Archivo

Posts Tagged ‘PGA Championship’

Erin Hills: el sueño de Bob Lang

15 de junio de 2017 Deja un comentario

Semana de US Open. Por primera vez el torneo más sádico del circuito se juega en Wisconsin, un estado interior rural, muy frío en invierno y con escaso pedigree golfístico. (No es el primer major: Whisting Straits ha acogido 3 torneos del PGA; es ese campo tan salvaje donde Dustin Johnson perdió un PGA ante Martin Kaymer en 2010.)

La historia más curiosa que he leído estos días es sobre un individuo llamado Bob Lang. Un empresario local dueño de una empresa de calendarios (relativamente pequeña, llego a facturar 65 millones al año) y con una cartera de propiedades inmobiliarias que se enamoró de una finca rural en Wisconsin y soñó con transformarla en un campo de golf sede del US Open.

Atraer el US Open no es tarea sencilla. Muchos millonarios han comprado y gestionado campos de golf sin conseguirlo, entre ellos un tal Donald Trump. Pero la USGA prefiere campos públicos clásicos con historia, tipo Pebble Beach o Pinehurst. Se requieren campos con capacidad para acoger una infraestructura fuerte: tiendas, hospitalidad…

Lang compró la mayor parte del terreno en 2001 por 2,7 millones de dólares. En 2004 le mostró el terreno a Mike Davis, director del US Open. Davis se maravilló con la finca y le transmitió su entusiasmo. Y Lang pidió un préstamo de 11 millones de dólares para comenzar las obras. En 2006 se abrió al público, con greenfees a 150 dólares. Se gastó 5 millones adicionales en comprar fincas adyacentes, para que nadie construyera en los límites y estropeara las vistas.

En 2008 la USGA le premió con el US Amateur. Lang decidió gastar 2 millones adicionales para construir nuevos bunkers.

Después de gastarse 26 millones de dólares en su campo, Lang se arruinó: tuvo que venderlo todo para pagar sus deudas, incluso el propio campo en 2009, a un tal Andy Ziegler, por 10 millones. Lang hoy vive de la Seguridad Social y de la generosidad de Ziegler, que le empleó como “consultor del campo”.

Los arquitectos de Erin Hills, por cierto, son Michael Hurdzan, Dana Fry y Ron Whitten. Hurdzan es el quinto arquitecto de la historia, con Jack Nicklaus, Arnold Palmer, Byron Nelson y Robert Trent Jones, Sr. en haber ganado el “gran slam” de los diseñadores de campos: el Donald Ross Award (otorgado por la Asociación Americana de Arquitectos de campos de golf), el Old Tom Morris Award (de la Asociación de Superintendentes Americana) y el Don A. Rossi Award (de los Constructores americanos). Dana Fry trabajó con Tom Fazio antes de establecerse por su cuenta, y ha trabajado mucho en Estados Unidos sobre todo. Ron Whitten ha sido editor de Golf Digest desde 1985.

Anuncios

Los mejores pares 4 cortos del PGA Tour

30 de diciembre de 2013 2 comentarios

Con el título de “El poder y la gloria” la revista GolfWorld publicó hace algunos meses una relación de los mejores pares 4 del PGA Tour alcanzables con el driver (por los pros). Con una longitud entre 250 y 300 metros aproximadamente, estos hoyos, casi siempre ubicados en los segundos nueve hoyos, suelen ofrecer una maravillosa combinación de gloria (eagle) y perdición (muchos bogeys). Por muy buenos jugadores que sean, son seres humanos, y pocos pros se resisten a la tentación del “puedo llegar…, pues nada, ¡a por el green!”. Cada hoyo esconde multitud de dramáticas historias de ese jugador que malogró su vuelta por intentar alcanzar la gloria. La lista de hoyos es fantástica así que la transcribo añadiendo fotos y comentarios:

Hoyo 14 del Plantation Course en Kapalua (Hawai).  Desde barras negras son 305 yardas, es decir, 279 metros. Se dispara al green más pequeño del recorrido. El campo es famoso por ser sede del torneo de los campeones, el Hyundai Tournament of Champions, el torneo que inaugura el año. Ojo al glorioso hoyo 18 final en bajada. Stuart Appleby ganó el torneo a pesar de cometer 2 de sus 7 bogeys en el SBS Championship del 2004 en este hoyo “fácil”.

Hole 14 Kapalua Plantation

El hoyo 10 del Waialae Country Club, Honolulu, sede del Sony Open in Hawaii. Es el hoyo 1 del campo para socios, que se juega como 10 en el Sony Open. El torneo se celebra la semana posterior al Hyundai Tournament of Champions en el mes de enero. Adjunto el plano del mismo.

so08_hole10

El hoyo 10 de Riviera Country Club en California. Todo un clásico del calendario. Pese a sus 315 yardas, en cada edición del Northern Trust Open este famoso hoyo causa tantos problemas que se le apoda el “par 5 más corto del mundo”.

Riviera-Country-Club-Hole-10-1-copy

El hoyo 17 del Stadium Course – TPC Scottsdale en Arizona. El Waste Management Phoenix Open es el torneo más ruidoso del mundo, y su hoyo 16 par 3 es un espectáculo impresionante con más de 25000 aficionados en sus gradas, alguno con demasiadas cervezas. El 17 es el hoyo de la izquierda en la foto: los bunkers de calle están suficientemente lejos para intentar llegar al green, pero si el jugador cierra la bola se bañará.

17 tpc scottsdale

El hoyo 14 de Quail Hollow Club, Charlotte (North Carolina). Sede del Wells Fargo Championship, que se celebra en la primera semana de mayo. En este divertido par 4, el agua aguarda a los valientes por la izquierda, protegiendo este movido y alargado green. Este campo acogerá el PGA Championship en 2017.

Quail Hollow 14

Hoyo 11 del TPC Four Seasons Resort Las Colinas en Texas. Sede del HP Byron Nelson Championship.  Con la bandera a la izquierda de este green alargado, la bola debe volar por encima del agua. Pese a su escasa longitud, el hoyo suele ofrecer una media golpes superior a 4. En la foto, el sudafricano Rory Sabatinni intentando llegar a green.

Hole 11 TPC Four Seasons Irving TX

Hoyo 15 del TPC River Highlands, Connecticut. Campo donde se juega el Travellers Championship la semana posterior al US Open. Con 296 yardas, es decir 271 metros, este es el par 4 más corto del PGA Tour. Además de multitud de bunkers a ambos lados de la calle, el hoyo se ataca desde un tee elevado a un green resguardado por agua en la izquierda y una colina de hierba altísima por la derecha. Encima de la colina hay casas, por lo que el fuera de límites entra bastante en juego. Un hoyo para ver varios eagles y muchos bogeys. La vista desde atrás da fe de la excelencia del green y de sus gloriosos contornos.

hole15 TPC River Highlands

El hoyo 4 del TPC Boston en Massachusets. Sede del primer torneo de los play-offs de la Fedex Cup, el Deutsche Bank Championship. Con 298 yardas, el hoyo presenta un aspecto muy similar al hoyo 10 de Merion. Ir a green tiene su riesgo por el enorme bunker de entrada.

TPCBoston4_t640

El Hoyo 15 del TPC Summerlin, Las Vegas cierra la serie. Sede del Justin Timberlake Shiners Hospitals for Children Open, que se juega después de los play-offs en octubre. Con 341 yardas,  el green elevado está bien resguardado por 5 bunkers y por el desierto de Nevada.

Hole 15 tpc summerlin

Feliz 2014 a todos y que podamos disfrutar todos de muchas vueltas de golf con numerosos birdies.

Rory McIlroy y el Santander

24 de agosto de 2012 1 comentario

El Banco Santander sacó al mercado inglés una cuenta corriente que incluye un depósito a dos años remunerado a un 4% libres de impuestos, más un 0,1% de premio si Rory McIlroy ganaba un major.

600.000 clientes contrataron la cuenta y tras la exhibición de Rory McIlroy en el PGA, disfrutan de esta remuneración extra. La cuenta admite un máximo de 5.640 libras en el depósito, por lo que esta victoria le puede haber costado al banco una cifra cercana a los 4 millones de euros.

Realmente era poco probable que un jugador repitiera victoria en Major tal y como han sucedido las cosas en los últimos majors (12 nuevos ganadores de major en las últimas 16 ediciones).

Muy buen anuncio del Santander, poesía en movimiento.

The Duke’s en St Andrews, Escocia

24 de junio de 2012 2 comentarios

Igual que esas historias de millonarios americanos que compran piedra a piedra un castillo escocés y lo reconstruyen en medio de California, a unas millas de St Andrews podemos jugar un parkland al más puro estilo americano: The Duke’s. Uno no va a St Andrews a jugar otra cosa que no sean links, así que este campo será perfecto para jugar un golf diferente. El campo alberga la sede de la Scottish Golf Union, y la semana pasada fue elegida sede del European Amateur Championship en el 2014, uno de los cuatro majors amateurs. Esto avala su calidad. Aunque está a unos 4 km de St Andrews, el campo es propiedad del Old Course Hotel, Golf Resort and Spa en St. Andrews, el que está en el hoyo 17, que pertenece a Herb Kohler, el dueño de una empresa americana de griferías y muebles y que también es propietario, entre otros, de la sede del PGA Championship del 2010 que ganó Martin Kaymer: Whistling Straits.

Lo jugamos porque si vas a jugar en Kingsbarns, algo muy aconsejable, hay un paquete conjunto Kingsbarns + The Dukes que sale más económico. El campo es precioso, está situado sobre una colina desde la cual se divisa perfectamente el pueblo de St Andrews.

Es un campo joven (1995) diseñado por Peter Thomson, el jugador australiano que en las 7 ediciones entre 1952 y 1958 ganó 4 Open Championships y quedó segundo en las otras tres ediciones. Posteriormente ganaría dos Opens más. Miembro del Salón de la Fama de golf, Thompson trabaja con Ross Perrett sobre todo en Asia; de hecho Duke’s es el único campo importante que han diseñado en Europa, como se puede ver en su web. Cuando Kohler compró el campo en 2006, contrató a Tim Liddy, un discípulo de Peter Dye, para rediseñar todo el campo, creando cuatro nuevos hoyos y rehaciendo todos los bunkers del recorrido.

El recorrido disfruta de un cierto desnivel y con paseos largos entre greenes y tees en algunos hoyos, por lo que no es tontería jugarlo en buggy. A pesar de ello, nos obligaron a mantener el buggie en el camino, lo cual entorpece enormemente el juego y al final hace que sea más lento que ir andando.

Es un campo con muchos tees de salida que permiten adaptarlo a tu juego. Aún así es largo. Jugamos con un viento terrorífico que soplaba en contra en muchos de los hoyos. Como salimos de blancas, creo que no conseguí tirar a green con hierro más que en dos o tres hoyos. Me pareció muy injusto. No recuerdo pares 4 relativamente cortos o llegables con un hierro corto de segundo golpe.

Está en perfecto estado de mantenimiento. Los greenes son enormes y rápidos, lo cual da muchas caídas. Lo más destacado y la principal protección del campo, aparte de su longitud, son los bunkers: hay muchísimos y están mantenidos al viejo estilo, con barbas naturales. Realmente caer en un bunker es un castigo, pero peor es caer en las barbas del bunker. Además de este rough, salirse de calle es encontrarse una auténtica selva, un rough denso donde encontrar la bola es un logro. No ir a calle penaliza extraordinariamente en algunos hoyos.

El hoyo 13 descata por sus vistas a todo St Andrews y el estuario y los links. Un disparo en alto hacia una calle bien protegida por bunkers.

También es una maravilla el hoyo 17, con árboles enormes entrando en juego. Y el 18 es un hoyo duro a un green elevado y defendido por mucho bunker.

En definitiva, un campazo notable cuya desventaja es estar al lado de los mejores links del mundo. Un buen test de golf para los que no sean links-maniacos.