Archivo

Posts Tagged ‘Bernhard Langer’

St. Pierre Marriott Hotel & Country Club, Old Course, Gales

17 de abril de 2017 Deja un comentario

El Old Course de St Pierre es la atracción golfística que propone un hotel Marriott de lujo enclavado en Gales, en una mansión del siglo XIV junto a la Iglesia del siglo XI dedicada al santo. Un lugar soñado para una escapada, con dos campos: el Old Course y el Mathern Course.

El campo ha acogido pruebas del British Masters y de la Solheim Cup. Entre la lista de ganadores vemos nombres ilustres como Seve Ballesteros, José María Olazábal o Bernhard Langer. La web explica que se ha invertido dos millones de libras recientemente para mejorar sus instalaciones, obra de Ross McMurray, en el año 2008.

El campo viejo fue inaugurado en 1962 y es obra de Ken Cotton, un ilustre diseñador fallecido en 1974 y que fue pupilo de Tom Simpson y trabajó durante años con Frank Pennink y  Charles Lawrie. (Ken Cotton participó en el rediseño de un links ya comentado, el Noordwijkse Golf Club en Holanda.) Estamos ante un parkland perfecto y precioso.

Resulta notable destacar que durante la construcción del campo Cotton invitó y conoció al entonces periodista Donald Steel, que más tarde se convertiría en socio y que es el único arquitecto que ha participado en el rediseño de todos los campos de la rotación del Open Championship: Prestwick, Musselburgh, St Andrews, Muirfield, Sandwich, Hoylake, Deal, Troon, Lytham & St Annes, Prince’s, Carnoustie, Portrush, Birkdale y Turnberry. Dato curioso pero esto no tienen nada que ver con un links, como se ve en la foto.

El Old Course está construido en torno a un lago precioso y jalonado de árboles centenarios y enormes, especialmente este roble gigante de más de 400 años que enmarcan la calle del hoyo 2.

Se trata de una finca relativamente plana, muy fácil de caminar y con calles anchas y bien remarcadas por árboles enormes.

En algunos hoyos el green está bien protegido por el propio desnivel de la calle.

Los últimos hoyos son los más bonitos del campo, con el lago enmarcando los tiros a green desde unas calles perfectamente cuidadas.

El hoyo 17 es un par 4 atractivo por el green bien bordeado por el lago.

El hoyo 18 es quizá el más escénico del recorrido, con el hotel al fondo, la salida en alto y el lago enmarcando la salida, sin entrar realmente en juego.

Anuncios

Royal Porthcawl Golf Club (Gales)

6 de mayo de 2016 1 comentario

Nos ponemos el traje de gala (en Gales, claro) para visitar uno de los links más puros y mejores del mundo, el campo de Royal Porthcawl, en la costa de Glamorgan al oeste de Cardiff. El traje de gala, digo, en sentido figurado, porque en abril es más aconsejable ir bien abrigado: aquí hace mucho frío y mucho viento. Y puede salir el sol igual que te puede caer una granizada heladora. En la foto, el magnífico par 5 hoyo 5.

Hoyo 5 RP

Es difícil encontrar un terreno links con mejores vistas que este, donde, gracias a la ausencia de grandes dunas y a una disposición ligeramente inclinada hacia el mar, en cada hoyo se pueden ver las aguas del canal de Bristol. Y de estas aguas viene un viento huracanado y que hace que la experiencia de golf sea de las más duras que uno se puede encontrar. Estamos en un links puro y duro: duro porque aquí se sufre. Aviso a ese turismo de golf amante de las vueltas en buggie de golf por campos manicurados, sol y bonitas vistas: este no es vuestro campo. Este es un vídeo promocional del campo.

El club fue fundado en 1891 con 9 hoyos. En 1895, Ramsey Hunter creó un recorrido de 18 hoyos. En 1909 el rey Eduardo VII le otorgó el título de Royal. Posterior a su diseño dos arquitectos míticos han modificado ampliamente el recorrido: Harry Colt en 1913 y Tom Simpson en 1933.

El routing no dispone los hoyos en un esquema de mariposa o lazo, con hoyos de ida y vuelta como es costumbre, sino que los hoyos van cambiando de dirección, con lo cual sopla el viento de manera diferente en cada hoyo. Como es norma en los campos clásicos, los tees de salida siempre están admirablemente ubicados muy cerca de los greenes del hoyo anterior pero sin molestar en absoluto.

Aquí todo conspira contra el jugador: aunque no hay casi rough (salvo cuando lo hay, que es selvático), hay zonas de tejos (gorse) en los hoyos centrales. Los búnkers son profundos y dan una enorme sensación de naturalidad. Y los greenes son ondulantes, rápidos y duros como si fueran de cemento, y a menudo cuentan con escapatorias naturales deliciosas y temibles. Realmente difícil puttear en estos greenes. Y claro, el frío y el viento.

Los dos primeros hoyos son sendos pares cuatro paralelos a la costa con el viento proveniente de la izquierda. El hoyo 1 nos expone a todo el recorrido del par 4, con amenazadores bunkers en los costados.

Hoyo 1 Royal Porthcawl

El magnífico hoyos 2 tiene un tiro de salida hacia el viento con un fuera de límites por todo el borde izquierdo de la calle. En la foto panorámica se puede ver el green del hoyo 1 (izquierda) y la calle del dos en la derecha.

Hoyo 2 RP

El green también cuenta con la playa por detrás del green, por lo que resulta imprescindible no pasarse.

Hoyo 2 RP

El hoyo 4 es el primer par tres, un tiro muy largo a un green muy complicado.

Hoyo 3 RP

El primer par cinco es el hoyo cinco; con el viento de cola conseguiremos tirar a green de dos, un green elevado y alargado en lo alto de una duna y con una entrada preciosa.

Hoyo 5 entrada RP

Tras ascender la duna, y muy cerca del green tenemos el tee del hoyo 6. Entramos en una zona con más vegetación, los clásicos tejos de los links británicos. Desde el tee no se ven más que un montón de bunkers pequeños bombardeados por toda la calle de este par 4, y la duda es qué dirección elegir para no caer en estas trampas. Más problemas aguardan: con viento a favor, cómo diablos se para la bola en este green cruzado, con un bunker trasero en el mismo que atrae todas las bolas como un enorme imán.

Hoyo 6 Salida RP

El hoyo 7 es una pequeña joya, quizá el más icónico del recorrido. Un par tres muy cortito con un green alargado, super curvado y totalmente rodeado de 6 búnkers pequeños.

Hoyo 7 Royal Porthcawl

El siguiente hoyo 8 es un par cinco, dogleg hacia la izquierda, donde la calle está bordeada de un pequeño muro de piedra que naturalmente marca un fuera de límites. El green, en una duna ascendente, está bien protegido por bunkers, aunque el peligro está en el segundo tiro, que debe superar dos bunkers de calle que ocupan toda la calle, muy cerca del muro.

Hoyo 7 calle RP

Como todo buen links clásico, el tee del hoyo 9 sobrevuela el green del 8. Es un par 4 corto, en dogleg hacia la izquierda, y con muchas montañitas, valles y bunkers por el camino.

Hoyo 9 RP

El 10 nos enfrenta a un tiro desde las alturas a una calle serpenteante, con el canal de Bristol al fondo. El viento en contra hace más complicado el tiro.

Hoyo 10 RP

Tras un par 3, el hoyo 12 es un par 5 con una salida semiciega pero recta. No es mala oportunidad de birdie, con el viento a favor, si conseguimos tirar recto.

Hoyo 12 RP

En el hoyo 13, un difícil y precioso par 4 en descenso hacia el mar, nos cayó una granizada heladora. Una estaca marca la dirección al green desde el tee de salida. Gran hoyo de golf.

Hoyo 13 RP

El hoyo 14: un extraordinario par 3, con un green muy difícil de capturar, y bien protegido por muchos bunkers.

Hoyo 14

Los hoyos 15 y 16 son sendos pares 4 de gran dificultad y escasa fotogenia. El 17 es un par 5 en ligero dogleg hacia la derecha. Conseguí llevar la bola al green de dos golpes (con huracán a favor). Por último, el hoyo 18 es un hueso tremendo hacia el mar, un par 4 recto y en descenso.

Hoyo 18 RP

En el año 2014 se disputó, por primera vez en Gales, un major, el Senior Open Championship. Royal Porthcawl fue testigo de la paliza de Bernhard Langer, que sacó 13 golpes al segundo clasificado Montgomerie, la mayor diferencia conseguida en un grande.

Un viaje de golf por las islas

27 de agosto de 2015 Deja un comentario

Tengo la suerte de hacer un viaje de golf con amigos cada año. Desde hace cinco años hemos arrastrado equipaje y palos por más de 30 campos ubicados, en su mayoría en las islas británicas. Son unos cuantos días de risas, amistad y sobre todo mucho golf, donde siempre combinamos los venerados links con impresionantes parklands. Los greenfees suele ser lo más caro de los viajes: además de buscar los mejores campos de golf (que no son baratos), hoy en día muchos billetes de avión pueden ser más baratos que los taxis que te llevan al aeropuerto, y se pueden encontrar hoteles razonables. Y alquilar una furgoneta entre 8 es bastante económico (en la foto, nuestro modelo preferido, la Ford Transit larga)

IMG_0010

Pero un links es un campo duro, donde uno pasa por las cuatro estaciones del año en cada recorrido, incluyendo mucha lluvia y viento, y donde los campos no son precisamente estéticos (para muchos, para mi son maravillosos). Para el golfista vago, mayoritariamente americano, amante del lujo y el oropel, que no tiene nada mejor que hacer con su fortuna, y que le gusta el golf bonito, ¿qué tipo de viaje de golf se podría organizar? He encontrado hoy una referencia hacia un viaje de golf algo más largo (21 días), y que consiste en dar la vuelta al mundo jugando por campos en islas de superlujo, organizado por la empresa americana TCS World Travel, que organiza viajes en jet privado.

tag_tcs_worldtravel_logo

Este es el itinerario del viaje del 2014 para 50 entusiastas millonarios:

  • Salida desde Hawai, con estancia en el Four Seasons Resort Hualalai. Antes de salir los viajeros reciben un juego de palos personalizados de la marca de su elección, que serán entregados en el campo de Hualalai, un diseño de Jack Nicklaus. Los viajes se hacen en avión privado, con asientos en clase business y de una duración no mayor a 6 horas por vuelo.

Huaialai

  • Desde ahí el grupo se desplaza a Fiji, con estancia en el InterContinental Fiji Golf Resort & Spa. Durante tres días se juega en el Natadola Bay Championship Course, un campo donde el mar se ve desde 15 de sus 18 hoyos y que ha sido sede del Fiji Open.

natadola bay

  • El siguiente destino es la isla norte de Nueva Zelanda, donde se juega el Lodge at Kauri Cliffs, un campo precioso sobre acantilados únicos.

the-lodge-at-kauri-cliffs-3

  • La siguiente parada es la isla de Bali, donde se juega el famoso Nirwana Bali Golf Club, diseño de Greg Norman. Conocí el campo hace años… es espectacular. Los viajeros se hospedan en el Alila Villas Soori, incrustado en un entorno que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

hoyo7ensayoega

  • Desde ahí volamos a Mauricio, donde nos relajamos en el Four Seasons Resort y tenemos la fortuna de jugar el Anahita, el campo de Ernie Els. También podremos visitar la Isla de los Ciervos, muy cercana al hotel, para jugar el Touessrok, obra de Bernhard Langer.
  • La siguiente parada es el Mediterráneo: el Verdura Resort de Sicilia acoge tres campos muy escénicos de Kyle Philips, el diseñador de Kingsbarns.

verdura

cabot links

El viaje está acompañado de guías locales, un chef privado, un médico y por supuesto un director de golf.

Para el 2015 el recorrido varía ligeramente, aunque sigue con la misma tendencia a hoteles lujosos, campos de postal y hacer muchas millas. Hawaii, Fiji, Sidney, Bali, Chiang Mai (Tailandia), Dubai, Mauricio, Sudáfrica y Málaga (donde se juega Valderrama y Finca Cortesín).

¿El precio? Algo más de 78,000 dólares. Pero ojo, a esto hay que añadir el viaje a Hawaii y la vuelta desde Málaga.

Four Seasons Golf Club Mauritius at Anahita (Mauricio)

18 de marzo de 2014 3 comentarios

Cuando uno tiene la suerte de elegir la isla africana de Mauricio para irse de vacaciones, no es una decisión motivada por el golf, pero una vez se está ahí se puede disfrutar de un golf de altísimos quilates. Ya he comentado el Touessrok Golf de Bernhand Langer, que para esta web que clasifica a los mejores campos del mundo es el mejor campo de la isla. Hoy describo el segundo clasificado, también según la web mencionada, que además está muy cerca del Touessrok (de hecho se ve perfectamente desde el 17). Pese a su cercanía estamos ante un recorrido de un carácter completamente diferente. El gran Ernie Els ha firmado para el Four Seasons un maravilloso campo de golf ancho, extenso y ondulante como un buen links británico, con una calidad constructiva excepcional y un mantenimiento de auténtico lujo. Nunca he jugado un campo mejor presentado que éste: calles como alfombras, greenes perfectos y rápidos, bunkers homogéneos y con contornos ondulantes. No se ve una rama caída, unas hojas amontonadas; de hecho casi ni se ven chuletas. Había oído muchas veces la expresión “campo manicurado” pero hasta que no vi a un empleado recortar minuciosamente los bordes de una boca de riego con unas tijeras pequeñas de podar no entendí lo que significa. En la foto, la calle del 7, con bunkers contorneados de bermuda adormecida.

IMG_4244

Ya la entrada al campo de prácticas nos sumerge en unas instalaciones de primera clase. Un campo de prácticas precioso y un green para ensayar golpes de approach que roza la perfección.

IMG_4226

Estamos en un campo donde disfrutaremos de cada minuto de juego de un diseño amable en un entorno estéticamente precioso. Donde en el Touessrok hay que sufrir en cada golpe castigos penales, aquí gozamos de un agradable paseo por anchas calles, sin vaguadas delante de los tees de salida. Aún así, los birdies no suelen salir salvo que uno esté muy inspirado con el putt o conozca donde atacar a los greenes. Greenes ondulantes de bermuda ultrarrápida y con amplias zonas de escapatoria. Estamos ante un campo duro con envoltorio de seda.

Jugamos en un día nublado. Una ventaja para no sufrir el calor y para poder andar el campo. Los empleados no daban crédito cuando rechazamos varias veces el buggie. La pega es que quizá las fotos no sean tan vistosas como merecen.

Un enorme cartel nos da la bienvenida en el tee del hoyo 1 a esta experiencia de golf de lujo. Un par 4 en ligero dogleg hacia la izquierda. Hay que evitar los bunkers de la parte derecha, que son profundos.

IMG_4229

Nos vamos a un green que cae de izquierda a derecha y que es suave como una alfombra persa. Una gozada los contornos de los greenes y las escapatorias del green. Me recordaron mucho a los contornos clásicos de Harry Colt, como en Royal Portrush.

IMG_4231

El hoyo dos nos enfrenta a un par 5 maravilloso. Sorprende mucho ver que la salida está enmarcada en dos muros de piedra, con aspecto centenario pero construidos para el campo. Cualquier tiro mínimamente desviado tendrá que sortear estos muros. Si quieres un birdie hay que superarlos con una salida recta.

IMG_4232

Cerca del green hay un enorme mango en medio de la calle y un bunker a su altura que protege el lado derecho del green. Un green con escapatorias amplísimas.

IMG_4234

El hoyo 3 es un par 4 recto. Bunkers en la calle y bunkers profundos protegiendo las curvas del green.

IMG_4236

El hoyo 4 es el segundo par 5 del recorrido. Desde lo alto disfrutamos de una preciosidad de salida, con toda la calle enfrente nuestro, el green al fondo enmarcado por el mar. Al viento de cara se le suma los tres bunkers en la parte izquierda como posibles peligros. Más a la izquierda, las residencias del Four Seasons.

IMG_4237

El green en alto está bien resguardado por una vista paradisíaca.

IMG_4239

El par tres siguiente tampoco facilita las cosas para conseguir un birdie. Els hace que la bola deba sobrevolar un entrante del mar para alcanzar un green estrecho y alargado. Por la derecha el tiro será más seguro. El tiro largo se enfrentará a un putt cuesta abajo.

IMG_4240

El hoyo 6 es un par 4 muy largo y complicado, aunque la brisa a favor puede favorecer la salida. Si nuestro drive de salida descansa por la parte derecha, tendremos que sobrevolar en el segundo tiro un obstáculo de agua y dos bunkers temibles.

IMG_4242

Nuevo par 4 donde hay que poner bien la bola en calle para tener opciones de green. Els juega al despiste con una serie de bunkers escalonados pero que dan la sensación de bloquear completamente la salida.

IMG_4243

El green es una auténtica silla de montar, aunque con la posición de bandera que nos tocó jugar las bolas caían hacia el hoyo.

IMG_4245

Otro par 4 hacia el mar y con el tee y el green más alto que la calle. El hoyo es largo y está excepcionalmente bien resguardado por tres bunkers profundos.

IMG_4246

Para terminar la primera vuelta, Els diseña un par 4 corto y alcanzable (por los muy pegadores, son 265 metros de drive). Un canal de agua parte en dos la calle y protege la parte frontal del green. Buena oportunidad de birdie si no nos bañamos.

IMG_4248

La segunda vuelta es menos espectacular que la primera, aunque cuenta con hoyos finales realmente buenos. El 10 es un par 4 también corto, ascendente y escoltado por decenas de palmeras. Un green en alto muy movido y protegido por un bunker frontal.

IMG_4249

El hoyo 11 cuenta con hasta 5 bunkers pequeños en la caída del driver que hay que sortear. El green también está guardado por dos pequeños bunkers profundos y complicados que hay que evitar.

IMG_4250

Un buen par 3 continúa. Con la fuerte brisa del océano desde la derecha, el green se protege por sus amplias escapatorias. Una buena oportunidad para replicar los clásicos chips de approach al hoyo al más puro estilo de los links.

IMG_4251

Continúa el recorrido con un largo par 5 en ascenso continuo. El green no se verá desde el segundo tiro por lo que habrá que ser preciso para evitar los bunkers que lo rodean. Oportunidad de birdie si no visitamos cualquiera de los bunkers de calle.

IMG_4252

Gran hoyo 14 el que continúa. El clásico hoyo de golf con un muro de piedra que divide la calle en dos y provoca que haya que pensar estratégicamente. Si queremos arriesgar, buscamos una línea más agresiva pero habrá que superar el muro más cerca del green. A veces hay que ser humilde y seguir el camino más fácil (para asegurar el bogey…)

IMG_4253

Un largo par 4 continúa, con buenas vistas de toda la bahía y un estanque. Dogleg hacia la derecha y con el green en alto, habrá que jugar un palo largo o híbrido para tener oportunidad de birdie. Otro ejemplo de excelencia en el diseño de greenes.

IMG_4254

Con vistas a la Ile aux Cerfs y la bahía, el hoyo ofrece una calle descendiente hacia el green, nuevamente elevado. Hay que evitar los bunkers de la derecha y sobre todo el fuera de límites de la izquierda. En primer plano, el tee de negras (“Ernie Els Tee”) del hoyo 11.

IMG_4255

El glorioso paseo desde el green del 16 hasta el tee del 17 es simplemente espectacular. Estamos ante el hoyo más corto del recorrido, un par 3 bien bunkereado.

IMG_4257

Por último el hoyo 18, según el propio Els uno de los mejores hoyos finales que existen en el mundo. Un par 5 en dogleg hacia la derecha. La salida es espectacular.

IMG_4258

No es fácil llegar de dos a green, aunque tengamos distancia. Muchos bunkers que sortear por el camino. El green es pequeño y está bordeado por un waste area enorme por la izquierda. Literalmente la playa del beach club del Four Seasons.

IMG_4259

Le Touessrok Golf Course (Mauricio)

7 de marzo de 2014 3 comentarios

El campo de Golf Le Touessrok, antes Golf Ile Aux Cerfs, está enclavado en uno de los emplazamientos más impresionantes que se pueden disfrutar en Mauricio: La Isla de los Ciervos. Olvídense de Magnolia Lane: existen pocas entradas a un club de golf más sugestivas e idílicas que el paseo en barca desde la costa por las resplandecientes aguas turquesa de esta isla africana. Pocos clubes de golf pueden presumir de lucir esta entrada al campo de golf.

IMG_4097

El campo pertenece al Hotel Le Touessrok, y pese a ser relativamente reciente (del 2004) luce un acabado como si llevara decenios sobre esta isla africana. El diseño está firmado por el alemán Bernhard Langer, que ha creado un campo tropical precioso, un auténtico paraíso en la tierra. Langer es un jugador famoso por su precisión, y su campo es un ejemplo perfecto de target golf, mitad campo de golf, mitad campo de tiro con arco. Pese a tener barras amarillas más que asequibles, arrancar birdies o pares requiere emplear los hierros como un cirujano con su bisturí. Además, los rápidos greenes de bermuda son movidos y retadores. Y si encima sopla el viento (como acostumbra en los meses más fríos), es un gran test de golf. En la foto, el green del hoyo 6.

IMG_4074

El campo cuenta con cuatro tees de salida diferentes, que varían tanto en longitud como en ángulo de ataque a calles. Desde negras es un campo brutal, un ejercicio de sadismo golfístico. Desde blancas tiene una distancia razonable pero es un hueso. Desde amarillas, el campo ofrece tees más cercanos para atacar a los greenes con hierros cortos; tampoco es sencillo arrancar birdies por el diseño de sus greenes, escapatorias y bunkers. Para los principiantes el campo puede ser un infierno porque abundan los lagos y porque aunque no hay rough, irse de la calle supone adentras en la jungla más espesa. Muchas salidas precisan volar un barranco, un lago o un área arbolada,  y esto es un desafío tremendo para el jugador de hándicap alto. Quizá por ello el campo va a sufrir una transformación radical de su diseño durante los dos próximos años. Si alguien tiene pensado ir a Mauricio próximamente, que pregunte porque quizá sólo pueda jugar 9 hoyos. Si hay que elegir, los mejores hoyos son los segundos nueve, que ofrecen greenes tan espectaculares como éste (hoyo 11).

IMG_4139

Como suelo hacer comento el campo hoyo a hoyo y con las fotos que saco con el iPhone. El hoyo 1 sirve para intimidar a los novatos con una salida que debe sobrevolar una vaguada preciosa de roca volcánica y vegetación. La calle luego cae bruscamente y esconde un green prodigioso, protegido por bunkers a derecha e izquierda y en alto, como es habitual en el campo. Hay que ir por la izquierda del green. Un hoyo fantástico para abrir boca.

IMG_4067

El hoyo 2 nos acerca a otro green en alto junto a la playa. Es un par 4 recto, asequible, cuya única distracción son el incesante canto de los pájaros. Un bunker en la derecha de la calle puede entrar en juego desde barras retrasadas.

IMG_4068

El green, nuevamente en alto y con bastante movimiento, está protegido por un profundo bunker en la parte derecha.

IMG_4069

Los pares 3 de este recorrido son una gran oportunidad para conseguir birdies por su distancia asequible . El hoyo 3 es el primero. Una especie de green en isla y con un waste area frontal. Con viento a favor, simplemente un hierro recto y dos putts. El green cae hacia el tee.

IMG_4070

El hoyo 4 es un par 5 bastante recto y en el que se puede llegar de dos a green. Hay agua por ambos bordes de la calle. Una calle ondulada al más puro estilo de los grandes links. En la entrada del green un grupo de rocas volcánicas adornadas con flores ofrecen el único obstáculo y dos rutas hacia el hoyo.

IMG_4071

El hoyo 5 es un dogleg casi en 90 grados hacia la izquierda. Hay que superar con drive o madera 3 un lago inicial para llegar a la calle, intentando ir por la izquierda. El green cuenta con un estanque en su entrada (oculto desde la calle) por lo que no debe jugarse corto nunca.

IMG_4072

El primer hoyo serio es el hoyo 6, un par 5 largo y aplatanado de izquierda a derecha. Intentar acortar por la derecha es mal negocio: un waste area muy arenoso delimita a la calle de un bosque tremendamente espeso que nos separa de la playa. El enorme green es una preciosidad por su cercanía a la playa.

IMG_4073

El hoyo 7 ha sufrido un cambio significativo en su diseño en el invierno de 2013. Se trata de un par 4 en dogleg hacia la derecha. La propiedad ha limpiado toda la parte derecha del green y añadido nuevos bunkers para facilitar su entrada. Es un hoyo asequible porque el drive de salida no tiene peligro. Según sea la marea veremos más o menos agua en las cercanías del green.

IMG_4076

También el hoyo 8 ha modificado el diseño original de Langer. Un par 3 bastante artificial. Sobre dos montañas bastante artificiales se han construido el tee de salida y el green. Es un hierro 7 u 8 sencillo, y hay que poner la bola en green.

IMG_4077

Cerramos la primera vuelta con un grandioso par 5, un prodigio de diseño estratégico. La calle es prácticamente circular y rodea un amplio estanque. El green esta en la parte derecha de la calle y suspendido en alto.

IMG_4078

Si se consigue una buena salida se puede disparar al green, pero el riesgo es alto. Sin riesgo no hay gloria.

IMG_4079

La segunda vuelta es, sencillamente, grandiosa. El hoyo 10 es un dogleg de derecha a izquierda. El green aquí está más hundido que la calle, pero no conviene quedarse corto para evitar un bosque de manglares en la parte derecha.

IMG_4080

El hoyo 11 es quizá el hoyo más espectacular del recorrido. Un largo par 5, de 550 metros desde blancas, que discurre en paralelo a la playa. La salida ataca a la calle en diagonal, y está protegida por bunkers en la parte derecha y por la playa en la izquierda. Un buen fade nos conseguirá muchos metros.

IMG_4081

Perderse por la parte izquierda, como hizo mi compañero de partido, tiene su emoción estética.

IMG_4082

El tiro a green es tremendamente retador. Con las montañas de Mauricio al fondo, el green está elevado, es estrecho y cuenta con unas caídas tremendas por la parte izquierda, por lo que la bola que no aterrice en el cuadrante preciso se irá fuera de límites. Hay que estar muy fino para dejar la bola para birdie.

IMG_4083

Desde la superficie del green uno disfruta de una vista asombrosa.

IMG_4084

Continúa el recorrido con otro par 4 fantástico. Un ligero dogleg hacia la izquierda. La bola deberá superar un montículo en el drive de salida para tener un tiro franco a green. El peligro es perderse por la parte izquierda: la suave brisa marina, el sonido de los pájaros, la calidez del entorno nos puede despistar mucho en el approach.

IMG_4086

El hoyo 13 es un par 3 corto, pero protegido por agua en su parte izquierda y bunkers en la derecha.

IMG_4087

El hoyo 14 es un par 4 corto, donde se puede intentar llegar a green desde la salida. El green elevado está protegido por una serie de bunkers pequeños que cubren la ladera del mismo. Jugar corto es otra opción más conservadora, pero nunca jugar demasiado corto.

IMG_4088

Otro corto par 3 con un green movido nos da paso al hoyo 16, un hoyo corto desde amarillas pero que ofrece barras blancas y negras bastante más retadoras, con ángulos de ataque diferente y donde tendremos que superar más agua en la salida. El green, por otra parte, quizá el más pequeño del recorrido, está protegido por dos pequeñas lomas de roca volcánica.

IMG_4091

El penúltimo hoyo 17 enfrenta a una salida escalofriante: desde un tee elevado hay que volar un manglar enorme para llegar a la calle. Luego habrá que tratar con un green protegido por un búnker al frente.

IMG_4092

Desde el green gozamos de nuevo de vistas maravillosas.

IMG_4093

Y por último y para terminar, un gran hoyo 18, que requiere dos tiros muy precisos. La salida debe superar el manglar para intentar dejar la bola en calle y poder atacar un green a 150 metros y que emerge, majestuoso en una isla de manglares junto a la casa club. El par nos deja con un gran sabor de boca.

IMG_4096

Portmarnock Golf Links, Irlanda

25 de noviembre de 2013 Deja un comentario

Decir Portmarnock es nombrar un lugar mítico en Irlanda para el golf, aunque hay dos campos con este nombre. Portmarnock Golf Club es un campo de 1894, con una mística especial por su historia y por ser considerado uno de los mejores links de Irlanda. Hoy comento el otro campo, Portmarnock Golf Links, un links moderno (abierto en 1995) y diseñado por un golfista famoso pero poco ligado a Irlanda o los links: el alemán Bernhard Langer. El campo está asociado a un hotel, y es el lugar ideal para cerrar un viaje de golf por Irlanda: su localización a 20 minutos del aeropuerto lo hace perfecto para cenar en su buen restaurante, dormir, disfrutar de una vuelta tempranito, darse una ducha, comer y volar. Y todo por menos dinero de lo que piden en el Portmarnock viejo y famoso por un green fee.

En la foto, la calle del hoyo 1 con el único árbol del recorrido. Más a la derecha yace un cementerio, en el que reposan los restos de John Jameson IV, un gran hombre ligado a la destilería de whisky dueña del club.

IMG_8541

El campo es un links y como tal da la sensación de haber estado años ahí. Es asombrosa la sensación de naturalidad que existe. Se nota un cierto orden en la colocación en los bunkers, más que nada por su ubicación estratégica y su construcción. Nos encontraremos dunas, desniveles, el mismo tipo de calle dura y ondulada y greenes con muchas caídas y a un gran nivel. Este es el green del 1.

IMG_8555

Algunas casas salpican la vista del hoyo 2, aunque su ubicación no supone ningún peligro para sus habitantes, no como ocurre en demasiados campos españoles, nacidos en pleno boom inmobiliario. Este es el approach al green del 2, donde como vemos tenemos bunkers para elegir.

IMG_8558

El hoyo 3 es un par 3 de unos 150 metros. Dependiendo del viento podemos pegar desde un hierro 7 hasta una madera 3. Esta es la gracia de los links. Al fondo, el hotel del golf.

IMG_8562

Los siguientes dos hoyos discurren en el mismo sentido. El hoyo 4 es un par 5 de casi 500 metros, por lo que si el viento sopla en contra el reto puede ser brutal. Por lo demás es una calle bastante ancha y recta con 8  bunkers cerca del green.

IMG_8567

Después de un par 4 recto, el hoyo 6 es otro par 5 en sentido contrario al hoyo 4. La calle gira un poco hacia la derecha. Y muchos arbustos a los lados de los que permiten la entrada de bolas, pero no la salida.

IMG_8569

El hoyo 8 es el primer hoyo notable, un dogleg precioso entre dunas hacia la izquierda. Hay que poner la bola en calle en el sitio preciso para tener visibilidad a un green muy protegido por dunas.  Los pot bunkers de calle no suelen ser excesivamente duros y permiten jugar hacia el green.

IMG_8574

El hoyo 9 es un par 3 precioso junto al mar, donde disparamos a un green sin bunkers pero elevado.

IMG_8575

El hoyo 11 es para mi el mejor par 3 del recorrido, un precioso tiro desde lo alto, casi desde la orilla del mar, a un green inclinado y bien protegido por bunkers.

IMG_8586

El campo cuenta con una serie final de hoyos extraordinarios. En el hoyo 14, un par 5, Langer esconde literalmente un enorme bunker en el medio de la calle. Si sopla el viento la bola puede aterrizar mansamente en esta trampa de arena, sólo visible cuando estas junto a ella.

IMG_8589

El hoyo 15 es un dogleg hacia la izquierda extraordinario, porque obliga a tener un segundo tiro quizá semiciego y que debe sortear muchos peligros.

IMG_8593

El hoyo 16 es un par 4 maravilloso en dogleg, a un green bien protegido por una serie escalonada de bunkers.

IMG_8597

Otro gran par 3 al terminar, el hoyo 17. Langer sitúa el green en alto y coloca un bunker en su parte izquierda. Cualquier bola no precisa puede terminar en las escapatorias del green.

IMG_8599

Jugamos un par 4 paralelo a la playa y con salida en alto desde dunas a una calle que gira ligeramente. Este es el magnífico green del 18, un buen hoyo para terminar este links.

IMG_8543

La Ryder 2012, el mejor evento deportivo del siglo XXI

1 de octubre de 2012 5 comentarios

Existen pocas dudas de que la Ryder Cup 2012 ha sido el acontecimiento deportivo más apasionante de lo que llevamos de siglo. La Ryder Cup es una competición donde se juega algo tan importante como el honor de dos continentes. No hay dinero para el ganador. No hay publicidad en las camisetas ni en las gorras. Una batalla golfística y honorable, donde dos equipos luchan hasta la extenuación y, al final, un equipo derrotado felicita al ganador con un amistoso apretón de manos. En un juego tan técnico como el golf es un espectáculo inigualable ver luchar a veinticuatro deportistas de élite por el honor de la victoria, con un arsenal de fe, garra y corazón.

La increíble remontada del equipo europeo liderado por José María Olazábal nos mantuvo pegados al televisor muchas horas, jugó con nuestra tensión y arrancó gritos y lágrimas con el putt decisivo de Martin Kaymer. Fue un evento único y raro de los que se dan cada 100 años, uno de esos momentos deportivos que desafían la lógica y donde lo imposible se hace real.

Hay muchos instantes memorables para gozar de este Medinahzo:

La remontada brutal de Ian Poulter, con 5 birdies en los cinco hoyos finales de la jornada del sábado, y con la mirada de Poulter, una mirada que arruga hasta el acero. Poulter, durante una semana cada dos años, es el número 1 del mundo.

La vuelta impresionante del debutante Nicola Colsaerts del viernes, con 8 birdies y un eagle contra dos huesos como Tiger Woods y Steve Striker, y con Lee Westwood de privilegiado acompañante.

El paseo militar de Paul Lawrie, Chippie, que masacró a Brant Snedeker, quizá el americano más en forma en Medinah, como quien da un paseo. En la foto, el chip que embocó y que fue considerado mejor golpe de la jornada.

El partidazo de un criticado Luke Donald ante Bubba Watson, un primer punto que nos empujó a todos a creer más en la victoria.

El alucinante putt de Justin Rose en el 17 para batir a un durísimo Phil Mickelson, el mejor Mickelson que se ha visto jamás en una Ryder. Rose venía de embocar otro putt estratosférico.

Los desgraciados dos hoyos finales de Jim Furyk, al que se le aparecieron de nuevo los fantasmas del US Open y del Firestone y que vio cómo su partido ganado frente a Sergio García se tornaba en una amarga derrota con dos bogeys seguidos. Otro veterano ilustre que se marchó a casa con un rosco fue Steve Striker.

El putt de Martin Kaymer, que restituía el honor de los alemanes en la Ryder, haciendo olvidar por fin el putt de Langer en 1999.

Un diario deportivo catalán, Sport, recogía en portada el resultado de la Ryder con un titular que sobrepasa el ridículo para adentrarse en el terreno de la estulticia. Acompañado de una fotografía del ex-entrenador con sus tres hijos, la noticia es: Guardiola vibró en la Ryder.