Inicio > Campos > Lumine Lakes, Vilaseca (Tarragona)

Lumine Lakes, Vilaseca (Tarragona)

29 de noviembre de 2012 Deja un comentario Go to comments

Lumine es el sugerente nombre que tiene el complejo de golf situado junto a Portaventura, en Tarragona. Desde las cumbres del Dragon Kahn y del Shambhala uno puede contemplar un oasis de golf entre el parque de atracciones, un enorme complejo industrial y los bloques de La Pineda. Lumine está gestionada por Troon Golf, gestores en España del exclusivo campo de La Zagaleta y de Las Colinas Golf & Country Club. El complejo tiene dos campos de 18 hoyos (Lakes y Hills) y uno de 9 hoyos (Ruins). Comento el campo de Lumine Lakes, sede flamante de la final de la OmCat 2012. Jugué el campo en un día lluvioso y eso explica la escasa calidad de las fotos. A pesar de ello, el campo estaba presentado en perfectas condiciones. En la foto, los  bunkers del green del hoyo 5 con las montañas rusas de Portaventura al fondo.

El campo de Lakes está firmado por Greg Norman. Desde el momento en que uno entra en el club (con algo de suerte ya que no hay ninguna señal indicadora y es fácil perderse), se nota que estamos en un campo de calidad: calles perfectamente manicuradas, multitud de bunkers bien contorneados, lagos naturales y greenes enormes. La zona de prácticas es pequeña pero se puede entrenar el juego corto en una magnífica zona de entrenamiento. El campo está diseñado para disfrutar: calles anchas, hoyos con longitudes razonables y unos greenes gigantescos, auténticos tests de putt. Normalmente lentos, jugué el campo una semana después de las pruebas de clasificación para el European Tour, y aunque el rough era más denso que lo habitual, los greenes estaban fantásticos.

Es un campo plano, noble, cómodo, ancho, con los problemas bien visibles y en el que se puede gestionar una buena vuelta sin excesivos excesos con el driver. Un jugador local publicó una magníficay detallada crónica a la que poco hay que añadir. Sirva este post para ofrecer una visión personal y más gráfica del campo.

El hoyo 1 es un par 4 con una salida en apariencia tensa; un dogleg de izquierda a derecha. El tiro hacia los bunkers no tendrá problemas en alcanzar la calle. Desde ahí disparamos a un green enorme y guardado por un bunker. Me parece el hoyo más complicado de la primera vuelta, y tampoco es un hoyo excesivamente difícil.

El hoyo 2 es un par 5 largo y recto como una pista de aterrizaje. La calle suavemente ondulada no supondrá un problema para el jugador recto. La diversión está en un green enorme de más de 50 metros de largo. Un test de putt muy bueno.

El tercer hoyo es un dogleg de izquierda a derecha, también salpicado por bunkers y con obstáculo de agua a la izquierda que no debe entrar en juego. No tiene mayor complicación salvo que con el driver uno se escape hasta los bunkers. Un baby fade bastará.

Nos acercamos al hoyo 4, un par 3 francamente serio, sobre todo cuando la bandera está retrasada. El lago de la derecha y los bunkers protegen al green. En este caso la bandera estaba al principio de green, lo cual facilita mucho la vida al jugador. Empezamos a entender que estamos en una mini reserva natural: la cantidad de aves que circulan por el campo es espectacular.

El hoyo 5 apunta directamente al parque de Portaventura. La calle cuenta con un obstáculo de agua a la izquierda y un pequeño bosque y fuera de límites a la derecha. Cuanto más lejana la bola, más abre la calle. El green vuelve a ser gigantesco y con caídas importantes.

El hoyo 6 es un par 4 relativamente sencillo con obstáculo de agua a la izquierda. Un waste area recoge la bola cerrada. El tiro a green con hierro tiene la ventaja de que nuevamente el green es enorme, y con zonas de escapatoria que nos impiden visitar el rough. Avanzamos posteriormente al hoyo 7, un bonito par tres sobre agua. Sobre un fondo industrial, el green recibe como una enorme alubia bien protegida por bunkers. La bola corta de green pateará cuesta arriba, por lo que es aconsejable no pasarse desde el tee.

Llegamos al 8, un par 4 algo más serio por su longitud, pero con una calle ancha que permite apretar el driver, a pesar de lo amenazante del lago de la izquierda. Al fondo, los bloques de La Pineda, un engendro urbanístico típico de la costa española. Otro green enorme que recibirá bien.

El 9 es un último par 4 donde el tee de salida está desviado respecto de la calle. Hay que apuntar a la izquierda de la misma para tener tiro a green desde calle. Un green más pequeño que los demás con un bunker a la derecha protegiendo la entrada. Al fondo, la casa club del campo.

La segunda vuelta es algo más difícil que la primera, pero tampoco hay grandes problemas más allá de los hoyos finales del campo. El 10 es un par 4 más o menos recto con los problemas bien visibles.

El hoyo 11 es un par 4 más complicado. La calle encierra el peligro en la parte izquierda con un bunker amenazante. El segundo tiro tiene peligro por la derecha.

El hoyo 12 es un par 4 serio que serpentea en una longitud de más de 400 metros y que demanda potencia y precisión. El green es largo y estrecho y está bien protegido por un bunker a la izquierda, agua más a la izquierda y un árbol a la derecha. Para los no pegadores, mejor jugar como si fuera un par 5 e intentar approach y putt. La foto muestra el tiro a green desde la calle.

Desde aquí damos un paseo por una tarima de madera desde la cual podemos admirar la zona de Sèquia Major, una marisma protegida. El campo luce como ejemplo de conservación de la naturaleza y cuenta con una certificación de nombre impronunciable que por lo visto acredita esta condición: la “Audubon International Gold Signature Sanctuary”.

El hoyo 13 es el clásico par 4 corto ideal para pegadores. Desde el tee tendremos unos 250 metros en línea recta, volando un obstáculo de agua en la parte izquierda. Los bunkers están puestos para los valientes. Un buen hoyo para salir con hierro largo y dejarse un approach factible. Este el tiro desde la calle.

El hoyo 14 es un par 3 donde hay que salvar un obstáculo de agua que se extiende por la parte derecha del hoyo. No hay que dejarse intimidar: el green es grande.

El hoyo 15 es un par 4 de más de 400 metros que supuso mi tumba. Aunque la salida sea sencilla, el segundo tiro guarda múltiples problemas para intentar llegar de 2, el principal el lago de la izquierda. Te puedes dejar un approach de 50 metros pero luego hay que estar fino para cerrar con approach y putt.

El 16 es un par 5 muy bueno. La ubicación del tee de salida obliga a pensar en la línea de tiro más adecuada: Si intentamos ganar distancia, corremos riesgo de irnos al agua. Si jugamos conservadores, el hoyo se alarga y mucho. Un tiro hacia el borde izquierdo del búnker de calle abriendo ligeramente la bola evitará el obstáculo. Si evitamos el agua podremos intentar llegar de 3 a green.

El hoyo 17 es un par 3 con un green algo más bajo que el tee. No es un hoyo sencillo: el green cuenta con caídas abundantes y traicioneras. Fue mi único birdie del día.

El último hoyo 18 es otro buen par 5, con forma aplatanada de derecha a izquierda. Nuevamente el riesgo tiene recompensa. El peligro siempre en la izquierda. Pero tres tiros razonables nos dejaran la bola en green con opción de birdie.

En definitiva, una maravillosa alternativa al sol y playa o a las diversiones de Portaventura.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. 28 de marzo de 2013 a las 15:38
  2. 22 de abril de 2013 a las 08:07

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: