Archivo

Posts Tagged ‘Ben Hogan’

Los mejores hoyos del Open Championship

13 de julio de 2015 Deja un comentario

Hace tiempo Canal+ Golf emitió una conversación entre Padraig Harrington y Colin Montgomery debatiendo una cuestión interesante: de las nueve sedes del Open Championship que hoy existen, ¿cual sería el mejor recorrido posible? La conversación en esencia es un debate animado e inteligente entre dos amantes de los links sobre lo que debe ser un gran hoyo de golf, salpicado con los golpes más recordados de la historia reciente de los Open Championships. A pesar de lo poco queridos que son ambos golfistas, estamos ante un gran reportaje. Se puede ver (en inglés) aquí:

Recordemos que el Open Championship es el Major más antiguo y siempre se juega en un links tradicional. Actualmente se rota entre 9 campos diferentes, aunque parece que Royal Portrush puede entrar en la rotación en el futuro. Las sedes del Open son:

  1. Old Course de St Andrews Links, la cuna del golf, y la sede más empleada, ya que acoge el torneo cada 5 años (en los años que acaban en 0 y en 5)
  2. Carnoustie, el campo más difícil de la rotación, según los cálculos de Monty por dos golpes. Un campo extraordinario, quizá el que menos preparación requiere para acoger el torneo: no es preciso dejar crecer el rough para intimidar a los jugadores.
  3. Muirfield, sede de la Honorable Sociedad de golfistas de Edimburgo. Un campo sólido, serio, duro. Un gran test de golf. Phil Mickelson se proclamó allí Golfista del Año en 2013.
  4. Royal St George’s, el links más tradicional.
  5. Turnberry Ailsa Course (ahora Trump Turnberry); el campo con más personalidad de los 9, sin duda el más reconocible.
  6. Royal Troon. Otro campo duro. Todd Hamilton fue el último ganador en 2004
  7. Royal Lytham & St Annes, sede de la primera victoria de Seve en el Open.
  8. Royal Birkdale
  9. Royal Liverpool, la sede del Open Championship 2014.

Algunos de los hoyos seleccionados fueron:

Hoyo 1: El primero del Old Course de St Andrews. Golfísticamente es un hoyo simple y absurdo: una enorme pradera que se extiende suavemente hasta el green, con un único obstáculo: un pequeño canal serpenteante 20 metros antes del green. Pero no existe en el mundo un escenario comparable: la salida es una estupenda inyección de adrenalina. Se comentan también como grandes hoyos iniciales el hoyo 1 de Royal Birkdale o el inaugural de Royal St George’s, hoyo en el cual Tiger Woods cometió un triple bogey en la última jornada del Open Championship, torneo que al final ganó Ben Curtis en 2003 con un golpe de ventaja sobre Tiger.

Hole 1 St Andrews

Hoyo 2: Royal Birkdale o Carnoustie. Ambos son dos grandes hoyos de golf, dos ejemplos de lo buenos que pueden ser los links. Birkdale es un dog leg ligero a la izquierda que deja un segundo tiro espectacular a un green protegido por muchos bunkers, y que siempre se juega con viento cruzado. Royal Birkdale Golf Club-The Open 2008 venue

El hoyo 2 de Carnoustie, aunque no es el mejor de este impresionante campo, es un fantástico par 4. El ligero dogleg hacia la derecha cuenta con hasta 9 pot bunkers en los laterales de la calle. Si conseguimos esquivarlos, tenemos un tiro a un green que mide más de 50 metros de largo y donde la posición de bandera es crucial para escoger el palo correcto. Esta es la vista desde detrás del green.

hole 2 carnoustie

Hoyo 3: Aunque se menciona el hoyo 3 de Royal Liverpool, como un gran hoyo de riesgo-recompensa, (los birdies sólo se consiguen si eres agresivo), la cosa está clara. El hoy 3 de Carnoustie es una obra de arte de las que te obligan a pensar desde el tee de salida. Hoyo bastante corto, el Jockie’s Burn cruza la calle justo por delante del green y varios bunkers también pueblan su superficie. Los jugadores suelen salir con un hierro corto para asegurar la calle y tratar de dejarla junto a la bandera en este green fantástico.

carnoustiechampionship3c

Hoyo 4: Old Course de St Andrews. Despúes de tres hoyos relativamente amables, aquí empieza la vuelta de verdad en este campo. El par 4 más largo del recorrido. Una salida con driver difícil. El segundo tiro requiere jugar con cabeza para no liarse, sin jugársela demasiado. El green comparte superficie con el 14. Otro candidato es el 4 de Turnberry, un par 3 precioso, tradicional y que precisa de un tiro a green para evitar problemas: un bunker y una densa zona de rough en la parte derecha. El hoyo 4 es una copia del hoyo 8 de Royal Troon, el “Sello de Correos”, o “Postage Stamp”.

Turnberry, 8

Hoyo 5: El par 4 de Carnoustie gana. Un dogleg hacia la derecha que se puede jugar de muchas maneras, pero siempre evitando un sinfín de bunkers.

Carnoustie-Hole-5-Approach

Hoyo 6: el gran par 5 de Carnoustie. Un dramático par 5, en el que una de cada 10 bolas se van fuera de límites. Un hoyo para sobrevivir. El nombre del “Hogan’s Alley” (Callejón de Hogan) se debe a que en las cuatro vueltas del Open de 1953 Ben Hogan escogió la línea entre los bunkers de calle y el fuera de límites de la izquierda.

RGCARN6

Hoyo 7: El 7 de Royal Birkdale. Parece un par 3 normal, un tiro con un hierro 5. Pero causa un montón de problemas desde un tee levantado con viento cruzado. Rodeando al green hay 7 bunkers, uno de ellos en forma de anillo, y donde caer es una desgracia enorme. Otro magnífico hoyo 7 es el de Royal Lytham & St Annes.

Royal Birkdale Golf Club-The Open 2008 venue

Hoyo 8: El famoso “Sello de Correos” de Royal Troon. El apodo está dado por el tamaño del green. Es un tiro muy corto, de 113 metros, pero como falles un metro por la derecha o por la izquierda estás muerto. Hay un festival de bunkers enanos donde además la bola se quedará muy pegada al talud. El gran Gene Sarazen hizo un hoyo en uno en 1973, nada menos que con 70 años.

3480611_orig

Hoyo 9: El par 4 de Turnberry, quizá de los más fotografiados del campo. La salida es especial, ya que el tee de salida está literalmente sobre el mar y muy aislado. El tiro es muy intimidante, aunque no es difícil.

GettyOpen1986GregNormanTheOpenChampionshipHole9TurnberryResortScotland

Hoyo 10 de Muirfield: Un serio par 4. La calle y el green están bien protegidos por bunkers a la derecha, donde el viento se lleva la bola. Los dos bunkers del centro de la calle no están a distancia, pero obstaculizan la visión del green. Hay que tirar largo y recto.  Otro candidato: el hoyo 10 de Turnberry.

hole-10 muirfiled

Hoyo 11: Se discute entre el 11 de Carnoustie (un maravilloso par 4, largo y con muchos bunkers en la calle y sobre todo cercando el green),  y el de Royal Troon. Al final resulta ganador este hoyo tradicional de Troon. Una salida semiciega con fuera de límites por la derecha (el ferrocarril a Prestwick, tan clásico del paisaje de los links) y donde hay que sobrevolar un océano de tojos. Hoyo muy serio y muy duro. Jack Nicklaus hizo 10 golpes en el Open de 1962.

Hoyo 12: Un muy atractivo par 3 de Royal Birkdale. No es muy largo pero puede hacer que el green parezca muy pequeño. Y el tiro está amenazado por bunkers profundos y mucho rough protegiendo el green. Es uno de los mas duros del recorrido, quizá de toda la rotación del Open. Un green natural, parece que no ha sido diseñado; nació así. Casi no se ve la bandera, si se pone en la parte derecha del green. Monty habla de que es casi un dogleg; tienes que hacer un fuerte fade para llegar al objetivo. Es un hoyo crucial. Si fallas el tiro de salida, el bogey está asegurado.

royal-birkdale-12th-hole-england

Hoyo 13: Seguimos en el campo inglés de Royal Birkdale. Harrington elige este par 4, clave en su victoria del 2008. Es clave la salida, y más con los bunkers que hay en la zona de drive. Jugar corto tiene el inconveniente de que te queda un hierro muy largo.

panormaic-13th-hole-birkdale

hellbunkler

Hoyo 14: El elegido es el par 5 del Old Course en St Andrews. Es un par 5 larguísimo, de más de 600 yardas. Hay unos bunkers en la izquierda, los “Beardies”, que son horribles, donde es posible que para salir uno tenga que tirar hacia atrás. Y por supuesto está el famoso “Hell” Bunker, una especie de cráter monstruoso que yace en medio de la calle. También tenemos un fuera de límites por la derecha.

stroke_saver_15Hoyo 15: Casi al final del recorrido de Royal St Georges encontramos este par 4 serio y duro. No es un hoyo que pueda ocasionar una catástrofe pero es difícil. La calle esta repleta de bunkers y es necesario usar el driver porque el green tiene mucho peligro. También se mencionan los últimos 4 hoyos de Royal Lytham, hoyos tremendos que fueron testigos de la debacle de Adam Scott en el Open del 2012, donde hizo bogeys en los 4 últimos hoyos para darle la victoria a Ernie Els.

Hoyo 16: No se olvida la bestia abominable de Carnoustie: un par 3 eterno, de 200 metros, y con viento. Casi es un par 3,5. En realidad los tres últimos hoyos de este campo son brutales, con el Barry Burn serpenteando para causar destrozos. Se recuerda también el hoyo 16 de Lytham, donde Seve se fue a un parking en 1979.

carnoustie 16

Hoyo 17: No hay duda: el “Road Hole” de St Andrews. Difícil, intimidante, divertido, histórico. Muchas cosas extravagantes en este hoyo: un tiro ciego que sobrevuela un hotel, una carretera pegada al green, un bunker, el bunker. Quizá el mejor segundo tiro del golf, un hierro largo a un green difícil por ese bunker tan famoso.

CIMG4304

Hoyo 18: Pese a lo icónico del 18 de St Andrews y su valle del pecado, o los hoyos finales en Royal Troon o en Royal Lytham, se elige como mejor hoyo final de la rotación el 18 de Muirfield. Hoyo sólido, difícil, recto, con bunkers en la calle.

hole-18

Gene Sarazen, el inventor del sand wedge

5 de septiembre de 2012 Deja un comentario

He leído en Golf Digest una historia arrebatadora que combina a un genio de golf, un director de cine americano y muchas dosis de suspense, emoción y final feliz.

El genio del golf es Eugeni Sarazini, más conocido como Gene Sarazen, uno de esos nombres míticos de la década de los 20 y 30. Gene Sarazen ganó 7 majors, siendo uno de los pocos jugadores que ha ganado todos los majors (además de Ben Hogan, Gary Player, Jack Nicklaus y Tiger Woods). En la foto, Hogan, Sarazen, Player y Nicklaus.

Gene Sarazen es quizá más conocido porque su nombre se menciona durante el Masters de Augusta: Da nombre a uno de los puentes de Augusta National, el que los jugadores cruzan al salir del hoyo 15, en recuerdo de un albatros suyo en la última jornada del Masters de 1935, en el hoyo 15, que le sirvió para empatar con Craig Wood y ganar el torneo en el playoff.

Pero Gene Sarazen es el inventor del sand wedge, o el sand iron como él lo llamó. Su amigo, el director de cine americano Howard Hughes le enseñó a pilotar un avión, y Sarazen se fijó en cómo la cola del avión se ajustaba hacia abajo durante el despegue para facilitar la maniobra. A Sarazen se le ocurrió que podía hacer lo mismo con sus palos, y pidió a su fabricante, Wilson, media docena de niblicks (lo que hoy serían hierros 9). Sarazen estuvo probando soldar diferente cantidad de material en la base del palo hasta encontrar una que permitía salir de un bunker con mayor facilidad. La idea era que la suela del palo golpeara primero la arena antes que el filo, permitiendo deslizar el palo por la arena y evitando que el palo se clavara. Además el peso extra permitía mayor potencia para sacar la bola. Fue el primero que jugó los golpes de bunker sin apuntar a la bola, atacando la arena del bunker unos centímetros antes de la bola. Esta técnica es la que sigue vigente hoy, como explica Luke Donald.

Sarazen usó el palo por primera vez en el Open Championship de 1932, en Prince’s Golf Club, manteniéndolo en secreto durante las rondas de prácticas. Como en una buena historia de Hollywood, Sarazen ganó el torneo y alegró para siempre la vida del golfista que visita un bunker.

Olympic Club: el campo de los perdedores ilustres

20 de abril de 2012 2 comentarios

El campo Lakeside del Olympic Club en San Francisco será sede por quinta vez del US Open, del 14 al 17 de junio del 2012. Un campo extraordinario por el magnífico palmarés de segundos clasificados en US Opens:

  • En 1955 Jack Fleck (un desconocido de Iowa) ganaba en el play-off al mítico y favorito Ben Hogan.

Jack Fleck vs. Ben Hogan

  • En 1966 Billy Casper derrotó en otro play-off al mismísimo Arnold Palmer. Palmer tenía 7 golpes de ventaja a falta de 9 hoyos. El rey no volvió a ganar un grande en toda su carrera despues este dramatico colapso.

Billy Casper vs. Arnold Palmer

  • En 1987 Scott Simpson gana el US Open con un golpe de ventaja sobre el gran favorito en la jornada final, Tom Watson.

Scott Simpson, Golf,

  • Y en 1998 Lee Janzen se hizo con el torneo batiendo al malogrado Payne Stewart, que perdió 4 golpes de ventaja en la jornada final.

Payne Stewart, Lee Janzen

No hay duda: es un campo maldito para cualquier favorito. Pocos torneos exhiben esta lista de derrotados tan ilustres.

Actualización: Webb Simpson (nada que ver con Scott Simpson), un jugador joven con un par de victorias en el PGA Tour, se lleva el US Open de 2012, el segundo que juega en su carrera. Simpson terminó su vuelta, dejando un +1 en casa club, y tuvo que esperar 45 minutos al resto de jugadores que fueron incapaces de batir su resultado: Jim Furyk, Graeme McDowell, o un tal Tiger Woods…

Qué es el golf

1 de marzo de 2012 4 comentarios

Gardner Dickinson dijo: “dicen que el golf es como la vida, pero no les crean. Es mucho más complicado que eso.” A lo largo de la historia las mentes más preclaras de la humanidad han tratado de explicar la esencia del golf.

Muchas citas subrayaban el aspecto cruel del juego. Por ejemplo, Mark Twain dijo que el golf es un buen paseo arruinado. O William Wordswoth dijo que el golf es un día de ocio extenuante. Jim Murray no amaba precisamente el juego: “El golf es el deporte más cruel. Como la vida, es injusto. Es una furcia. Una ramera. Te lleva y te lleva. Nunca cumple lo que promete… es el bulevar de los sueños rotos. Juega con los hombres y se larga con el carnicero.” Otra frase suya: “El golf no es un juego, es la esclavitud. Fue ideado, obviamente, por un hombre desgarrado por la culpa, deseoso de expiar sus pecados.

Otros ofrecen visiones más positivas. Bob Ryan dijo que es “una pasión, una obsesión, un romance, una agradable convivencia con árboles, arena y agua“.Y PD Woodehouse (el más brillante escritor de golf de todos los tiempos) escribió: “El golf es el test infalible. Aquel hombre cuya bola repose en un rough denso, sabiendo que sólo Dios le está observando, y juega su bola como reposa, es el hombre que le servirá bien y fielmente.

Los genios siempre nos dan las claves del juego: Ben Hogan dijo que “el golf no es un juego de buenos golpes. Es un juego de malos golpes.” Bobby Jones señaló que “el golf es un juego que se practica en un campo de 5 pulgadas: la distancia entre tus orejas“.

Yo me quedo con la frase que leí en un libro de George Peper, ya citado en este blog, Two Years in St Andrews

Es un juego que se juega simple y honorablemente, sin demora o queja, donde se respeta a los compañeros de partido, se respeta las reglas y se respeta la tierra donde caminas. Donde, en el hoyo 18, uno se quita la gorra, se da un apretón de manos al adversario, y sale del campo quizá un poquito más humilde y un poquito más sabio que cuando empezó la vuelta. 

Amén.

Carnoustie Championship Course, Escocia

15 de febrero de 2012 12 comentarios

Carnoustie tiene varios apodos. Lo llaman “El Poderoso”, “La Bestia”, o “Car-nasty”, ya que es un links absurdamente difícil sobre todo con viento. Dicen que es uno de los campos más duros del mundo. El campo más difícil de la rotación del Open Championship.

Su fama está avalada por el colapso épico de Van de Velde en el Open del 99. En esa edición, con 19 años Sergio García firmó un 89 en su primera vuelta, y un 83 en la segunda, y acabó llorando amargamente sobre el hombro de su madre. Ese mismo año quedó segundo en el PGA (le ganó Tiger); recuerdo el famoso golpe desde el árbol. Pero lo que todo el mundo recuerda en Carnoustie sucedió el domingo, el hundimiento de Jean van de Velde, la mayor tragedia deportiva en la historia de un Major (con permiso de Roberto de Vicenzo o de Mickelson). Le hacía falta un doble-bogey para ganar el torneo y el francés se cascó un triple bogey tras una sucesión de absurdas decisiones y de visitar el Barry Burn. Aquí tenéis un video dramático de lo ocurrido.

En el playoff Paul Lawrie aprovechó el regalo y se hizo con la jarra de clarete, con dos birdies en los cuatro hoyos de playoff. Por cierto que el campeón hizo 290 golpes, seis sobre par. Claramente se les fue la mano con el rough. Cuando el Open volvió a Carnoustie en el 2007, el campo estaba más benigno. Todavía duele recordar el putt que tuvo Sergio para ganar… al final se lo llevó Harrington con un total de -7.

Jugué el campo en junio de 2010. El primer reto fue encontrarlo, porque los Carnoustiesianos lo tienen bien escondido. Otro inconveniente es que no tiene campo de prácticas. Hay que salir a pelo. El complejo tiene dos campos, aunque aqui siempre hablamos del Championship Course.

20120204-152537.jpg

Mi caddie me fue contando historias del campo mientras jugábamos. En el 12 me señaló un bunker de calle que se conoce como el “Jack’s Bunker”. Al parecer Jack Nicklaus, en uno de los Opens, deslizó un comentario sobre este hoyo diciendo que le parecía una salida cómoda. Cuando regresó al siguiente Open en Carnoustie unos años más tarde, mandó sus cuatro salidas a este nuevo bunker que construyeron “en su honor”.

También tuve la oportunidad de jugar el famoso Hogan’s Alley. Una salida estrecha en el hoyo 6 con un bunker en el centro de la calle y un fuera de limites a la izquierda. Todo el mundo jugaba por la derecha hasta que llegó Ben Hogan, en el unico Open que jugo (y ganó) que jugó sus cuatro salidas con precisión de cirujano y puso la pelota por el pasillo entre el bunker y el fuera de limites. Luego leí que hay como 4 diferentes Hogan’s Alley en diferentes campos de golf del mundo, incluyendo el campo de Riviera. En 2006 añadieron un bunker adicional para que el Hogan’s Alley entrara en juego de nuevo: los pros se volaban los bunkers de calle con facilidad.

Era nuestro primer campo en nuestro periplo por Escocia. Mi primer drive fue un rabazo horripilante que visitó el arroyo serpenteante que lo cruza en varios hoyos. Mis compañeros de partido guardaron un respetuoso silencio, aunque las risas iban por dentro. La maldición del hoyo 1. Terminé con un cuádruple bogey. El hoyo dos fue algo mejor: triple bogey y primer tripateo. En el hoyo 3 me hice 9 golpes después de coger calle, tres de ellos desde la arena. Etcétera. Terminé la primera vuelta con un vergonzante 61.

A partir de aquí pensé que si jugaba de zurdas lo haría mejor. Me relajé un poco más. La segunda vuelta fue más aceptable y cumplí mi handicap: hice 44 golpes (+8), con tres pares a los hoyos 12, 14 y 15, y cuatro bogeys a los hoyos 11, 13, 16 y 18. Me acordé de Van de Velde con mi bogey al 18. En total 105 golpes, +11 con mi handicap.

Este año vuelvo a visitar Carnoustie en junio. Ya contaré más cosas del campo. A ver si consigo bajar de 100.

ACTUALIZACION. Jugué el campo por segunda vez en Junio de 2012. Un día infernal: lluvia intensa, viento, frío. Los zapatos encharcados desde el hoyo 3. Hice 104 golpes en unas condiciones durísimas. Y me pareció un campo sencillamente maravilloso. No tiene hoyo malo. Un primera división, de los mejores campos del mundo. ¡Espero poder volver!