Archivo

Posts Tagged ‘El Saler’

Los 100 mejores campos de Europa, según Golf World Magazine

24 de octubre de 2014 4 comentarios

Europe BagHe descubierto otro ranking diferente de campos en Europa, esta vez realizado por la revista inglesa Golf World / Today’s Golfer Magazine.

Primera curiosidad: para esta revista, “Europa” es “el continente europeo sin las islas británicas”, naturalmente. Así que encontramos muchos campos españoles, aunque los dos primeros puestos en el ranking están ocupados por el golf francés.

He jugado 18 recorridos de estos 100 (abajo subrayo algunos comentados en este blog). En mi opinión algunos campos en este top 100 están generosamente incluídos (Chiberta, por ejemplo). Se me ocurren muchos candidatos a reemplazarlo (la RSHECC, Empordá, Pedreña…) Pero un candidato cuya omisión es clamorosa: el campo 3 de La Moraleja, en Madrid.

He hecho un recuento para ver qué europeos disfrutan de los mejores campos. Buenas noticias para el turismo en España, que encabeza la clasificación. Me sorprende Francia; no parece un destino golfístico pero cuenta con 17 campos en el top 100, incluyendo los dos primeros. Y un país pequeño como Holanda coloca a 8 en la lista:

  • España, 18
  • Francia, 17
  • Portugal, 13
  • Holanda, 8
  • Suecia, 8
  • Italia, 7
  • Dinamarca, 5
  • Turquía, 4
  • Bélgica, 4
  • Alemania, 4
  • Suiza, 3
  • Austria, 2
  • Finlandia,2
  • Eslovenia, 1
  • Noruega, 1
  • Bulgaria, 1
  • Estonia, 1
  • Grecia, 1

Este es el ranking completo.

  1. Les Bordes, Orleans, France
  2. Morfontaine, Paris, France
  3. Royal Hague, The Hague, Netherlands
  4. Royal Zoute, Cadiespad, Belgium
  5. PGA Catalunya (Stadium), Girona, Spain
  6. Golf National, Paris, France
  7. Kennemer, Haarlem, Netherlands
  8. Valderrama, Sotogrande, Spain
  9. Noordwijkse, Leiden, Netherlands
  10. El Saler, Valencia, Spain
  11. Fontainebleau, Paris, France
  12. Chantilly (Vineuil), Paris, France
  13. Bro Hof Slott (Stadium), Stockholm, Sweden
  14. Terre Blanche (Chateau), Fayence, France
  15. Sporting Club (Faldo), Scharmutzelsee, Germany
  16. The Scandinavian (Old), Farum, Denmark
  17. Lubker (Sand & Sky), Nimtofte, Denmark
  18. Monte Rei, Algarve, Portugal
  19. Hamburger, Hamburg, Germany
  20. Oitavos Dunes, Cascais, Portugal
  21. Sevilla, Seville, Spain
  22. PGA National (Lakes), Malmo, Sweden
  23. Onyria Palmares, Lagos, Portugal
  24. San Lorenzo, Algarve, Portugal
  25. Budersand, Sylt, Germany
  26. Utrecht de Pan, Utrecht, Netherlands
  27. Prince de Provence, Vidauban, France
  28. Seignosse, Biarritz, France
  29. El Prat (Red), Barcelona, Spain
  30. Falsterbo, Malmo, Sweden
  31. Sperone, Corsica, France
  32. Royal Park, Torino, Italy
  33. Praia D’El Rey, Obidos, Portugal
  34. Ravenstein (Old), Tervuren, Belgium
  35. Penha Longa (Atlantico), Lisbon, Portugal
  36. The Scandinavian (New), Farum, Denmark
  37. Troia, Lisbon, Portugal
  38. Sand, Jönköping, Sweden
  39. Santander, Madrid, Spain
  40. Barseback (Masters), Malmo, Sweden
  41. Domaine Imperial, Geneva, Switzerland
  42. Sotogrande (Old), Sotogrande, Spain
  43. Saint Germain, Paris, France
  44. Son Gual, Majorca, Spain
  45. Biella la Betulle, Magnano, Italy
  46. PGA National (Links), Malmo, Sweden
  47. Villa d’Este, Montorfarno, Italy
  48. Lykia Links, Belek, Turkey
  49. Bled, Slovenia
  50. Vasatorps (Tour), Helsingborg, Sweden
  51. Le Touquet (La Mer), Pas de Calais, France
  52. Chiberta, Biarritz, France
  53. Quinta do Lago (South), Almancil, Portugal
  54. Abama, Tenerife, Spain
  55. Halmstad (North), Halmstad, Sweden
  56. St Nom La Breteche (Red), Paris, France
  57. Golf du Medoc (Châteaux), Bordeaux, France
  58. Castelconturbia, Via Suno, Italy
  59. Puerta de Hierro (Arriba), Madrid, Spain
  60. Verdura (East), Sicily, Italy
  61. Oceanico Faldo Course, Algarve, Portugal
  62. Esbjerg (Marbaek), Jutland, Denmark
  63. Antalya (PGA Sultan), Belek, Turkey
  64. Villa de Madrid (Black), Madrid, Spain
  65. Neguri, Algorta, Spain
  66. Oceanico Old Course, Algarve, Portugal
  67. Kongsvinger, Oslo, Norway
  68. Hilversumsche, Hilversum, Netherlands
  69. Golf Nazionale, San Martino, Italy
  70. Fontana, Oberwaltersdorf, Austria
  71. Crans sur Sierre, Crans-Montana, Switzerland
  72. Las Colinas G&CC, Alicante, Spain
  73. Limburg, Houthalen, Belgium
  74. Finca Cortesin, Malaga, Spain
  75. Porto Santo, Portugal
  76. Kytaja (South East), Hyvinkää, Finland
  77. Steiermarkischer Murhof, Murhof, Austria
  78. Thracian Cliffs, Kavarna, Bulgaria
  79. Bogogno (Del Conte), Novaro, Italy
  80. Costa Navarino (Dunes), Messinia, Greece
  81. Eindhovensche Golf, Eindhoven, Netherlands
  82. Royal Obidos, Lisbon, Portugal
  83. Estonia G&CC (Sea), Tallinn, Estonia
  84. Las Brisas, Andalucia, Spain
  85. Holstebro (Forest), Brandsbjergvej, Denmark
  86. The Dutch, Netherlands
  87. Royal Antwerp, Antwerp, Belgium
  88. Arcos Gardens, Cadiz, Spain
  89. La Reserva de Sotogrande, Sotogrande, Spain
  90. Hossegor, Biarritz, France
  91. Cornelia (Prince), Belek, Turkey
  92. The International, The Netherlands
  93. Golf Club de Geneva, Switzerland
  94. Linna, Hameenlinna, Finland
  95. Winston Links (Championship), Schwerin, Germany
  96. San Roque, Sotogrande, Spain
  97. Moliets, Bayonne, France
  98. Hardelot (Les Pins), Hardelot, France
  99. Carya, Belek, Turkey
  100. Quinta do Peru, Lisbon, Portugal
Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Campo de Golf del Parador de El Saler (Valencia)

30 de septiembre de 2012 6 comentarios

Siempre se dice que el campo de golf del Parador de El Saler es la obra maestra de Javier Arana. Ha sido votado muchas veces como el mejor de España, así que cuando lo juegas por primera vez te enfrentas a unas expectativas muy altas, y por ello suele ser desdeñado por muchos jugadores. Como buen Arana, es un campo sobrio, largo, elegante, noble, que no regala un birdie. Un campo con muchos doglegs, abundantes bunkers (hay 111) y greenes enormes. Una serie destacada de pares 5. El campo goza de un mantenimiento impecable. No hay duda de que es un grandísimo campo de golf. En la foto desde la terraza, el green del 18.

El campo fue construído en 1968 entre un bosque mediterráneo y una zona de dunas junto al mar, que era reserva natural. La web de paradores atribuye la idea al propio Arana, que se dio un paseo por el pinar e imaginó un gran campo, vendiendo la idea a los políticos de la época. (Una historia muy romántica, aunque no sé si cierta: otras fuentes hablan de que los promotores fueron Ramón Orellano, alcalde de Valencia por aquellas fechas, y Manuel Fraga, ministro de Información y Turismo). Por su localización parece un links (aunque no es un terreno de links) combinado con un campo entre pinares típico del mediterráneo. No es un campo corto: son unos 6500 metros. El Parador es otro aliciente más:  renovado recientemente, otorga un 50% de descuento sobre el greenfee a sus clientes. En la foto, el Parador desde el tee del hoyo 9, par 3.

Los primeros cuatro hoyos se juegan en el bosque de pinos. El hoyo 1 es un pequeño dogleg de derecha a izquierda que avanza hacia el bosque desde un tee algo elevado.

El segundo tiro se realiza a un green que te recibe en diagonal, enmarcado en un anfiteatro de árboles y con un bunker a la entrada. Se puede también adivinar el green del hoyo 3 en la parte izquierda, protegido por un gran bunker.

El hoyo 2 es un par 4 corto con una calle ancha que promete un birdie fácil. Hasta que te acercas al green y compruebas la montaña rusa que produjo Arana para que haya que pelear ese birdie. Dos bunkers perfectos guardan la parte delantera derecha y la parte trasera izquierda.

El siguiente hoyo es un magnífico par 5 con una salida casi ciega donde se juega un “plátano”, un dogleg continuo hacia la izquierda. La calle, estrecha, está inclinada de izquierda a derecha por lo que las bolas pueden querer correr hacia el bosque de la derecha.

Destaca un green alargado protegido por árboles y por dos bunkers enormes a izquierda y derecha. Un rasgo típico de Arana: el árbol en el bunker. Un hoyazo.

Cruzamos la carretera de acceso al parador para jugar el hoyo 4, un par 3 de  metros donde el green cuenta con una pequeña plataforma donde poner una bandera bastante inaccesible.

Entramos, a partir del hoyo 5, en un área mucho más despejada de árboles. La salida del 5 es ciega sobre una pequeña colina, con dos bunkers bien delimitados en la parte derecha.

Tras coronar la colina disfrutamos de un precioso tiro a un green ya mucho más cercano a la playa, entre dunas. Otro gran piano en el green. En el mar decenas de buques aguardan entrada a puerto. Un hoyo precioso y lleno de trampas de arena: 5 de calle y 4 en el green.

El hoyo 6 cuenta con un bunker justo en la línea de drive, en la parte derecha de la calle. Este bunker fue eliminado por uno de los típicos comités de campo que pretenden mejorar la obra del diseñador (por desgracia, el principal diseñador de muchos campos en España acaba siendo Johnny Walker, el moderador de las reuniones de los comités de campo). Esto provocó la indignación de Arana, que prometió no volver jamás a su campo. El bunker fue restaurado algunos años más tarde.

El hoyo es un par 4 larguísimo donde hay que apretar bien el driver para tener opciones de disparo a un green ubicado hacia la izquierda. Es un tiro descendente precioso. Pese al aspecto impoluto de los bunkers, la realidad es que una tormenta previa los había dejado bastante embarrados.

El hoyo 7 vuelve a jugarse hacia el mar. Un par 4 cortito con un green elevado y con su truco. Nuevamente muchos bunkers amenazan nuestros tiros.

El hoyo 8 es otro precioso par 4 junto al mar, entre las dunas. La calle no es recta, serpentea de derecha a izquierda para que tengamos opciones de arriesgar con el driver con una línea más recta. Desde el tee podemos ver la playa.

El green está literalmente encajado entre una duna enorme en la parte derecha y la que separa de la playa, donde se esconde un bunker enorme. Al fondo se ve una bandera enorme, en la entrada a la playa, que sirve para marcar la dirección del viento. El green además cuenta con una caída muy relevante hacia el mar.

Del hoyo 9 par 3, ya comentado, destacar que la línea de arbustos en la parte derecha del green oculta un bunker que protege el green. El hoyo 10 vuelve a entrar en una zona arbolada; es un par 4 asequible sin bunkers en la salida del drive.

El hoyo 11, otro largo par 5, cuenta con una amenazante serie de bunkers de calle y de green que capturan cualquier bola desviada.

El 12 es otro par 3 largo con un green enorme protegido por bunkers a derecha e izquierda, desde un tee flexible tipo “aeropuerto”.

El 13 que sigue es un par 4 corto, con un green en forma de silla de montar fantástico, en alto, y con un bunker a la entrada que complica mucho el tiro.

El 14 cuenta con otro enorme bunker de calle donde fui de visita. Los bunkers de este campo suelen ser bastante penalizantes. El green vuelve a tener generosas dimensiones.

En el hoyo 15 nos enfrentamos a otro largo par 5, el handicap 1 del campo. La salida debe ir por la parte izquierda para poder tirar con claridad a la calle, bastante ondulada. Hay que apretar el segundo tiro para darse opciones de disparo a un green bien bunkereado.

El 16 corre paralelo al campo de practicas. Un bunker a la izquierda de calle marca la zona de disparo. El green protegido a derecha e izquierda por bunkers enormes, sobre todo el de la derecha.

El 17, como en todo campo Arana, es un par tres brutal. El green está guardado por 4 bunkers grandes y una escapatoria por delante importante. Detras del green una duna montanosa encuadra este fantástico tiro. Uno de los mejores pares 3 de España.

El 18 es un monstruo para acabar. Un dogleg de derecha a izquierda que obliga a machacar la bola desde el tee. La vista desde el tee de blancas es espectacular.

Si algo emborronó nuestro último tiro a green fue esperar a que un grupo de unos 8 niños, dirigidos por un profesor de la escuela, dejaran de ensayar tiros a green de este hoyo, recogieran sus bolsas y nos dejaran terminar la vuelta. Unico lunar de un fin de semana perfecto en este gran campo.

Javier Arana, el gran arquitecto español

25 de marzo de 2012 30 comentarios

De todos los aspectos que rodean al golf, quizá el más importante y el menos celebrado es el propio campo donde se practica. Un deporte cuya cancha de juego es siempre diferente debería otorgar los máximos honores a los artistas que diseñan los mejores campos. Hoy mi post para Javier Arana, al que siempre acompaña la coletilla “el mejor diseñador de campos en España”, sin mayor comentario. Arana diseñó Aloha y Río Real, dos campazos donde jugué recientemente, y también colaboró en Sant Cugat, por lo que ya me interesó indagar sobre su obra. Es difícil encontrar mucha información en la red; me apoyo en mi experiencia de juego en sus campos y en un artículo fantástico de Alfonso Enhardt (en inglés) que podéis encontrar aquí.  He oído que Alfonso, jugador de Puerta de Hierro, está preparando un libro. Ya tiene un comprador. Actualización: el libro ya está en mi poder. Se puede pedir en este link

Es un prodigio que un regatista olímpico vasco, sin formación académica en ingeniería o arquitectura, en un país en desarrollo y bastante aislado, donde el golf era una rareza, haya conseguido semejantes cotas de excelencia sin contar con presupuestos millonarios, y sea un perfecto desconocido en nuestro país, sin reconocimiento alguno ni siquiera en círculos golfísticos, después de dejarnos tantas maravillas variadas por toda España.

Repasando su vida, tres desgracias le llevaron a convertirse en el mejor arquitecto español de golf:

– Primera desgracia: A quinientos metros de la meta, en los juegos olímpicos de Amsterdam de 1926, se le rompe el mástil de su barco. Resultado: abandona el mundo de la vela. El golf gana un gran jugador.

– Segunda desgracia: La guerra civil interrumpe una brillante carrera amateur, en la que se incluye participación en el Open Championship y varios triunfos internacionales. Durante la guerra aprende topografía,  conocimiento muy útil para trabajar en el diseño de un campo de golf.

– Tercera desgracia: La guerra arrasa varios de los campos españoles, y los diseñadores internacionales que los habían firmado (Colt, Simpson o MacKenzie) no estaban disponibles, así que Arana, que conocía los grandes campos británicos, europeos y argentinos, empezó a trabajar en su reconstrucción.

En 1940 empieza a trabajar en la reconstrucción del Club de Campo de Madrid, un campo de MacKenzie Ross de 1932 donde los bunkers de arena habían sido sustituídos por bunkers de guerra y que había quedado arrasado durante la batalla de la Ciudad Universitaria, una de las más cruentas de la guerra. Las obras se extienden hasta 1955. En 1946 se traslada a vivir a Barcelona y es donde su carrera despega: trabaja en Sant Cugat (aunque su contribución real es escasa), diseña un pequeño campo en Puigcerdá, remodela el campo de Pedralbes (hoy bajo el asfalto de la Diagonal) y en 1948 construye el Real Club de Golf de la Cerdanya.

A partir de la década de los 50, España despega económicamente y Arana trabaja con cierta regularidad: diseña El Prat en 1954 (hoy bajo las pistas del aeropuerto), el recorrido negro del Club de Campo de Madrid (1956), el campo Sur del Real Club de Golf Guadalmina (1959), el campo de la Galea de la Real Sociedad de Golf de Neguri (1961), Ulzama y Río Real (1965), el RACE (1967) y El Saler (1968). Su última obra maestra es Aloha, inaugurado en 1975, unos meses después de su muerte. En total nos deja 11 campos, pocos pero todos extraordinarios. Sus diseños cincuentones resisten comparaciones con campos más modernos firmados por arquitectos extranjeros más ilustres. Cualquiera que haya jugado en estos campos repite regularmente.

Arana era un perfeccionista y no toleraba interferencias en su trabajo: no aceptaba decisiones que afectaran a sus diseños ni imposiciones inmobiliarias. Su filosofía de diseño era construir campos jugables para cualquier jugador y no hay duda que lo consiguió: sus campos se disfrutan hoy por amateurs como yo y sirven de marco competitivo a torneos profesionales, donde el corte está en el par del campo (véase Aloha en el Open de Andalucía de este año). También pensaba mucho en el proceso de construcción y en el mantenimiento del campo: que el sistema de riego fuera adecuado, que hubiera agua, etc. No hacía grandes movimientos de tierra, más que nada para ahorrar costes. El 80% del campo lo da la naturaleza, y el diseñador debe alterar el 20% restante.

Sus campos son sobrios, equilibrados, largos, elegantes, con calles en movimiento siempre (pocas salidas rectas), por lo que la distancia no es la principal dificultad. Bien pensado el routing para no andar mucho entre green y tee. Con bunkers siempre en la salida del drive lógica, lo que obliga a jugar corto o a mover la bola. También le gustaba dejar árboles o en la entrada de los greenes para obligar a pensar al jugador, que tendría que pensarse dónde dejar la pelota para el segundo golpe; al parecer muchos de estos árboles fueron eliminados posteriormente por los propios campos que no entendían su propósito (ejemplo: el hoyo 3 del RACE). No suele haber situaciones con fueras de límites ajustados o muchos obstáculos o barrancos donde sea fácil perder bolas. Los greenes elevados, bien integrados en el terreno, amplios y rápidos con caídas evidentes pero sin himalayas. También le gustaba que el 17 fuese un par 3 complicado, un signo de su preferencia por el match play. Ejemplo evidente: el 17 en Aloha, llamado Obelix.

Las fotos de este artículo corresponden a campazos de Arana: Club de Campo, Río Real y El Saler. Ojala este post sirva para reconocer la contribución de uno de los más grandes arquitectos de España.