Archivo

Posts Tagged ‘Robert Trent Jones’

Erin Hills: el sueño de Bob Lang

15 de junio de 2017 Deja un comentario

Semana de US Open. Por primera vez el torneo más sádico del circuito se juega en Wisconsin, un estado interior rural, muy frío en invierno y con escaso pedigree golfístico. (No es el primer major: Whisting Straits ha acogido 3 torneos del PGA; es ese campo tan salvaje donde Dustin Johnson perdió un PGA ante Martin Kaymer en 2010.)

La historia más curiosa que he leído estos días es sobre un individuo llamado Bob Lang. Un empresario local dueño de una empresa de calendarios (relativamente pequeña, llego a facturar 65 millones al año) y con una cartera de propiedades inmobiliarias que se enamoró de una finca rural en Wisconsin y soñó con transformarla en un campo de golf sede del US Open.

Atraer el US Open no es tarea sencilla. Muchos millonarios han comprado y gestionado campos de golf sin conseguirlo, entre ellos un tal Donald Trump. Pero la USGA prefiere campos públicos clásicos con historia, tipo Pebble Beach o Pinehurst. Se requieren campos con capacidad para acoger una infraestructura fuerte: tiendas, hospitalidad…

Lang compró la mayor parte del terreno en 2001 por 2,7 millones de dólares. En 2004 le mostró el terreno a Mike Davis, director del US Open. Davis se maravilló con la finca y le transmitió su entusiasmo. Y Lang pidió un préstamo de 11 millones de dólares para comenzar las obras. En 2006 se abrió al público, con greenfees a 150 dólares. Se gastó 5 millones adicionales en comprar fincas adyacentes, para que nadie construyera en los límites y estropeara las vistas.

En 2008 la USGA le premió con el US Amateur. Lang decidió gastar 2 millones adicionales para construir nuevos bunkers.

Después de gastarse 26 millones de dólares en su campo, Lang se arruinó: tuvo que venderlo todo para pagar sus deudas, incluso el propio campo en 2009, a un tal Andy Ziegler, por 10 millones. Lang hoy vive de la Seguridad Social y de la generosidad de Ziegler, que le empleó como “consultor del campo”.

Los arquitectos de Erin Hills, por cierto, son Michael Hurdzan, Dana Fry y Ron Whitten. Hurdzan es el quinto arquitecto de la historia, con Jack Nicklaus, Arnold Palmer, Byron Nelson y Robert Trent Jones, Sr. en haber ganado el “gran slam” de los diseñadores de campos: el Donald Ross Award (otorgado por la Asociación Americana de Arquitectos de campos de golf), el Old Tom Morris Award (de la Asociación de Superintendentes Americana) y el Don A. Rossi Award (de los Constructores americanos). Dana Fry trabajó con Tom Fazio antes de establecerse por su cuenta, y ha trabajado mucho en Estados Unidos sobre todo. Ron Whitten ha sido editor de Golf Digest desde 1985.

Anuncios

The Rolls of Monmouth, Gales

15 de febrero de 2017 1 comentario

En 1906 Charles Stewart Rolls y Sir Frederick Henry Royce fundan la compañía de motores para aviación Rolls Royce, el paradigma de la ingeniería inglesa a principios del siglo XX. En la foto, Charles Ryder, conduciendo, junto a su familia y en presencia del futuro rey Jorge V, en la mansión familiar de la que hablamos más adelante. La foto es de 1900.

the_original_rolls

La familia Rolls poseía en Monmouth, en Gales, una mansión ancestral propiedad de su familia desde 1767. Los jardines de la casa acogen el campo de Rolls of Monmoutch que comentamos en este post.

img_1006

El trazado discurre por un bosque suntuoso, enorme y precioso, lleno de árboles centenarios, con grandes praderas y con tanto espacio que cabrían varios campos en la finca. Uno de los parklands más agradables que se pueden dar por la campiña británica, mejorado con los palos al hombro. Robles enormes, arroyos serpenteantes, greenes ondulados. Una delicia de vuelta.

img_1044

Un trágico destino aguardaba a Charles Stewart Rolls, ya que falleció a los 32 años en un accidente de avión en 1910. Al igual que el joven Charles Stewart Rolls, el campo de golf destaca más por lo que podía haber sido que por lo que es. El campo es un ejercicio correcto de diseño pero que no deja el poso que dejan los grandes arquitectos a sus creaciones golfísticas. Uno se queda con la sensación de que en este terreno tan impresionante hay algo que no se ha aprovechado al 100%. ¿Qué hubiera hecho en esta finca Harry Colt o Robert T. Jones? Hoyos memorables, retos golfísticos al jugador, estrategias de diseño. Quizá se abusen de tiros ciegos, que nunca son agradables.

img_1007

Dos primeros hoyos muy blanditos que permiten al jugador no meterse en muchos líos. El hoyo 1 es un par 4 en ligero dogleg hacia la derecha. Una salida muy ancha a una calle sin peligros, salvo los inmensos robles que marcan la calle.

img_1009Toda la pradera de la parte derecha es el campo de prácticas, donde uno puede practicar con sus propias bolas. El green está al final de una suave bajada hacia la derecha. Un solitario bunker hace las veces de escolta.

img_1010

El hoyo 2 cuenta con una calle en ascenso desde el tee. Un par 4 recto, donde un gran árbol al borde de green actúa como búnker de aire, acompañando a los búnkers terrestres.

img_1012

El hoyo 3 es un dogleg de derecha a izquierda. Pero no hay nada desde el tee que delate la condición genial del diseñador.

img_1013

El green se ubica junto a una casa de piedra abandonada y pintoresca.

img_1015

A la espalda del tee del hoyo 5 vemos la mansión en todo su esplendor.

img_1017

El hoyo 5, un par 5 recto, termina con un green en alto bien escoltado por árboles y búnkers.

img_1023

El hoyo 6 es un par 4 en ascenso, con un green complicado de coger y más complicado de puttear.

img_1024

También es interesante el hoyo 7, un magnífico par 5 en descenso hacia un green protegido por agua. Un buen driver nos deja la oportunidad de llegar de dos, pero la recompensa está amenazada por el castigo del agua.

img_1025

El hoyo 8 es un par 3 donde las posiciones de bandera al fondo y a la derecha están bien protegidas. Un green muy divertido.

img_1028

Por último la primera vuelta termina con un par 4 corto y alcanzable desde el tee de salida (por los pegadores). La calle es anchísima y no tiene problema alguno, salvo el río que cruza por su inicio y que discurre por la derecha. El peligro está en un green donde la parte frontal escupirá la bola hacia la calle.

img_1029

La segunda vuelta sigue discurriendo por la enormidad de la finca disponible con hoyos relativamente sencillos. El hoyo 13 destaca por el lago que protege (bastante mal, por su lejanía) a este par 3 tan bonito.

img_1038

Después de un duro par 4, el hoyo 15 es un par 4 en dogleg precioso a un green en alto.

img_1041

Los dos hoyos finales ofrecen un final francamente bueno. El hoyo 17 es un par 5 largo en descenso que ataa a un green muy bien protegido. El 18 es un par 3 que se aprovecha de la presencia de la casa para enmarcar el tiro a un green a 180 metros.

img_1047

Parador de Málaga Golf

11 de enero de 2016 4 comentarios

Dos Paradores de Turismo en España cuentan con campo de golf propio. El mejor, sin duda, es el de El Saler, un campo descomunal de Javier Arana en las dunas de Valencia, de los mejores recorridos de Europa. El golf del Parador de Málaga, pese a ocupar un terreno privilegiado junto al mar, no alcanza ni de lejos estos niveles de excelencia.

Parador de Malaga - 12 de 30

El Parador de Málaga Golf es el campo decano de Andalucía, luce la firma de dos insignes diseñadores de campos: Harry S. Colt, el padre de la arquitectura de campos de golf, y el afamado Tom Simpson, también un prolífico diseñador de campos por todo el mundo, autor de Chiberta, entre otros. Colt empezó a trabajar en 1929 en un diseño de 9 hoyos sobre 44 hectáreas, pero tras la guerra, y sobre un campo arrasado, el Patronato Nacional de Turismo expropió 30 hectáreas más y encargó a Simpson la reconstrucción completa del campo hasta 18 hoyos y par 72. La Tom Simpson Society no menciona este campo entre sus haberes. Tampoco sé si queda algo de Colt en el nuevo diseño, inaugurado a finales de los 50. También he leído en Wikipedia que Robert Trent Jones participó en su remodelación, pero la web del campo no lo menciona. Ha sido sede de torneos del European Tour, la última vez en 2011 en el Open de Andalucía que ganó Paul Lawrie.

Como se puede ver en el plano que recibe al jugador en el hoyo 1, estamos ante un campo con mayoría de hoyos muy rectos, varios paralelos a la línea de costa y otros perpendiculares a la misma. Prácticamente todos los hoyos son planos. El routing, perfecto, ajusta muy bien los hoyos para reducir la distancia entre green y el siguiente tee.

Parador de Malaga - 1 de 30

Es un campo muy cómodo de andar y jugar, con calles bastante anchas y un arbolado bien desarrollado. Pares 3 notables en su recorrido. Un recorrido sin casas alrededor, con la excepción del parador. Aún así creo que los hoyos no cuentan con elementos de diseño que marquen bien su singularidad y el recorrido puede resultar algo repetitivo. Tengo que reconocer que esperaba más de este diseño denominado como clásico pero que más diría que resulta antiguo; un diseño un tanto plano al que le faltan elementos (escapatorias en los greenes, greenes más movidos con contornos más atrevidos, más salidas en alto, bunkers profundos o diagonales, etc.) que aporten un poco de emoción, vistosidad y aprovechamiento de un entorno privilegiado. Y barato no es, con greenfees por encima de 60 euros. En la foto, uno de los hoyos más espectaculares, el par 3 hoyo 6. El mantenimiento es regular, aunque los greenes no estén mal cuidados. Un campo entre dunas (muy planas), y con palmeras, eucaliptos y pinos junto al mar (viento ocasional) y en la línea de despegue del aeropuerto (ruido ocasional).

Parador de Malaga - 24 de 30

El hoyo 1 es un muy buen par 5, fácil, ancho, no muy largo y en un ligero dogleg a la izquierda. El mejor hoyo para empezar una vuelta con rapidez y sin dramas. Varios árboles amenazan el primer drive de salida. Un slice fuerte te lleva a la calle del 18.

Parador de Malaga - 2 de 30

El dogleg termina en un green ancho con caída de fondo a frente y protegido por bunkers escalonados.

Parador de Malaga - 3 de 30

El hoyo 2 es un par 4 recto, y que se va estrechando según nos acercamos al green. Hay muchos árboles por la parte derecha de la calle. El green recibe ligeramente elevado y protegido por un bunker en su parte izquierda.

Parador de Malaga - 4 de 30

El hoyo 3 es un par 4 corto (de 260 metros) pero con agua en la parte derecha. Desde el tee este obstáculo de agua no resulta evidente. Varios bunkers en la izquierda protegen el tiro conservador. Merece la pena un hierro corto y un pitch a green. A centro de green: tirar a bandera te puede llevar al agua (donde fui yo).

Parador de Malaga - 6 de 30

Otro par 4 largo y recto continúa. Lo más destacable es una gran depresión en la parte derecha de la calle en la caída del driver, y que nos dará un tiro ciego al green.

Parador de Malaga - 7 de 30

El hoyo 6 es un par 3 fantástico, por un enorme  y notable búnker frontal que protege a un green que desde el tee parece mucho más estrecho de lo que es.

Parador de Malaga - 13 de 30

El hoyo más difícil del campo es el 7, un par 4 en dogleg hacia la izquierda. Bordeamos la parte trasera del parador, por lo que tendremos vistas a todo el feo complejo de instalaciones de tuberías y máquinas. A la altura del green vemos los apartamentos del parador, que piden a gritos una reforma urgente. Quizá para mitigar este efecto, los diseñadores han colocado un lago con cascada en la parte derecha del green, un añadido nada natural, pintado de un azul extravagante y que resulta horroroso.

Parador de Malaga - 15 de 30

El hoyo 8 es un par 4, otra vez recto, que discurre paralelo a la línea de costa, y con el parador a la izquierda. No hay que pasarse de green para no meterse en líos, en forma de arbustos. Pese a su cercanía al mar no se aprovecha este emplazamiento para dotar de algo más de alegría visual al hoyo.

Parador de Malaga - 16 de 30

El 9 es un par 3 largo de 180 m, donde recibe un green alargado y con piano. Dos estrechos bunkers guardan los laterales del green. El parador, al fondo.

Parador de Malaga - 18 de 30

El hoyo 10, que nace casi en el mismo punto del hoyo 1, es otro par 4 recto. Solamente una palmera interrumpe el rumbo de una calle muy ancha aunque también hay dos bunkers en la parte izquierda. El green se se accede superando hasta cuatro bunkers que protegen su frontal de sus laterales. Hay un obstáculo de agua en la izquierda que no entra en juego.

Parador de Malaga - 19 de 30

El 11 es otro par 3 muy largo de 190 metros. Muchos bunkers cerca del green, y supongo que el viento, pueden añadir problemas. Otro hoyo próximo al mar pero que no se aprovecha para ofrecer una salida en alto algo más espectacular.

Parador de Malaga - 17 de 30

El 12 es un par cinco precioso que discurre perpendicular al mar y que se adentra entre bosques saliendo de la zona de dunas costeras. El hoyo discurre completamente recto y en subida hacia el green en alto. Muchos árboles en la caída del drive pueden arruinar la salida. Al fondo, la pista de despegue del aeropuerto, que ofrece un flujo constante de aviones muy cercanos. Una vaguada antes de green ofrece un tiro estupendo al mismo.

Parador de Malaga - 20 de 30

El 13 es un par 3 con green protegiendo derecha e izquierda del tiro. Como casi siempre ocurre, los responsables de los campos suelen ubicar las barras más adelantadas de lo que ofrece la tarjeta, y en este caso las barras estaban puestas directamente en la línea de tiro del par 3, un error incomprensible que lo único que hace es angustiar al jugador y retrasar el campo. El green se ve a la izquierda del tee de salida del 14, un par cinco de salida bastante angosta. La calle desciende suavemente hasta el mar. Un obstáculo de agua por la parte izquierda del green puede ofrecer peligro.

Parador de Malaga - 22 de 30

El hoyo 15 es un par cuatro muy largo y recto con una calle muy ancha que asciende hasta el green. Varios árboles rodean a la calle por todas partes. Nuevamente el movimiento se aporta con otra vaguada antes del green elevado.

Parador de Malaga - 25 de 30

El hoyo 16 es un par 5 recto casi hacia el mar. Hoyo sencillo, sólo dificultado por el agua a la derecha que no debería entrar en juego.

Parador de Malaga - 26 de 30

El 17 es un par cuatro cortito y recto de unos 310 metros. Como dificultad, un green pequeño que cae desde atrás hacia delante. Tom Simpson, ¿donde estás?

Parador de Malaga - 28 de 30

Para terminar el 18 es un par 4 muy serio, de casi 400 metros, con un ligero dogleg hacia la derecha. Una calle muy movida, con ligeras vaguadas y lomas, que recuerda a las de los links británicos y que puede dar un stance difícil.

Parador de Malaga - 30 de 30

 

Adare Manor Hotel and Golf Resort, Irlanda

9 de septiembre de 2015 4 comentarios

Empezamos con una aclaración necesaria: hay dos campos que se llaman Adare: el de Adare Manor, municipal (en la foto, uno de sus tees de salida, con castillo en ruinas al fondo), y el Adare Golf Club, que es el que comentamos hoy. Ambos campos, de hecho, se tocan en un punto, en el hoyo 15.

IMG_8695

Para entrar en el lujosísimo Adare Golf atravesamos una valla señorial custodiada por un guarda uniformado, accediendo a un jardín manicurado. Estamos en uno de esos castillos góticos y espectaculares propiedad de una familia inglesa milenaria y millonaria, y que cuenta con un vergel idílico que ha sido transformado, con la firma de Robert Trent Jones, en un campo de golf majestuoso, un jardín que representa el ideal de la perfección, el triunfo de la civilización sobre la naturaleza salvaje. El hotel y sus 700 acres han sido comprados recientemente por el millonario irlandés JP McManus por una cantidad cercana a los 30 millones de euros.

IMG_8716

El campo es un parkland que destaca por su estética, precioso, muy ancho, abierto, perfectamente manicurado, y cuajado de elementos encantadores: unas ruinas medievales, un caudaloso río de truchas, unos árboles majestuosos, impresionantes; hasta un cementerio para mascotas. No es extraño que haya sido votado el mejor parkland de Irlanda por Golf Digest 7 años seguidos, superando a joyas como Druids Glen, Carton House, Kileen Castle o el mismísimo K-Club (para mi, el K-Club está en un nivel golfístico superior). En la foto, el green del hoyo 13, el más bonito del campo

IMG_8689

Trent Jones, en lo que es su último gran campo, diseña un recorrido con mucho dogleg, calles muy anchas, y greenes muy grandes y movidos. Muchos tees de salida para endurecer el recorrido. Un campo relativamente plano y cómodo de caminar, precioso y que mejora hoyo a hoyo. La segunda vuelta es un espectáculo natural. El servicio es impecable, el starter, atento y amable, no dejará de aparecer para evitar juego lento.

El hoyo 1 es un par 4 franco, ancho, en ligero dogleg hacia la derecha. El driver tiene que ir por la izquierda para tener opción de alcanzar un green con mucha caída y protegido por un pequeño arroyo.

IMG_8656

El hoyo dos vuelve a ofrecer una calle en dogleg hacia la derecha. Empezamos a disfrutar de unos greenes enormes y unos árboles espectaculares. Aquí veremos un enorme bunker protegiendo al green por la izquierda.
IMG_8661
Continuamos con un par 4 en dogleg hacia la izquierda. El green está elevado y protegido por dos bunkers.
IMG_8663
El hoyo 4 es el primero de los grandes pares 3 del recorrido. Tenemos que evitar a toda costa aterrizar en el río Maigue que surca por detrás del green. Otro green enorme y movido.
IMG_8664
El hoyo 5 es el handicap 1. Un precioso par 4 con el green elevado en las alturas. La calle es ancha y gira para ascender hacia el green. Por la derecha, para acortar, hay agua y un rough tremendo. Hoyo para pegadores.
IMG_8665
Nuevo par 3 en descenso, simplemente precioso. Trent Jones diseña el green con más caídas del recorrido. Suerte con el putt.
IMG_8666
El hoyo 7 es un sensacional par 5 tipo Cape. Es un par 5 muy largo, pero la calle es tan ancha que no debería haber problemas en llegar al green de tres golpes. Salvo que queramos acortar, claro. Otro hoyo para reventar la bola desde el tee.
IMG_8667
El green está también resguardado por agua y bunkers. Lo normal es tener un tiro que sobrevuele agua.
IMG_8669
El siguiente par 4 gira levemente hacia la izquierda. El green está muy expuesto al viento y vuelve a tener una superficie muy ondulada.
IMG_8672
Para terminar el hoyo 9 es un par 5 recto e iluminado por la presencia de la casa detrás del green. Una preciosidad para sacar la cámara y retratar la opulencia, la majestad, el exceso. Un muro vegetal protege por toda la parte izquierda. Unos setos inmensos protegen el fondo del green de un cementerio de mascotas.
IMG_8675
El hoyo 10 es un par 4 ligeramente en cuesta arriba. Varios bunkers protegen la parte derecha de la calle. Hay que tener cuidado con el agua que rodea al green por la parte izquierda.
IMG_8676
El siguiente hoyo 11 es un par 3 muy pintoresco que cruza el caudaloso río Maigue a un green muy alargado y protegido por bunkers.
IMG_8677
El hoyo 12 nos enfrenta a un par 5 cuesta arriba, en dogleg hacia la izquierda. Destaca un green enorme y bien guardado por bunkers y rough, donde podremos tener putts realmente largos y movidos.
IMG_8683
El hoyo 13 quizá sea uno de los pares 4 más bonitos del mundo. El árbol que guarda el tee elevado, la calle que desciende ligeramente hacia la derecha y el tiro a green entre un muro de árboles centenarios, todo está preparado para el disfrute de los sentidos. Un green, como todos, grande y movido.
IMG_8686
Los hoyos que quedan no empeoran las sensaciones que nos está dejando el recorrido y van mejorando hasta llegar al final del mismo. El hoyo 14 es un dogleg hacia la izquierda con un green muy expuesto, protegido por bunkers y agua a la derecha.
IMG_8693
El hoyo 15 es otra preciosidad estética. El más corto par 4 está preparado para disfrutar de la “Manor House”, la mansión que se ofrece a la derecha. El río acompaña todo este hoyo por la derecha, así que conviene no acercarse demasiado.
IMG_8703
Un espectacular par 3 con lago es una vista principesca desde la casa, con unos árboles de hoja rojiza de un tamaño descomunal. El green, enorme, permite un tiro conservador.
IMG_8720
El hoyo 17 es un par 4 recto y largo, con una salida semiciega y ascendente. Un bunker enorme atrae las bolas por la derecha. El green es largo y estrecho. El hoyo está encajonado, otra vez, en un tubo vegetal.
IMG_8725
El hoyo 18, el hoyo más afamado del recorrido, es un magnífico par 5. Paralelo al río por la izquierda y con la calle apuntando hacia la casa club, el green está ubicado en la parte izquierda de la calle y cruzando el río. El green, muy movido, está perfectamente guardado por varios bunkers, además de un majestuoso cedro libanés.
IMG_8731

 

 

Un viaje de golf por las islas

27 de agosto de 2015 Deja un comentario

Tengo la suerte de hacer un viaje de golf con amigos cada año. Desde hace cinco años hemos arrastrado equipaje y palos por más de 30 campos ubicados, en su mayoría en las islas británicas. Son unos cuantos días de risas, amistad y sobre todo mucho golf, donde siempre combinamos los venerados links con impresionantes parklands. Los greenfees suele ser lo más caro de los viajes: además de buscar los mejores campos de golf (que no son baratos), hoy en día muchos billetes de avión pueden ser más baratos que los taxis que te llevan al aeropuerto, y se pueden encontrar hoteles razonables. Y alquilar una furgoneta entre 8 es bastante económico (en la foto, nuestro modelo preferido, la Ford Transit larga)

IMG_0010

Pero un links es un campo duro, donde uno pasa por las cuatro estaciones del año en cada recorrido, incluyendo mucha lluvia y viento, y donde los campos no son precisamente estéticos (para muchos, para mi son maravillosos). Para el golfista vago, mayoritariamente americano, amante del lujo y el oropel, que no tiene nada mejor que hacer con su fortuna, y que le gusta el golf bonito, ¿qué tipo de viaje de golf se podría organizar? He encontrado hoy una referencia hacia un viaje de golf algo más largo (21 días), y que consiste en dar la vuelta al mundo jugando por campos en islas de superlujo, organizado por la empresa americana TCS World Travel, que organiza viajes en jet privado.

tag_tcs_worldtravel_logo

Este es el itinerario del viaje del 2014 para 50 entusiastas millonarios:

  • Salida desde Hawai, con estancia en el Four Seasons Resort Hualalai. Antes de salir los viajeros reciben un juego de palos personalizados de la marca de su elección, que serán entregados en el campo de Hualalai, un diseño de Jack Nicklaus. Los viajes se hacen en avión privado, con asientos en clase business y de una duración no mayor a 6 horas por vuelo.

Huaialai

  • Desde ahí el grupo se desplaza a Fiji, con estancia en el InterContinental Fiji Golf Resort & Spa. Durante tres días se juega en el Natadola Bay Championship Course, un campo donde el mar se ve desde 15 de sus 18 hoyos y que ha sido sede del Fiji Open.

natadola bay

  • El siguiente destino es la isla norte de Nueva Zelanda, donde se juega el Lodge at Kauri Cliffs, un campo precioso sobre acantilados únicos.

the-lodge-at-kauri-cliffs-3

  • La siguiente parada es la isla de Bali, donde se juega el famoso Nirwana Bali Golf Club, diseño de Greg Norman. Conocí el campo hace años… es espectacular. Los viajeros se hospedan en el Alila Villas Soori, incrustado en un entorno que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

hoyo7ensayoega

  • Desde ahí volamos a Mauricio, donde nos relajamos en el Four Seasons Resort y tenemos la fortuna de jugar el Anahita, el campo de Ernie Els. También podremos visitar la Isla de los Ciervos, muy cercana al hotel, para jugar el Touessrok, obra de Bernhard Langer.
  • La siguiente parada es el Mediterráneo: el Verdura Resort de Sicilia acoge tres campos muy escénicos de Kyle Philips, el diseñador de Kingsbarns.

verdura

cabot links

El viaje está acompañado de guías locales, un chef privado, un médico y por supuesto un director de golf.

Para el 2015 el recorrido varía ligeramente, aunque sigue con la misma tendencia a hoteles lujosos, campos de postal y hacer muchas millas. Hawaii, Fiji, Sidney, Bali, Chiang Mai (Tailandia), Dubai, Mauricio, Sudáfrica y Málaga (donde se juega Valderrama y Finca Cortesín).

¿El precio? Algo más de 78,000 dólares. Pero ojo, a esto hay que añadir el viaje a Hawaii y la vuelta desde Málaga.

Ballybunion (Cashen Course), Irlanda

5 de junio de 2015 2 comentarios

“Cuando vi por primera vez el terreno par el nuevo campo de Ballybunion, me quedé sin palabras. Creo que el mejor terreno links que había visto nunca, y quizá la mejor finca de links del mundo. Con el océano a un lado y el río al otro, este terreno ondulado, movido y fluído es pura e indescriptible belleza.” – Robert Trent Jones.

IMG_8478

El Cashen Course, el segundo campo de Ballybunion, se suele despreciar como un campo menor. Mucho más moderno, y diseñado por Robert Trent Jones a principios de los 80, uno espera un links vulgar. Nada de eso. Estamos ante una versión extrema y salvaje del Old Course, un campo mucho más difícil, escarpado, surrealista. Un campo que parece haber estado ahí durante siglos. En la foto la calle y green del 9, con la casa club al fondo.

IMG_8460

Campo polémico, en dunas más altas, más escarpadas que las del Old Course. Trent Jones ha dejado intactas las dunas y ha construido un campo asombroso, una sucesión de hoyos imposibles entre dunas alucinantes. Alguno dijo que este diseño es de un “RTJ drogado”. Parece un campo diseñado para la PlayStation. Calles duras como el mármol, greenes salvajes de todos los colores, rough de links, viento brutal. Es un campo fantástico, surreal y extraordinariamente divertido. En la foto, la preciosa salida del 17.

IMG_8481

El hoyo 1 es un par 5 largo y en ligero dogleg hacia la derecha. La calle está ondulada y arrugada como es típico en links. Bunkers naturales, pot bunkers cerca de green, un buen aperitivo para empezar.

IMG_8444

El hoyo 2 es un par 4 donde desde el tee en alto se ve toda la calle descendente y el green en alto. El viento tenderá a llevarse la bola al rough de la izquierda. Un hoyo con aspecto de haber sido restaurado completamente hace poco.

IMG_8445

El hoyo 3 es un par 3 contra el viento. Dos o tres palos más pueden ser aconsejables. El green entre dunas no tiene nada de vulgar: una montaña rusa.

IMG_8446

Entramos en el corazón del campo donde se irán sucediendo hoyos memorables. El hoyo 4 es un enorme par 4, que parece mucho más largo de lo que es. Desde una gloriosa salida en alto uno tiene el estuario en la izquierda, el océano a la derecha y todo el campo a sus pies. Es momento de descoser la bola.

IMG_8447

El hoyo 5 es un par 4 muy corto (275 metros). Tendremos un wedge a un green ciego realmente glorioso. Un green colgado en una duna, muy ancho y ridículamente estrecho y rodeado de un rough selvático.

IMG_8448

El hoyo 6 es un par 3 con salida en alto.

IMG_8451

El siguiente hoyo es un par 4 corto pero con salida ciega y junto al mar. El viento azota con fuerza. El espectáculo de las dunas es sensacional.

IMG_8453

El hoyo 8 es un par 5 de más de 550 metros y cuenta con una salida semiciega en dogleg hacia la izquierda. Una piedra blanca marca la línea a seguir.

IMG_8456

Desde el borde de esta duna se extiende la calle como un tobogán gigante. El green vuelve a estar elevado y tiene más contornos y curvas que una pin-up.

IMG_8457

El hoyo 9 es un par 5 con salida en alto y alcanzable para pegadores en dos golpes. El problema es un green con tres plataformas donde no existe la superficie plana.

IMG_8459

La segunda vuelta es mucho más escarpada y surrealista. El 10 es un dogleg a la derecha con una calle estrecha entre unas dunas alucinantes.

IMG_8461

Dos pares 3 únicos continúan. El 11 cuenta con una salida preciosa junto al océano. Un par 3 con el green colgado de una duna.

IMG_8465

El 12 es otro par 3 largo y muy curioso. No es fácil haber visto un hoyo de golf en este terreno. El green vuelve a estar colgado de una cornisa. El viento sopla con fuerza a favor.

IMG_8466

El 13 es el más difícil del campo: un par 4 con salida semiciega. La calle gira ligeramente a la izquierda. El green es espectacular, tras una vaguada gigantesca. Con el viento de cara, además, quedarse corto es lo normal.

IMG_8472

El 14 es un par 4 largo y ondulado. Destaca un green con una especie de vaguada gigante en medio. Las escapatorias dan auténtico miedo.

IMG_8473

El hoyo 15, otro enorme par 5, presenta otro tiro ciego desde el tee con la consabida piedra blanca.

IMG_8474

La calle es un espectáculo entre dunas, una sucesión increíble de subidas, bajadas, curvas y desniveles hacia un green en alto.

IMG_8476

El 16 es un par 3 sencillamente precioso.

IMG_8489

El 17, otro gran par 5 corto, la calle serpentea descendiente hacia un green protegido por el mar, el viento y una vaguada. Es  muy probable que el segundo tiro sea ciego; hay que ser conservador (lo que yo no hice), y jugar un hierro corto porque la calle es de mármol y desciende vertiginosa.

IMG_8483

Para terminar un par 4 en dogleg hacia la izquierda. El green está muy elevado respecto de la calle y bien protegido por pot bunkers. Y cuenta con una superficie inclinada hacia el frente temible.

IMG_8488

 

 

 

 

Ballybunion (Old Course), Irlanda

29 de mayo de 2015 5 comentarios

En esta semana del Irish Open en Royal County Down, parece idóneo comentar otro campo mítico sede del torneo. Requiere una enorme determinación llegar hasta este icónico links en el suroeste de Irlanda. Las carreteras son estrechas y peligrosas, diseñadas para acoger un coche y medio en los dos sentidos. Y el campo, totalmente abierto al viento del océano, puede convertir la vuelta en un infierno. Pero merece realmente la pena el esfuerzo para jugar este campo y su hermano menos conocido, el Cashen Course. Si el tiempo acompaña, disfrutaremos un enorme día de dunas gigantes, viento huracanado, naturaleza salvaje y golf. En la panorámica, la calle y el green del 17 y del 18, con la casa club al fondo.

IMG_8434

El campo, siendo un links espectacular, data de 1893, aunque inicialmente fue considerado como “una madriguera de conejos bajo el pueblo, donde un golfista requiere de paciencia infinita y de un innumerable conjunto de bolas de golf”. El routing actual data de 1982, cuando se construyó la casa club y el nuevo campo Cashen, diseño de Robert Trent Jones. El Old Course exhibe hoy una primera parte más floja, en especial los dos pares 5 seguidos hoyos 4 y 5 que se juegan al costado de unas horribles casas prefabricadas de veraneantes. (Palabra curiosa aquí, donde los veranos duran 5 minutos y van seguidos de fuertes inviernos, lluviosos otoños y siempre ventosas primaveras.) Pero el campo va mejorando hoyo a hoyo  y en cuanto entramos en las enormes dunas y los greenes contorneados empiezan a castigarnos, conseguiremos gozar de un espectáculo inigualable de links puro, con unos greenes excelsos ubidados en los lugares más insospechados entre dunas enormes. Un ejemplo: el green del 11, encajonado entre un pasillo de dunas.

IMG_8404

La casa club no impresiona por su aspecto tradicional: estamos ante un inmenso edificio de hormigón que más parece un ministerio del este. Eso sí, bien equipada y repleta de fotos icónicas y de recuerdos que dan fe de su historia. Tom Watson aparece como el gran referente de estos links. El hoyo 1 no puede ser más funesto: un ligero dogleg hacia la izquierda que debe apuntar a la derecha de los pot bunkers de la calle para no visitar un cementerio, que es (obviamente) fuera de límites.

IMG_8362

Un letrero nos indica que uno no debe entrar en el camposanto a buscar bolas perdidas. Un incentivo para los locales para visitar a sus parientes…

IMG_8363

El hoyo 2 nos entrega de lleno en el terreno de la excelencia más absoluta. Un enorme par 4 en dogleg hacia la izquierda y con un green simplemente impresionante, en las alturas de una duna espectacular. Desde el tee se intuye el green elevado en los cielos; aterroriza su lejanía. Hay que conseguir un gran drive para tener opciones de tiro a green razonables. El par es un gran resultado.

IMG_8368

El par 3 que continua es largo (más de 200 metros) y precioso. El green parece un flan desde las alturas de la duna, un l por lo que plantea muchas opciones de ataque. La parte derecha es la opción más segura. Una placa en el tee recuerda un hoyo en uno de Payne Stewart.

IMG_8371

Los dos pares 5 que continúan tienen la particularidad de volar los greenes anteriores desde el tiro de salida. Una decisión muy inteligente para ahorrar metros en el diseño del campo. El fuera de límites de la derecha no puede ser más feo. En la foto, la salida del 5 sobre el green del 4. Ojo con un bunker escondido en medio de la calle.

IMG_8376

El hoyo 6 es un dogleg precioso y descendente hacia un green junto al mar. El green recibe alargado y con forma de flan. Como casi todos los greenes, está en un plano distinto del de la calle. Esto hace que los approaches con viento sean complejos y que sea necesario ser creativo en los approaches. O estar muy fino con el putter. A derecha e izquierda de green no es muy recomendable ir.

IMG_8384

El tee del 7, otro gran par 4, está totalmente expuesto al huracán del mar. La línea más agresiva va por encima de la playa para aterrizar en calle. El green es alargado y estrecho. Para dar una idea del infierno meteorológico que puede ser este campo, hay un green de invierno para cuando hay tanto viento que se hace imposible patear en el green.

IMG_8387

El hoyo 8 es un par 3 muy corto, de menos de 120 metros. Pero el viento azota por la espalda y el green tiene más curvas que una silla de montar, con escapatorias terroríficas a la derecha. Varios pot bunkers cavernosos amenazan. Un grandísimo par 3, que da idea de la excelencia en aprovechar unas dunas salvajes.

IMG_8392

El hoyo 9 es un reto infernal. Es un hoyo largo, con una salida en alto, un agujero extraño en medio de la calle y un green elevado y estrecho que resulta infernal. Sufrí un auténtico partido de tenis entre los dos lados de la calle. Algo parecido le pasó a Sergio García en el Irish Open del 2000, donde se hizo 9 golpes.

IMG_8396

La salida del hoyo 10 es semiciega, hacia una plataforma en una duna cercana. La calle girará ligeramente hacia la izquierda.

IMG_8397

Desde ahi un wedge bastará para un green también movido.

IMG_8398

El hoyo 11 es un impresionante par 4. Paralelo al mar, azotado por el viento, con una calle escalonada y serpenteante que vas descendiendo hacia un valle natural. La vista desde el tee de salida es gloriosa.

IMG_8400

El green está elevado y oculto entre dunas, una preciosidad natural.

IMG_8403

El par 3 hoyo 12 nos vuelve a enfrentar a un green enclavado en una duna elevada.

IMG_8405

Otro gran hoyo continúa, un par 5 espectacular. El río Kitty cruza por delante del green planteando la duda de si tirar a green o quedarse corto. Otro green elevado respecto de la calle recibe con mucha superficie. La foto está desde una duna gigantesca que tapa parcialmente la calle.

IMG_8410

Dos pares tres seguidos continúan. El primero no es muy largo, pero tiene un green con fuertes pendientes en ambos lados.

IMG_8411

El siguiente es mucho más largo y serio y además se hace casi contra el viento del mar. El green cuenta con dos partes muy diferenciadas.

IMG_8414

Y para terminar tres hoyos memorables. El primero es un par 5 en dogleg tremendo hacia la izquierda desde una salida en alto. Una colina-duna marca el borde de la calle.

IMG_8415

El segundo tiro se juega en un valle precioso entre dunas, y con el viento soplando con fuerza de cola.

IMG_8419

El 17 es un par 4 con una salida espectacular. La calle desciende majestuosa y natural hacia la izquierda. Las dunas son de un tamaño increíble.

IMG_8420

El green entre dunas es bastante plano y cuenta con los contornos en barranco de este campo. También destaca un pot bunker frontal temible.

IMG_8431

El 18 se suele despreciar como hoyo final, pero a mi me pareció un gran final de golf. La calle gira hacia la derecha desde un tee que casi sobrevuela el green del 17. Un gran bunker espera al jugador al final de la calle. El green está tras la dunas en la línea del bunker y es alargado y estrecho. Otro hoyo muy especial para terminar.

IMG_8437