Inicio > Campos > Real Sociedad de Golf de Neguri, Guecho (Vizcaya)

Real Sociedad de Golf de Neguri, Guecho (Vizcaya)

19 de septiembre de 2012 Deja un comentario Go to comments

La Real Sociedad de Golf de Neguri data de 1911 y tenía su sede en Lejona. El campo actual fue inaugurado en 1961. Su diseñador, Javier Arana, trabajó en La Galea, una finca en la zona norte de Guecho junto al mar, con una topografía sin grandes desniveles, con una extensión de casi 90 hectáreas muy arboladas. Como siempre Arana trabajó solo, durante casi un año dando largos paseos y estudiando la orografía, la dirección del viento, las dificultades de los árboles, dibujando en su mente el routing perfecto. Su principio básico: el campo debe estar subordinado a la naturaleza, al terreno de juego.

Realizó un routing espectacular, donde no hay que andar casi nada entre green y tee, encajando los 18 hoyos en menos de 40 hectáreas. Un campo donde se castiga al jugador que sale al campo sin cabeza. Empleó a los árboles como obstáculos naturales, colocando un número bajo de bunkers, lo que simplifica el mantenimiento del campo. Otra dificultad interesante es el diseño de los greenes: suelen caer de principio a fin de green, añadiendo dificultad a los tiros a bandera. Aún así no es un campo difícil. El campo tiene dos zonas de diferente carácter: los primeros nueve hoyos más despejados frente al mar y los segundos 9 entre un bosque de pinos. Por cierto que Arana nunca facturó los honorarios de su diseño al club.

El club respira exclusividad y tradición desde la misma entrada. Gracias a una correspondencia pude disfrutar del campo en dos ocasiones este verano; sin correspondencia, los precios son prohibitivos. Lo que más destaca de Neguri es su mantenimiento exquisito. Pocos campos del mundo lucen greenes tan cuidados como estos, donde es imposible encontrar un pique mal arreglado. Esto habla mucho de la tradición de golf de los socios (o quizá es que se usa poco en verano).

Sugerí al starter que me pusiera con una partida y me contestó que no: “esto no se hace en este club”. Así que el primer día jugué sólo. Al finalizar la vuelta me senté en la terraza del restaurante que mira al green del 9 y el 18, pero me pidieron amablemente que abandonara el restaurante, por ir con bermudas de golf: sólo pantalón largo. Hay otra cafetería para jugadores, donde tomé unos pinchos sensacionales. Ambos días jugué con calor tremendo y sin viento: supongo que el campo debe endurecerse más con viento, porque el recorrido es relativamente sencillo: sobre una superficie bastante plana, el campo cuenta con calles anchas, escasos bunkers, y casi nulo fuera de límites. No es un campo corto (6,000 metros desde amarillas), y tiene hoyos asequibles combinados con auténticos huesos (sobre todo los pares 3). Un campo sobrio, elegante, que pide tiros estratégicos para asegurar la entrada a green pero donde disfrutaremos de una vuelta agradable, llana, sin tiros heroicos sobre eternos obstáculos de agua.

Después de probar los greenes en un putting green perfecto, el hoyo 1 es un par 4 largo y bastante franco. Es un hoyo que originalmente tenía más árboles por la parte derecha y que se jugaba  como un dogleg, con más dificultad. El campo está replantando árboles para recuperar partes del diseño de Arana. Al fondo podemos ya disfrutar de la vista del mar Cantábrico. El green está protegido por un bunker a la izquierda del mismo.

El hoyo 2 es un par 3 corto que culmina en un green cerca del mar. Una muralla de árboles impide disfrutar de la vista del mar y el acantilado. Supongo que cuando hace viento se agradece este muro vegetal.

El hoyo tres cuenta con una salida en alto hacia una calle en subida hacia el green H3 en subida. Hay un bunker a la derecha de la calle y a la izquierda del green, que recibe en diagonal.

El hoyo 4 es un par 4 de menos de 300 metros que dispara hacia una vaguada, por lo que nos acercaremos mucho a green. El green cuenta con un piano importante para defenderse. Pasamos a un hoyo 5 par 5, donde la calle serpentea suavemente primero de izquierda a derecha, para luego volver a un green a la izquierda. Es un hoyo precioso.

El 6 es un monstruoso par 3, un tiro de 183 metros a un green elevado y protegido por bunkers. Un Redan inverso. En la foto, los bunkers que protegen al green y el tee a la derecha de la foto.

Después de un par 4 largo y bastante ancho, el 8 es un dogleg tremendo de derecha a izquierda. Si nos vamos muy a la derecha tendremos que tener un tiro ciego por encima de los árboles al green. El hoyo 9 es otro par 4 relativamente corto, donde nos acercamos hacia la fantástica casa club. Un árbol puede machacar cualquier esperanza de par si la bola reposa en el bunker de la izquierda del green.

A la derecha del green del 9 entramos en el 10, un hoyo realmente magnífico: un par 5 impresionante entre grandes pinos. Es un dogleg progresivo de derecha a izquierda que requiere potencia y colocación.

La calle es una enorme autopista hasta un green protegido por un gran bunker lateral desde el cual se insertan varios pinos. Se puede observar el perfecto mantenimiento del campo.

Los hoyos 11 y 12 son sendos doglegs, uno corto y otro más largo, entre árboles. Un green muy pequeño en el 11 protege el par del hoyo. Posteriormente salimos a un largo par 5, el hoyo 13. No pude realizar fotos porque se levantó en cuestión de segundos una niebla baja y densa. Tan pronto como llegó, se disipó en 40 minutos.

El 14 es un Redan, un par 3 famoso por su enorme dificultad. 185 metros de tiro un green elevado y protegido por un bunker enorme que intimida el tiro. El rough a izquierda y derecha del green también complicará el acceso al mismo. El green, en diagonal, cae hacia el fondo del mismo lo cual incrementa la dificultad.

Este es el green del 14 desde la parte de atrás, donde se puede ver que el green está elevado respecto del tee de salida. No se ve el bunker que protege su entrada.

Después de otros dos buenos pares 4, el 17 es, como acostumbraba Arana, un par 3 de 148 metros. Finalmente el 18 es un largo par 5, precioso, que aterriza en la misma casa club, junto al green del 9. La salida debe evitar un bunker de calle en la parte izquierda y el rough de la derecha. El segundo tiro exige precisión para evitar los árboles y poder tener tiro a green.

  1. Jotakon
    19 de septiembre de 2012 a las 07:56

    Buen resumen de un gran campo, muy bueno.
    Has de volver con viento, es otro campo; ver como la bandera del 14 acoge viento norte mientras en el tee sopla rancheado del sur es toda una experiencia!

    Un abrazo crack

  1. 12 de enero de 2013 a las 16:46
  2. 21 de julio de 2014 a las 16:43
  3. 24 de octubre de 2014 a las 06:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: