Archivo

Posts Tagged ‘RTJ’

Adare Manor Hotel and Golf Resort, Irlanda

9 de septiembre de 2015 4 comentarios

Empezamos con una aclaración necesaria: hay dos campos que se llaman Adare: el de Adare Manor, municipal (en la foto, uno de sus tees de salida, con castillo en ruinas al fondo), y el Adare Golf Club, que es el que comentamos hoy. Ambos campos, de hecho, se tocan en un punto, en el hoyo 15.

IMG_8695

Para entrar en el lujosísimo Adare Golf atravesamos una valla señorial custodiada por un guarda uniformado, accediendo a un jardín manicurado. Estamos en uno de esos castillos góticos y espectaculares propiedad de una familia inglesa milenaria y millonaria, y que cuenta con un vergel idílico que ha sido transformado, con la firma de Robert Trent Jones, en un campo de golf majestuoso, un jardín que representa el ideal de la perfección, el triunfo de la civilización sobre la naturaleza salvaje. El hotel y sus 700 acres han sido comprados recientemente por el millonario irlandés JP McManus por una cantidad cercana a los 30 millones de euros.

IMG_8716

El campo es un parkland que destaca por su estética, precioso, muy ancho, abierto, perfectamente manicurado, y cuajado de elementos encantadores: unas ruinas medievales, un caudaloso río de truchas, unos árboles majestuosos, impresionantes; hasta un cementerio para mascotas. No es extraño que haya sido votado el mejor parkland de Irlanda por Golf Digest 7 años seguidos, superando a joyas como Druids Glen, Carton House, Kileen Castle o el mismísimo K-Club (para mi, el K-Club está en un nivel golfístico superior). En la foto, el green del hoyo 13, el más bonito del campo

IMG_8689

Trent Jones, en lo que es su último gran campo, diseña un recorrido con mucho dogleg, calles muy anchas, y greenes muy grandes y movidos. Muchos tees de salida para endurecer el recorrido. Un campo relativamente plano y cómodo de caminar, precioso y que mejora hoyo a hoyo. La segunda vuelta es un espectáculo natural. El servicio es impecable, el starter, atento y amable, no dejará de aparecer para evitar juego lento.

El hoyo 1 es un par 4 franco, ancho, en ligero dogleg hacia la derecha. El driver tiene que ir por la izquierda para tener opción de alcanzar un green con mucha caída y protegido por un pequeño arroyo.

IMG_8656

El hoyo dos vuelve a ofrecer una calle en dogleg hacia la derecha. Empezamos a disfrutar de unos greenes enormes y unos árboles espectaculares. Aquí veremos un enorme bunker protegiendo al green por la izquierda.
IMG_8661
Continuamos con un par 4 en dogleg hacia la izquierda. El green está elevado y protegido por dos bunkers.
IMG_8663
El hoyo 4 es el primero de los grandes pares 3 del recorrido. Tenemos que evitar a toda costa aterrizar en el río Maigue que surca por detrás del green. Otro green enorme y movido.
IMG_8664
El hoyo 5 es el handicap 1. Un precioso par 4 con el green elevado en las alturas. La calle es ancha y gira para ascender hacia el green. Por la derecha, para acortar, hay agua y un rough tremendo. Hoyo para pegadores.
IMG_8665
Nuevo par 3 en descenso, simplemente precioso. Trent Jones diseña el green con más caídas del recorrido. Suerte con el putt.
IMG_8666
El hoyo 7 es un sensacional par 5 tipo Cape. Es un par 5 muy largo, pero la calle es tan ancha que no debería haber problemas en llegar al green de tres golpes. Salvo que queramos acortar, claro. Otro hoyo para reventar la bola desde el tee.
IMG_8667
El green está también resguardado por agua y bunkers. Lo normal es tener un tiro que sobrevuele agua.
IMG_8669
El siguiente par 4 gira levemente hacia la izquierda. El green está muy expuesto al viento y vuelve a tener una superficie muy ondulada.
IMG_8672
Para terminar el hoyo 9 es un par 5 recto e iluminado por la presencia de la casa detrás del green. Una preciosidad para sacar la cámara y retratar la opulencia, la majestad, el exceso. Un muro vegetal protege por toda la parte izquierda. Unos setos inmensos protegen el fondo del green de un cementerio de mascotas.
IMG_8675
El hoyo 10 es un par 4 ligeramente en cuesta arriba. Varios bunkers protegen la parte derecha de la calle. Hay que tener cuidado con el agua que rodea al green por la parte izquierda.
IMG_8676
El siguiente hoyo 11 es un par 3 muy pintoresco que cruza el caudaloso río Maigue a un green muy alargado y protegido por bunkers.
IMG_8677
El hoyo 12 nos enfrenta a un par 5 cuesta arriba, en dogleg hacia la izquierda. Destaca un green enorme y bien guardado por bunkers y rough, donde podremos tener putts realmente largos y movidos.
IMG_8683
El hoyo 13 quizá sea uno de los pares 4 más bonitos del mundo. El árbol que guarda el tee elevado, la calle que desciende ligeramente hacia la derecha y el tiro a green entre un muro de árboles centenarios, todo está preparado para el disfrute de los sentidos. Un green, como todos, grande y movido.
IMG_8686
Los hoyos que quedan no empeoran las sensaciones que nos está dejando el recorrido y van mejorando hasta llegar al final del mismo. El hoyo 14 es un dogleg hacia la izquierda con un green muy expuesto, protegido por bunkers y agua a la derecha.
IMG_8693
El hoyo 15 es otra preciosidad estética. El más corto par 4 está preparado para disfrutar de la “Manor House”, la mansión que se ofrece a la derecha. El río acompaña todo este hoyo por la derecha, así que conviene no acercarse demasiado.
IMG_8703
Un espectacular par 3 con lago es una vista principesca desde la casa, con unos árboles de hoja rojiza de un tamaño descomunal. El green, enorme, permite un tiro conservador.
IMG_8720
El hoyo 17 es un par 4 recto y largo, con una salida semiciega y ascendente. Un bunker enorme atrae las bolas por la derecha. El green es largo y estrecho. El hoyo está encajonado, otra vez, en un tubo vegetal.
IMG_8725
El hoyo 18, el hoyo más afamado del recorrido, es un magnífico par 5. Paralelo al río por la izquierda y con la calle apuntando hacia la casa club, el green está ubicado en la parte izquierda de la calle y cruzando el río. El green, muy movido, está perfectamente guardado por varios bunkers, además de un majestuoso cedro libanés.
IMG_8731

 

 

Ballybunion (Cashen Course), Irlanda

5 de junio de 2015 2 comentarios

“Cuando vi por primera vez el terreno par el nuevo campo de Ballybunion, me quedé sin palabras. Creo que el mejor terreno links que había visto nunca, y quizá la mejor finca de links del mundo. Con el océano a un lado y el río al otro, este terreno ondulado, movido y fluído es pura e indescriptible belleza.” – Robert Trent Jones.

IMG_8478

El Cashen Course, el segundo campo de Ballybunion, se suele despreciar como un campo menor. Mucho más moderno, y diseñado por Robert Trent Jones a principios de los 80, uno espera un links vulgar. Nada de eso. Estamos ante una versión extrema y salvaje del Old Course, un campo mucho más difícil, escarpado, surrealista. Un campo que parece haber estado ahí durante siglos. En la foto la calle y green del 9, con la casa club al fondo.

IMG_8460

Campo polémico, en dunas más altas, más escarpadas que las del Old Course. Trent Jones ha dejado intactas las dunas y ha construido un campo asombroso, una sucesión de hoyos imposibles entre dunas alucinantes. Alguno dijo que este diseño es de un “RTJ drogado”. Parece un campo diseñado para la PlayStation. Calles duras como el mármol, greenes salvajes de todos los colores, rough de links, viento brutal. Es un campo fantástico, surreal y extraordinariamente divertido. En la foto, la preciosa salida del 17.

IMG_8481

El hoyo 1 es un par 5 largo y en ligero dogleg hacia la derecha. La calle está ondulada y arrugada como es típico en links. Bunkers naturales, pot bunkers cerca de green, un buen aperitivo para empezar.

IMG_8444

El hoyo 2 es un par 4 donde desde el tee en alto se ve toda la calle descendente y el green en alto. El viento tenderá a llevarse la bola al rough de la izquierda. Un hoyo con aspecto de haber sido restaurado completamente hace poco.

IMG_8445

El hoyo 3 es un par 3 contra el viento. Dos o tres palos más pueden ser aconsejables. El green entre dunas no tiene nada de vulgar: una montaña rusa.

IMG_8446

Entramos en el corazón del campo donde se irán sucediendo hoyos memorables. El hoyo 4 es un enorme par 4, que parece mucho más largo de lo que es. Desde una gloriosa salida en alto uno tiene el estuario en la izquierda, el océano a la derecha y todo el campo a sus pies. Es momento de descoser la bola.

IMG_8447

El hoyo 5 es un par 4 muy corto (275 metros). Tendremos un wedge a un green ciego realmente glorioso. Un green colgado en una duna, muy ancho y ridículamente estrecho y rodeado de un rough selvático.

IMG_8448

El hoyo 6 es un par 3 con salida en alto.

IMG_8451

El siguiente hoyo es un par 4 corto pero con salida ciega y junto al mar. El viento azota con fuerza. El espectáculo de las dunas es sensacional.

IMG_8453

El hoyo 8 es un par 5 de más de 550 metros y cuenta con una salida semiciega en dogleg hacia la izquierda. Una piedra blanca marca la línea a seguir.

IMG_8456

Desde el borde de esta duna se extiende la calle como un tobogán gigante. El green vuelve a estar elevado y tiene más contornos y curvas que una pin-up.

IMG_8457

El hoyo 9 es un par 5 con salida en alto y alcanzable para pegadores en dos golpes. El problema es un green con tres plataformas donde no existe la superficie plana.

IMG_8459

La segunda vuelta es mucho más escarpada y surrealista. El 10 es un dogleg a la derecha con una calle estrecha entre unas dunas alucinantes.

IMG_8461

Dos pares 3 únicos continúan. El 11 cuenta con una salida preciosa junto al océano. Un par 3 con el green colgado de una duna.

IMG_8465

El 12 es otro par 3 largo y muy curioso. No es fácil haber visto un hoyo de golf en este terreno. El green vuelve a estar colgado de una cornisa. El viento sopla con fuerza a favor.

IMG_8466

El 13 es el más difícil del campo: un par 4 con salida semiciega. La calle gira ligeramente a la izquierda. El green es espectacular, tras una vaguada gigantesca. Con el viento de cara, además, quedarse corto es lo normal.

IMG_8472

El 14 es un par 4 largo y ondulado. Destaca un green con una especie de vaguada gigante en medio. Las escapatorias dan auténtico miedo.

IMG_8473

El hoyo 15, otro enorme par 5, presenta otro tiro ciego desde el tee con la consabida piedra blanca.

IMG_8474

La calle es un espectáculo entre dunas, una sucesión increíble de subidas, bajadas, curvas y desniveles hacia un green en alto.

IMG_8476

El 16 es un par 3 sencillamente precioso.

IMG_8489

El 17, otro gran par 5 corto, la calle serpentea descendiente hacia un green protegido por el mar, el viento y una vaguada. Es  muy probable que el segundo tiro sea ciego; hay que ser conservador (lo que yo no hice), y jugar un hierro corto porque la calle es de mármol y desciende vertiginosa.

IMG_8483

Para terminar un par 4 en dogleg hacia la izquierda. El green está muy elevado respecto de la calle y bien protegido por pot bunkers. Y cuenta con una superficie inclinada hacia el frente temible.

IMG_8488

 

 

 

 

Robert Trent Jones, el arquitecto estrella del siglo XX

15 de septiembre de 2012 15 comentarios

Golf's Magnificent Challenge

Acabo de terminar un libro de Robert Trent Jones titulado “Golf’s Magnificent Challenge“sobre su vida y obra. RTJ (1906-2000) fue el primer arquitecto de campos de golf vivo que entró en el Salón de la Fama de Golf, en 1987. Fue nombrado por la revista Golf Magazine como uno de los 100 Héroes del Golf del siglo XX. Un nombre muy conocido y no por nada: más de 500 campos de golf por todo el mundo, en al menos 40 estados de los Estados Unidos y 35 países, entre ellos España. Se dice que el sol no se pone en un campo de RTJ. Arquitecto, artista, agrónomo, enormemente prolífico, creo que fue el Karajan del diseño de campos.

Cuenta su hijo Rees que el día en se su padre descubrió la aviación, desapareció de su casa. Se pasó la vida en un avión: hacía 300.000 millas al año, y en toda su vida voló más de 8 millones de millas. Tomaba aviones como quien toma un taxi. Si perdía un vuelo, tomaba otro a algún otro sitio donde poder hacer algún negocio. Un vendedor nato, en cualquier punto del planeta. Para conseguir esto tenía una estupenda habilidad: era capaz de dormirse en cualquier sitio.

RTJ tenía bastante claras sus ideas sobre lo que era un buen campo. Por ejemplo: los tees y greenes más grandes posibles, que admitían más posiciones de bandera, además de tener un mantenimiento más sencillo. Incluía siempre lagos en sus diseño como hazards y como fuente de agua de riego. Antes de que Deane Bemman inventara los “Stadium courses”, con gradas naturales para el público, RTJ abogó por ellos. El primero en instalar tees variables que permiten adaptar el campo a la habilidad del jugador, los llamados tees aeropuerto.

Sus campos, definidos como terrenos mitad de ajedrez mitad campos de tiro con arco, son campos estratégicos, donde normalmente tendremos varias alternativas para llegar a green, y donde la línea más corta siempre tendrá más riesgo. Algunos le atribuyen haber inventado el “target golf”. Siempre encontraremos bunkers en la calle y bunkers en el green protegiendo los tiros del golfista. El golf, para RTJ, es un deporte donde la recompensa viene de la mano con el riesgo. Se dice que RTJ te deja el bogey fácil, par difícil.

Durante la era de RTJ la construcción de campos empezó a poder emplear grandes máquinas y movimientos de tierra. Aún así, RTJ pensaba en mantener la belleza del territorio, y en que sus campos fueran estética y paisajísticamente preciosos. Son obras de arte moderno a gran escala. Un campo de RTJ anima el espíritu más que las obras pictóricas de muchos artistas modernos.

Aunque nació en Inglaterra,  su familia se trasladó a Estados Unidos cuando él tenía 5 años. Fue el primer profesional de golf  en el campo de Sodus Bay Heights, cerca de Nueva York. Problemas de salud le apartaron de la alta competición. Solía decir que hay muchos arquitectos que no saben jugar y muchos jugadores que no pueden diseñar. Para ser un buen diseñador de campos, tienes que tener ambas habilidades.

Jones estudió en Cornell University diversos cursos relacionados con la que sería su profesión de arquitecto: arquitectura de paisajes, agronomía, horticultura, hidráulica, estadística, economía e incluso oratoria. Durante el curso diseñó los 9 hoyos del campo de Cornell (abiertos en 1941; en 1954 volvería para construir los 9 hoyos restantes; hoy el campo lleva su nombre).

Tras la universidad, se asoció durante 8 años al arquitecto canadiense Stanley Thompson y trabajó en ese país, y más tarde también en USA. Después de la guerra, trabaja con Bobby Jones en el Peachtree Golf Club de Atlanta. Para evitar que pensaran que eran parientes, fue entonces cuando empezó a firmar como “Trent”.

Desde aquí hasta su retiro, RTJ firma más de 500 campos de golf por todo el mundo. Entre los más famosos del mundo: Eugene Country Club en Oregon, Spyglass Hill en Pebble Beach, California, o Hazeltine National Golf Club en Minessota. También ha trabajado en el rediseño de algunos campos extraordinariamente famosos: Augusta National (1947 y 950), Congressional Blue Course (1959 y 1964), Oakland Hills (1950, 1972  y 1984), Baltursol (1952) o el Olympic Club (1954).

En España trabajó en la Costa del Sol (junto a Cabell B. Robinson) y nos ha dejado varias muestras de su obra: Valderrama, Sotogrande, Marbella Golf & CC, Los Naranjos, Las Brisas, La Cañada o los dos campos de Mijas Golf (Los Lagos y Los Olivos).

A finales de los 80 RTJ diseñó el proyecto de golf más grande de la historia (en esa fecha, luego los chinos lo han superado). El sueño del empresario David Bronner, que quería impulsar el turismo en Alabama y atraer a los jubilados para su retiro. El macroproyecto consistió en diseñar y construir 18 campos de golf, y en total 468 hoyos de golf  en 11 localizaciones diferentes: el Robert Trent Jones Trail.

Finalmente y tras unos problemas de salud, se retira a vivir a su casa en Fort Lauderdale, Florida, donde fallece con casi 94 años en el año 2000.

Sus hijos Rees Jones y Bobby Jones Jr. también son arquitectos de campos de golf.