Archivo

Posts Tagged ‘Golf Digest’

Erin Hills: el sueño de Bob Lang

15 de junio de 2017 Deja un comentario

Semana de US Open. Por primera vez el torneo más sádico del circuito se juega en Wisconsin, un estado interior rural, muy frío en invierno y con escaso pedigree golfístico. (No es el primer major: Whisting Straits ha acogido 3 torneos del PGA; es ese campo tan salvaje donde Dustin Johnson perdió un PGA ante Martin Kaymer en 2010.)

La historia más curiosa que he leído estos días es sobre un individuo llamado Bob Lang. Un empresario local dueño de una empresa de calendarios (relativamente pequeña, llego a facturar 65 millones al año) y con una cartera de propiedades inmobiliarias que se enamoró de una finca rural en Wisconsin y soñó con transformarla en un campo de golf sede del US Open.

Atraer el US Open no es tarea sencilla. Muchos millonarios han comprado y gestionado campos de golf sin conseguirlo, entre ellos un tal Donald Trump. Pero la USGA prefiere campos públicos clásicos con historia, tipo Pebble Beach o Pinehurst. Se requieren campos con capacidad para acoger una infraestructura fuerte: tiendas, hospitalidad…

Lang compró la mayor parte del terreno en 2001 por 2,7 millones de dólares. En 2004 le mostró el terreno a Mike Davis, director del US Open. Davis se maravilló con la finca y le transmitió su entusiasmo. Y Lang pidió un préstamo de 11 millones de dólares para comenzar las obras. En 2006 se abrió al público, con greenfees a 150 dólares. Se gastó 5 millones adicionales en comprar fincas adyacentes, para que nadie construyera en los límites y estropeara las vistas.

En 2008 la USGA le premió con el US Amateur. Lang decidió gastar 2 millones adicionales para construir nuevos bunkers.

Después de gastarse 26 millones de dólares en su campo, Lang se arruinó: tuvo que venderlo todo para pagar sus deudas, incluso el propio campo en 2009, a un tal Andy Ziegler, por 10 millones. Lang hoy vive de la Seguridad Social y de la generosidad de Ziegler, que le empleó como “consultor del campo”.

Los arquitectos de Erin Hills, por cierto, son Michael Hurdzan, Dana Fry y Ron Whitten. Hurdzan es el quinto arquitecto de la historia, con Jack Nicklaus, Arnold Palmer, Byron Nelson y Robert Trent Jones, Sr. en haber ganado el “gran slam” de los diseñadores de campos: el Donald Ross Award (otorgado por la Asociación Americana de Arquitectos de campos de golf), el Old Tom Morris Award (de la Asociación de Superintendentes Americana) y el Don A. Rossi Award (de los Constructores americanos). Dana Fry trabajó con Tom Fazio antes de establecerse por su cuenta, y ha trabajado mucho en Estados Unidos sobre todo. Ron Whitten ha sido editor de Golf Digest desde 1985.

Anuncios

El golf en el cine y series de TV

1 de enero de 2017 Deja un comentario

El golf cuenta con una imagen tan estereotipada que es el deporte ideal para mostrar, en cine o TV, escenas en las que los personajes de una serie nos quieren resultar ociosos; ricachones con complejo de superioridad haciendo el tonto. La serie que mejor muestra este estereotipo es House of Lies, (aunque a decir verdad sus personajes hacen el idiota en cualquier sitio, no sólo en el campo de golf).

Jueces, políticos importantes y empresarios suelen hablar de cosas importantes sobre el campo. En Spotlight, película que ganó el Oscar a la mejor película este año, hay varias escenas sobre el campo (el Scarboro Golf and Country Club). Es posible que el mensaje que transmite la escena es que hay alguien que investiga cosas serias y otro que trabaja.

2016_01_20_scarboroughgolfcoruse-640x337-640x337

Hace poco vi una escena que ilustra perfectamente esto. Hay que reconocer que en Estados Unidos los políticos juegan al golf sin demasiados complejos. Ya hablamos de la afición desmedida y sana de los presidentes. La serie Madam Secretary se centra en la Secretaria de Estado (la ministra de asuntos exteriores). En el capítulo 3 de la primera temporada, la Secretaria provoca lo que aparentemente es un encuentro casual en el tee de l 1 para solicitar fondos al responsable del Comité de presupuestos, un poderoso congresista que no contesta sus llamadas.

El Congresista Burke niega los fondos pero aprovecha la ocasión para intentar humillar a la Secretaria de Estado retándola a que salga con su driver.

Tia Leoni, la actriz que lleva el peso de la serie, es también de Virgina y es una jugadora notable. Su swing es de portada de Golf Digest.

En la serie House of Lies, una comedia sobre consultores, Marty Khan sale frecuentemente al campo a hacer negocios. En esta escena da unos cuantos consejos golfísticos al policía que le iba a meter en la cárcel.

Impresionante el cabreo de Paul Giamatti en Sideways, que aquí se llamó “Entre copas”

No puedo dejar de mencionar la escena de Tin Cup donde Don Johnson ridiculiza a Kevin Costner con un hierro 7.

Para mi la mejor escena de golf en la pantalla sigue siendo el partido entre James Bond y Auric Goldfinger, en la cual Sean Connery tritura a Gert Fröbe con su swing, su clase y sus trampas. Gran sombrero, Mr. Bond.

 

 

Adare Manor Hotel and Golf Resort, Irlanda

9 de septiembre de 2015 4 comentarios

Empezamos con una aclaración necesaria: hay dos campos que se llaman Adare: el de Adare Manor, municipal (en la foto, uno de sus tees de salida, con castillo en ruinas al fondo), y el Adare Golf Club, que es el que comentamos hoy. Ambos campos, de hecho, se tocan en un punto, en el hoyo 15.

IMG_8695

Para entrar en el lujosísimo Adare Golf atravesamos una valla señorial custodiada por un guarda uniformado, accediendo a un jardín manicurado. Estamos en uno de esos castillos góticos y espectaculares propiedad de una familia inglesa milenaria y millonaria, y que cuenta con un vergel idílico que ha sido transformado, con la firma de Robert Trent Jones, en un campo de golf majestuoso, un jardín que representa el ideal de la perfección, el triunfo de la civilización sobre la naturaleza salvaje. El hotel y sus 700 acres han sido comprados recientemente por el millonario irlandés JP McManus por una cantidad cercana a los 30 millones de euros.

IMG_8716

El campo es un parkland que destaca por su estética, precioso, muy ancho, abierto, perfectamente manicurado, y cuajado de elementos encantadores: unas ruinas medievales, un caudaloso río de truchas, unos árboles majestuosos, impresionantes; hasta un cementerio para mascotas. No es extraño que haya sido votado el mejor parkland de Irlanda por Golf Digest 7 años seguidos, superando a joyas como Druids Glen, Carton House, Kileen Castle o el mismísimo K-Club (para mi, el K-Club está en un nivel golfístico superior). En la foto, el green del hoyo 13, el más bonito del campo

IMG_8689

Trent Jones, en lo que es su último gran campo, diseña un recorrido con mucho dogleg, calles muy anchas, y greenes muy grandes y movidos. Muchos tees de salida para endurecer el recorrido. Un campo relativamente plano y cómodo de caminar, precioso y que mejora hoyo a hoyo. La segunda vuelta es un espectáculo natural. El servicio es impecable, el starter, atento y amable, no dejará de aparecer para evitar juego lento.

El hoyo 1 es un par 4 franco, ancho, en ligero dogleg hacia la derecha. El driver tiene que ir por la izquierda para tener opción de alcanzar un green con mucha caída y protegido por un pequeño arroyo.

IMG_8656

El hoyo dos vuelve a ofrecer una calle en dogleg hacia la derecha. Empezamos a disfrutar de unos greenes enormes y unos árboles espectaculares. Aquí veremos un enorme bunker protegiendo al green por la izquierda.
IMG_8661
Continuamos con un par 4 en dogleg hacia la izquierda. El green está elevado y protegido por dos bunkers.
IMG_8663
El hoyo 4 es el primero de los grandes pares 3 del recorrido. Tenemos que evitar a toda costa aterrizar en el río Maigue que surca por detrás del green. Otro green enorme y movido.
IMG_8664
El hoyo 5 es el handicap 1. Un precioso par 4 con el green elevado en las alturas. La calle es ancha y gira para ascender hacia el green. Por la derecha, para acortar, hay agua y un rough tremendo. Hoyo para pegadores.
IMG_8665
Nuevo par 3 en descenso, simplemente precioso. Trent Jones diseña el green con más caídas del recorrido. Suerte con el putt.
IMG_8666
El hoyo 7 es un sensacional par 5 tipo Cape. Es un par 5 muy largo, pero la calle es tan ancha que no debería haber problemas en llegar al green de tres golpes. Salvo que queramos acortar, claro. Otro hoyo para reventar la bola desde el tee.
IMG_8667
El green está también resguardado por agua y bunkers. Lo normal es tener un tiro que sobrevuele agua.
IMG_8669
El siguiente par 4 gira levemente hacia la izquierda. El green está muy expuesto al viento y vuelve a tener una superficie muy ondulada.
IMG_8672
Para terminar el hoyo 9 es un par 5 recto e iluminado por la presencia de la casa detrás del green. Una preciosidad para sacar la cámara y retratar la opulencia, la majestad, el exceso. Un muro vegetal protege por toda la parte izquierda. Unos setos inmensos protegen el fondo del green de un cementerio de mascotas.
IMG_8675
El hoyo 10 es un par 4 ligeramente en cuesta arriba. Varios bunkers protegen la parte derecha de la calle. Hay que tener cuidado con el agua que rodea al green por la parte izquierda.
IMG_8676
El siguiente hoyo 11 es un par 3 muy pintoresco que cruza el caudaloso río Maigue a un green muy alargado y protegido por bunkers.
IMG_8677
El hoyo 12 nos enfrenta a un par 5 cuesta arriba, en dogleg hacia la izquierda. Destaca un green enorme y bien guardado por bunkers y rough, donde podremos tener putts realmente largos y movidos.
IMG_8683
El hoyo 13 quizá sea uno de los pares 4 más bonitos del mundo. El árbol que guarda el tee elevado, la calle que desciende ligeramente hacia la derecha y el tiro a green entre un muro de árboles centenarios, todo está preparado para el disfrute de los sentidos. Un green, como todos, grande y movido.
IMG_8686
Los hoyos que quedan no empeoran las sensaciones que nos está dejando el recorrido y van mejorando hasta llegar al final del mismo. El hoyo 14 es un dogleg hacia la izquierda con un green muy expuesto, protegido por bunkers y agua a la derecha.
IMG_8693
El hoyo 15 es otra preciosidad estética. El más corto par 4 está preparado para disfrutar de la “Manor House”, la mansión que se ofrece a la derecha. El río acompaña todo este hoyo por la derecha, así que conviene no acercarse demasiado.
IMG_8703
Un espectacular par 3 con lago es una vista principesca desde la casa, con unos árboles de hoja rojiza de un tamaño descomunal. El green, enorme, permite un tiro conservador.
IMG_8720
El hoyo 17 es un par 4 recto y largo, con una salida semiciega y ascendente. Un bunker enorme atrae las bolas por la derecha. El green es largo y estrecho. El hoyo está encajonado, otra vez, en un tubo vegetal.
IMG_8725
El hoyo 18, el hoyo más afamado del recorrido, es un magnífico par 5. Paralelo al río por la izquierda y con la calle apuntando hacia la casa club, el green está ubicado en la parte izquierda de la calle y cruzando el río. El green, muy movido, está perfectamente guardado por varios bunkers, además de un majestuoso cedro libanés.
IMG_8731

 

 

Waterville Links, Irlanda

28 de julio de 2015 6 comentarios

El campo de Waterville Links es un gran links que goza de una localización privilegiada, en un estuario perfecto que regala un terreno links espectacular. Lo difícil es llegar hasta ahí: Irlanda claramente no tiene infraestructuras muy modernas, y si uno se fía de un Tom Tom puede acabar por carreteras sinuosas y estrechas sin arcén en una especie de viaje en el tiempo a mediados del siglo XX. Pero todo mal se termina cuando descubrimos el lugar, respiramos el viento frío de los links y admiramos la estatua que ilumina el recorrido: el inconfundible y malogrado Payne Stewart. Estamos en terreno sagrado. Y si no me creen, lean…

IMG_8584

Aunque en el terreno se jugó al golf desde hace muchos años, el campo actual es diseño original de Eddie Hackett, el arquitecto más importante de Irlanda, y fue abierto en 1973. Recientemente el campo ha sido remodelado por el ilustre Tom Fazio, quizá uno de los arquitectos más importantes en activo. Con la contratación de Fazio, los rectores del club han buscado ubicar su campo entre los primeros de los rankings de Golf Digest y otras revistas americanas, intentando con ello engordar su ego y atraer un turismo americano ávido del links tradicional. El campo tiene mucho marketing: su web, su casa club, su tienda. Nada malo en ello, pero para muchos es posible que esta estrategia haya americanizado un poco el campo (más distancia), y destruido su esencia. En cualquier caso estamos ante un gran reto de golf. En la foto, el hoyo 16.

IMG_8561

A unos 9 hoyos más planos, algo anodinos (y por ello menos memorables) continúan 9 hoyos dramáticos entre dunas gigantes, dotando al campo de gran personalidad. El hoyo 1 es un par 4 recto, ancho y sin demasiados problemas: como debe ser un buen hoyo 1. Bunkers laterales con plantas fescue recién colocadas bordean sus calles. Su nombre es premonitorio: Last Easy.

IMG_8515

Mucho más bonito y difícil resulta el siguiente par 4 hoyo 2, otro hoyo largo, en ligero dogleg hacia la derecha. Un grupo de pot bunkers en la derecha de la calle marcan el camino por donde no hay que ir. El rough que rodea a las calles es denso y complicado. Y al fondo, la ría.

IMG_8516

Mucho peor que el rough son las plantas de tojos amarillos (gorse en inglés) que se van encontrando por el campo. Por ejemplo, en la salida del hoyo 3, un magnífico par 4. Aprovechando la presencia de la ría, el hoyo va bordeando la misma hacia un green algo más elevado y escondido en la parte derecha.

IMG_8520

El green cuenta con unas caídas tremendas, rasgo común a todos los greenes del campo. Sin embargo no estaban mucho más rápidos de lo que vemos en España.

IMG_8521

Este es el primer par 3 del recorrido, una joya natural con un green escondido entre dunas.

IMG_8527

El green es una especie de silla de montar con multitud de bunkers rodeando sus suaves contornos. No todos los greenes cuentan con estas escapatorias tan atractivas.

IMG_8529

El hoyo 5 es el primer par 5 del recorrido. Casi 550 metros desde azules (las barras para pros en Irlanda), y 500 metros desde blancas (las de caballeros), y con el fuerte viento en contra, no es un hoyo fácil. Destaca una preciosa salida en alto y la presencia de multitud de bunkers que salpican su recorrido, colocados de forma estratégica para despistar al jugador.

IMG_8530

En el hoyo 6 es quizá donde Tom Fazio hizo su modificación más relevante, cambiando este otrora par 4 en un par 3, para también modificar el hoyo 7.

IMG_8536

El 7 anterior tenía un pequeño estanque natural en la calle. Fazio lo eliminó completamente. Ahora es un par 4 en dogleg hacia la derecha y ascendente. Esta es la vista del green desde la calle. 

IMG_8540

Los dos últimos hoyos son sendos pares 4: destaca el 9, con un green tremendamente difícil muy bien protegido por un bunker frontal entre dunas. Al fondo la casa club y la estatua de Mr. Stewart.

Waterville H9 – Versión 2

El hoyo 10 es un gran par 4 recto, ascendente, con una calle dibujada entre dunas.

IMG_8548

Mucho más encajonada entre dunas montañosas es el hoyo 11, un excelente par 5 en dogleg hacia la derecha, donde el diseñador aprovecha de la única forma posible los huecos entre estas dunas para preparar un hoyo espectacular.

IMG_8551

El green está elevado en lo alto de otra duna y la calle serpentea por un terreno mucho más abrupto que lo que muestra la fotografía.

IMG_8552

Si alguna vez he comentado que todo campo de golf es terreno sagrado, este campo lo es en el más estricto sentido de la palabra. El hoyo 12, el “Hoyo de la Misa” debe su fama a otras épocas de ocupación inglesa, donde incluso celebrar una misa católica estaba penado con la muerte. Los feligreses locales se reunían en la vaguada de este hoyo 12, par 3, una vaguada oculta entre dunas y a salvo de los ingleses. Esto da una idea del tamaño de esta vaguada.

IMG_8553

El hoyo, por otra parte, es una preciosidad natural. Un green plano nos espera tras superar una profunda vaguada.

IMG_8554

Otro par 5 continúa el recorrido. Desde lo alto de la duna una salida muy nítida ofrece este dogleg plano y lleno de pot bunkers.

IMG_8559

Todos los búnkeres están plantados con fescues que le dan un aspecto más salvaje. Escalonar bunkers con bordes altos también puede dar una sensación óptica engañosa: aunque parezcan desde lejos que cercan al green, es difícil ver que están escalonados.

IMG_8560

El hoyo 16 es un precioso par 4 paralelo al mar. Se conoce como “Liam’s Ace”, porque en 1979 el profesional local del club consiguió el record del campo (fuera de competición) con un hoyo en 1 desde 310 metros.

IMG_8569

El par 4 va ascendiendo ligeramente entre dunas a un green asolado por el viento.  Un green muy contorneado y rodeado de vaguadas, con unas caídas espectaculares. Pocos tiros más bonitos que este.

IMG_8570

Desde el tee de profesionales del hoyo 17, uno de los puntos más altos del campo, se disfruta de una vista espectacular de todo el recorrido, y por supuesto de este par 3. El green está muy expuesto y cuenta con contornos peligrosos.

IMG_8574

Para terminar un par 5 eterno y paralelo al mar, con el viento azotando desde ahí. Para los que cerramos la bola, es uno de esos drives donde se apunta al mar para ver cómo el viento y el efecto llevan la bola a reposar mansamente en la hierba segada al ras.

IMG_8581

 

Golf La Moraleja 3 (Madrid)

2 de julio de 2014 2 comentarios

Aunque todo campo de golf es terreno sagrado, hay campos buenos, regulares… y malos. Pero también hay campos extraordinarios, diseños catedralicios, joyas naturales que son patrimonio cultural de la humanidad y que deberían otorgar los máximos honores a sus creadores. Hoy vemos uno de esos campos elegidos.

IMG_5725

El autor del campo que comento hoy, La Moraleja 3, está ya en los altares del mundo del golf. Jack Nicklaus fue un jugador excepcional, ganador de 18 Majors, y ha prolongado su carrera con éxito como diseñador de prestigio. Se ha sabido rodear bien de expertos y es un diseñador reconocido e influyente. Aunque su nombre a veces sea simplemente un reclamo de marketing, cuando veamos un campo Jack Nicklaus Signature, significa que es el propio Nicklaus el que ha pensado el diseño, visitando el campo, supervisado las obras y estampado su firma como autor principal.

IMG_5710

El club de golf La Moraleja cuenta con cuatro campos diseñados por Jack Nicklaus Design. Los campos 3 y 4 son muy recientes, están construidos cerca de Algete, en la zona norte de Madrid, muy cerca de la RSHECC y del RACE, y auténtico epicentro golfístico madrileño. Sólo podremos jugar si vamos acompañados de un socio. Sobre una finca plana, atravesada por un arroyo que entra en juego, Nicklaus ha construido colinas, lagos y un routing tremendamente variado, muy estratégico, largo para profesionales (6.830 metros) y muy divertido y agradable de jugar. Un campo que, con sólo dos años de vida, ha aparecido en el ranking de Golf Digest como el segundo mejor campo de España, y creo que de forma más que merecida.

El hoyo uno es un dogleg hacia la derecha. Un drive recto y fuerte se puede salir de la calle, por lo que es preciso intentar ir por encima de los árboles. La calle desciende suavemente hacia el green.

IMG_5711

El green está protegido por un gran bunker a la izquierda y otro más pequeño a la derecha. Un green con una notable velocidad, como todos los del campo. Greenes movidos y retadores.

IMG_5713

El hoyo 2 es un largo par 5 en ligero dogleg de izquierda a derecha. Un gran bunker a la derecha protege la caída del drive.

IMG_5714

Un árbol en medio de la calle puede generar algún problema para el approach a green.

IMG_5715

Un green muy pequeño que como se ve está bien escoltado por bunkers ameba y por unas zonas de escapatoria preciosas.

IMG_5716

El hoyo 3 es un maravilloso par 4, como se ve en la primera foto del post. Es un precioso par 4 largo y que cuenta con un lago sorprendentemente natural en toda su parte izquierda. La derecha también está bien protegida por el rough y un bunker a la altura de la caída del drive bien pegado. ¿Bola abierta o cerrada? ¿Arriesgando o protegiendo el segundo tiro? Las dudas te asaltan en el tee de salida. El green está bien protegido después por bunkers a la derecha. Gran hoyo de golf.

IMG_5717

El hoyo 4 es un par 3 con un green con caídas abundantes. La bandera por la derecha es más sencilla que si está en la izquierda, porque varios bunkers escoltan a este green estrecho.

IMG_5720

El siguiente hoyo 5 también plantea dudas desde el tee de salida. Es un par 5 largo, con una salida bien protegida por bunkers. El hoyo gira en un codo hacia la izquierda, a un green descendente.

IMG_5721

El segundo tiro es franco y recto, aunque el green tiene su complicación si uno quiere arriesgar. Es un green estrecho y presentado en diagonal 45º con la calle, por lo que hay que estar preciso para alcanzar la bandera. Estando elevado cuenta con escapatorias interesantes por delante y mucho rough por detrás.

IMG_5722

Otro par 4 dog-leg hacia la derecha continúa. La salida debe asentarse en la loma para poder tener un tiro claro al green. Como siempre, si queremos acortar, hay que arriesgarse a visitar el green que protege la caída del green por ese lado derecho.

IMG_5723

Desde lo alto de la loma tenemos un tiro franco a un green bastante plano y amplio. Sólo un bunker izquierdo protege las banderas esquinadas.

IMG_5724

El hoyo 7 es un grandioso par 3 con agua en todo su frente izquierdo. Podemos jugar conservador por la parte derecha, aunque tendremos un tiro más largo. Dos bunkers escoltan a un green pequeño y plano.

IMG_5727

También hay agua en toda la parte derecha en el hoyo 8, un par 4 corto. Destaca una calle auténticamente bombardeada por bunkers que exige un drive muy preciso. El green es simplemente espectacular, con amplias escapatorias, dos plataformas y muchos bunkers.

IMG_5728

El hoyo 9 es un par 4 donde Nicklaus coloca un bunker en medio de la calle. Nuevamente desde el tee hay que elegir la mejor forma de atacar el hoyo: por la derecha, el pasillo es estrecho y cuenta con un rough temible, pero la entrada al green es más sencilla. Por la izquierda el hoyo se alarga bastante. El green está ligermamente en alto.

IMG_5730

La segunda vuelta empieza con un par 4 corto y sencillo. La parte izquierda está llena de bunkers y rough: hay que ir por la derecha. Además tendremos un mejor ataque al green.

IMG_5731

Un nuevo par 3 con lago continúa. El tiro es idílico: un green movido recibe atravesado y con un bunker para los muy conservadores. El green cae hacia el agua.

IMG_5733

El 12 es un par 4 muy largo, ancho y con un green pequeño. Un gran bunker protege la calle por la derecha.

IMG_5735

El hoyo 13 es un par 5 con bunkers por la derecha y agua protegiendo al green por su parte izquierda.

IMG_5736

El hoyo 14 regresa hacia la zona más cercana al tee del 1. Es un par 4 eterno, con calle muy ancha y un green elevado al que protege un bunker frontal. Hay dos bunkers en medio de la calle que dan dos vías de ataque: por la derecha más riesgo, por ser una vía más estrecha.

IMG_5737

Un nuevo par 5 con agua continúa. Agua por la derecha protege la salida, aunque para llegar al agua hay que pegar un super drive. El agua acompaña a todo el hoyo por la parte derecha, por lo que hay que ser preciso para atacar la bandera en un green movido.

IMG_5741

El 16 es un par 3 precioso, largo y con un green con más movimiento que una silla de montar. Impresionantes escapatorias por todos lados.

IMG_5745

El 17 es otro par 4 corto con agua, esta vez protegiendo la salida y forzando de nuevo a pensar en la línea más idónea para jugar. La ideal es la que marca el bunker de calle. Más a la izquierda necesitaremos de más potencia para no mojarnos. Un green que recibe cuesta abajo obliga a tener que tirar con un palo lo más corto posible.

IMG_5747

Para terminar este campazo, un 18 con árboles espectacular. La calle gira hacia la izquierda por lo que hay que apurar el tiro sin acercarse demasiado a los árboles.

IMG_5749

El segundo tiro debe superar una ría y disparar a un green en alto, tremendamente movido.

IMG_5750

En definitiva, un gran campo de golf con un mantenimiento exquisito y con un diseño estratégico de primera. Una obra de arte en Madrid. Termino con un video del campo que encontré por la red.

Royal County Down (Championship Links), Irlanda del Norte

5 de julio de 2013 5 comentarios

En mi último viaje de golf por Irlanda he podido conocer dos campos excepcionales: Royal Portrush y Royal County Down. Ríos de tinta derramados y miles de pintas de cerveza testigos de cómo miles de golfistas debaten hasta la extenuación y durante décadas una cuestión golfística fundamental: cuál es mejor de los dos. Para muchos, incluido Golf Digest, Royal County Down es el mejor campo del mundo fuera de Estados Unidos. Un links salvaje, la mejor combinación de belleza estética y brutalidad golfística. No es casualidad ver la misma firma en ambos campos: Old Tom Morris y Harry Colt.

Leo que el primer trazado de 18 hoyos lo realizó Old Tom Morris (1890), aunque el campo es prácticamente obra del capitán del campo George Combe (a principios de siglo) y posteriormente por Harry Vardon (en dos visitas, 1908 y 1919) y por Harry Colt (1925). La huella de Colt es reconocible en los pares 3 del recorrido. Donald Steel hizo algunos cambios a los hoyos 16 y 18 en 1997. Pese a la intervención de los diseñadores, la sensación predominante es que estamos en un links absolutamente natural, una reliquia victoriana perfecta. Quizá el links más salvaje que he jugado. El triunfo de la civilización sobre la selva. En un emplazamiento privilegiado, con vistas a las montañas de Mourne, el campo luce una orografía muy accidentada entre dunas, lo cual obliga a ir muy recto desde el tee de salida. Además muchos tiros son ciegos, por lo que si no estamos finos podremos perder muchas bolas. Muy aconsejable jugar con caddie o con alguien que conozca el campo, o en su defecto con un stroke saver. Encontraremos en este paseo entre dunas muchos bunkers con barbas, infinidad de arbustos de todos los colores, vistas increíbles y unos greenes fantásticos, muy duros como es norma en links. Aunque para un campo con esta fama y con este precio, la velocidad de los greenes que jugamos fue muy lenta e impropia de su categoría. Esta es la vista desde la calle del 1, que está prácticamente pegada a la playa de la bahía de Dundrum.

IMG_1871

Los primeros nueve hoyos son caviar puro, 9 joyas durísimas. El hoyo 1 es un par 5 franco, recto y sin demasiados problemas atacando a un green alargado. Es básico empezar bien porque estamos en uno de los hoyos más sencillos del recorrido.

IMG_1870

El hoyo 2 discurre recto y paralelo a la playa. Primer drive ciego aunque a una calle ancha. La gracia está en que si no estamos en el centro de la calle no veremos el green, que queda tapado por dunas. Un enorme bunker también aterroriza al golfista pusilánime. La foto es mala porque en cada hoyo tuvimos una estación diferente: aquí pasamos del verano al otoño-invierno. Hay que tener mucha paciencia y ropa cómoda para todas las condiciones posibles.

IMG_1884

El green del 2, además de varios bunkers cercanos que lo escoltan, está bien elevado en un área con abundantes caídas y escapatorias. No me quiero imaginar lo que es este campo con greenes rápidos: una masacre.

IMG_1885

Esta maravilla es el grandioso hoyo 3, par 4 natural donde los haya, con al menos 10 bunkers totalmente naturales. Como siempre la calle es el sitio donde hay que estar. Es un hoyo fantástico porque tienes miles de formas para llegar al green, pero sólo con la bola larga en la izquierda uno tiene visión del green en su segundo tiro.

IMG_1887

Si hasta ahora hemos tenido el viento a favor, el hoyo 4 lo jugamos con viento en contra. Un espectacular par 3 de 180 metros, con el sello de Harry Colt, que sobrevuela desde un tee elevado un mar de jaras y arbustos y con las montañas al fondo.

IMG_1889

El green del 4 es largo y estrecho. Está escoltado por 9 bunkers en su parte frontal y derecha. El Stroke Saver dice que como todos los greenes en este campo, los putts que caen del frente hacia el fondo tienen a caer hacia el mar.

IMG_1890

El hoyo 5 nos enfrenta a otro drive ciego en el que hay que apuntar a una piedra blanca y rezar. Aquí el problema no es sólo que el tiro sea ciego, sino que la calle va en diagonal. Nuevamente la ondulada calle parece bombardeada de bunkers por todas partes.

IMG_1891

Otro par 4 sigue con salida semiciega. El green es quizá el más pequeño del campo. No hay que pasarse nunca del green porque la duna se tragará la bola.

IMG_1904

El hoyo 7 es el par 3 más corto del recorrido. El green está elevado por lo que el viento azotará bien. Hay que tirar la bola a la parte frontal del green por la derecha, porque si no se marchará por las escapatorias que tiene a la izquierda o al fondo y el par será muy complicado.

IMG_1905

Otro hoyazo sigue: el 8 es un par 4 ascendente muy largo, con bunkers protegiendo la salida tanto con viento a favor como en contra. Un green estrecho y elevado y con muchas caídas.

IMG_1906

Y para terminar, el hoyo quizá más famoso del campo, no por su salida que es ciega, sino por lo que se ve al llegar a la cima. Una salida muy curiosa, única; hoy no se diseñan hoyos así. Un poste marca la línea a seguir: hay que pegarle duro y por esa línea para tener esperanzas de llegar a la calle.

IMG_1911

Desde la cima se extiende la calle ligeramente hacia la izquierda. Podemos admirar la casa club enmarcada en las montañas. Dos bunkers y una duna protegen la entrada del green a unos 40 metros del mismo, aunque parezcan mucho más cercanos al green. Una primera vuelta gloriosa y que me castigó con dureza.

IMG_1916

Comento algunos hoyos de la segunda vuelta. El hoyo 11 es otra salida completamente ciega y donde un poste marca la línea para superar una duna y llegar a una calle que gira ligeramente a la derecha. Lo que no contamos es que las barras no estaban en su sitio teórico: 4 drives perfectos y 4 bolas a un rough denso y complicadísimo.

IMG_1921

Seguimos hacia el segundo par 5 del recorrido. La calle hay que visitarla para tener opciones. Desde el segundo tiro vemos el green y varios bunkers escalonados hacia el, recibiendo las bolas que no vayan muy rectas. Hay que pensárselo dos veces para atacar este green desde lejos.

IMG_1922

Para mi, el hoyo 13 es el mejor del campo. Un dogleg de izquierda a derecha maravillosamente estratégico. Ante nosotros una calle ancha y alcanzable con madera. Podemos intentar ganar metros y visibilidad del green por la izquierda, pero si cerramos la bola en exceso nos espera un rough selvático. Si decidimos tirar por la derecha en dirección al bunker de calle, nos quedará un tiro ciego y muy largo al green.

IMG_1924

Desde la esquina del dolgeg avistamos el green, protegido por la izquierda por un bunker (hay otro en la derecha que no vemos). Podemos ver las barbas de los búnkers, que penalizan de verdad. Este green, metido en un anfieteatro de dunas, es diabólico y hacer tres putts es la norma. El arco iris apareció para enmarcar este prodigioso hoyo.

IMG_1929

Esta es la vista del hoyo 13 desde detrás del green, donde se puede ver lo amplia que es la zona derecha del green, y por la derecha elevada, la calle del hoyo 15.

IMG_1933

Después de un hoyo así uno se quedaría a jugarlo de nuevo, pero nos toca otro extraordinario par 3, desde un tee elevado. Un bosque de pinos encuadra el golpe de un green muy difícil de puttear (otra vez). Los tres hoyos finales retornan en dirección a las montañas. El hoyo 15 tiene un tiro precioso a una calle ascendente que luego gira hacia la derecha. Hay que hacer volar la bola y conseguir avanzar para tener oportunidad de llegar al green de dos golpes.

IMG_1939

El hoyo 16 es un par 4 corto y llegable por los muy pegadores (no es mi caso). Mucho ojo con los arbustos de la derecha o izquierda porque perdemos bola seguro.

IMG_1942

El hoyo 17 nos enfrenta a un par 4 ligeramente ascendente. Si pegamos la bola bien podemos acabar en un pequeño obstáculo de agua en medio de la calle (que no se ve desde el tee de salida).

IMG_1944

Para terminar, un par 5 exigente donde hemos de negociar desde el tee de salida 18 bunkers que acompañan a la calle. Curiosamente el green no necesita bunkers, le basta con las caídas tremendas que tiene y por un arbusto que lo protege en su parte izquierda. Un final duro para este gran campo de golf.

IMG_1948

 

 

Gene Sarazen, el inventor del sand wedge

5 de septiembre de 2012 Deja un comentario

He leído en Golf Digest una historia arrebatadora que combina a un genio de golf, un director de cine americano y muchas dosis de suspense, emoción y final feliz.

El genio del golf es Eugeni Sarazini, más conocido como Gene Sarazen, uno de esos nombres míticos de la década de los 20 y 30. Gene Sarazen ganó 7 majors, siendo uno de los pocos jugadores que ha ganado todos los majors (además de Ben Hogan, Gary Player, Jack Nicklaus y Tiger Woods). En la foto, Hogan, Sarazen, Player y Nicklaus.

Gene Sarazen es quizá más conocido porque su nombre se menciona durante el Masters de Augusta: Da nombre a uno de los puentes de Augusta National, el que los jugadores cruzan al salir del hoyo 15, en recuerdo de un albatros suyo en la última jornada del Masters de 1935, en el hoyo 15, que le sirvió para empatar con Craig Wood y ganar el torneo en el playoff.

Pero Gene Sarazen es el inventor del sand wedge, o el sand iron como él lo llamó. Su amigo, el director de cine americano Howard Hughes le enseñó a pilotar un avión, y Sarazen se fijó en cómo la cola del avión se ajustaba hacia abajo durante el despegue para facilitar la maniobra. A Sarazen se le ocurrió que podía hacer lo mismo con sus palos, y pidió a su fabricante, Wilson, media docena de niblicks (lo que hoy serían hierros 9). Sarazen estuvo probando soldar diferente cantidad de material en la base del palo hasta encontrar una que permitía salir de un bunker con mayor facilidad. La idea era que la suela del palo golpeara primero la arena antes que el filo, permitiendo deslizar el palo por la arena y evitando que el palo se clavara. Además el peso extra permitía mayor potencia para sacar la bola. Fue el primero que jugó los golpes de bunker sin apuntar a la bola, atacando la arena del bunker unos centímetros antes de la bola. Esta técnica es la que sigue vigente hoy, como explica Luke Donald.

Sarazen usó el palo por primera vez en el Open Championship de 1932, en Prince’s Golf Club, manteniéndolo en secreto durante las rondas de prácticas. Como en una buena historia de Hollywood, Sarazen ganó el torneo y alegró para siempre la vida del golfista que visita un bunker.