Archivo

Archive for the ‘Torneos Profesionales’ Category

Los mejores pares 4 cortos del PGA Tour

30 de diciembre de 2013 2 comentarios

Con el título de “El poder y la gloria” la revista GolfWorld publicó hace algunos meses una relación de los mejores pares 4 del PGA Tour alcanzables con el driver (por los pros). Con una longitud entre 250 y 300 metros aproximadamente, estos hoyos, casi siempre ubicados en los segundos nueve hoyos, suelen ofrecer una maravillosa combinación de gloria (eagle) y perdición (muchos bogeys). Por muy buenos jugadores que sean, son seres humanos, y pocos pros se resisten a la tentación del “puedo llegar…, pues nada, ¡a por el green!”. Cada hoyo esconde multitud de dramáticas historias de ese jugador que malogró su vuelta por intentar alcanzar la gloria. La lista de hoyos es fantástica así que la transcribo añadiendo fotos y comentarios:

Hoyo 14 del Plantation Course en Kapalua (Hawai).  Desde barras negras son 305 yardas, es decir, 279 metros. Se dispara al green más pequeño del recorrido. El campo es famoso por ser sede del torneo de los campeones, el Hyundai Tournament of Champions, el torneo que inaugura el año. Ojo al glorioso hoyo 18 final en bajada. Stuart Appleby ganó el torneo a pesar de cometer 2 de sus 7 bogeys en el SBS Championship del 2004 en este hoyo “fácil”.

Hole 14 Kapalua Plantation

El hoyo 10 del Waialae Country Club, Honolulu, sede del Sony Open in Hawaii. Es el hoyo 1 del campo para socios, que se juega como 10 en el Sony Open. El torneo se celebra la semana posterior al Hyundai Tournament of Champions en el mes de enero. Adjunto el plano del mismo.

so08_hole10

El hoyo 10 de Riviera Country Club en California. Todo un clásico del calendario. Pese a sus 315 yardas, en cada edición del Northern Trust Open este famoso hoyo causa tantos problemas que se le apoda el “par 5 más corto del mundo”.

Riviera-Country-Club-Hole-10-1-copy

El hoyo 17 del Stadium Course – TPC Scottsdale en Arizona. El Waste Management Phoenix Open es el torneo más ruidoso del mundo, y su hoyo 16 par 3 es un espectáculo impresionante con más de 25000 aficionados en sus gradas, alguno con demasiadas cervezas. El 17 es el hoyo de la izquierda en la foto: los bunkers de calle están suficientemente lejos para intentar llegar al green, pero si el jugador cierra la bola se bañará.

17 tpc scottsdale

El hoyo 14 de Quail Hollow Club, Charlotte (North Carolina). Sede del Wells Fargo Championship, que se celebra en la primera semana de mayo. En este divertido par 4, el agua aguarda a los valientes por la izquierda, protegiendo este movido y alargado green. Este campo acogerá el PGA Championship en 2017.

Quail Hollow 14

Hoyo 11 del TPC Four Seasons Resort Las Colinas en Texas. Sede del HP Byron Nelson Championship.  Con la bandera a la izquierda de este green alargado, la bola debe volar por encima del agua. Pese a su escasa longitud, el hoyo suele ofrecer una media golpes superior a 4. En la foto, el sudafricano Rory Sabatinni intentando llegar a green.

Hole 11 TPC Four Seasons Irving TX

Hoyo 15 del TPC River Highlands, Connecticut. Campo donde se juega el Travellers Championship la semana posterior al US Open. Con 296 yardas, es decir 271 metros, este es el par 4 más corto del PGA Tour. Además de multitud de bunkers a ambos lados de la calle, el hoyo se ataca desde un tee elevado a un green resguardado por agua en la izquierda y una colina de hierba altísima por la derecha. Encima de la colina hay casas, por lo que el fuera de límites entra bastante en juego. Un hoyo para ver varios eagles y muchos bogeys. La vista desde atrás da fe de la excelencia del green y de sus gloriosos contornos.

hole15 TPC River Highlands

El hoyo 4 del TPC Boston en Massachusets. Sede del primer torneo de los play-offs de la Fedex Cup, el Deutsche Bank Championship. Con 298 yardas, el hoyo presenta un aspecto muy similar al hoyo 10 de Merion. Ir a green tiene su riesgo por el enorme bunker de entrada.

TPCBoston4_t640

El Hoyo 15 del TPC Summerlin, Las Vegas cierra la serie. Sede del Justin Timberlake Shiners Hospitals for Children Open, que se juega después de los play-offs en octubre. Con 341 yardas,  el green elevado está bien resguardado por 5 bunkers y por el desierto de Nevada.

Hole 15 tpc summerlin

Feliz 2014 a todos y que podamos disfrutar todos de muchas vueltas de golf con numerosos birdies.

El efecto Ryder: el Alfred Dunhill Links Championship 2012

6 de octubre de 2012 1 comentario

Esta semana se está jugando el Alfred Dunhill Links Championship, un torneo con formato pro Am donde famosos, millonarios y gente con suerte juegan en los tres mejores campos cerca de St Andrews: Carnoustie, Kingsbarns y el Old Course de St Andrews.

Quizá por el efecto Ryder, en esta edición ya se han visto tres fenómenos sobrenaturales:

Una vuelta estratosférica de Brendan Grace en Kingsbarns, récord del campo; 60 golpes, con 10 birdies y un eagle. Grace sigue líder del torneo.

Otro récord del campo nada menos que en el Old Course, protagonizado por Victor Dubuisson, un francés 145 del mundo. Dubuisson se hizo 11 birdies y un bogey para firmar 62 golpes.

Y ayer Michael Phelps hizo esto en Kingsbarns.

La primera victoria de Seve en Royal Lytham & St Annes

17 de julio de 2012 2 comentarios

El Open Championship vuelve a Royal Lytham & St Annes. Un links venerable y curioso, donde no se ve el mar y sí carreteras, vías de ferrocarril y muchas casas victorianas de ladrillo rojo. No es el campo más bonito del mundo. Faldo dijo que es como jugar en una pequeña ciudad. Fue diseñado por George Lowe, el primer profesional del club, en 1886 y remodelado por Harry Colt al inicio de la década de los 20. Al igual que en Royal County Down, Colt fue llamado para reemplazar los greenes planos y hundidos en superficies algo más elevadas. Colt cambió varios greenes de sitio y creó nuevos tees de salida, añadiendo los doglegs que tanto le gustaban. En la foto, el icónico hoyo 18.

El campo parece un campo minado por bunkers: hay más de 200, es decir, algo más de 11 bunkers por hoyo. Algunos son profundos, muy profundos, como muestra Pablo Larrazábal en esta foto.

El campo es el único de la rotación del Open que empieza en un par 3. También es famoso por su final: 5 hoyos durísimos comparables a los de Carnoustie. Bernard Darwin escribió que “el campo es una bestia, pero una bestia justa”.

En este campo fue donde Bobby Jones consiguió su primer Open Championship en 1926. Una placa celebra un famoso golpe desde una zona arenosa en el hoyo 17 (foto de aquí)

Tony Jacklin consiguió la primera victoria británica en 18 años en el Open de 1969, Gary Player ganó su tercer Open en 1974, Tom Lehman ganó en 1996 y David Duval en el 2001, aquel en el que Ian Woosnam empezó su ronda con 15 palos. Pero sobre todo este links es especial porque Severiano Ballesteros ganó dos Opens, en 1979 y 1988.

Su primer grande en Royal Lytham & St Annes lo consiguió un sábado de junio de 1979. Ya había quedado segundo en Royal Birkdale tres años antes en un Open Championship. Pero esta victoria fue la primera europea (no británica) en un Open desde 1907.

La victoria fue épica porque en la última jornada Seve empleó el driver en 9 salidas y sólo cogió una calle. En un campo como Lytham, con tanto bunker, es decir, con tanto bogey y doble bogey esperando al jugador errático, lo que hizo Seve es estratosférico. No tuvo el mejor lie en muchos segundos tiros, y sin embargo ganó con claridad.

Durante el torneo su bola cayó en 15 bunkers, y en 14 de ellos recuperó con sólo un putt. Y con el sand wedge con el que salió tan bien de bunker fue con el que hizo birdie desde un aparcamiento en el 16.

Y ese es el último y asombroso putt. Como dice el comentarista, la bola parecía que tenía un imán hacia el hoyo.

El Greenbrier Classic y el sueño americano

5 de julio de 2012 3 comentarios

Esta semana el PGA Tour juega el Greenbrier Classic, en The Old White TPC, White Sulphur Springs, West Virginia. Un campo par 70 y que tiene la particularidad de terminar el recorrido con un par 3.

Sean+O+Hair+Greenbrier+Classic+Round+Three+bmxQZl0-E9dx

Algo de historia… Una escena clásica de Hollywood. Año 1936. Un hombre joven limpia unas bolas de golf en la habitación de los caddies de un club local de golf en Hot Springs, Virginia. Su trabajo incluye limpiar palos, arreglar piques del campo y ayudar al caddie master. Su sueldo: un bocadillo de jamón y tiempo libre para intentar conseguir dar alguna clase de golf. En su bolsillo, toda su fortuna: 70 centavos de dólar y una navaja. Por el umbral aparece un hombre bien trajeado que empuña un drive reluciente con varilla cromada:

– Te he visto jugar en el torneo hoy. No es que lleves la bola a una milla de distancia desde el drive. La llevas a dos millas.

– Sí, señor.

– Tienes un swing impresionante, muchacho. ¿Dónde lo aprendiste?

– Oh, en el sembrado que hay al lado de casa, en Ashwood.

– Ya, pero ¿qué profesional de golf de Virginia te ha enseñado?

– Nadie, nunca tuve dinero para clases. Veía a mi hermano Homer y practicaba en casa. El resto supongo que es natural, viene de mí.

– Increíble. Los drives más largos que he visto en mi vida, y he visto unos cuantos, los has pegado hoy. Cuando te has pasado de green en el 9, que mide 330 yardas, y tuviste que chipear hacia atrás, hiciste algo que ni Bobby Jones ni Hagen pudieron hacer. ¿Cuántos años tienes, chico?

– Veintitrés, señor.

– ¿Me dejas ver tus palos un momento?

El hombre inspecciona la bolsa de palos. El driver está reconstruido desde una cabeza rota, pegada con cola y repintada. Los hierros son medio juego de segunda mano, comprados por 10 dólares, y con algunos palos con varillas de madera y otros con varilla de hierro. Un sand wedge comprado por correspondencia por 3,5 dólares.

– Y con esto has hecho hoy 70 golpes para quedar segundo en un campo difícil, increíble… Mi nombre es Fred Martin, y soy el Director del hotel Greenbier en White Supphur Springs. ¿Te gustaría trabajar para mí como profesional del campo? Te pagaré 45 dólares al mes, más alojamiento. Y podrás quedarte lo que ganes dando clases.

El Greenbrier era el campo de golf con más renombre de Virginia. Un club privado con un hotel de lujo que hospeda a presidentes de Estados Unidos. Un club con socios como los Astors, Biddies, Kennedys, Vanderbilts…

– Señor Martin, no sé cómo de rápido se mueve usted, pero cuando aparezca en su club estaré esperándole.

La historia, real, aparece en la autobiografía del profesional de golf. El libro se llama “The Education of a Golfer”. El autor: Sam Snead.

Desde aquel día, Sam Snead comenzó a competir contra los mejores. Aquel pobre ayudante de caddie se convirtió en una leyenda. 7 grandes y 84 títulos del PGA Tour avalan a uno de los mejores pegadores de la historia. Junto con los 18 Majors de Jack Nicklaus, los 84 títulos profesionales de Sam Snead son el reto más inmediato que tiene en su cabeza Tiger Woods.

Otra curiosidad: el récord del campo lo firmó Stuart Appleby en 2010 con un 59 en la última vuelta para ganar el torneo. El récord lo tenía Sam Snead con 60 golpes, conseguidos 60 años antes, en 1950. Brutal.

La tercera victoria de Tiger en 2012

2 de julio de 2012 Deja un comentario

Ayer, mientras España ganaba su segunda Eurocopa de fútbol, Tiger Woods conseguía su tercera victoria del año de Tiger Woods en el AT&T National en Congressional. Bo Van Pelt lo tuvo en su mano pero hizo un hoyo 16 desastroso, dejando la victoria en bandeja a Tiger.

Espectacular este golpe detrás de un árbol en el hoyo 12, sobre todo la visión a cámara lenta del golpe y cómo se dobla la varilla de su hierro 9. El hierro fue empleado en el 18, así que no sufrió daños de consideración.

El escandaloso golpe de Tiger

4 de junio de 2012 1 comentario

Pude ver ayer en directo este approach de Tiger Woods en el Memorial de Muirfield Village. Empezó a 4 golpes del líder, y en este hoyo estaba sólo a un golpe del líder, que en ese momento era Rory Sabbatini. En el hoyo 16, un par 3 criminal, Tiger se marchó al rough. Le quedaba un golpe imposible. Se juega un flop brutal para darse una oportunidad de hacer el par, y hace esto:

Los comentaristas se frotaron los ojos, el público pegó un brinco y todo el mundo enloqueció. Twitter echó humo como pocas veces se ha visto.

Y después de un birdie en el 18, Tiger acumula su segunda victoria del 2012. No serán las únicas.

El US Open de 1962: el primer grande de Jack Nicklaus

2 de mayo de 2012 Deja un comentario

En 1962, un rookie de 22 años llamado Jack Nicklaus, ganador del US Amateur, gana su primer major a Arnold Palmer, “The King”, en Oakmont Country Club en Pensilvania, muy cerca de la casa de Palmer. Arnold era el rey, el número 1 absoluto de este deporte y una gran estrella en Estados Unidos, y en ese año ya se había proclamado campeón del Open Championship y del Masters, además de otros 5 torneos. En el Phoenix Open Invitational de ese año ganó con una ventaja de 12 golpes sobre el segundo, el propio Jack Nicklaus. Para el Oso Dorado, éste fue su primer título profesional. Para el rey Palmer este torneo fue una maldición: no volvió a ganar un US Open, quedando segundo 4 veces en 6 años. Para todos, en este major comienza una de las más bonitas rivalidades de la historia del golf.

Palmer desaprovechó una ventaja de 3 golpes en la última jornada. El torneo terminó con los dos jugadores empatados después de 72 hoyos con 283 golpes (-1).

En el play-off disputado el lunes, y con los 22.000 espectadores apoyando a Palmer y ridiculizando a Nicklaus, éste comenzó arrollador y se puso 4 golpes por delante en 6 hoyos.  Arnold protagonizó una de sus habituales remontadas para ponerse uno abajo, pero el rookie consiguió destrozarle al final. El problema de Palmer fue claramente el putt: hizo 13 escalofriantes tripateos en los 90 hoyos jugados del US Open. Nicklaus sólo hizo un green a tres putts, en el primer hoyo del play off.

La USGA acaba de estrenar un vídeo sobre este histórico primer major de Jack Nicklaus.

Sugerencia: Canal+Golf, ¿podríais emitirlo como previa del US Open?

ACTUALIZACIÓN: Previo al US Open del 2012, Canal+ Golf emitió este programa y otros similares de US Open históricos. ¡Gracias!