Archivo

Posts Tagged ‘Valle Romano’

Valle Romano Golf, Estepona (Málaga)

24 de mayo de 2015 1 comentario

Valle Romano es un campo adosado a una promoción urbanística atroz en una zona montañosa de Estepona, relativamente cerca de Finca Cortesín. En las fotos siempre se ve el mar aunque estemos bastante lejos. La promoción ha sido ampliamente publicitada y todavía quedan muchas casas por vender a precios más que asequibles. El campo que actúa como gancho es un campo diseñado por Cabel B. Robinson, diseñador que trabajó en España con Robert Trent Jones. El resultado es un recorrido muy montañoso, no muy bonito (por la urbanización) y aunque tenga un buen servicio, es bastante caro. Jugar con buggie es aconsejable, por los desniveles y las distancias entre green y tee de algunos hoyos. Además, y esta es una costumbre en demasiados campos de España, las barras amarillas (el día que jugué) estaban muy adelantadas por lo que se juega mucho más corto de lo que debería.

El hoyo 1 es un dogleg hacia la izquierda y con un desnivel espectacular. El reto es escoger una línea adecuada que nos lleve la bola a una calle más bien estrecha. El jugador valiente debería volar los bunkers de la parte izquierda.

IMG_8061

El green recibe en algo y en diagonal, enmarcado por la autopista.

IMG_8062

El hoyo 2 es un par tres con un green en alto protegido por dos bunkers en la izquierda. Detrás la urbanización de Valle Romano; más bien uno de los enormes bloques que van orillando el campo de golf. El green tiene dos pianos.

IMG_8064

Los bloques acompañan, como si de un crucero se tratara, toda la calle del hoyo 3. Este hoyo, el hándicap 1 del campo, cuenta con un bunker en la parte central-derecha que resulta difícil volar. Además el diseño de la calle hace que las bolas ligeramente por la izquierda vayan a ir rodando rápidamente hacia el camino y un barranco. Así que no es nada fácil salir con éxito. Otros tres bunkers con forma de ameba rodean al hoyo.

IMG_8065

El hoyo 4 es un par 4 mucho más corto, de 278 metros desde blancas. Es un hoyo completamente recto. Hay bunkers en la parte derecha y sobre todo mucho viento. El green se asoma al mar de manera espectacular.

IMG_8067

Un muy bonito par 4 continúa. El problema del hoyo 5 es el lago. También un par 4 corto, de 306 metros desde amarillas,  tenemos bunkers-amebas por la izquierda y el agua por el centro derecha, aunque está mucho más lejos de lo que parece. Tendremos un emocionante tiro a green desde la calle.

IMG_8068

Otro buen par 4 discurre por una calle muy ondulada, un dogleg hacia la izquierda y ligeramente ascendente. La calle está bastante más lejos del tee de salida de lo que aparenta. Y naturalmente el lago impone respeto.

IMG_8070

El 7 es un par tres muy largo. Tendremos viento a favor. Varios bunkers por la derecha del green enmarcan el tiro.

IMG_8071

El hoyo 8 es un par 5 en continuo ascenso hacia la casa club. El bloque de apartamentos que vimos en el hoyo 2 queda ahora a nuestra derecha. Tres tiros fuertes y rectos y a green. Un hoyo un tanto soso.

IMG_8072

El hoyo 9 que cierra la primera vuelta es un par 3 muy bien protegido por bunkers a derecha e izquierda del green. La enorme casa club cuenta con una terraza espectacular desde la que se puede disfrutar perfectamente de este hoyo.

IMG_8073

El hoyo 10 es un par 5 bastante estrecho, en ligero dog leg hacia la izquierda. El viento a favor apoya en la salida. Varios bunkers por la izquierda protegen el green, un green muy estrecho y muy inclinado con posiciones de bandera durísimas.

IMG_8074

11 es un par 3 muy agreste, junto a la montaña, muy natural. Lo curioso es que hay que recorrerlo entero andando para jugarlo, es decir, el green del 11 está pegado al green del 10.

IMG_8075

El hoyo 12 es un par 4 tipo Himalaya, uno de esos tiros que parecen desde un rascacielos con un desnivel brutal. La calle está muy ondulada. El lago de la izquierda de green parece más cerca de lo que está en realidad. Es uno de esos hoyos imposibles de circo que, personalmente, detesto.

IMG_8076

Después de un par 3, el hoyo 14 es un par 4 muy largo y muy recto, con tee en alto. El hoyo es bastante feo por la presencia desordenada de muchas casas.

IMG_8080

Seguimos con un par 5 en subida y encajonado entre bloques blancos.

IMG_8082

Paralelo al mismo discurre el hoyo 16, un gran par 5 en dogleg hacia la derecha. Se puede y se debe descoser la bola desde el tee.

IMG_8083

Los dos últimos hoyos son sendos pares 4 en ascenso hacia el green. Del 17 me parecieron muy penalizadores, aparte de los bunkers ameba del recorrido, varios grupos de arbustos que ocupan parte de la calle.

IMG_8086

Todos los hoyos llevan el nombre de un golfista profesional. El 18 es el de Gonzalo Fernández Castaño, quizá porque fue la principal imagen del campo en su promoción. Estamos ante un par 4 en subida.

IMG_8088

Destaca un green en anfiteatro rodeado rutinariamente de bunkers. Me da la sensación de que son más estéticos que penalizadores.

IMG_8090

Cabell B. Robinson, un americano en Marbella

29 de abril de 2012 5 comentarios

Cabell B Robinson es un arquitecto norteamericano nacido en 1941 que ha desarrollado casi toda su carrera profesional en España. Sin duda uno de los grandes. Aunque hay muchos jugadores profesionales de golf que se pasan a ser diseñadores de campos (en España Seve Ballesteros, José Piñero, Txema Olazábal…incluso recientemente Miguel Angel Jiménez ha diseñado un campo en la República Checa), Cabell Robinson es diseñador profesional “pata negra” por formación. En Estados Unidos uno puede formarse en esta especialidad: después de estudiar Historia en Princeton, se graduó en la escuela de Diseño de Harvard y posteriormente obtuvo el título de “Arquitecto de paisajes” (Landscape Architecture) en Berkeley en 1967. Pertenece a la American Society of Golf Course Architects, el único miembro afincado en Europa. Y Golf Magazine le incluyó en el panel que elabora la lista de los 100 mejores campos de golf del mundo (vuelvo a presentarme voluntario para este panel).

En Harvard conoció a Rees Jones, el hijo de Robert Trent Jones, y  a raíz de esta amistad trabajó durante los veranos en el estudio de Trent Jones en New Jersey. Cuando terminó sus estudios se incorporó como arquitecto al estudio. En los tres años que trabajó en Estados Unidos, diseñó un complejo en Puerto Rico (Cerromar, Dorado Beach), un campo en Michigan (Oakland Hills) y en Nueva York (Crag Burn Club). Además viajó por todo Estados Unidos conociendo campos de golf, sobre todo los diseñados por Trent Jones.

En 1970 se convierte en el responsable de la oficina de Trent Jones para Europa, y se establece en la costa del Sol, en Fuengirola (como me apunta un amable lector). Allí permanece durante 17 años, hasta que en 1987 monta su propia oficina. El éxito de los diseños de Trent Jones en dos campazos como Sotogrande (1964) y Las Brisas (1968) hizo que llovieran los contratos. En los siguientes 17 años Trent Jones proyectó 25 campos en Europa, muchos de ellos en España, y Cabell Robinson estuvo implicado en todos ellos: Mijas Golf, Los Naranjos, Las Brisas, El Bosque (Valencia), Royal Golf d’Agadir (el espectacular campo sede del Open de Marruecos, en la foto), Quinta da Marinha, La Duquesa, Marbella Golf & Country Club y por supuesto Valderrama.

En 1987 se establece por su cuenta. Como diseñador principal, firma dos campos en La Cala de Mijas, en un terreno difícil. Posteriormente reconstruye Los Olivos, diseña La Reserva de Sotogrande (en la foto abajo), Santana Golf & Country Club y Valle Romano. Fuera de España destaca el campo portugués de Praia del Rey o el de Palheiro Golf en Madeira, los 27 hoyos de Golf Les Dunes en Agadir, el de Aphrodite Hills en Chipre, el Golf De Limere en Francia (Orleans), el Lugano Golf Club en Suiza, etc. Sus últimas obras maestras son Finca Cortesín y Las Colinas.

Robinson tiene fama de ser un arquitecto meticuloso, detallista, implicado en cada proyecto. No hace campos mediocres y rechaza encargos que no ve viables. Y sus campos no son copias unos de otros. Adapta al terreno que tiene el mejor diseño. Se ha convertido en una garantía de calidad, buen diseño, paisajismo y grandes rondas de golf.

En este video sobre Valleromano explica algunos de sus principios de diseño: le gusta construir campos con calles anchas, porque piensa en el amateur tipo, no en hacer campos para pros solamente. No le gusta poner bunkers u obstáculos de agua o de otro tipo que sean ciegos. Le gusta retar al jugador con segundos tiros tensos (describe Valleromano como un campo de segundos tiros). Greenes de tamaños variados y con formas diferentes que permitan posiciones de bandera complicadas. Y por supuesto el respeto por la flora y condiciones del lugar donde construye el campo, así como el uso de agua reciclada.

He leído una entrevista suya (aquí) en que defiende la profesionalidad y denuncia el intrusismo de muchos profesionales a la hora de ser diseñadores. Según Robinson, el diseñador es una mezcla de talento y formación. Los pros tienen a construir campos pensando en las zonas donde aterrizan las bolas, pero no en los problemas y obstáculos adyacentes que los jugadores amateurs ven. Además tienen a imitar los grandes hoyos que conocen, construyendo cosas que no son adecuadas por el terreno o su mantenimiento.

Hay excepciones, dice: Jack Nicklaus, por ejemplo, que se rodeó de gente capaz y aprendió el oficio. O leyendas del golf tan honestas como Arnold Palmer, que siempre deja claro que le pagan por el nombre y para pegar el primer drive de salida, pero no por diseñar. También se refiere a Seve, un diseñador pobre por culpa de los terrenos con los que trabajó para construir campos (véase Santa Marina o Los Arqueros). Según Robinson, hay sitios donde “ni Dios mismo” sería capaz de construir un campo decente. En la entrevista también aboga por hacer campos no pensados en super-pegadores, jugando con la posición de los tees de salida. Me parece una reflexión muy acertada contra el virus “Tiger Woods”: en el PGA Tour ya se han dado cuenta que no tiene sentido seguir alargando campos y dificultan los recorridos de otra manera.

Para mi, sus campos demuestran es que para ser buen diseñador no hay que ser pro, y que un jugador profesional no tiene porqué ser un buen arquitecto de campos. Un grandísimo diseñador casi español.