Inicio > Campos > Centro Nacional de Golf, Madrid

Centro Nacional de Golf, Madrid

El Centro Nacional de Golf Emma Villacieros lleva el nombre de la ex-presidenta de la Federación Española de Golf, en calidad de principal promotora. Sin discutir sus indudables méritos, me resulta curioso este personalismo; recuerda a la costumbre, antaño común, de denominar a los estadios de fútbol con el nombre del presidente de turno, como si fuesen obra suya exclusivamente, o fuesen ellos propietarios legítimos. Con todo, el nombre no ha calado entre los aficionados, que se refieren a esta instalación como el “campo de la federación”. (En la foto, los hoyos 2 y 3 desde el tee del 6).

IMG_0798

Aunque sienta una irrefrenable afición al golf, es lógico pensar que construir un campo público de golf es un acto poco responsable de cómo usar dinero público, ya que puede ejercer competencia desleal al empresario privado que explota una instalación similar. Y sobre todo habiendo otros usos para emplear este dinero público (por ejemplo, devolverlo al contribuyente). En honor a la verdad, este campo es necesario por varias razones: además de que en Madrid hay innumerablemente más aficionados al golf que campos, el proyecto ha restaurado un área perdida para la ciudad, donde se acumulaban vertederos de escombros y por donde pululaban camellos y drogadictos en búsqueda mutua. Hoy el lugar, aunque el campo no sea un prodigio estético por su ausencia de árboles, es un lugar indiscutiblemente más bello que antes, y debemos agradecer el empeño de la Federación por esta obra. Madrid disfruta hoy de un campo de golf urbano, al que se puede acceder en metro o autobús y que pese a las críticas comunes resulta un recorrido retador e interesante. Lo creo apto para buenos jugadores y para principiantes. En la foto el 16, el hoyo emblemático, desde la sede de la Real Federación Española de Golf.

IMG_0785

El campo aparece firmado por Dave Thomas (arquitecto contrastado de Belfry, Abama o Terre Blanche entre otros) y Jorge Soler-Peix, más el equipo de Green Project que lideran Alfonso Viador y Magi Sardà. Hay que aplaudir el trabajo de los diseñadores del campo para encajar un buen recorrido en una finca difícil por su orografía y tamaño. El campo goza de hoyos notables, entre los que se encuentran el 1, 2, 9, y la segunda parte, especialmente los últimos hoyos. Es un campo semi-plano y sin árboles, y esto lleva a algunos a decir aquello de “tipo links”, aunque francamente no tiene mucho que ver con un links. No es un campo fácil: estrecho, en demasiadas ocasiones las calles se estrechan más en en lugar de aterrizaje del driver. Si el rough está alto (como estaba cuando se inauguró) puede ser una pesadilla. Los greenes, notables. Los búnkers, aunque tienen buena arena, están en un estado penoso, certificando el intenso uso del campo.

El hoyo 1 es el par 5 más largo de la vuelta. Desde el tee podemos ver en ligera subida todo el camino al green: hay que empezar con tres buenos golpes para llegar. Se ve el ondulado de la calle, y cómo cae de izquierda a derecha.

IMG_0787

El hoyo 2 es un par 4 con forma de codo de izquierda a derecha. Según seamos de pegadores podemos intentar acortar por la derecha o directamente apuntar a la calle, sin llegar a los bunkers que la protegen.

IMG_0789

Un buen green protegido por un profundo bunker a la entrada en la parte derecha. Al fondo, las cuatro torres de la ex-ciudad deportiva del Real Madrid.

IMG_0791

El hoyo 3 es un bonito par 3 a un green plan y protegido por un bunker a la izquierda.

IMG_0792

El hoyo 4 es un par 4 estrecho, donde tendremos que apretar para llegar bien a calle. A la izquierda varios bunkers protegen la calle. El green es enorme y está bien guardado por un bunker en su parte izquierda. En la foto se aprecia la estrechez de la calle.

IMG_0795

Pasamos a un par 5 largo, calle estrecha, bunkers de protección. La bola mejor por la parte izquierda. Nuevos bunkers esperan al jugador en el green. En este hoyo tuve la  mala fortuna de irme por el rough de la izquierda: no es nada aconsejable.

IMG_0796

El hoyo 6 discurre plano y paralelo, en parte, a la M-40. Por la derecha además varios bunkers, además del fuera de límites, nos obligan a apuntar por la izquierda. Un bunker protege por la derecha la entrada del green.

IMG_0799

El hoyo 7 es un par 4 corto y con un green pequeño. Obligatorio ir por la parte izquierda de la calle. El 8 es un par 4 muy largo, con un drive en bajada que desciende hacia un green bien protegido por bunkers. Detrás, la zona de prácticas.

IMG_0802

El 9, finalmente, es un par 3 largo en bajada y protegido por un lago por la izquierda. Hay un desnivel importante por lo que el tiro debe ser controlado. El green tiene un suave desnivel que ofrecerá putts divertidos.

IMG_0803

La segunda vuelta abre con un par 5 largo en subida. Hay bunkers por la parte izquierda y derecha que hay que evitar. La calle gira ligeramente hacia la izquierda. El segundo golpe nos permite contemplar el green y sus bunkers.

IMG_0806

El 11 es un par 4 relativamente corto, en ligera subida y recto.

IMG_0809

El hoyo 12 es un hueso precioso. Nos invita a apretar el drive y tratar de ganar la máxima distancia en una calle descendente. El segundo tiro nos plantea si atacar bandera o ser más prudente y evitar el lago que atraerá las bolas más timoratas. El stance inclinado de la calle nos planteará dilemas adicionales.

IMG_0811

El 13 es un dogleg enorme a la izquierda y en subida. No hace falta machacar la bola desde el tee, porque nos quedaremos a una distancia cómoda de un green invisible. Muchos bunkers protegen el green del acceso directo por parte de bombarderos. Hay que conocer el green y la posición de bandera para atacarlo convenientemente, porque guarda moderadas caídas.

IMG_0812

El 14 es un par 3 larguísimo. El Monte del Pardo queda a la derecha del mismo. Una vaguada anterior al green recogerá los tiros de escasa potencia. También hay profundos bunkers esparcidos por sus inmediaciones.

IMG_0814

El 15 nos enfrenta a una caída brutal desde el tee de salida, cosa que agradece un drive bien pegado y recto. No conviene mover mucho la bola porque los efectos la enviarían a un rough criminal, sobre todo por la izquierda. De nuevo muchos bunkers protegen al green.

IMG_0815

El 16 es un par 5 espectacular, todo un prodigio de diseño estratégico. El clásico hoyo plátano con un lago esperando los tiros más agresivos. Por la parte izquierda, el agua, pero por la derecha tampoco hay que despreciar los peligros. La foto corresponde al Madrid Masters del 2009, donde este hoyo era el 18.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El 17 es un par 3 nuevamente largo, con agua a la izquierda. Hay que evitar los bunkers de la parte derecha.

IMG_0819

Por último el 18 nos lleva directamente hacia la casa club en suave bajada. La línea por encima del bunker de la derecha acortará distancias, aunque podemos ir por la izquierda. El segundo tiro a un green en alto está protegido por agua.

18 CNG

  1. TORANZO SPORT
    18 de enero de 2013 a las 09:21

    Como siempre, un gran análisis compacto.

    Es el campo favorito para hacer “campana” en el trabajo por los laboriosos banqueros e inmobiliarios que habitan por estos lares.

    A destacar el tamaño de la casa club, se podría hacer un pitch and put cubierto dentro. Es más grande que el parking.

  1. 12 de abril de 2013 a las 21:55
  2. 10 de mayo de 2014 a las 20:58

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: