Inicio > Campos > Club de Golf Montanyà, El Brull (Barcelona)

Club de Golf Montanyà, El Brull (Barcelona)

Es lógico pensar que el Club de Golf Montanyà deba su fama a su privilegiada ubicación, junto al parque natural del Montseny. Es un campo precioso, muy arbolado y aislado de cualquier promoción inmobiliaria que cerque sus calles. Un campo para disfrutar aunque uno no desarrolle su mejor juego. El campo discurre, en parte de sus hoyos, entre bosques y esto puede provocar estragos si no tenemos el punto de mira afinado. Pese a estar en un entorno montañoso, su trazado es benigno con el jugador. En alguna foto abajo se puede ver la casa club El Estanyol, una vieja masía , originaria del siglo XIV, reconstruida y donde se dice que podremos disfrutar (dicen) de la mejor comida que se da en un club de golf en toda Cataluña.

La belleza del campo quizá pueda esconder o minimizar otros méritos de este trazado de Dave Thomas (arquitecto firmante de Belfry, Abama y de otros campos ya reseñados aquí como el Centro Nacional de Golf, Alcaidesa Links o Drumoig).  En efecto estamos ante un diseño que reúne algunos hoyos fantásticos, en especial en la segunda vuelta. De entrada contamos con unas instalaciones de práctica sensacionales, con uno de los más grandes explanadas para practicar drives y hierros que he visto.

El hoyo 1 es un tiro precioso desde la altura. Nuestro drive debe cruzar un lago, aunque realmente no debe entrar en juego. Una gozada cruzar por este puente de piedra. La calle asciende hacia un green protegido por un bunker lateral a la izquierda. Todo lo que sea meterse en los bosques laterales no es buena idea.

IMG_1190

El hoyo 2 es un par tres cortito con el green en alto, y protegido por un bunker enorme a su derecha. El (pésimo) green de este hoyo es el ejemplo de green artificial: tres plataformas planas a diferentes alturas, que se comunican por sendas pendientes.

IMG_1191

Pasamos al hoyo 3, un dogleg en 90 grados hacia la izquierda. No sé si es posible tirar a green desde el tee de salida y si merece la pena. El tiro con hierro largo o madera bastará para poner la bola en calle sin llegar al bunker de calle.

IMG_1192

Desde aquí un disparo a un green elevado y en diagonal, protegido por un bunker frontal, con un hierro medio nos acercará al par. Aunque los árboles del fondo intimiden, realmente no entran en juego.

IMG_1193

El 4 es otro dogleg hacia la izquierda, desde un tee en alto. Se puede intentar cerrar la bola y acercarla mucho al green si uno conoce el campo y tiene potencia. Aunque la ventana parece estrecha, la bola debería sobrevolar los árboles de la izquierda.

IMG_1194

El segundo tiro es franco a un green inferior y protegido por dos bunkers a su izquierda. El green es largo lo cual permite ser generoso con el hierro.

IMG_1195

Nuestro siguiente hoyo es un buen par 5 aplatanado al draw, aunque su salida pide una bola recta o abierta. La parte derecha es fuera de límites hasta una caseta situada bastante más adelante, por lo que conviene apuntar a la parte izquierda de la calle, más de lo que parece. Además el desnivel de la calle nos llevará la bola hacia la derecha, por donde serpentea un arroyo.

IMG_1196

Si queremos alcanzar el green de dos, debemos tener en cuenta el obstáculo de agua en la parte derecha de la calle, antes del green. Mejor tirar por la parte izquierda, ya que el desnivel acercará la bola a este obstáculo.

IMG_1197

Después de este par 5, jugamos un par 3 con el green ligeramente en alto, y que tiene una caída interesante.

IMG_1202

Nuestro siguiente reto es un a un par 4 en ligero descenso y dogleg a la izquierda. La tentación de acortar está castigada con un bosque con su rough. Pero ojo con abrir la bola porque a la derecha hay un fuera de límites.

IMG_1199

El green (en la foto, desde atrás), está ligeramente en alto, está protegido por varios bunkers y cuenta con caídas escalofriantes. Cualquier putt más o menos lejano nos asegura los tres putts.

IMG_1204

El hoyo 8 es un largo par 4, en descenso, y con calles suficientemente anchas. Hay que apretar para llegar de dos a un green enorme, bastante plano y que está protegido por un anfiteatro natural en su derecha, aunque un bunker recogerá las bolas que quieran apoyarse en esta pared.

IMG_1205

Finalmente para terminar los primeros nueve hoyos jugamos un par 5 largo, en el que tendremos que negociar la presencia de un inmenso roble en medio de la calle. El green en alto exigirá que saquemos nuestro arsenal para poder llegar con garantías.

IMG_1206

El green también es amplio y cuenta con caídas importantes mientras se disfruta de la vista.

IMG_1207

La segunda vuelta, de un nivel mucho más alto, arranca con otro tiro bonito por encima del agua. La línea a seguir puede ser a la izquierda del bunker que se ve junto a una esclusa. La calle discurre perpendicular al tee de salida hacia la derecha, y llega a un green muy alargado y estrecho.

IMG_1208

El hoyo 10 es un par 4 de casi 400 metros en dogleg de izquierda a derecha. Un segundo tiro precioso a un green muy alargado y protegido por bunkers.

IMG_1209

Entramos en la franja de hoyos difíciles: el 12 es el handicap 1 del campo, y lo merece. Un dogleg de derecha a izquierda en subida. El green, pequeño, está protegido por árboles y una serie de bunkers en su parte izquierda. Aunque pongas la bola en green, su caída puede llevarte la bola a los bunkers (como me sucedió). Hay que apoyarse por la parte derecha.

IMG_1212

El 13 es un par 5, también en dogleg hacia la izquierda. La salida es tensa por lo estrecho de la calle y lo que intimida el estanque que hay que volar. Si pegamos fuerte y al sitio, tendremos opción de llegar de dos a green.

IMG_1213

Nada más terminar el hoyo ascendemos al tee y tenemos uno de los tiros más memorables del campo. El 14 es un par 3 largo en bajada, a un green circular y protegido por un riachuelo que atraviesa todo su frontal. Hay que calcular bien la fuerza para aterrizar en la pista de baile. La vista es gloriosa. Un gran tiro.

IMG_1215

El 15 es un par 5 literalmente en zig zag, desde su salida, como demuestra el espectacular plano del hoyo. El diseñador aprovecha perfectamente el terreno ascendente.

IMG_1217

Esto ofrece innumerables alternativas para atacar el green. Un ejemplo precioso de un buen hoyo que aprovecha las condiciones del terreno.IMG_1216

Desde el 16 disfrutamos de una vista fantástica de todo el Montseny y el Matagalls, una cima popular. Y luego a trabajar: hay que conseguir un buen drive que nos acerque la bola al green, mejor por la parte derecha de la calle. El pino marca la parte izquierda de la calle. El tiro es ciego, ya que a distancia de vuelo del driver la calle desciende abruptamente hacia una vaguada. El green vuelve a estar en alto y cuenta con una superficie tortuosa y difícil.

IMG_1219

El 17 es un largo par 3 a un green grande y franco. Hay que llegar como sea, o recuperar desde cerca de green, evitando los bunkers que lo protegen.

IMG_1222

Por último el 18 es un buen par 4 en dogleg de izquierda a derecha. La calle ancha asciende suavemente hacia un green generoso. Una vista espléndida desde el tee de salida para terminar este buen campo.

IMG_1223

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: