Archivo

Posts Tagged ‘Colin Montgomerie’

Royal Porthcawl Golf Club (Gales)

6 de mayo de 2016 2 comentarios

Nos ponemos el traje de gala (en Gales, claro) para visitar uno de los links más puros y mejores del mundo, el campo de Royal Porthcawl, en la costa de Glamorgan al oeste de Cardiff. El traje de gala, digo, en sentido figurado, porque en abril es más aconsejable ir bien abrigado: aquí hace mucho frío y mucho viento. Y puede salir el sol igual que te puede caer una granizada heladora. En la foto, el magnífico par 5 hoyo 5.

Hoyo 5 RP

Es difícil encontrar un terreno links con mejores vistas que este, donde, gracias a la ausencia de grandes dunas y a una disposición ligeramente inclinada hacia el mar, en cada hoyo se pueden ver las aguas del canal de Bristol. Y de estas aguas viene un viento huracanado y que hace que la experiencia de golf sea de las más duras que uno se puede encontrar. Estamos en un links puro y duro: duro porque aquí se sufre. Aviso a ese turismo de golf amante de las vueltas en buggie de golf por campos manicurados, sol y bonitas vistas: este no es vuestro campo. Este es un vídeo promocional del campo.

El club fue fundado en 1891 con 9 hoyos. En 1895, Ramsey Hunter creó un recorrido de 18 hoyos. En 1909 el rey Eduardo VII le otorgó el título de Royal. Posterior a su diseño dos arquitectos míticos han modificado ampliamente el recorrido: Harry Colt en 1913 y Tom Simpson en 1933.

El routing no dispone los hoyos en un esquema de mariposa o lazo, con hoyos de ida y vuelta como es costumbre, sino que los hoyos van cambiando de dirección, con lo cual sopla el viento de manera diferente en cada hoyo. Como es norma en los campos clásicos, los tees de salida siempre están admirablemente ubicados muy cerca de los greenes del hoyo anterior pero sin molestar en absoluto.

Aquí todo conspira contra el jugador: aunque no hay casi rough (salvo cuando lo hay, que es selvático), hay zonas de tejos (gorse) en los hoyos centrales. Los búnkers son profundos y dan una enorme sensación de naturalidad. Y los greenes son ondulantes, rápidos y duros como si fueran de cemento, y a menudo cuentan con escapatorias naturales deliciosas y temibles. Realmente difícil puttear en estos greenes. Y claro, el frío y el viento.

Los dos primeros hoyos son sendos pares cuatro paralelos a la costa con el viento proveniente de la izquierda. El hoyo 1 nos expone a todo el recorrido del par 4, con amenazadores bunkers en los costados.

Hoyo 1 Royal Porthcawl

El magnífico hoyos 2 tiene un tiro de salida hacia el viento con un fuera de límites por todo el borde izquierdo de la calle. En la foto panorámica se puede ver el green del hoyo 1 (izquierda) y la calle del dos en la derecha.

Hoyo 2 RP

El green también cuenta con la playa por detrás del green, por lo que resulta imprescindible no pasarse.

Hoyo 2 RP

El hoyo 4 es el primer par tres, un tiro muy largo a un green muy complicado.

Hoyo 3 RP

El primer par cinco es el hoyo cinco; con el viento de cola conseguiremos tirar a green de dos, un green elevado y alargado en lo alto de una duna y con una entrada preciosa.

Hoyo 5 entrada RP

Tras ascender la duna, y muy cerca del green tenemos el tee del hoyo 6. Entramos en una zona con más vegetación, los clásicos tejos de los links británicos. Desde el tee no se ven más que un montón de bunkers pequeños bombardeados por toda la calle de este par 4, y la duda es qué dirección elegir para no caer en estas trampas. Más problemas aguardan: con viento a favor, cómo diablos se para la bola en este green cruzado, con un bunker trasero en el mismo que atrae todas las bolas como un enorme imán.

Hoyo 6 Salida RP

El hoyo 7 es una pequeña joya, quizá el más icónico del recorrido. Un par tres muy cortito con un green alargado, super curvado y totalmente rodeado de 6 búnkers pequeños.

Hoyo 7 Royal Porthcawl

El siguiente hoyo 8 es un par cinco, dogleg hacia la izquierda, donde la calle está bordeada de un pequeño muro de piedra que naturalmente marca un fuera de límites. El green, en una duna ascendente, está bien protegido por bunkers, aunque el peligro está en el segundo tiro, que debe superar dos bunkers de calle que ocupan toda la calle, muy cerca del muro.

Hoyo 7 calle RP

Como todo buen links clásico, el tee del hoyo 9 sobrevuela el green del 8. Es un par 4 corto, en dogleg hacia la izquierda, y con muchas montañitas, valles y bunkers por el camino.

Hoyo 9 RP

El 10 nos enfrenta a un tiro desde las alturas a una calle serpenteante, con el canal de Bristol al fondo. El viento en contra hace más complicado el tiro.

Hoyo 10 RP

Tras un par 3, el hoyo 12 es un par 5 con una salida semiciega pero recta. No es mala oportunidad de birdie, con el viento a favor, si conseguimos tirar recto.

Hoyo 12 RP

En el hoyo 13, un difícil y precioso par 4 en descenso hacia el mar, nos cayó una granizada heladora. Una estaca marca la dirección al green desde el tee de salida. Gran hoyo de golf.

Hoyo 13 RP

El hoyo 14: un extraordinario par 3, con un green muy difícil de capturar, y bien protegido por muchos bunkers.

Hoyo 14

Los hoyos 15 y 16 son sendos pares 4 de gran dificultad y escasa fotogenia. El 17 es un par 5 en ligero dogleg hacia la derecha. Conseguí llevar la bola al green de dos golpes (con huracán a favor). Por último, el hoyo 18 es un hueso tremendo hacia el mar, un par 4 recto y en descenso.

Hoyo 18 RP

En el año 2014 se disputó, por primera vez en Gales, un major, el Senior Open Championship. Royal Porthcawl fue testigo de la paliza de Bernhard Langer, que sacó 13 golpes al segundo clasificado Montgomerie, la mayor diferencia conseguida en un grande.

Anuncios

Los mejores hoyos del Open Championship

13 de julio de 2015 Deja un comentario

Hace tiempo Canal+ Golf emitió una conversación entre Padraig Harrington y Colin Montgomery debatiendo una cuestión interesante: de las nueve sedes del Open Championship que hoy existen, ¿cual sería el mejor recorrido posible? La conversación en esencia es un debate animado e inteligente entre dos amantes de los links sobre lo que debe ser un gran hoyo de golf, salpicado con los golpes más recordados de la historia reciente de los Open Championships. A pesar de lo poco queridos que son ambos golfistas, estamos ante un gran reportaje. Se puede ver (en inglés) aquí:

Recordemos que el Open Championship es el Major más antiguo y siempre se juega en un links tradicional. Actualmente se rota entre 9 campos diferentes, aunque parece que Royal Portrush puede entrar en la rotación en el futuro. Las sedes del Open son:

  1. Old Course de St Andrews Links, la cuna del golf, y la sede más empleada, ya que acoge el torneo cada 5 años (en los años que acaban en 0 y en 5)
  2. Carnoustie, el campo más difícil de la rotación, según los cálculos de Monty por dos golpes. Un campo extraordinario, quizá el que menos preparación requiere para acoger el torneo: no es preciso dejar crecer el rough para intimidar a los jugadores.
  3. Muirfield, sede de la Honorable Sociedad de golfistas de Edimburgo. Un campo sólido, serio, duro. Un gran test de golf. Phil Mickelson se proclamó allí Golfista del Año en 2013.
  4. Royal St George’s, el links más tradicional.
  5. Turnberry Ailsa Course (ahora Trump Turnberry); el campo con más personalidad de los 9, sin duda el más reconocible.
  6. Royal Troon. Otro campo duro. Todd Hamilton fue el último ganador en 2004
  7. Royal Lytham & St Annes, sede de la primera victoria de Seve en el Open.
  8. Royal Birkdale
  9. Royal Liverpool, la sede del Open Championship 2014.

Algunos de los hoyos seleccionados fueron:

Hoyo 1: El primero del Old Course de St Andrews. Golfísticamente es un hoyo simple y absurdo: una enorme pradera que se extiende suavemente hasta el green, con un único obstáculo: un pequeño canal serpenteante 20 metros antes del green. Pero no existe en el mundo un escenario comparable: la salida es una estupenda inyección de adrenalina. Se comentan también como grandes hoyos iniciales el hoyo 1 de Royal Birkdale o el inaugural de Royal St George’s, hoyo en el cual Tiger Woods cometió un triple bogey en la última jornada del Open Championship, torneo que al final ganó Ben Curtis en 2003 con un golpe de ventaja sobre Tiger.

Hole 1 St Andrews

Hoyo 2: Royal Birkdale o Carnoustie. Ambos son dos grandes hoyos de golf, dos ejemplos de lo buenos que pueden ser los links. Birkdale es un dog leg ligero a la izquierda que deja un segundo tiro espectacular a un green protegido por muchos bunkers, y que siempre se juega con viento cruzado. Royal Birkdale Golf Club-The Open 2008 venue

El hoyo 2 de Carnoustie, aunque no es el mejor de este impresionante campo, es un fantástico par 4. El ligero dogleg hacia la derecha cuenta con hasta 9 pot bunkers en los laterales de la calle. Si conseguimos esquivarlos, tenemos un tiro a un green que mide más de 50 metros de largo y donde la posición de bandera es crucial para escoger el palo correcto. Esta es la vista desde detrás del green.

hole 2 carnoustie

Hoyo 3: Aunque se menciona el hoyo 3 de Royal Liverpool, como un gran hoyo de riesgo-recompensa, (los birdies sólo se consiguen si eres agresivo), la cosa está clara. El hoy 3 de Carnoustie es una obra de arte de las que te obligan a pensar desde el tee de salida. Hoyo bastante corto, el Jockie’s Burn cruza la calle justo por delante del green y varios bunkers también pueblan su superficie. Los jugadores suelen salir con un hierro corto para asegurar la calle y tratar de dejarla junto a la bandera en este green fantástico.

carnoustiechampionship3c

Hoyo 4: Old Course de St Andrews. Despúes de tres hoyos relativamente amables, aquí empieza la vuelta de verdad en este campo. El par 4 más largo del recorrido. Una salida con driver difícil. El segundo tiro requiere jugar con cabeza para no liarse, sin jugársela demasiado. El green comparte superficie con el 14. Otro candidato es el 4 de Turnberry, un par 3 precioso, tradicional y que precisa de un tiro a green para evitar problemas: un bunker y una densa zona de rough en la parte derecha. El hoyo 4 es una copia del hoyo 8 de Royal Troon, el “Sello de Correos”, o “Postage Stamp”.

Turnberry, 8

Hoyo 5: El par 4 de Carnoustie gana. Un dogleg hacia la derecha que se puede jugar de muchas maneras, pero siempre evitando un sinfín de bunkers.

Carnoustie-Hole-5-Approach

Hoyo 6: el gran par 5 de Carnoustie. Un dramático par 5, en el que una de cada 10 bolas se van fuera de límites. Un hoyo para sobrevivir. El nombre del “Hogan’s Alley” (Callejón de Hogan) se debe a que en las cuatro vueltas del Open de 1953 Ben Hogan escogió la línea entre los bunkers de calle y el fuera de límites de la izquierda.

RGCARN6

Hoyo 7: El 7 de Royal Birkdale. Parece un par 3 normal, un tiro con un hierro 5. Pero causa un montón de problemas desde un tee levantado con viento cruzado. Rodeando al green hay 7 bunkers, uno de ellos en forma de anillo, y donde caer es una desgracia enorme. Otro magnífico hoyo 7 es el de Royal Lytham & St Annes.

Royal Birkdale Golf Club-The Open 2008 venue

Hoyo 8: El famoso “Sello de Correos” de Royal Troon. El apodo está dado por el tamaño del green. Es un tiro muy corto, de 113 metros, pero como falles un metro por la derecha o por la izquierda estás muerto. Hay un festival de bunkers enanos donde además la bola se quedará muy pegada al talud. El gran Gene Sarazen hizo un hoyo en uno en 1973, nada menos que con 70 años.

3480611_orig

Hoyo 9: El par 4 de Turnberry, quizá de los más fotografiados del campo. La salida es especial, ya que el tee de salida está literalmente sobre el mar y muy aislado. El tiro es muy intimidante, aunque no es difícil.

GettyOpen1986GregNormanTheOpenChampionshipHole9TurnberryResortScotland

Hoyo 10 de Muirfield: Un serio par 4. La calle y el green están bien protegidos por bunkers a la derecha, donde el viento se lleva la bola. Los dos bunkers del centro de la calle no están a distancia, pero obstaculizan la visión del green. Hay que tirar largo y recto.  Otro candidato: el hoyo 10 de Turnberry.

hole-10 muirfiled

Hoyo 11: Se discute entre el 11 de Carnoustie (un maravilloso par 4, largo y con muchos bunkers en la calle y sobre todo cercando el green),  y el de Royal Troon. Al final resulta ganador este hoyo tradicional de Troon. Una salida semiciega con fuera de límites por la derecha (el ferrocarril a Prestwick, tan clásico del paisaje de los links) y donde hay que sobrevolar un océano de tojos. Hoyo muy serio y muy duro. Jack Nicklaus hizo 10 golpes en el Open de 1962.

Hoyo 12: Un muy atractivo par 3 de Royal Birkdale. No es muy largo pero puede hacer que el green parezca muy pequeño. Y el tiro está amenazado por bunkers profundos y mucho rough protegiendo el green. Es uno de los mas duros del recorrido, quizá de toda la rotación del Open. Un green natural, parece que no ha sido diseñado; nació así. Casi no se ve la bandera, si se pone en la parte derecha del green. Monty habla de que es casi un dogleg; tienes que hacer un fuerte fade para llegar al objetivo. Es un hoyo crucial. Si fallas el tiro de salida, el bogey está asegurado.

royal-birkdale-12th-hole-england

Hoyo 13: Seguimos en el campo inglés de Royal Birkdale. Harrington elige este par 4, clave en su victoria del 2008. Es clave la salida, y más con los bunkers que hay en la zona de drive. Jugar corto tiene el inconveniente de que te queda un hierro muy largo.

panormaic-13th-hole-birkdale

hellbunkler

Hoyo 14: El elegido es el par 5 del Old Course en St Andrews. Es un par 5 larguísimo, de más de 600 yardas. Hay unos bunkers en la izquierda, los “Beardies”, que son horribles, donde es posible que para salir uno tenga que tirar hacia atrás. Y por supuesto está el famoso “Hell” Bunker, una especie de cráter monstruoso que yace en medio de la calle. También tenemos un fuera de límites por la derecha.

stroke_saver_15Hoyo 15: Casi al final del recorrido de Royal St Georges encontramos este par 4 serio y duro. No es un hoyo que pueda ocasionar una catástrofe pero es difícil. La calle esta repleta de bunkers y es necesario usar el driver porque el green tiene mucho peligro. También se mencionan los últimos 4 hoyos de Royal Lytham, hoyos tremendos que fueron testigos de la debacle de Adam Scott en el Open del 2012, donde hizo bogeys en los 4 últimos hoyos para darle la victoria a Ernie Els.

Hoyo 16: No se olvida la bestia abominable de Carnoustie: un par 3 eterno, de 200 metros, y con viento. Casi es un par 3,5. En realidad los tres últimos hoyos de este campo son brutales, con el Barry Burn serpenteando para causar destrozos. Se recuerda también el hoyo 16 de Lytham, donde Seve se fue a un parking en 1979.

carnoustie 16

Hoyo 17: No hay duda: el “Road Hole” de St Andrews. Difícil, intimidante, divertido, histórico. Muchas cosas extravagantes en este hoyo: un tiro ciego que sobrevuela un hotel, una carretera pegada al green, un bunker, el bunker. Quizá el mejor segundo tiro del golf, un hierro largo a un green difícil por ese bunker tan famoso.

CIMG4304

Hoyo 18: Pese a lo icónico del 18 de St Andrews y su valle del pecado, o los hoyos finales en Royal Troon o en Royal Lytham, se elige como mejor hoyo final de la rotación el 18 de Muirfield. Hoyo sólido, difícil, recto, con bunkers en la calle.

hole-18

Carton House Golf Club, Irlanda

6 de junio de 2012 7 comentarios

Carton House es el nombre de una finca enorme a unos 20 km de Dublín y que hoy alberga una mansión con un hotel/spa de lujo y dos campos de golf. La enorme casa, del siglo XVII, y sus alrededores han sido protagonistas de alguna película famosa: por ejemplo Stanley Kubrick filmó aquí Barry Lyndon.

Carton House Golf Club tiene dos campos: un parkland diseñado por Mark O’Meara, abierto en el año 2002, y otro tipo links (es decir más plano y sin tanto arbolado) diseñado por Colin Montgomery y abierto en el 2003. Es una buena opción para hacer un doblete: nosotros jugamos el O’Meara por la mañana, comimos y nos lanzamos al Montgomery por la tarde.

El O’Meara, sede del Irish Amateur Championship en 2005, es un campo precioso, ondulado y ancho. Lo que más llama la atención es la enormidad de la finca donde está: aquí caben 3 campos, pero los rectores han preferido hacer uno largo, espaciado y divertido de jugar. El tamaño del campo es tan enorme que te llevan en coche desde la casa hacia el tee del 1, y te recogen al terminar en el 18.

Dado que lo jugué hace más o menos un año no tengo un recuerdo muy preciso de los hoyos. Sólo que era un campo precioso y noble, con greenes grandes, desniveles, calles torneadas, y un mantenimiento perfecto. Se aprovecha la presencia del río para añadir algunos hoyos con obstáculo de agua.

A mitad del recorrido, y en el punto más alto del campo, se alza esta torre que sirve para dos cosas: es el logo del campo y sirve como punto de referencia para el golfista a la hora de apuntar. Su inclinación es más producto de mi impericia como fotógrafo.

El río Rye entra en juego en varios hoyos del recorrido, como en este par 3 hoyo 14.

El hoyo más bonito del campo es el hoyo 15, un par 5 en dogleg de izquierda a derecha. Si hemos conseguido un drive monstruoso podemos intentar tirar de dos a un green separado por el río, que descansa cercad de majestuosos árboles junto a una pequeña cabaña. Absolutamente idílico.

Esta es la vista de la calle del 15 desde el green. Ancha y cómoda.

El Montgomerie es un campo muy diferente, ya que está construido sobre una pradera bastante plana e imitando a los links. El peligro es el rough. Monty ha construído muchos bunkers cavernosos y buenos greenes. Ha sido sede del Irish Open del 2005 y el 2006. Es un campo mucho menos memorable que el O’Meara, pero un buen compañero para un gran día de golf.

Y después del partido, nada mejor que una Guinnes bien fría en el precioso bar del hotel.

El golf en Vietnam

15 de mayo de 2012 3 comentarios

La semana pasada estuve en Vietnam por compromisos laborales. No tuve ocasión de dedicar unas horas a disfrutar de la oferta de golf vietnamita, pero pude leer alguna revista local de golf (en su versión bilingüe, naturalmente) y charlar con los locales sobre el incipiente golf vietnamita. Mis conclusiones:

Como siempre pasa en los países emergentes y de escasa cultura golfística, el golf es la representación más notoria del lujo y el status social en Vietnam. La revista de golf acompaña sus artículos sobre este deporte a otros sobre motor (el nuevo Masserati), vela (lo último en superyates), moda (marcas italianas) o relojes de lujo. Y los reportajes que vi sobre campeonatos locales son una sucesión de fotos de super-ricos vietnamitas.

El club local de Saigon tiene una cuota anual de unos 30.000 dólares, una auténtica barbaridad para el honrado trabajador local (o extranjero).

En Vietnam hay 24 campos de golf, pero el partido comunista que gobierna declaró en 2010 su intención de construir 89 más en los próximos años. En Asia se están tomando el golf en serio: quieren convertirse en potencia turística. Tailandia (según la revista) es ya el tercer destino de golf del mundo después de España y Estados Unidos, recibiendo a 600,000 jugadores al año.

Parece ser que el mejor campo de golf del país es Dalat Palace, en la foto, un campo construido cuando Vietnam era Indochina, en los años 20.

https://i1.wp.com/www.golfblogger.co.uk/data/post_pics/Vietnam/Dalat_Palace_GC_Hole7.jpg

A finales de 2012 la región de Danang contará con tres campos de categoría mundial que permitirán a los turistas jugar al golf además de admirar las ciudades de Hue y Hoi An o el sitio de My Son, patrimonio de la Humanidad por Unesco. Colin Montgomery y Greg Norman firman dos de los nuevos campos: Montgomerie Links (en la foto abajo) y Danang Golf Club (el de la primera foto arriba).

https://i1.wp.com/photo.golfasian.com/golf-courses/montgomerie/_DSC0030.jpg

Sir Nick Faldo consiguió el diseño de Laguna Lang Co, nuevo campo que se abre en Septiembre de 2012. He encontrado este video de su visita al lugar, donde se aprecian los encantos de la flora y fauna locales:

Vietnam seguirá siendo más conocido para el golf por fabricar muchos de las maderas que usamos: muchas de las maderas Titleist son Made in Vietnam.

Jugar al golf en Vietnam debe ser una actividad heroica. En mayo las condiciones de calor y humedad son brutales hasta para andar por la calle. Los mosquitos que devoraban a los soldados en las películas supongo que seguirán en su lucha. Aunque muchos campos tienen sistema de iluminación nocturna para poder jugar sin sufrir demasiado, no parece el país idóneo para que el golf local cristalice.