudad. A 45 minutos.
  • Cobblestone: Considerado como uno de los mejores campos para jugar por la revista Golf Digest en la zona. A 35 minutos de la ciudad.
  • Stone Mountain: Muy cerca del centro, el complejo cuenta con dos campos de golf: El Stonemont (obra de Robert Trent Jones) y el Lakemont.  Ambos son dos campos preciosos, con esos altísimos pinos georgianos tan característicos de la zona (y que podemos ver en Augusta).
  • Rivermont: Otro campo precioso cerca de la ciudad

Al final me decidí por un campo diseño del rey, Arnold Palmer: Cherokee Run, situado a 40 minutos de Atlanta. Pero eso será en otro post.