Archivo

Posts Tagged ‘Portugal’

Quinta do Lago South (Portugal)

11 de junio de 2017 Deja un comentario

El Algarve es lo que muchas zonas de España deberían haber sido pero no son. Un destino turístico de calidad que apuesta por campos de primer nivel, muy bien presentados y mantenidos. En mi último viaje tuve oportunidad de conocer los campos de Quinta do Lago, un complejo de lujo que, junto a Vilamoura y Vale do Lobo, forman el Triángulo de Oro del Algarve. Una zona tomada por británicos con alto poder adquisitivo. Alguno se ha traído hasta la cabina de teléfono, que en el tee del hoyo 18 sirve para pedir la comida.

Quinta do Lago fue fundado en 1971 por un visionario emprendedor brasileño-polaco, André Jordan, tres años después del fin del régimen de Salazar. Inspirado en Punta del Este, el proyecto no fue ajeno a las turbulencias políticas de la época: fue expropiado en 1975 y devuelto a sus dueños en 1981. El complejo es propiedad del millonario irlandés Denis O’Brien, aunque está  a la venta por unos 220 millones de euros.

El arquitecto americano William F. Mitchell diseñó 27 hoyos, que hoy son los 18 del campo South y los mejores 9 hoyos del campo North. Bill Mitchell importó la construcción americana de campos y sus greenes. Defendía un estilo arquitecónico más clásico con calles anchas, greenes grandes y muchos bunkers estratégicamente situados. Un estilo cuyo máximo exponente es Arnold Palmer, y alejado a cómo se hacen los campos hoy.

El Quinta do Lago South (cuyo nombre en inglés ya nos indica a qué público va dirigido el campo) es el más famoso de los tres campos del complejo. Seguramente el más caro de jugar, pero creo que a todos nos decepcionó un poco. Incluso el nuevo campo del Laranjal es mucho más interesante, aunque seguramente menos escénico. En la foto el hoyo 14 que es el más cercano a la playa.

Abundan las cuestas, las salidas en alto y los greenes elevados. El recorrido es una montaña rusa que exige estar en forma o, en su defecto, jugar en buggie (algo que me parece muy molesto). Abundan los tees en alto y greenes en alto, o bien hoyos ascendentes como el magnífico hoyo 17, un par 5 en subida precioso donde se sobrevuela el agua desde el tee de salida. Contra viento es un hueso.

El mantenimiento es impecable, con unos bunkers perfectos y greenes muy nobles. Los greenes son extraordinarios, sin caidas dramáticas pero todos con caídas sutiles que complican mucho el putt. En la imagen el green del hoyo 12, un par 5 extraordinario.

El campo es un jardín botánico y partes del mismo son reserva natural, y eso se nota por la cantidad de pájaros. Abundan las mansiones gigantescas. En el 4, además, hay una pequeña laguna que no se ve desde el tee y a la que te puedes ir si la pegas fuerte. Afortunadamente el rough está alto en esa zona.

El hoyo 1 es un par 4 relativamente ancho y en bajada. Ojo con los bunkers de la derecha. El green recibe con caídas de fondo a frente considerables por lo que mejor quedarse corto de bandera.

El hoyo 3 es un gran par 4 de 390 metros. La entrada está bien protegida por dos bunkers preciosos.

El 5 es un par 5 relativamente recto y que discurre entre pinos y mansiones. Otro green elevado con caídas sutiles y ojo a los dos bunkers protegiendo su entrada.

El 7 es un par 4 también en subida. Son una maravilla los greenes y sus defensas.

El 8 es un par 4 en dogleg hacia la derecha. Una salida muy complicada porque la calle se estrecha mucho y hay que tener una buena posición para tener tiro a un green en alto.

Incluso la calle no puede ser buen sitio si tenemos árboles en nuestro camino al green.

El hoyo 9 es un par 4 muy duro con salida y green en alto. La calle gira mucho hacia la izquierda. La casa club y el bar están literalmente pegados al restaurante bar por lo que este debería ser un duro hoyo 18 para terminar.

El hoyo 10 es un par 4 complicado. Un dogleg hacia la derecha con una calle que desciende y luego asciende bruscamente hacia un green elevado y grande. El green cae de fondo a frente.

El 11 es un par 3 con salida muy alta a un green que está a 190m, el clásico green himalaya que pide un palo menos.

El 13 es un par 4 en ligero dogleg a la izquierda. Cualquier bola que no esté en calle puede sufrir la influencia de los árboles.

El hoyo 15 es un par 3 relativamente largo y con agua en todo su frente. Un espectáculo mucho mejor si cogemos el green.

Anuncios

Vidago Palace Hotel Golf, Portugal

24 de noviembre de 2015 Deja un comentario

A unos 120 kilómetros de la ciudad de Oporto está el Vidago Palace Hotel, un espectacular palacio que fue inaugurado en 1910, un día después de la proclamación de la República Portuguesa. El palacio pasó de ser residencia de verano del rey Manuel II  a un hotel de lujo, en su época el más lujoso de Europa, y que ha sido recientemente remodelado a fondo. El hotel sigue capturando el encanto de la Belle Epoque, algo parecido al Gran Hotel Budapest de la película.

All Photos - 1 de 1

El hotel cuenta con un recorrido de 18 hoyos. El campo original tenía 9 hoyos, par 32, obra del insigne arquitecto escocés Philip Mackenzie Ross, uno de los grandes arquitectos de la historia, autor del Ailsa course en Turnberry, Southerness y que vivió muchos años en Gran Canaria. El campo original data de 1936. Este es el boceto del campo (en azulejo, naturalmente).

Captura de pantalla 2015-11-09 a las 11.21.09

En 2010 el campo fue remodelado completamente, y sobre los 9 hoyos originales se realizaron 6 hoyos de golf nuevos, al los que se añadieron 12 más en fincas adyacentes. Los autores son los arquitectos Cameron Powell. En la foto el green del 9..IMG_0020

La web de los arquitectos detalla los cambios operados en el diseño. El recorrido actual consta de 4 hoyos entre árboles centenarios a los que se accede caminando desde el hotel, 8 hoyos más despejados y llanos, y los 6 últimos hoyos donde el diseño serpentea por las montañas anexas. Destacan unos tees construidos sobre terrazas de piedra imponentes, unos greenes enormes y normalmente elevados, y sobre todo unos bunkers tremendos, por lo profundo, y con un diseño clásico tipo “ombligo”, donde la ladera del bunker está en su mayoría recubierta de hierba, y donde el fondo del bunker, profundo, nunca será plano. En la foto el green del 3.

IMG_0009

Después de pasar por la enorme casa club de piedra, y tras pasar varios edificios clásicos entramos en el hoyo 1, un par 4 recto y enmarcado entre árboles enormes. Es prácticamente el mismo diseño de Mackenzie Ross (alargado 75 metros). Los tonos de las hojas otoñales dan el colorido brutal y también avisan de que el rough y la calle va a estar lleno de hojas. Es normal tardar en encontrar bolas, y si nos salimos de calle lo tenemos difícil. En este hoyo encontramos quizá el starter más encantador de un campo de golf.

IMG_0003

Destaca un green elevado y amplio, con una superficie nunca recta, muy bien rodeado de bunkers.

IMG_0006

El hoyo 2 es un par 5 también recto: desde el tee podemos ver todos los peligros delante. Estamos muy al norte de Portugal, en el valle del Duero y en una zona muy lluviosa, por lo que encontramos el campo muy mojado. Una caseta de piedra enmarca el tiro desde el tee. Este hoyo está construido sobre el par 4 corto que cerraba el recorrido original.

IMG_0008

El hoyo 3 es un par 3 relativamente largo pero con un green gigantesco. Un canal cruza por delante del mismo, por lo que las distancias son claves. Es el hoyo 6 del diseño original, curiosamente acortado.

IMG_0010

El siguiente hoyo 4 es un par 5 recto. El riachuelo cruza por la calle a distancia de segundo golpe por lo que el golfista tiene la duda de si lanzarse al green de dos o jugar más conservador. El green es muy curioso, con un bunker protegiendo una lengua del mismo por su parte derecha, donde está la bandera. Está construido sobre los hoyos 7 y 8 de Mackenzie Ross.

IMG_9553

A partir del hoyo 5 salimos del bosque, entrando en hoyos completamente nuevos. El tee está junto a una especie de mansión castillo abandonada. Estamos ante un dogleg hacia la izquierda con mucho bunker en medio de la calle. Un hueso larguísimo y ascendente, uno de los retos más complicados del campo.

IMG_0013

Otro green enorme y con muchas caídas. Al fondo, una de las construcciones históricas del campo.

IMG_0015

El hoyo 6 es mucho más amable. Destaca un pozo a la derecha del hoyo, con su canal correspondiente. El hoyo 7 es un par 3 no muy largo y que cuenta con un green enorme. Nunca hay que pasarse: el río va por detrás.

IMG_0017

El 8 es un par 4 corto y recto. El 9 otro par 4 recto pero con agua por toda la margen izquierda de la calle. La parte derecha está bien protegida por esos bunkers semiocultos. Otro green gigante y elevado.

IMG_0019

El 10 cuenta con una salida en alto y una calle que gira hacia la derecha. El green cuenta con un arroyo justo cruzando por su parte frontal.

IMG_0022

El 11 te ofrece una calle en ascenso y es un dogleg casi en 90 grados hacia la derecha.

IMG_0023

Hay que llegar arriba para tener tiro a un green muy elevado respecto de la calle.

IMG_0024

Desde las alturas descendemos de nuevo con un par 3 con fuerte desnivel. El green vuelve a ser de proporciones generosas y está bien rodeado de bunkers. Cuenta con varios pianos irregulares.

IMG_0025

Una salida semiciega recibe el hoyo 13, un ligero dogleg hacia la izquierda.

IMG_0026

El hoyo 14 es una pequeña maravilla: una calle en ascenso continuo hacia un green muy elevado y con tres bunkers enormes en la parte derecha. El primero, de superficie irregular, es una especie de gran mapa de Portugal que te recibe. Por la derecha un conjunto irregular de roca granítica marca la zona a evitar. Un green amplio que recibe también en ascenso.

IMG_0029

Los últimos tres hoyos son descritos por los autores como “heroicos”, aunque para el golfista que juega por primera vez son excesivamente truqueros. El 15 es un par 5 muy curioso, siempre en descenso y como en un tobogán inmenso e irregular. Desde el tee del hoyo 15 no vemos mucho más que una calle en descenso.

IMG_0030

El segundo tiro va girando ligeramente hacia la izquierda a un green mucho más bajo y enorme.

IMG_0031

Los tres últimos hoyos siguen serpenteando por la montaña y son bastante irregulares. El 16, handicap 1 del campo, es un dogleg hacia la izquierda en casi 90 grados, con la calle muy inclinada, por lo que el segundo tiro tendremos la bola mucho mas alta que los pies. Está diseñado sobre los antiguos hoyos 2 y 3 del campo original.

IMG_0033

El green es un espectáculo de caídas y pianos.

IMG_0034

El 17 es un par 5 ciego que cuenta con un conjunto de tees espectacular en lo alto de la montaña, de ahí el sobrenombre de “Nido de Aguilas”. Diseñado sobre los hoyos 4 y 5 del diseño original, es un hoyo muy truquero, donde es difícil saber la línea hacia un green muy escondido en la derecha.

IMG_0035

Un segundo tiro completamente ciego exige conocer bien la línea para no perder bola en el bosque que rodea al green.

IMG_0036

Para terminar un par 3 en descenso muy largo a un green bien protegido por pot bunkers. Al fondo, el palacio de Vidago.

IMG_0038

En definitiva, un recorrido irregular, con hoyos buenos y otros menores, que es obligatorio disfrutar si uno se hospeda en su fantástico hotel.