Archivo

Posts Tagged ‘Donald Steel’

St. Pierre Marriott Hotel & Country Club, Old Course, Gales

17 de abril de 2017 Deja un comentario

El Old Course de St Pierre es la atracción golfística que propone un hotel Marriott de lujo enclavado en Gales, en una mansión del siglo XIV junto a la Iglesia del siglo XI dedicada al santo. Un lugar soñado para una escapada, con dos campos: el Old Course y el Mathern Course.

El campo ha acogido pruebas del British Masters y de la Solheim Cup. Entre la lista de ganadores vemos nombres ilustres como Seve Ballesteros, José María Olazábal o Bernhard Langer. La web explica que se ha invertido dos millones de libras recientemente para mejorar sus instalaciones, obra de Ross McMurray, en el año 2008.

El campo viejo fue inaugurado en 1962 y es obra de Ken Cotton, un ilustre diseñador fallecido en 1974 y que fue pupilo de Tom Simpson y trabajó durante años con Frank Pennink y  Charles Lawrie. (Ken Cotton participó en el rediseño de un links ya comentado, el Noordwijkse Golf Club en Holanda.) Estamos ante un parkland perfecto y precioso.

Resulta notable destacar que durante la construcción del campo Cotton invitó y conoció al entonces periodista Donald Steel, que más tarde se convertiría en socio y que es el único arquitecto que ha participado en el rediseño de todos los campos de la rotación del Open Championship: Prestwick, Musselburgh, St Andrews, Muirfield, Sandwich, Hoylake, Deal, Troon, Lytham & St Annes, Prince’s, Carnoustie, Portrush, Birkdale y Turnberry. Dato curioso pero esto no tienen nada que ver con un links, como se ve en la foto.

El Old Course está construido en torno a un lago precioso y jalonado de árboles centenarios y enormes, especialmente este roble gigante de más de 400 años que enmarcan la calle del hoyo 2.

Se trata de una finca relativamente plana, muy fácil de caminar y con calles anchas y bien remarcadas por árboles enormes.

En algunos hoyos el green está bien protegido por el propio desnivel de la calle.

Los últimos hoyos son los más bonitos del campo, con el lago enmarcando los tiros a green desde unas calles perfectamente cuidadas.

El hoyo 17 es un par 4 atractivo por el green bien bordeado por el lago.

El hoyo 18 es quizá el más escénico del recorrido, con el hotel al fondo, la salida en alto y el lago enmarcando la salida, sin entrar realmente en juego.

Anuncios

Los cambios en el Ailsa Course de Trump Turnberry

3 de mayo de 2015 3 comentarios

Donald Trump es un empresario millonario norteamericano algo extravagante que hizo su fortuna en negocios inmobiliarios. Desde hace tiempo está apostando por el golf de calidad. Hace poco nos hacíamos eco del Trump Golf Links at Ferry Point, su nuevo campo en Nueva York. Hoy comentamos los cambios que va a realizar en el campo de Ailsa de Turnberry (ahora Trump Turberry), sede de 4 Open Championships (el último, el de 2009, el Open de Tom Watson… que ganó Stewart Cink). Trump compró el hotel y el campo en 2014.

watson1dennis

El campo data de 1906 y es diseño de Willie Fernie. Después de las dos Guerras Mundiales, donde se construyó una pista de aterrizaje sobre sus calles, Philip Mackenzie Ross reconstruyó el campo en 1951.

El arquitecto inglés Martin Ebert, de la firma Mackenzie & Ebert, será el encargado de la transformación. Ambos arquitectos británicos (MacKenzie es escocés), se les conoce por su trabajo en los grandes campos del Open Championship, los “museos del golf” los llama MacKenzie. Discípulos de Donald Steel, con quien trabajaron hasta formar esta compañía, son arquitectos que conocen bien a los clásicos y que han tenido el honor y la responsabilidad de rediseñar las “Monas Lisas” del golf.  Los cambios comenzarán en verano después del Open Championship femenino. El campo se cerrará en septiembre y se reabrirá en Junio de 2016.

Según Trump, los objetivos son retener el routing del campo, pero enfatizando las vistas espectaculares sobre la costa. Para ello se construirán 9 greenes completamente nuevos, que intentarán tener algo más de movimiento pero sin desentonar respecto del resto. Se trata de intentar tener más posiciones de bandera. Este video imprescindible resume todos los cambios.

En resumen son:

  • El hoyo 1 será alargado con nuevos tees y un nuevo green.
  • El hoyo 4, par 3, también verá un nuevo green.
  • El hoyo 5 contará con nuevos tees de salida y green nuevo, y se jugará como un par 5 para los amateurs y como un par 4 para los profesionales.
  • El hoyo 6, un largo par 3, será acortado con un nuevo green ubicado contra un fuerte desnivel de dunas. El tee se pondrá en el borde de las dunas, sobre la playa. Ebert explicó que no tenía sentido tener dos pares 3 tan largos (más de 200 metros) y tan juntos (ya que el 9 será también un largo par 3). Según Ebert se va a construir uno de los mejores pares 3 del mundo. Como dice el video, Tunberry tendrá un “Postage Stamp”, un “sello de correos” en referencia al hoyo corto de Royal Troon.
  • El hoyo 9, par 4, será transformado, como decía, por un par 3 largo. Se mantiene el carry sobre los acantilados y el océano. El green estará más cerca del famoso faro, el punto central del campo e imagen icónica del mismo.

1753736-turnberryailsaaerial

  • El hoyo 10, par 4, que ya vio cómo Ebert construyó un nuevo tee para profesionales que se estrenó en el Open del 2009, verá este tee todavía más retrasado y se convertirá en un par 5. El green se moverá hacia atrás donde está el green del hoyo 11, teniendo el mar en los dos lados.
  • El 11 también se jugará como un nuevo par 3 entre la costa.
  • El hoyo 14 tendrá un nuevo green con vistas al mar, ubicado donde hoy está la calle del 9.
  • El hoyo 17 tendrá un nuevo green y se convertirá en un par 4.

1977_Tom_Watson_an_2970969k

  • Y para terminar el 18, denominado “Duel in the Sun” por la pelea entre Tom Watson y Jack Nicklaus en el Open de 1977, será alargado y convertido en un hoyo más recto, con nuevos tees desde lel banco de dunas. Antes era un dogleg donde los espectadores no veían a los jugadores hasta que llegaban a la esquina del dogleg. Ahora todo el hoyo se verá desde el tee, y el tiro de salida será mucho más estratégico, dando opciones de jugar corto desde el tee y tener un segundo tiro largo, o arriesgar con el driver para tener un approach corto.

¿Es razonable intentar mejorar una obra maestra? ¿Los cambios destruirán el encanto del campo? Esperamos ver pronto el resultado.

Noordwijkse Golf Club (Noordwijk), Holanda

13 de julio de 2014 5 comentarios

Sobre las dunas de esta localidad costera ubicada a 45 minutos de Amsterdam se ha jugado al golf desde 1915, cuando el campo de Noordwiijk se creó con 9 hoyos en su recorrido. Afortunadamente, el campo original fue transformado en una urbanización y un parque público. Y digo afortunadamente porque gracias a esto se pudo construir, en 1972, este links salvaje entre las dunas vírgenes de la costa y a través de un denso bosque de pinos. Un recorrido de 18 hoyos reconocido como el mejor de Holanda y, en algún ranking, el segundo de Europa Continental. En la foto, el fantástico green del hoyo 15.

IMG_5929

Frank Pennink, su diseñador, fue un jugador amateur holandés notable, autor de éxito sobre golf. Su libro Golfer’ Companion, una guía de campos británicos, le llevo a ser arquitecto de éxito, asociado a nombres tan célebres como Donald Steel y Cameron Sinclair. Pennick también diseñó en Europa el campo de Vilamoura en Portugal.

En un país con tanta densidad de población sorprende encontrarse un links tan puro y tan salvaje, un campo que parece que siempre haya estado ahí, donde la única casa que se ve es la muy modesta casa club. Otro rasto de civilización: se intuye un carril bici que discurre paralelo por el bosque a algunos hoyos. La sensación de aislamiento y naturaleza (y más de un tiro ciego) son similares a la que se puede vivir en otro links perfecto, Royal County Down. El campo es un links perfecto y un parque zoológico. Yo nunca me había topado con una familia de ciervos pastando: aquí los vemos disfrutando de la vida en las proximidades del green del hoyo 1.

IMG_5878

Aunque el mar no se ve desde los hoyos, se escucha su rumor durante toda la vuelta. Y sobre todo se percibe por el viento, el complemento ideal de un buen links que hará volar la bola y que azota calles y greenes endureciéndo este suelo arenoso. Hay que cambiar el chip (es decir, hay que chipear más) a la hora de atacar greenes y banderas: la bola va a rodar mucho. Si a esto añadimos greenes elevados con amplias escapatorias y cavernososos bunkers, el reto golfístico se puede poner muy serio. En la foto, el green del hoyo 9.

IMG_5873

El campo de prácticas está ubicado entre las calles del 1 y del hoyo 9, y para llegar a él tendremos que tener cuidado en evitar las bolas de salida del hoyo 1, un par 4 en ligero dogleg hacia la izquierda y con salida en alto. De hecho el tee apunta directamente hacia las casetas del campo de prácticas. No está el lugar ideal, y parece que hay planes ambiciosos de rediseño del campo en el futuro.

IMG_5874

El hoyo 2 es un par 5 fantástico con una salida en la que hay que salvar una zona de espeso rough. El único obstáculo de agua, un estanque pequeño, se oculta por la parte derecha de la calle a la altura del drive. La calle serpentea arrugada en ligero dogleg hacia la derecha. El segundo tiro será ciego y debe superar una enorme duna que oculta el camino al green.

IMG_5882

Ya desde lo alto de la duna atacamos a un green elevado con una escapatoria importante. El espectáculo es sobrecogedor. No hacen falta muchos bunkers para proteger al green. Basta con un inmenso montículo en su parte derecha.

IMG_5883

Un par 3 relativamente corto continúa. La sorpresa está en que empezamos a ver muchos árboles: sin dejar la duna, nos adentramos en un espeso bosque, donde jugaremos los hoyos 4 al 7, 11 y 12.

IMG_5884

El siguiente hoyo par 4 es el handicap 1 del campo. Este dogleg hacia la derecha tiene un fuera de límites por toda su parte izquierda y una vaguada llena de árboles y con un rough denso por la derecha. Hay que poner la bola en calle. El hoyo asciende en toda su longitud a un green elevado con un fuerte falso frente. El par es recibido con una gran sonrisa.

IMG_5886

El hoyo 5 es un dogleg hacia la derecha. Es obligado ser preciso con el driver y poner la bola en la parte izquierda de la calle para poder tener tiro a bandera. La calle desciende de forma abrubpta hacia un green rodeado de pinos. Estamos ya en pleno bosque: no hay margen de error fuera de calle.

IMG_5891

El hoyo 6 es un par 3 intimidante entre pinos. El green es tremendamente movido y el tiro no es nada claro por la presencia de tantos árboles y arbustos que ocultan parte de su superficie.

IMG_5892

Después el hoyo 7 nos va sacando del bosque. Aunque sea relativamente corto, el tee de salida entre árboles no deja más opciones que buscar la calle lo más recto posible en este dogleg hacia la izquierda.

IMG_5896

Además de los árboles, un bunker de calle y dos pot bunkers cerca del green obstaculizan nuestros deseos de llegar pronto al agujero.

IMG_5897

El hoyo 8 nos enfrenta a otra salida ciega. El hoyo gira completamente hacia la izquierda por lo que hay que cerrar la bola por encima del borde de la calle y la duna para alcanzar la calle. Los pegadores disparan directamente por encima de la duna en un tiro precioso y lleno de suspense.

IMG_5898

Desde lo alto de la duna no vemos más que dunas y golf. Una calle abollada y un green con dos bunkers nos recibe, además, con un fuerte viento en contra. IMG_5903

Para terminar la primera vuelta, un largo par 5 recto normalmente contra viento cruzado. Paralelo al mismo discurre el hoyo 10, un par 4 también recto con viento de cola, donde la calle cae fuertemente a la altura del driver a una enorme vaguada, dándonos la oportunidad de alcanzar distancias notables.

IMG_5908

El green del hoyo 10 vuelve a lucir un falso frente e importantes escapatorias por su parte izquierda y trasera. No hacen falta muchos bunkers para complicar el par.

IMG_5910

El hoyo 11 es un maravilloso par 5 corto. La estrechez del tiro de salida es evidente desde el tee, además de dos pot bunkers de calle.

IMG_5911

Desde las cercanías del green el hoyo asciende vertiginosamente hacia un green pequeño y colgado entre las dunas y los árboles. El green, aunque parezca plano, cuenta con una caída constante que ilumina cualquier putt.

IMG_5913

Después de un par 3 jugado desde las alturas y contra el sol, el hoyo 13 nos devuelve a los links con un par 4 temible. Tee de salida agobiantemente estrecho, calles onduladas con mucho peligro por la izquierda y un temible pot bunker protegiendo al green. Desde la foto no se percibe este obstáculo de arena, pero realmente puede causar pesadillas.

IMG_5922

El hoyo 14 es un extraordinario par 5 que serpentea entre dunas a un green elevado. Una nueva tipología de hoyo en un campo en el que todos los hoyos tienen su carácter especial, aunque manteniendo una coherencia general. La salida gira hacia la derecha y más tarde el green se esconde en lo alto de una duna en la parte izquierda de la calle.

IMG_5925

El 17 es un precioso par 3 entre las dunas, largo y tenso. Y para terminar, un glorioso hoyo final que asciende hacia la casa club en un suave dogleg hacia la derecha. Es un hoyo excelente para terminar: un par 4 francamente largo que obliga a dos golpazos para poner la bola en green evitando los dos bunkers de calle y otro pot bunker junto al green. En verano se puede gozar de estas vistas hasta casi las 10 de la noche, disfrutando de una campo de golf muy especial.

IMG_5936

 

 

Royal County Down (Championship Links), Irlanda del Norte

5 de julio de 2013 4 comentarios

En mi último viaje de golf por Irlanda he podido conocer dos campos excepcionales: Royal Portrush y Royal County Down. Ríos de tinta derramados y miles de pintas de cerveza testigos de cómo miles de golfistas debaten hasta la extenuación y durante décadas una cuestión golfística fundamental: cuál es mejor de los dos. Para muchos, incluido Golf Digest, Royal County Down es el mejor campo del mundo fuera de Estados Unidos. Un links salvaje, la mejor combinación de belleza estética y brutalidad golfística. No es casualidad ver la misma firma en ambos campos: Old Tom Morris y Harry Colt.

Leo que el primer trazado de 18 hoyos lo realizó Old Tom Morris (1890), aunque el campo es prácticamente obra del capitán del campo George Combe (a principios de siglo) y posteriormente por Harry Vardon (en dos visitas, 1908 y 1919) y por Harry Colt (1925). La huella de Colt es reconocible en los pares 3 del recorrido. Donald Steel hizo algunos cambios a los hoyos 16 y 18 en 1997. Pese a la intervención de los diseñadores, la sensación predominante es que estamos en un links absolutamente natural, una reliquia victoriana perfecta. Quizá el links más salvaje que he jugado. El triunfo de la civilización sobre la selva. En un emplazamiento privilegiado, con vistas a las montañas de Mourne, el campo luce una orografía muy accidentada entre dunas, lo cual obliga a ir muy recto desde el tee de salida. Además muchos tiros son ciegos, por lo que si no estamos finos podremos perder muchas bolas. Muy aconsejable jugar con caddie o con alguien que conozca el campo, o en su defecto con un stroke saver. Encontraremos en este paseo entre dunas muchos bunkers con barbas, infinidad de arbustos de todos los colores, vistas increíbles y unos greenes fantásticos, muy duros como es norma en links. Aunque para un campo con esta fama y con este precio, la velocidad de los greenes que jugamos fue muy lenta e impropia de su categoría. Esta es la vista desde la calle del 1, que está prácticamente pegada a la playa de la bahía de Dundrum.

IMG_1871

Los primeros nueve hoyos son caviar puro, 9 joyas durísimas. El hoyo 1 es un par 5 franco, recto y sin demasiados problemas atacando a un green alargado. Es básico empezar bien porque estamos en uno de los hoyos más sencillos del recorrido.

IMG_1870

El hoyo 2 discurre recto y paralelo a la playa. Primer drive ciego aunque a una calle ancha. La gracia está en que si no estamos en el centro de la calle no veremos el green, que queda tapado por dunas. Un enorme bunker también aterroriza al golfista pusilánime. La foto es mala porque en cada hoyo tuvimos una estación diferente: aquí pasamos del verano al otoño-invierno. Hay que tener mucha paciencia y ropa cómoda para todas las condiciones posibles.

IMG_1884

El green del 2, además de varios bunkers cercanos que lo escoltan, está bien elevado en un área con abundantes caídas y escapatorias. No me quiero imaginar lo que es este campo con greenes rápidos: una masacre.

IMG_1885

Esta maravilla es el grandioso hoyo 3, par 4 natural donde los haya, con al menos 10 bunkers totalmente naturales. Como siempre la calle es el sitio donde hay que estar. Es un hoyo fantástico porque tienes miles de formas para llegar al green, pero sólo con la bola larga en la izquierda uno tiene visión del green en su segundo tiro.

IMG_1887

Si hasta ahora hemos tenido el viento a favor, el hoyo 4 lo jugamos con viento en contra. Un espectacular par 3 de 180 metros, con el sello de Harry Colt, que sobrevuela desde un tee elevado un mar de jaras y arbustos y con las montañas al fondo.

IMG_1889

El green del 4 es largo y estrecho. Está escoltado por 9 bunkers en su parte frontal y derecha. El Stroke Saver dice que como todos los greenes en este campo, los putts que caen del frente hacia el fondo tienen a caer hacia el mar.

IMG_1890

El hoyo 5 nos enfrenta a otro drive ciego en el que hay que apuntar a una piedra blanca y rezar. Aquí el problema no es sólo que el tiro sea ciego, sino que la calle va en diagonal. Nuevamente la ondulada calle parece bombardeada de bunkers por todas partes.

IMG_1891

Otro par 4 sigue con salida semiciega. El green es quizá el más pequeño del campo. No hay que pasarse nunca del green porque la duna se tragará la bola.

IMG_1904

El hoyo 7 es el par 3 más corto del recorrido. El green está elevado por lo que el viento azotará bien. Hay que tirar la bola a la parte frontal del green por la derecha, porque si no se marchará por las escapatorias que tiene a la izquierda o al fondo y el par será muy complicado.

IMG_1905

Otro hoyazo sigue: el 8 es un par 4 ascendente muy largo, con bunkers protegiendo la salida tanto con viento a favor como en contra. Un green estrecho y elevado y con muchas caídas.

IMG_1906

Y para terminar, el hoyo quizá más famoso del campo, no por su salida que es ciega, sino por lo que se ve al llegar a la cima. Una salida muy curiosa, única; hoy no se diseñan hoyos así. Un poste marca la línea a seguir: hay que pegarle duro y por esa línea para tener esperanzas de llegar a la calle.

IMG_1911

Desde la cima se extiende la calle ligeramente hacia la izquierda. Podemos admirar la casa club enmarcada en las montañas. Dos bunkers y una duna protegen la entrada del green a unos 40 metros del mismo, aunque parezcan mucho más cercanos al green. Una primera vuelta gloriosa y que me castigó con dureza.

IMG_1916

Comento algunos hoyos de la segunda vuelta. El hoyo 11 es otra salida completamente ciega y donde un poste marca la línea para superar una duna y llegar a una calle que gira ligeramente a la derecha. Lo que no contamos es que las barras no estaban en su sitio teórico: 4 drives perfectos y 4 bolas a un rough denso y complicadísimo.

IMG_1921

Seguimos hacia el segundo par 5 del recorrido. La calle hay que visitarla para tener opciones. Desde el segundo tiro vemos el green y varios bunkers escalonados hacia el, recibiendo las bolas que no vayan muy rectas. Hay que pensárselo dos veces para atacar este green desde lejos.

IMG_1922

Para mi, el hoyo 13 es el mejor del campo. Un dogleg de izquierda a derecha maravillosamente estratégico. Ante nosotros una calle ancha y alcanzable con madera. Podemos intentar ganar metros y visibilidad del green por la izquierda, pero si cerramos la bola en exceso nos espera un rough selvático. Si decidimos tirar por la derecha en dirección al bunker de calle, nos quedará un tiro ciego y muy largo al green.

IMG_1924

Desde la esquina del dolgeg avistamos el green, protegido por la izquierda por un bunker (hay otro en la derecha que no vemos). Podemos ver las barbas de los búnkers, que penalizan de verdad. Este green, metido en un anfieteatro de dunas, es diabólico y hacer tres putts es la norma. El arco iris apareció para enmarcar este prodigioso hoyo.

IMG_1929

Esta es la vista del hoyo 13 desde detrás del green, donde se puede ver lo amplia que es la zona derecha del green, y por la derecha elevada, la calle del hoyo 15.

IMG_1933

Después de un hoyo así uno se quedaría a jugarlo de nuevo, pero nos toca otro extraordinario par 3, desde un tee elevado. Un bosque de pinos encuadra el golpe de un green muy difícil de puttear (otra vez). Los tres hoyos finales retornan en dirección a las montañas. El hoyo 15 tiene un tiro precioso a una calle ascendente que luego gira hacia la derecha. Hay que hacer volar la bola y conseguir avanzar para tener oportunidad de llegar al green de dos golpes.

IMG_1939

El hoyo 16 es un par 4 corto y llegable por los muy pegadores (no es mi caso). Mucho ojo con los arbustos de la derecha o izquierda porque perdemos bola seguro.

IMG_1942

El hoyo 17 nos enfrenta a un par 4 ligeramente ascendente. Si pegamos la bola bien podemos acabar en un pequeño obstáculo de agua en medio de la calle (que no se ve desde el tee de salida).

IMG_1944

Para terminar, un par 5 exigente donde hemos de negociar desde el tee de salida 18 bunkers que acompañan a la calle. Curiosamente el green no necesita bunkers, le basta con las caídas tremendas que tiene y por un arbusto que lo protege en su parte izquierda. Un final duro para este gran campo de golf.

IMG_1948

 

 

El plan director del Club de Golf Terramar (Sitges)

10 de junio de 2012 1 comentario

El Club de Golf Terramar, en Sitges, es un diseño de 1929, diseñado por Tom Simpson. Inicialmente contaba con 9 hoyos tipo links. Del diseño de Simpson se conserva intacto el actual hoyo “La Higuera” que a veces se juega como 17. En años siguientes otros diseñadores han trabajado en el campo: F.W. Hawtree (9 hoyos en 1973), Manuel Piñero (rediseño de 6 hoyos en 1992), Jim Fazzio (greenes en 1993) y Enrique Saenger (tees).

Mi amigo Jarvis_co postea en el foro de la OMCat este documento imprescindible para los amantes de la arquitectura de campos de golf. Se trata del Plan Director del campo, propuesta de MacKenzie & Ebert para resolver algunos de los problemas de diseño del campo. El documento explica bien las virtudes y las debilidades del campo hoy, discute dos alternativas y presenta un nuevo y espectacular trazado .

Los socios de la empresa que ha preparado el plan son Tom MacKenzie y Martin Ebert. Ambos arquitectos británicos (MacKenzie es escocés ), se les conoce por su trabajo en los grandes campos del Open Championship, los “museos del golf” los llama MacKenzie. Discípulos de Donald Steel, con quien trabajaron hasta formar esta compañía, son arquitectos que conocen bien a los clásicos y que han tenido el honor y la responsabilidad de rediseñar las “Monas Lisas” del golf. Han trabajado recientemente en Turnberry (en la foto), Royal St. George’s, Royal Troon y Royal Liverpool. Están asesorando a Carnoustie. Y este año los jugadores del Open Championship encontrarán muchos cambios suyos en Royal Lytham & St. Annes.

Su filosofía de diseño está reflejada en este trabajo para Terramar: dan mucha importancia a los contornos de los greenes y sus alrededores. Les gusta añadir dificultad a los campos sin el recurso fácil de añadir más distancia. Son defensores de la integración plena del campo en su entorno. Y saben que los campos clásicos se construyeron con pocos recursos y hacen gala de realizar proyectos económicos (lo cual es hoy una obligación).

Para la construcción de tres nuevos hoyos 11, 12 y 13, se exige la adquisición de una finca aislada que está hoy dentro del campo y que contiene un edificio abandonado protegido (y por tanto no derribable). Además el ayuntamiento ha cedido unos terrenos por 50 años.

Un socio amigo me confirma que el plan se irá haciendo a medida que vayan entrando nuevos fondos por la entrada de socios.