Archivo

Posts Tagged ‘Dave Thomas’

Rory vs Rooney

6 de diciembre de 2013 Deja un comentario

Nike reúne a los dos británicos con pecas más famosos del deporte mundial. Los greenes del campo de Mottram Hall en Cheshire, un precioso campo diseño de de Dave Thomas, padecen el rodaje del nuevo anuncio de Nike, en el que Rory McIlroy y Wayne Rooney lucen sus galas de golf… para lanzar una pelota de fútbol. Es un poco el mismo esquema que otros spots de la marca. A destacar el cameo del “fenómeno” Ronaldo, que sólo está para dar entrevistas.

Anuncios

Club de Golf Montanyà, El Brull (Barcelona)

12 de abril de 2013 1 comentario

Es lógico pensar que el Club de Golf Montanyà deba su fama a su privilegiada ubicación, junto al parque natural del Montseny. Es un campo precioso, muy arbolado y aislado de cualquier promoción inmobiliaria que cerque sus calles. Un campo para disfrutar aunque uno no desarrolle su mejor juego. El campo discurre, en parte de sus hoyos, entre bosques y esto puede provocar estragos si no tenemos el punto de mira afinado. Pese a estar en un entorno montañoso, su trazado es benigno con el jugador. En alguna foto abajo se puede ver la casa club El Estanyol, una vieja masía , originaria del siglo XIV, reconstruida y donde se dice que podremos disfrutar (dicen) de la mejor comida que se da en un club de golf en toda Cataluña.

La belleza del campo quizá pueda esconder o minimizar otros méritos de este trazado de Dave Thomas (arquitecto firmante de Belfry, Abama y de otros campos ya reseñados aquí como el Centro Nacional de Golf, Alcaidesa Links o Drumoig).  En efecto estamos ante un diseño que reúne algunos hoyos fantásticos, en especial en la segunda vuelta. De entrada contamos con unas instalaciones de práctica sensacionales, con uno de los más grandes explanadas para practicar drives y hierros que he visto.

El hoyo 1 es un tiro precioso desde la altura. Nuestro drive debe cruzar un lago, aunque realmente no debe entrar en juego. Una gozada cruzar por este puente de piedra. La calle asciende hacia un green protegido por un bunker lateral a la izquierda. Todo lo que sea meterse en los bosques laterales no es buena idea.

IMG_1190

El hoyo 2 es un par tres cortito con el green en alto, y protegido por un bunker enorme a su derecha. El (pésimo) green de este hoyo es el ejemplo de green artificial: tres plataformas planas a diferentes alturas, que se comunican por sendas pendientes.

IMG_1191

Pasamos al hoyo 3, un dogleg en 90 grados hacia la izquierda. No sé si es posible tirar a green desde el tee de salida y si merece la pena. El tiro con hierro largo o madera bastará para poner la bola en calle sin llegar al bunker de calle.

IMG_1192

Desde aquí un disparo a un green elevado y en diagonal, protegido por un bunker frontal, con un hierro medio nos acercará al par. Aunque los árboles del fondo intimiden, realmente no entran en juego.

IMG_1193

El 4 es otro dogleg hacia la izquierda, desde un tee en alto. Se puede intentar cerrar la bola y acercarla mucho al green si uno conoce el campo y tiene potencia. Aunque la ventana parece estrecha, la bola debería sobrevolar los árboles de la izquierda.

IMG_1194

El segundo tiro es franco a un green inferior y protegido por dos bunkers a su izquierda. El green es largo lo cual permite ser generoso con el hierro.

IMG_1195

Nuestro siguiente hoyo es un buen par 5 aplatanado al draw, aunque su salida pide una bola recta o abierta. La parte derecha es fuera de límites hasta una caseta situada bastante más adelante, por lo que conviene apuntar a la parte izquierda de la calle, más de lo que parece. Además el desnivel de la calle nos llevará la bola hacia la derecha, por donde serpentea un arroyo.

IMG_1196

Si queremos alcanzar el green de dos, debemos tener en cuenta el obstáculo de agua en la parte derecha de la calle, antes del green. Mejor tirar por la parte izquierda, ya que el desnivel acercará la bola a este obstáculo.

IMG_1197

Después de este par 5, jugamos un par 3 con el green ligeramente en alto, y que tiene una caída interesante.

IMG_1202

Nuestro siguiente reto es un a un par 4 en ligero descenso y dogleg a la izquierda. La tentación de acortar está castigada con un bosque con su rough. Pero ojo con abrir la bola porque a la derecha hay un fuera de límites.

IMG_1199

El green (en la foto, desde atrás), está ligeramente en alto, está protegido por varios bunkers y cuenta con caídas escalofriantes. Cualquier putt más o menos lejano nos asegura los tres putts.

IMG_1204

El hoyo 8 es un largo par 4, en descenso, y con calles suficientemente anchas. Hay que apretar para llegar de dos a un green enorme, bastante plano y que está protegido por un anfiteatro natural en su derecha, aunque un bunker recogerá las bolas que quieran apoyarse en esta pared.

IMG_1205

Finalmente para terminar los primeros nueve hoyos jugamos un par 5 largo, en el que tendremos que negociar la presencia de un inmenso roble en medio de la calle. El green en alto exigirá que saquemos nuestro arsenal para poder llegar con garantías.

IMG_1206

El green también es amplio y cuenta con caídas importantes mientras se disfruta de la vista.

IMG_1207

La segunda vuelta, de un nivel mucho más alto, arranca con otro tiro bonito por encima del agua. La línea a seguir puede ser a la izquierda del bunker que se ve junto a una esclusa. La calle discurre perpendicular al tee de salida hacia la derecha, y llega a un green muy alargado y estrecho.

IMG_1208

El hoyo 10 es un par 4 de casi 400 metros en dogleg de izquierda a derecha. Un segundo tiro precioso a un green muy alargado y protegido por bunkers.

IMG_1209

Entramos en la franja de hoyos difíciles: el 12 es el handicap 1 del campo, y lo merece. Un dogleg de derecha a izquierda en subida. El green, pequeño, está protegido por árboles y una serie de bunkers en su parte izquierda. Aunque pongas la bola en green, su caída puede llevarte la bola a los bunkers (como me sucedió). Hay que apoyarse por la parte derecha.

IMG_1212

El 13 es un par 5, también en dogleg hacia la izquierda. La salida es tensa por lo estrecho de la calle y lo que intimida el estanque que hay que volar. Si pegamos fuerte y al sitio, tendremos opción de llegar de dos a green.

IMG_1213

Nada más terminar el hoyo ascendemos al tee y tenemos uno de los tiros más memorables del campo. El 14 es un par 3 largo en bajada, a un green circular y protegido por un riachuelo que atraviesa todo su frontal. Hay que calcular bien la fuerza para aterrizar en la pista de baile. La vista es gloriosa. Un gran tiro.

IMG_1215

El 15 es un par 5 literalmente en zig zag, desde su salida, como demuestra el espectacular plano del hoyo. El diseñador aprovecha perfectamente el terreno ascendente.

IMG_1217

Esto ofrece innumerables alternativas para atacar el green. Un ejemplo precioso de un buen hoyo que aprovecha las condiciones del terreno.IMG_1216

Desde el 16 disfrutamos de una vista fantástica de todo el Montseny y el Matagalls, una cima popular. Y luego a trabajar: hay que conseguir un buen drive que nos acerque la bola al green, mejor por la parte derecha de la calle. El pino marca la parte izquierda de la calle. El tiro es ciego, ya que a distancia de vuelo del driver la calle desciende abruptamente hacia una vaguada. El green vuelve a estar en alto y cuenta con una superficie tortuosa y difícil.

IMG_1219

El 17 es un largo par 3 a un green grande y franco. Hay que llegar como sea, o recuperar desde cerca de green, evitando los bunkers que lo protegen.

IMG_1222

Por último el 18 es un buen par 4 en dogleg de izquierda a derecha. La calle ancha asciende suavemente hacia un green generoso. Una vista espléndida desde el tee de salida para terminar este buen campo.

IMG_1223

Centro Nacional de Golf, Madrid

17 de enero de 2013 7 comentarios

El Centro Nacional de Golf Emma Villacieros lleva el nombre de la ex-presidenta de la Federación Española de Golf, en calidad de principal promotora. Sin discutir sus indudables méritos, me resulta curioso este personalismo; recuerda a la costumbre, antaño común, de denominar a los estadios de fútbol con el nombre del presidente de turno, como si fuesen obra suya exclusivamente, o fuesen ellos propietarios legítimos. Con todo, el nombre no ha calado entre los aficionados, que se refieren a esta instalación como el “campo de la federación”. (En la foto, los hoyos 2 y 3 desde el tee del 6).

IMG_0798

Aunque sienta una irrefrenable afición al golf, es lógico pensar que construir un campo público de golf es un acto poco responsable de cómo usar dinero público, ya que puede ejercer competencia desleal al empresario privado que explota una instalación similar. Y sobre todo habiendo otros usos para emplear este dinero público (por ejemplo, devolverlo al contribuyente). En honor a la verdad, este campo es necesario por varias razones: además de que en Madrid hay innumerablemente más aficionados al golf que campos, el proyecto ha restaurado un área perdida para la ciudad, donde se acumulaban vertederos de escombros y por donde pululaban camellos y drogadictos en búsqueda mutua. Hoy el lugar, aunque el campo no sea un prodigio estético por su ausencia de árboles, es un lugar indiscutiblemente más bello que antes, y debemos agradecer el empeño de la Federación por esta obra. Madrid disfruta hoy de un campo de golf urbano, al que se puede acceder en metro o autobús y que pese a las críticas comunes resulta un recorrido retador e interesante. Lo creo apto para buenos jugadores y para principiantes. En la foto el 16, el hoyo emblemático, desde la sede de la Real Federación Española de Golf.

IMG_0785

El campo aparece firmado por Dave Thomas (arquitecto contrastado de Belfry, Abama o Terre Blanche entre otros) y Jorge Soler-Peix, más el equipo de Green Project que lideran Alfonso Viador y Magi Sardà. Hay que aplaudir el trabajo de los diseñadores del campo para encajar un buen recorrido en una finca difícil por su orografía y tamaño. El campo goza de hoyos notables, entre los que se encuentran el 1, 2, 9, y la segunda parte, especialmente los últimos hoyos. Es un campo semi-plano y sin árboles, y esto lleva a algunos a decir aquello de “tipo links”, aunque francamente no tiene mucho que ver con un links. No es un campo fácil: estrecho, en demasiadas ocasiones las calles se estrechan más en en lugar de aterrizaje del driver. Si el rough está alto (como estaba cuando se inauguró) puede ser una pesadilla. Los greenes, notables. Los búnkers, aunque tienen buena arena, están en un estado penoso, certificando el intenso uso del campo.

El hoyo 1 es el par 5 más largo de la vuelta. Desde el tee podemos ver en ligera subida todo el camino al green: hay que empezar con tres buenos golpes para llegar. Se ve el ondulado de la calle, y cómo cae de izquierda a derecha.

IMG_0787

El hoyo 2 es un par 4 con forma de codo de izquierda a derecha. Según seamos de pegadores podemos intentar acortar por la derecha o directamente apuntar a la calle, sin llegar a los bunkers que la protegen.

IMG_0789

Un buen green protegido por un profundo bunker a la entrada en la parte derecha. Al fondo, las cuatro torres de la ex-ciudad deportiva del Real Madrid.

IMG_0791

El hoyo 3 es un bonito par 3 a un green plan y protegido por un bunker a la izquierda.

IMG_0792

El hoyo 4 es un par 4 estrecho, donde tendremos que apretar para llegar bien a calle. A la izquierda varios bunkers protegen la calle. El green es enorme y está bien guardado por un bunker en su parte izquierda. En la foto se aprecia la estrechez de la calle.

IMG_0795

Pasamos a un par 5 largo, calle estrecha, bunkers de protección. La bola mejor por la parte izquierda. Nuevos bunkers esperan al jugador en el green. En este hoyo tuve la  mala fortuna de irme por el rough de la izquierda: no es nada aconsejable.

IMG_0796

El hoyo 6 discurre plano y paralelo, en parte, a la M-40. Por la derecha además varios bunkers, además del fuera de límites, nos obligan a apuntar por la izquierda. Un bunker protege por la derecha la entrada del green.

IMG_0799

El hoyo 7 es un par 4 corto y con un green pequeño. Obligatorio ir por la parte izquierda de la calle. El 8 es un par 4 muy largo, con un drive en bajada que desciende hacia un green bien protegido por bunkers. Detrás, la zona de prácticas.

IMG_0802

El 9, finalmente, es un par 3 largo en bajada y protegido por un lago por la izquierda. Hay un desnivel importante por lo que el tiro debe ser controlado. El green tiene un suave desnivel que ofrecerá putts divertidos.

IMG_0803

La segunda vuelta abre con un par 5 largo en subida. Hay bunkers por la parte izquierda y derecha que hay que evitar. La calle gira ligeramente hacia la izquierda. El segundo golpe nos permite contemplar el green y sus bunkers.

IMG_0806

El 11 es un par 4 relativamente corto, en ligera subida y recto.

IMG_0809

El hoyo 12 es un hueso precioso. Nos invita a apretar el drive y tratar de ganar la máxima distancia en una calle descendente. El segundo tiro nos plantea si atacar bandera o ser más prudente y evitar el lago que atraerá las bolas más timoratas. El stance inclinado de la calle nos planteará dilemas adicionales.

IMG_0811

El 13 es un dogleg enorme a la izquierda y en subida. No hace falta machacar la bola desde el tee, porque nos quedaremos a una distancia cómoda de un green invisible. Muchos bunkers protegen el green del acceso directo por parte de bombarderos. Hay que conocer el green y la posición de bandera para atacarlo convenientemente, porque guarda moderadas caídas.

IMG_0812

El 14 es un par 3 larguísimo. El Monte del Pardo queda a la derecha del mismo. Una vaguada anterior al green recogerá los tiros de escasa potencia. También hay profundos bunkers esparcidos por sus inmediaciones.

IMG_0814

El 15 nos enfrenta a una caída brutal desde el tee de salida, cosa que agradece un drive bien pegado y recto. No conviene mover mucho la bola porque los efectos la enviarían a un rough criminal, sobre todo por la izquierda. De nuevo muchos bunkers protegen al green.

IMG_0815

El 16 es un par 5 espectacular, todo un prodigio de diseño estratégico. El clásico hoyo plátano con un lago esperando los tiros más agresivos. Por la parte izquierda, el agua, pero por la derecha tampoco hay que despreciar los peligros. La foto corresponde al Madrid Masters del 2009, donde este hoyo era el 18.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El 17 es un par 3 nuevamente largo, con agua a la izquierda. Hay que evitar los bunkers de la parte derecha.

IMG_0819

Por último el 18 nos lleva directamente hacia la casa club en suave bajada. La línea por encima del bunker de la derecha acortará distancias, aunque podemos ir por la izquierda. El segundo tiro a un green en alto está protegido por agua.

18 CNG

Drumoig Golf, Fife, Escocia

2 de julio de 2012 2 comentarios

La primera vez que estuve en St. Andrews me quedé en uno de los muchos Bed & Breakfasts que hay en la zona, un sitio muy recomendable: Castlemount, en frente del castillo de St Andrews. En mi úktimo viaje nos quedamos en un hotel situado a 10 km de St. Andrews hacia el interior, entre St. Andrews y Carnoustie: Drumoig Hotel.

El hotel es un 3 estrellas y cuenta con una casa central donde está la recepción, el bar y el restaurante, y luego varias casas con habitaciones. Nos dieron una con 8 habitaciones para los 8 golfistas. Las habitaciones no son de lujo pero están limpias, son amplias y cómodas.

Además cuenta con un campo de golf de 18 hoyos. Inaugurado en 1996, es obra del insigne diseñador Dave Thomas, autor, entre otros, de los tres campos de The Belfry (Brabazon, Derby y PGA National), sede de 4 Ryder Cups, Terre Blanche (Chatoux Course) en Cannes, Abama, San Roque o Alcaidesa (el campo Heathland). Fue sede de la Scottish Golf Union, pero ahora esta entidad está en The Duke’s.  Jugar 9 hoyos nos costó 15 libras. Las vistas desde la habitación son espectaculares.

El campo discurre al lado de una granja de cerdos, por lo que a veces los efluvios que circulan por el mismo no son muy agradables. Es un campo notable, cuyo pecado es estar al lado de las grandes leyendas del golf escocés, aunque mucho más caras. Lo jugamos para entrenar y nos sorprendió: largo, relativamente ancho, greenes bien mantenidos, y con algunos hoyos realmente buenos.

Cuenta con dos hoyos realmente notables. El hoyo 5 es un par 5 en subida relativamente recto en el que el green está escondido, en lo alto de una colina, y protegido por una pared de piedra. Un green en una cantera. Una maravilla.

El hoyo 9 es un par 4 con salida en alto y donde la calle reposa entre dos lagos. El tiro a green ambicioso también va por encima del agua.

Es el ejemplo perfecto de la cultura de golf que se respira en Escocia: durante el fin de semana, el hotel se llenó de golfistas locales buscando un buen partido de golf económico, y las correspondientes pintas de cerveza posteriores. Ahí juega al golf todo el mundo. Un plan perfecto.

Alcaidesa Links, San Roque (Cádiz)

27 de abril de 2012 4 comentarios

La primera industria de España es el turismo. El turismo de calidad, no el de borrachera, discoteca y playa sino el que gasta euros, compra, visita museos y/o juega al golf. Este deporte es uno de los ganchos más atractivos para promocionar nuestro país (aunque mucha gente no lo entienda). En un anuncio reciente la Junta de Andalucía promocionaba el golf con una imagen de un green junto al mar. El campo que eligieron para su publicidad es Alcaidesa Links. Después de jugarlo creo que es una elección lógica: es un campo espectacular.

El complejo de Alcaidesa tiene dos campos de golf relativamente recientes: el Links y el Heathland. El primero se abrió en 1992 y el segundo en 2007. Diseños de Peter Alliss y Clive Clark el links, y Dave Thomas el Heathland. Hablo aquí del “Links”, que pese a su nombre no es precisamente un links.

La ubicación del campo es espléndida: se trata de un recorrido en ida y vuelta que acompaña la línea de la playa desde unas colinas. Desde casi todos los hoyos disfrutas de vistas increíbles al océano y al estrecho de Gibraltar. De hecho, el Peñón sirve como referencia de tiro para varios greenes. Es una presencia poderosa y desafiante. A más de uno le brotarán pensamientos patrióticos de reconquista. Decenas de grandes barcos esperan varados a cruzar el estrecho. Africa también se puede ver claramente.

La cercanía al mar tiene otro aliciente: el viento. El viento puede cambiar hasta dos palos las distancias que se consiguen. Además como es un recorrido de ida y vuelta, los hoyos en los que el viento ayuda se convierten en hoyos terroríficos con el viento de cara en la segunda vuelta.

Es un campo que hay que jugar en buggie: la distancia entre algunos hoyos puede ser importante y abundan las cuestas. De hecho algunos hoyos rozan el límite de lo razonable para ser hoyos circenses: tirar a un green elevado 30 metros desde tu posición. O salidas a una calle 40 metros inferior a tu punto de disparo. Importante practicar tiros con la bola más alta o más baja que los pies o en calles inclinadas. En la foto la salida del par 5 hoyo 5, con un desnivel tremendo.

Fuimos con un jugador que conocía bien el campo y esto es una ventaja enorme, ya que muchos tiros desde el tee son semiciegos y las calles suelen tener bastante pendiente lateral o frontal, lo cual exige tiros precisos. Ir a calle es fundamental, en varios hoyos entra en juego el fuera de límites o temibles bosques de arbustos y tojos que tragan las bolas sin esperanzas de recuperarlas.

Comento un poco algo del recorrido: después de dos hoyos buenos iniciales, el hoyo 3 es el par 4 handicap 1 del campo, un hoyazo aparentemente sencillo con un gran tiro a green en el que hay que cruzar una pequeña vaguada. Esta es la salida (con vistas, como casi todos los hoyos)

Y este es el green visto desde atrás con el Peñón al fondo.

El hoyo 4 aparenta una salida complicadísima y estrecha; realmente desde el tee de salida no se ve mucha calle y sí mucho bunker. Además la calle tiene una fuerte caída hacia estacas rojas en la parte derecha (por donde está el camino en la foto), pero esto no es evidente desde el tee.

Este es el hoyo 7, un par 5 por el que cruza un camino hacia la playa (que está literalmente debajo de la calle, por un túnel. La calle serpentea a la izquierda para tirar a un green más elevado.

El 9 es una salida en alto que cruza un bosque para aterrizar en una ladera cuesta arriba muy pronunciada. Consigues la misma distancia con un drive que con un hierro 5, ya que la pendiente llevará la bola abajo. El segundo tiro es ciego a un green alargado.

Este es el green del 11, para mi el hoyo más escénico del campo. Un tiro precioso.