Archivo

Posts Tagged ‘Payne Stewart’

Estatuas de golf

11 de noviembre de 2015 Deja un comentario

A veces ir a un campo de golf es como ir a un museo. Y no me refiero a los venerados links. Una de las cosas que más solera da a un campo es vestirlo con una placa conmemorativa, un cartel o incluso una estatua; en esta generación selfie, donde todo el mundo tiene un móvil en el bolsillo, las estatuas son mucho más fotogénicas que un prado verde con una bandera al fondo. Así que, señores responsables de campos, pongan una estatua junto al green del 18.

Por ejemplo, en Tralee, un gran links irlandés, ¿Quiere usted que se sepa bien claro que Arnold Palmer ha diseñado el campo de golf? Nada mejor que una estatua en tamaño real, para dar la oportunidad del selfie de turno.

IMG_8217

En Ballybunion, otro links de los mejores, se recuerda la partida de un gran jugador, un caballero dentro y fuera del campo y que falleció trágicamente y se convirtió en una leyenda.

IMG_8369

Waterville, un campo links muy activo en esto del marketing, es un festival de placas y estatuas. ¿Se muere usted por comunicar que en su campo también jugaba regularmente Payne Stewart? Una placa sería poca cosa: estatua al canto.

IMG_8584

La más famosa estatua de Payne Stewart, recreando la celebración de un putt, es la que preside la entrada en el campo de Pinehurst, que fue donde ganó su US Open en 1999.

payne-stewart-statue

Sigamos en Waterville: ¿Y que pasa con el diseñador del campo? ¿Acaso no merece otra estatua? Pues se pone otra y punto.

IMG_8510

¿Cómo se puede hacer recordar al jugador que pisa un terreno sagrado? Explicando la historia del hoyo más famoso del campo. La historia es estremecedora.

IMG_8553

¿Hay proezas que deben ser recordadas? No hay problema: otra placa más.

IMG_8565

Y otra placa más recordando el punto más escénico del campo.

IMG_8572

En Killeen Castle hay una estatua icónica del diseñador del campo haciendo un swing.

kileen_fore

Aunque el gesto más recordado de Jack Nicklaus lo podemos ver inmortalizado en el Salón de la Fama de Georgia.

767351

O en Muirfield, Ohio, el campo del Oso Dorado, enseñando a un niño.

jack-nicklaus-statue

O en Valhalla, en Louisville, Kentucky, como diseñador, con Dwight Gahm, el fundador del campo.

Zenos_Frudakis_Jack_Nicklaus_Louisville

La estatua más fea que he visto nunca es la de Pete Dye en la entrada del Teeth of the Dog, en República Dominicana. La verdad es que él nunca fue un adonis.

IMG_7775

En España, obviamente rendimos homenaje a Seve Ballesteros con dos estatuas: Una en Santa Marina que recrea su swing.

santa marina

Y otra en Pedreña donde se recrea, quizá con menor fortuna, su triunfo en el Open Championship.

ballesteros-homenaje_628x350

Añado la estatua más fea, extravagante y ridícula que he visto nunca. Está en el campo de golf de Las Matas (el Nuevo Club de Campo). Un tipo sin ropa haciendo un swing.

IMG_4549

Un amigo me envía una placa del Glen Abbey Golf Club, en Ontario, Canada, con la hazaña del jugador más ilustre que ha pisado sus calles.

IMG_9371

Lo curioso de la placa es que no recree el golpe con el que ganó el torneo, uno de los más famosos de su carrera, golpe del año en el PGA Tour del 2000; desde un bunker de calle Tiger dispara un hierro 6 de 195 metros.

 

 

Waterville Links, Irlanda

28 de julio de 2015 6 comentarios

El campo de Waterville Links es un gran links que goza de una localización privilegiada, en un estuario perfecto que regala un terreno links espectacular. Lo difícil es llegar hasta ahí: Irlanda claramente no tiene infraestructuras muy modernas, y si uno se fía de un Tom Tom puede acabar por carreteras sinuosas y estrechas sin arcén en una especie de viaje en el tiempo a mediados del siglo XX. Pero todo mal se termina cuando descubrimos el lugar, respiramos el viento frío de los links y admiramos la estatua que ilumina el recorrido: el inconfundible y malogrado Payne Stewart. Estamos en terreno sagrado. Y si no me creen, lean…

IMG_8584

Aunque en el terreno se jugó al golf desde hace muchos años, el campo actual es diseño original de Eddie Hackett, el arquitecto más importante de Irlanda, y fue abierto en 1973. Recientemente el campo ha sido remodelado por el ilustre Tom Fazio, quizá uno de los arquitectos más importantes en activo. Con la contratación de Fazio, los rectores del club han buscado ubicar su campo entre los primeros de los rankings de Golf Digest y otras revistas americanas, intentando con ello engordar su ego y atraer un turismo americano ávido del links tradicional. El campo tiene mucho marketing: su web, su casa club, su tienda. Nada malo en ello, pero para muchos es posible que esta estrategia haya americanizado un poco el campo (más distancia), y destruido su esencia. En cualquier caso estamos ante un gran reto de golf. En la foto, el hoyo 16.

IMG_8561

A unos 9 hoyos más planos, algo anodinos (y por ello menos memorables) continúan 9 hoyos dramáticos entre dunas gigantes, dotando al campo de gran personalidad. El hoyo 1 es un par 4 recto, ancho y sin demasiados problemas: como debe ser un buen hoyo 1. Bunkers laterales con plantas fescue recién colocadas bordean sus calles. Su nombre es premonitorio: Last Easy.

IMG_8515

Mucho más bonito y difícil resulta el siguiente par 4 hoyo 2, otro hoyo largo, en ligero dogleg hacia la derecha. Un grupo de pot bunkers en la derecha de la calle marcan el camino por donde no hay que ir. El rough que rodea a las calles es denso y complicado. Y al fondo, la ría.

IMG_8516

Mucho peor que el rough son las plantas de tojos amarillos (gorse en inglés) que se van encontrando por el campo. Por ejemplo, en la salida del hoyo 3, un magnífico par 4. Aprovechando la presencia de la ría, el hoyo va bordeando la misma hacia un green algo más elevado y escondido en la parte derecha.

IMG_8520

El green cuenta con unas caídas tremendas, rasgo común a todos los greenes del campo. Sin embargo no estaban mucho más rápidos de lo que vemos en España.

IMG_8521

Este es el primer par 3 del recorrido, una joya natural con un green escondido entre dunas.

IMG_8527

El green es una especie de silla de montar con multitud de bunkers rodeando sus suaves contornos. No todos los greenes cuentan con estas escapatorias tan atractivas.

IMG_8529

El hoyo 5 es el primer par 5 del recorrido. Casi 550 metros desde azules (las barras para pros en Irlanda), y 500 metros desde blancas (las de caballeros), y con el fuerte viento en contra, no es un hoyo fácil. Destaca una preciosa salida en alto y la presencia de multitud de bunkers que salpican su recorrido, colocados de forma estratégica para despistar al jugador.

IMG_8530

En el hoyo 6 es quizá donde Tom Fazio hizo su modificación más relevante, cambiando este otrora par 4 en un par 3, para también modificar el hoyo 7.

IMG_8536

El 7 anterior tenía un pequeño estanque natural en la calle. Fazio lo eliminó completamente. Ahora es un par 4 en dogleg hacia la derecha y ascendente. Esta es la vista del green desde la calle. 

IMG_8540

Los dos últimos hoyos son sendos pares 4: destaca el 9, con un green tremendamente difícil muy bien protegido por un bunker frontal entre dunas. Al fondo la casa club y la estatua de Mr. Stewart.

Waterville H9 – Versión 2

El hoyo 10 es un gran par 4 recto, ascendente, con una calle dibujada entre dunas.

IMG_8548

Mucho más encajonada entre dunas montañosas es el hoyo 11, un excelente par 5 en dogleg hacia la derecha, donde el diseñador aprovecha de la única forma posible los huecos entre estas dunas para preparar un hoyo espectacular.

IMG_8551

El green está elevado en lo alto de otra duna y la calle serpentea por un terreno mucho más abrupto que lo que muestra la fotografía.

IMG_8552

Si alguna vez he comentado que todo campo de golf es terreno sagrado, este campo lo es en el más estricto sentido de la palabra. El hoyo 12, el “Hoyo de la Misa” debe su fama a otras épocas de ocupación inglesa, donde incluso celebrar una misa católica estaba penado con la muerte. Los feligreses locales se reunían en la vaguada de este hoyo 12, par 3, una vaguada oculta entre dunas y a salvo de los ingleses. Esto da una idea del tamaño de esta vaguada.

IMG_8553

El hoyo, por otra parte, es una preciosidad natural. Un green plano nos espera tras superar una profunda vaguada.

IMG_8554

Otro par 5 continúa el recorrido. Desde lo alto de la duna una salida muy nítida ofrece este dogleg plano y lleno de pot bunkers.

IMG_8559

Todos los búnkeres están plantados con fescues que le dan un aspecto más salvaje. Escalonar bunkers con bordes altos también puede dar una sensación óptica engañosa: aunque parezcan desde lejos que cercan al green, es difícil ver que están escalonados.

IMG_8560

El hoyo 16 es un precioso par 4 paralelo al mar. Se conoce como “Liam’s Ace”, porque en 1979 el profesional local del club consiguió el record del campo (fuera de competición) con un hoyo en 1 desde 310 metros.

IMG_8569

El par 4 va ascendiendo ligeramente entre dunas a un green asolado por el viento.  Un green muy contorneado y rodeado de vaguadas, con unas caídas espectaculares. Pocos tiros más bonitos que este.

IMG_8570

Desde el tee de profesionales del hoyo 17, uno de los puntos más altos del campo, se disfruta de una vista espectacular de todo el recorrido, y por supuesto de este par 3. El green está muy expuesto y cuenta con contornos peligrosos.

IMG_8574

Para terminar un par 5 eterno y paralelo al mar, con el viento azotando desde ahí. Para los que cerramos la bola, es uno de esos drives donde se apunta al mar para ver cómo el viento y el efecto llevan la bola a reposar mansamente en la hierba segada al ras.

IMG_8581

 

Ballybunion (Old Course), Irlanda

29 de mayo de 2015 5 comentarios

En esta semana del Irish Open en Royal County Down, parece idóneo comentar otro campo mítico sede del torneo. Requiere una enorme determinación llegar hasta este icónico links en el suroeste de Irlanda. Las carreteras son estrechas y peligrosas, diseñadas para acoger un coche y medio en los dos sentidos. Y el campo, totalmente abierto al viento del océano, puede convertir la vuelta en un infierno. Pero merece realmente la pena el esfuerzo para jugar este campo y su hermano menos conocido, el Cashen Course. Si el tiempo acompaña, disfrutaremos un enorme día de dunas gigantes, viento huracanado, naturaleza salvaje y golf. En la panorámica, la calle y el green del 17 y del 18, con la casa club al fondo.

IMG_8434

El campo, siendo un links espectacular, data de 1893, aunque inicialmente fue considerado como “una madriguera de conejos bajo el pueblo, donde un golfista requiere de paciencia infinita y de un innumerable conjunto de bolas de golf”. El routing actual data de 1982, cuando se construyó la casa club y el nuevo campo Cashen, diseño de Robert Trent Jones. El Old Course exhibe hoy una primera parte más floja, en especial los dos pares 5 seguidos hoyos 4 y 5 que se juegan al costado de unas horribles casas prefabricadas de veraneantes. (Palabra curiosa aquí, donde los veranos duran 5 minutos y van seguidos de fuertes inviernos, lluviosos otoños y siempre ventosas primaveras.) Pero el campo va mejorando hoyo a hoyo  y en cuanto entramos en las enormes dunas y los greenes contorneados empiezan a castigarnos, conseguiremos gozar de un espectáculo inigualable de links puro, con unos greenes excelsos ubidados en los lugares más insospechados entre dunas enormes. Un ejemplo: el green del 11, encajonado entre un pasillo de dunas.

IMG_8404

La casa club no impresiona por su aspecto tradicional: estamos ante un inmenso edificio de hormigón que más parece un ministerio del este. Eso sí, bien equipada y repleta de fotos icónicas y de recuerdos que dan fe de su historia. Tom Watson aparece como el gran referente de estos links. El hoyo 1 no puede ser más funesto: un ligero dogleg hacia la izquierda que debe apuntar a la derecha de los pot bunkers de la calle para no visitar un cementerio, que es (obviamente) fuera de límites.

IMG_8362

Un letrero nos indica que uno no debe entrar en el camposanto a buscar bolas perdidas. Un incentivo para los locales para visitar a sus parientes…

IMG_8363

El hoyo 2 nos entrega de lleno en el terreno de la excelencia más absoluta. Un enorme par 4 en dogleg hacia la izquierda y con un green simplemente impresionante, en las alturas de una duna espectacular. Desde el tee se intuye el green elevado en los cielos; aterroriza su lejanía. Hay que conseguir un gran drive para tener opciones de tiro a green razonables. El par es un gran resultado.

IMG_8368

El par 3 que continua es largo (más de 200 metros) y precioso. El green parece un flan desde las alturas de la duna, un l por lo que plantea muchas opciones de ataque. La parte derecha es la opción más segura. Una placa en el tee recuerda un hoyo en uno de Payne Stewart.

IMG_8371

Los dos pares 5 que continúan tienen la particularidad de volar los greenes anteriores desde el tiro de salida. Una decisión muy inteligente para ahorrar metros en el diseño del campo. El fuera de límites de la derecha no puede ser más feo. En la foto, la salida del 5 sobre el green del 4. Ojo con un bunker escondido en medio de la calle.

IMG_8376

El hoyo 6 es un dogleg precioso y descendente hacia un green junto al mar. El green recibe alargado y con forma de flan. Como casi todos los greenes, está en un plano distinto del de la calle. Esto hace que los approaches con viento sean complejos y que sea necesario ser creativo en los approaches. O estar muy fino con el putter. A derecha e izquierda de green no es muy recomendable ir.

IMG_8384

El tee del 7, otro gran par 4, está totalmente expuesto al huracán del mar. La línea más agresiva va por encima de la playa para aterrizar en calle. El green es alargado y estrecho. Para dar una idea del infierno meteorológico que puede ser este campo, hay un green de invierno para cuando hay tanto viento que se hace imposible patear en el green.

IMG_8387

El hoyo 8 es un par 3 muy corto, de menos de 120 metros. Pero el viento azota por la espalda y el green tiene más curvas que una silla de montar, con escapatorias terroríficas a la derecha. Varios pot bunkers cavernosos amenazan. Un grandísimo par 3, que da idea de la excelencia en aprovechar unas dunas salvajes.

IMG_8392

El hoyo 9 es un reto infernal. Es un hoyo largo, con una salida en alto, un agujero extraño en medio de la calle y un green elevado y estrecho que resulta infernal. Sufrí un auténtico partido de tenis entre los dos lados de la calle. Algo parecido le pasó a Sergio García en el Irish Open del 2000, donde se hizo 9 golpes.

IMG_8396

La salida del hoyo 10 es semiciega, hacia una plataforma en una duna cercana. La calle girará ligeramente hacia la izquierda.

IMG_8397

Desde ahi un wedge bastará para un green también movido.

IMG_8398

El hoyo 11 es un impresionante par 4. Paralelo al mar, azotado por el viento, con una calle escalonada y serpenteante que vas descendiendo hacia un valle natural. La vista desde el tee de salida es gloriosa.

IMG_8400

El green está elevado y oculto entre dunas, una preciosidad natural.

IMG_8403

El par 3 hoyo 12 nos vuelve a enfrentar a un green enclavado en una duna elevada.

IMG_8405

Otro gran hoyo continúa, un par 5 espectacular. El río Kitty cruza por delante del green planteando la duda de si tirar a green o quedarse corto. Otro green elevado respecto de la calle recibe con mucha superficie. La foto está desde una duna gigantesca que tapa parcialmente la calle.

IMG_8410

Dos pares tres seguidos continúan. El primero no es muy largo, pero tiene un green con fuertes pendientes en ambos lados.

IMG_8411

El siguiente es mucho más largo y serio y además se hace casi contra el viento del mar. El green cuenta con dos partes muy diferenciadas.

IMG_8414

Y para terminar tres hoyos memorables. El primero es un par 5 en dogleg tremendo hacia la izquierda desde una salida en alto. Una colina-duna marca el borde de la calle.

IMG_8415

El segundo tiro se juega en un valle precioso entre dunas, y con el viento soplando con fuerza de cola.

IMG_8419

El 17 es un par 4 con una salida espectacular. La calle desciende majestuosa y natural hacia la izquierda. Las dunas son de un tamaño increíble.

IMG_8420

El green entre dunas es bastante plano y cuenta con los contornos en barranco de este campo. También destaca un pot bunker frontal temible.

IMG_8431

El 18 se suele despreciar como hoyo final, pero a mi me pareció un gran final de golf. La calle gira hacia la derecha desde un tee que casi sobrevuela el green del 17. Un gran bunker espera al jugador al final de la calle. El green está tras la dunas en la línea del bunker y es alargado y estrecho. Otro hoyo muy especial para terminar.

IMG_8437

 

Olympic Club: el campo de los perdedores ilustres

20 de abril de 2012 2 comentarios

El campo Lakeside del Olympic Club en San Francisco será sede por quinta vez del US Open, del 14 al 17 de junio del 2012. Un campo extraordinario por el magnífico palmarés de segundos clasificados en US Opens:

  • En 1955 Jack Fleck (un desconocido de Iowa) ganaba en el play-off al mítico y favorito Ben Hogan.

Jack Fleck vs. Ben Hogan

  • En 1966 Billy Casper derrotó en otro play-off al mismísimo Arnold Palmer. Palmer tenía 7 golpes de ventaja a falta de 9 hoyos. El rey no volvió a ganar un grande en toda su carrera despues este dramatico colapso.

Billy Casper vs. Arnold Palmer

  • En 1987 Scott Simpson gana el US Open con un golpe de ventaja sobre el gran favorito en la jornada final, Tom Watson.

Scott Simpson, Golf,

  • Y en 1998 Lee Janzen se hizo con el torneo batiendo al malogrado Payne Stewart, que perdió 4 golpes de ventaja en la jornada final.

Payne Stewart, Lee Janzen

No hay duda: es un campo maldito para cualquier favorito. Pocos torneos exhiben esta lista de derrotados tan ilustres.

Actualización: Webb Simpson (nada que ver con Scott Simpson), un jugador joven con un par de victorias en el PGA Tour, se lleva el US Open de 2012, el segundo que juega en su carrera. Simpson terminó su vuelta, dejando un +1 en casa club, y tuvo que esperar 45 minutos al resto de jugadores que fueron incapaces de batir su resultado: Jim Furyk, Graeme McDowell, o un tal Tiger Woods…