Archivo

Posts Tagged ‘Madrid Masters’

El Encín Golf, Alcalá de Henares (Madrid)

15 de septiembre de 2013 7 comentarios

Comento hoy un muy reciente de la Comunidad de Madrid, y para mí uno de los mejores. El Encín Golf fue inaugurado en el 2011 en una árida, seca y completamente llana finca a las afueras de Alcalá de Henares el estudio Von Hagge Smelek & Baril (liderado en este proyecto por Rick Baril, su hombre en Europa) proyectaron y construyeron una obra maestra, una adaptación casi perfecta de los links mas legendarios, con calles firmes y onduladas, bunkers de todas las formas posibles, obstáculos de agua retadores, roughs densos. Y como elemento más destacado y polémico unos greenes enormes y movidos como montañas rusas, que sólo ofrecen al jugador un elemento absolutamente fundamental en este juego: diversión a manos llenas. Cada green de este campo parece una versión en miniatura de los legendarios Himalayas de St Andrews. He oído criticar a estos greenes; hay quien piensa que son absurdos e irracionales. Que si son como un minigolf. Creo que merece la pena jugar un campo diferente: Von Hagge siempre buscaba que un campo emocione, que sean diferentes. Y lo han conseguido plenamente: este campo no aburre. En la imagen, parte del fantástico putting green del complejo y al fondo el campo de prácticas.

IMG_2661

Robert Von Hagge falleció en 2010, y como siempre ocurre con los diseñadores su muerte paso relativamente desapercibida en la prensa deportiva (su vida también). Curioso deporte este que encumbra a los mejores jugadores y que condena al anonimato a los artistas que mas nos hacen disfrutar del golf. Porque el golf se disfruta jugando. El golf sufrió una perdida irreparable con la desaparición de este artista de la mesa de diseño.

El hoyo 1 nos enfrenta a la misma sensación paisajística que tenemos en un links, donde las apariencias engañan. En esta salida los bunkers parecen estar mas juntos de lo que están. Un grupo desordenado de bunkers en linea de green, y si uno no conoce el campo resulta dificil saber a que distancia estan.

IMG_2645

Al llegar al green ya vamos comprobando que las superficies tienen muy poco de vulgares. Un auténtico tobogán. En este campo si uno quiere sacar birdies no tiene otro remedio que atacar a las banderas. Dejar la bola (sólo) en green suele ser garantía de tripateo.

IMG_2648

El hoyo 2 es la confirmacion de que estamos ante la obra de un genio. Desde el tee de salida podemos contar alucinados casi una treintena de bunkers pequenos. El hoyo parece tener sarampión y uno puede decidir la mejor ruta al green. Otra pista de baile ondulada como una ruffle.

IMG_2649

El hoyo 3 es un par 3 que cuenta con un green aplatanado y enorme. Un enorme waste bunker salpica todo el trayecto de la bola. Abundan las zonas arenosas que no son bunkers: es tierra dura y no hay rastrillos. Supongo que con ello se ahorra en agua y mantenimiento.

IMG_2650

Nuevamente nos encontramos con un green sinuoso y retorcido. Clicken en la foto para agrandar y ver este green. ¿Cómo serían recibidos estos greenes por los profesionales? Cuando se disputó el Madrid Masters en 2011, Paul McIngley subrrayó que no le gustaban nada, pero que eran similares a los del Old Course o a los de Augusta National, dos campos icónicos. Son greenes dramáticos, jugables, francamente divertidos.

IMG_2651

El siguiente hoyo es un par 5 en dogleg hacia la derecha. Los pegadores podrán llegar de dos a green con holgura. La zona de rough estaba, cuando jugamos, bastante despejada, lo cual permite acelerar el juego y ofrece líneas de tiro tentadoras. Un waste bunker enorme acompaña la calle por la derecha.

IMG_2652

El hoyo 5 es un par 3 con un green alabeado y retorcido como todos, pero que particularmente presenta un reto adicional por su forma, abrazando un bunker en su lado derecho. Esto quiere decir que si la bandera está retrasada las bolas en el frente de green no tendrán línea de putt a bandera. Así que tocará intentar un approach peligroso o aceptar los dos o tres putts con resignación.

IMG_2653

El hoyo 6 es un par 4 con una serie de bunkers pequeños salpicando la calle. El green está protegido por unos bunkers enormes en forma de ameba que lo rodean por todos lados. Este green comparte superficie con el green del hoyo 8.

IMG_2654

El hoyo 7 nos da un respiro en cuanto a obstáculos de arena. Curioso hoyo donde sólo hay tres bunkers pequeños y bastante alejados de la línea ordenada de juego. Pese a ello es el handicap 3 del recorrido. ¿Quizá porque una zona de rough recorre la calle? ¿O por su green increíble?

IMG_2656

El ocho comparte el green con el hoyo 6. Cuenta con una serie de bunkers que salpican la calle y los alrededores del green como las manchas de un test de Rorschach. Unas auténticas playas que hay que evitar.

IMG_2658

Finalmente volvemos hacia la casa club con un par 4 de 418 metros; es casi un par 4 y medio, porque para llegar a green hay que pegar dos tirazos. Y además evitar un montón de pequeños bunkers que salpican la calle.

IMG_2660

La segunda vuelta mantiene o supera el nivel de excelencia de este campo. El hoyo 10 vuelve a ser un par 4 en dogleg hacia la derecha a un green ligeramente elevado y de abruptas superficices.

IMG_2662

Continuamos con un par 5 muy interesante, porque plantea dos enormes bunkers ameba en la distancia del driver de salida. Un pasillo muy estrecho queda por la derecha. También la opción de volar los bunkers (aunque con viento en contra se necesita pegar fuerte). O salir con madera o hierro y quedarse corto del bunker. En cualquier caso desde calle casi se ven más bunkers que calle.

IMG_2664

Las emociones no terminan aquí, porque al llegar al green tendremos nuevamente que negociar con una superficie de montar. El green cuenta con una plataforma en su parte frontal derecha (donde estaba la bandera cuando jugué) desde la cual desciende hacia el fondo del green. Desde atrás vemos el hoyo más elevado que nuestra bola, con un desnivel brutal de metro y medio. Y si nos pasamos, la bola se sale de green con seguridad.

IMG_2665

El siguiente hoyo es un par 3 largo, de 172 metros desde amarillas, pero con un green en alto y no excesivamente cómodo.

IMG_2669

El hoyo 14 nos enfrenta a otro par 4 en dogleg hacia la izquierda. Bunkers de calle amenazan el tiro de salida. El green, algo elevado, cuenta, en palabras de mi compañero de partido, con más curvas que Marilyn Monroe. Aunque la comparación es anticuada, la definición es acertadísima.

IMG_2671

El el 15 destacan un apreciable numero de bunkers que protegen al green en su parte izquierda y trasera.

IMG_2674

El hoyo 16 par 3 es quizá el más emblemático del campo. Un par 3 a un green que recibe en diagonal y en el que hay que superar un lago. Dependiendo de la posición de bandera podemos tener un tiro de 130 a 160 metros. Y conviene tirar a bandera: el green vuelve a ser un tobogán tremendo.

IMG_2675

Curioso hoyo el 17. Su hándicap bajo se explica por un green absolutamente surrealista, alargado como una salchicha y retorcido como una silla de montar. En este green cabe un par 3 corto. Con una bandera al fondo se convertiría en un hueso durísimo. Los bunkers que lo rodean son verdaderos obstáculos. Este es el green desde la parte de atrás.

IMG_2679

Finalmente terminamos con el par 5 homenaje a Severiano Ballesteros. Desde el tee de salida hay riesgo de irse al agua si uno es pegador, por lo que interesa no aproximarse demasiado por la derecha. La calle es bastante ancha y deberíamos evitar el búnker…

,IMG_2680

Para el segundo tiro y la aproximación a green el lago amenaza nuestra precisión, y cómo no un fantástico grupo de bunkers protegiendo al green. Al fondo el hotel de 5 estrellas con restaurante y bar nos espera.

IMG_2681

Centro Nacional de Golf, Madrid

17 de enero de 2013 7 comentarios

El Centro Nacional de Golf Emma Villacieros lleva el nombre de la ex-presidenta de la Federación Española de Golf, en calidad de principal promotora. Sin discutir sus indudables méritos, me resulta curioso este personalismo; recuerda a la costumbre, antaño común, de denominar a los estadios de fútbol con el nombre del presidente de turno, como si fuesen obra suya exclusivamente, o fuesen ellos propietarios legítimos. Con todo, el nombre no ha calado entre los aficionados, que se refieren a esta instalación como el “campo de la federación”. (En la foto, los hoyos 2 y 3 desde el tee del 6).

IMG_0798

Aunque sienta una irrefrenable afición al golf, es lógico pensar que construir un campo público de golf es un acto poco responsable de cómo usar dinero público, ya que puede ejercer competencia desleal al empresario privado que explota una instalación similar. Y sobre todo habiendo otros usos para emplear este dinero público (por ejemplo, devolverlo al contribuyente). En honor a la verdad, este campo es necesario por varias razones: además de que en Madrid hay innumerablemente más aficionados al golf que campos, el proyecto ha restaurado un área perdida para la ciudad, donde se acumulaban vertederos de escombros y por donde pululaban camellos y drogadictos en búsqueda mutua. Hoy el lugar, aunque el campo no sea un prodigio estético por su ausencia de árboles, es un lugar indiscutiblemente más bello que antes, y debemos agradecer el empeño de la Federación por esta obra. Madrid disfruta hoy de un campo de golf urbano, al que se puede acceder en metro o autobús y que pese a las críticas comunes resulta un recorrido retador e interesante. Lo creo apto para buenos jugadores y para principiantes. En la foto el 16, el hoyo emblemático, desde la sede de la Real Federación Española de Golf.

IMG_0785

El campo aparece firmado por Dave Thomas (arquitecto contrastado de Belfry, Abama o Terre Blanche entre otros) y Jorge Soler-Peix, más el equipo de Green Project que lideran Alfonso Viador y Magi Sardà. Hay que aplaudir el trabajo de los diseñadores del campo para encajar un buen recorrido en una finca difícil por su orografía y tamaño. El campo goza de hoyos notables, entre los que se encuentran el 1, 2, 9, y la segunda parte, especialmente los últimos hoyos. Es un campo semi-plano y sin árboles, y esto lleva a algunos a decir aquello de “tipo links”, aunque francamente no tiene mucho que ver con un links. No es un campo fácil: estrecho, en demasiadas ocasiones las calles se estrechan más en en lugar de aterrizaje del driver. Si el rough está alto (como estaba cuando se inauguró) puede ser una pesadilla. Los greenes, notables. Los búnkers, aunque tienen buena arena, están en un estado penoso, certificando el intenso uso del campo.

El hoyo 1 es el par 5 más largo de la vuelta. Desde el tee podemos ver en ligera subida todo el camino al green: hay que empezar con tres buenos golpes para llegar. Se ve el ondulado de la calle, y cómo cae de izquierda a derecha.

IMG_0787

El hoyo 2 es un par 4 con forma de codo de izquierda a derecha. Según seamos de pegadores podemos intentar acortar por la derecha o directamente apuntar a la calle, sin llegar a los bunkers que la protegen.

IMG_0789

Un buen green protegido por un profundo bunker a la entrada en la parte derecha. Al fondo, las cuatro torres de la ex-ciudad deportiva del Real Madrid.

IMG_0791

El hoyo 3 es un bonito par 3 a un green plan y protegido por un bunker a la izquierda.

IMG_0792

El hoyo 4 es un par 4 estrecho, donde tendremos que apretar para llegar bien a calle. A la izquierda varios bunkers protegen la calle. El green es enorme y está bien guardado por un bunker en su parte izquierda. En la foto se aprecia la estrechez de la calle.

IMG_0795

Pasamos a un par 5 largo, calle estrecha, bunkers de protección. La bola mejor por la parte izquierda. Nuevos bunkers esperan al jugador en el green. En este hoyo tuve la  mala fortuna de irme por el rough de la izquierda: no es nada aconsejable.

IMG_0796

El hoyo 6 discurre plano y paralelo, en parte, a la M-40. Por la derecha además varios bunkers, además del fuera de límites, nos obligan a apuntar por la izquierda. Un bunker protege por la derecha la entrada del green.

IMG_0799

El hoyo 7 es un par 4 corto y con un green pequeño. Obligatorio ir por la parte izquierda de la calle. El 8 es un par 4 muy largo, con un drive en bajada que desciende hacia un green bien protegido por bunkers. Detrás, la zona de prácticas.

IMG_0802

El 9, finalmente, es un par 3 largo en bajada y protegido por un lago por la izquierda. Hay un desnivel importante por lo que el tiro debe ser controlado. El green tiene un suave desnivel que ofrecerá putts divertidos.

IMG_0803

La segunda vuelta abre con un par 5 largo en subida. Hay bunkers por la parte izquierda y derecha que hay que evitar. La calle gira ligeramente hacia la izquierda. El segundo golpe nos permite contemplar el green y sus bunkers.

IMG_0806

El 11 es un par 4 relativamente corto, en ligera subida y recto.

IMG_0809

El hoyo 12 es un hueso precioso. Nos invita a apretar el drive y tratar de ganar la máxima distancia en una calle descendente. El segundo tiro nos plantea si atacar bandera o ser más prudente y evitar el lago que atraerá las bolas más timoratas. El stance inclinado de la calle nos planteará dilemas adicionales.

IMG_0811

El 13 es un dogleg enorme a la izquierda y en subida. No hace falta machacar la bola desde el tee, porque nos quedaremos a una distancia cómoda de un green invisible. Muchos bunkers protegen el green del acceso directo por parte de bombarderos. Hay que conocer el green y la posición de bandera para atacarlo convenientemente, porque guarda moderadas caídas.

IMG_0812

El 14 es un par 3 larguísimo. El Monte del Pardo queda a la derecha del mismo. Una vaguada anterior al green recogerá los tiros de escasa potencia. También hay profundos bunkers esparcidos por sus inmediaciones.

IMG_0814

El 15 nos enfrenta a una caída brutal desde el tee de salida, cosa que agradece un drive bien pegado y recto. No conviene mover mucho la bola porque los efectos la enviarían a un rough criminal, sobre todo por la izquierda. De nuevo muchos bunkers protegen al green.

IMG_0815

El 16 es un par 5 espectacular, todo un prodigio de diseño estratégico. El clásico hoyo plátano con un lago esperando los tiros más agresivos. Por la parte izquierda, el agua, pero por la derecha tampoco hay que despreciar los peligros. La foto corresponde al Madrid Masters del 2009, donde este hoyo era el 18.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El 17 es un par 3 nuevamente largo, con agua a la izquierda. Hay que evitar los bunkers de la parte derecha.

IMG_0819

Por último el 18 nos lleva directamente hacia la casa club en suave bajada. La línea por encima del bunker de la derecha acortará distancias, aunque podemos ir por la izquierda. El segundo tiro a un green en alto está protegido por agua.

18 CNG

Real Sociedad Hípica Española Club de Campo (Campo Norte) – Madrid

19 de octubre de 2012 8 comentarios

La R.S.H.E.C.C. es un club privado cuyos orígenes se remontan a 1901. Hoy goza de unas instalaciones espectaculares en San Sebastián de los Reyes, a 26 kilómetros de Madrid, junto al circuito del Jarama. Esta es la zona más interesante de golf en Madrid: muy cerca del club están el recorrido del RACE, de Javier Arana, y los dos nuevos campos 3 y 4 de La Moraleja, firmados por Jack Nicklaus, además del Casino Club de Golf Retamares.

En su ubicación actual, con una base social de 6000 socios y desde la inauguración de los primeros 18 hoyos en 1997, el club no ha parado de crecer: a una casa club modélica con piscina y jardines se han añadido otro recorrido completo, un juguetón campito de 6 pares 3, un muy buen campo de prácticas y zona de approach, un pabellón de eventos, gimnasio, un chalet infantil con una macro zona de juegos, y (naturalmente) una zona hípica completa. Uno de los mejores clubes de golf de España.

Los dos campos de golf son diseño de Robert von Hagge, el mismo arquitecto de los campos del Empordà Forest y Links, así como Crandon en Miami, ya glosados. Comento hoy el campo estrella del club, el recorrido Norte, sede del Open de Madrid de 2007 y el Madrid Masters Golf 2010.

Es un recorrido muy movido, con abundantes colinas, valles y cuestas y con algunos tees más o menos lejos del green precedente, pero que se puede andar perfectamente, en una finca preciosa de encinas. Los greenes suelen estar en plataformas más o menos planas y están protegidos por muchos bunkers. El recorrido Sur es mucho más montañoso, más duro de andar y truquero. Ambos recorridos no son fáciles: es difícil que la bola quede perfectamente nivelada incluso en calle: siempre tienes la bola más alta o más baja que los pies. Y si visitas el rough puedes tener que sacar músculo. Un campo muy divertido y serio.

En el recorrido se han modificado la posición de algunos tees y agrandado otros, de forma que el campo está mucho mejor que hace años.

El hoyo 1 es un par 4, ligero dogleg de izquierda a derecha, donde el tiro es en bajada a un green bien protegido por bunkers. La calle, como casi todas, suele tener forma de glaciar. Mejor el drive por la parte izquierda para tener un tiro más franco.

El hoyo 2 es un par 3 desde alto a un green pequeño, alargado y muy movido. La bandera puede estar detrás de un árbol en la parte derecha. Hay que evitar pasarse de green, el tiro desde los bunkers traseros puede ser muy difícil.

El hoyo 3 es un par cinco fantástico, dogleg de izquierda a derecha. Se puede acortar mucho por el borde derecho si eres pegador, pero si no apuntas bien el rough te espera. En la foto, desde el tee de amarillas, se puede ver la zona del tee de rojas y seniors. Cada hoyo disfruta de un tee de profesionales que francamente, intimida.

Desde la calle del 3 nos enfrentamos a un tiro descendente, con árboles dificultando el tiro, a un green enorme y protegido por bunkers.

El 4 es un par 4 corto; desde el tee contemplamos un bosque de estacas rojas y amarillas: un arroyo serpentea por el medio de la calle. El tiro lógico es por la derecha de este arroyo. El segundo tiro se enfrenta a un green plano y protegido por un pequeño estanque. Un bunker trasero recogerá los tiros conservadores.

El 5 es un par 4 duro. La calle asciende progresivamente y el green está en lo más alto, a la izquierda y es estrecho y protegido también por bunkers. El segundo tiro será ciego al green.

El hoyo 6 es un dog leg en forma de L de derecha a izquierda. Los pegadores suelen disparar ligeramente a green sobrevolando un bunker enorme que hay a la izquierda de la calle. El tiro a green es ciego, por lo que hay que conocer bien la trayectoria. Si uno sale recto, mejor no emplear el driver porque te puedes pasar la calle.

El green, elevado, cuenta con caídas hacia los extremos.

El hoyo 7 es un par 3 relativamente largo, donde destaca un green sin bunkers pero con un piano enorme en el centro. Hay que procurar dejar la bola en la parte del green donde esté la bandera.

El 8 es un par 4 precioso, quizá el más escénico del recorrido. Una salida ciega, mejor por la izquierda, nos deja el tiro a un green elevado, que ha de cruzar una vaguada. El green está, como se ve, bien protegido por bunkers.

El hoyo 9 termina muy cerca de la casa club. Es un par 5 aplatanado, tipo draw, muy largo y donde acortar suele llevar a problemas. La misma calle ondulante, y un tiro a green con muchos bunkers en la parte izquierda. Un hoyo difícil.

Andamos un rato hasta el tee del 10; junto al mismo hay un bar-terraza con servicio express. El 10 es un par 5 precioso, con una salida aparentemente estrecha. A la izquierda está el campo de pares 3, con lo que no conviene escaparse.

Desde el segundo tiro entra en juego un lago que protege bien a un green pequeño, y por el lado contrario, una larga serie de bunkers. Además un árbol entorpece la entrada del green. Aún así no es un hoyo complicado.

En esta foto desde el tee del 11 se puede ver  el desnivel descendente y ondulante de la calle del 10. Al fondo, el campo de pares 3.

El 11 es un par 4 recto y también en ligero descenso a otro green protegido por lago. Destaca una encina en medio de la calle que hay que tener en cuenta para poder llegar a green. Por la derecha es peligroso si hay viento a favor, porque puedes llegar al lago.

El 12 es un par 4 relativamente corto de izquierda a derecha. Un green plano y con muchos bunkers a la entrada. Un hoyo que da un respiro.

El 13 es un par 4 más difícil, también dogleg de izquierda a derecha y con un green en descenso. La forma del green en forma de U hizo que, estando en la entrada, tuviera que approchar para llegar a una bandera escondida al fondo.

El 14 es un par 3 tipo isla. El tee estaba antes mucho más a la derecha, pero es ahora cuando el lago entre en juego visualmente desde la salida.

El 15 es un par 4 serio, largo, y difícil, con un segundo tiro precioso a un green elevado y bien protegido (como no) por abundantes bunkers. Cuando estaba jugando este hoyo al hacer estas fotos, cayó una tormenta tremenda. Pero justo este hoyo ha sido el fondo de pantalla en el móvil desde hace años, con una foto que saqué en el año 2010:

El 16 es un par 5 largo de derecha a izquierda. El tee ha sido retrasado para añadir más distancia al hoyo. Se puede superar el bunker de calle o acortar por la parte izquierda, o tirar en línea del camino de forma más conservadora.

En el 17 nos enfrentamos a otro par 3 más o menos largo, y en subida, cruzando un lago. Hay que atacar la bandera.

Para acabar un par 4 precioso, con la casa club al fondo, que disfruta de un precioso tiro a un green enorme y muy movido. Culmina una vuelta divertida, movida y de uno de los mejores recorridos de Madrid.

José María Olazábal y yo

5 de febrero de 2012 2 comentarios

En Octubre de 2009. En el Madrid Masters. Campo de la Federación. Estabamos siguiendo un partido

y al pasar cerca del putting green, entre el green del 9 y del 18, vimos un pequeño tumulto.

Algunos jugadores terminaban sus vueltas en el 18, firmaban algunos autógrafos y gorras. Ahí estaba Txema Olazábal cumpliendo con sus fans.

Mi cámara en la mano, y pensé: es el momento de gloria que hasta ahora no has tenido: puedo hacerme una foto JUNTO A un ganador de un Major. Como si fueramos íntimos. Mis nietos van a alucinar. Además igual se me pega algo de su juego corto.

– ¡¡¡Txema, Txema, una foto!!!

Olazábal se gira, exquisito, amable, paciente y espera a que me sitúe junto a él.

No veo a mi amigo cerca, así que tengo que hacer yo la foto rápido. Me sitúo junto a él, alargo el brazo y disparo mi cámara.

Aquí esta mi momento de gloria como fan de golf.

¡Feliz cumpleaños, Txema!