Archivo

Posts Tagged ‘Dunluce Course’

Royal Portrush Golf Club (Valley Course), Irlanda del Norte

19 de julio de 2013 1 comentario

Ya he comentado en un post anterior el extraordinario Dunluce Course de Royal Portrush, obra maestra de Harry Colt. Pues ese gran campo tiene otro aliciente semioculto para ir a jugarlo: podemos aprovechar la tarde para jugar el otro campo del complejo: el Valley Course, por 25 libras. Desde el tee del Calamity Corner podemos ver parte del trazado. La verdad es que sufriendo los rigores y las dunas del Dunluce, el campo parece un links más soso, plano y fácil.

IMG_8311

Pero en cuanto entras en el Valley te das cuenta de que estás en un links de extraordinaria categoría, al mismo nivel o superior de otros links más renombrados. Claramente los locales no lo promocionan para jugarlo ellos solos. El recorrido, como su nombre indica, está metido en una especie de valle entre las dunas del Dunluce y las que separan al campo de la playa. No tendremos vistas al mar, pero tampoco sufriremos con tanta intensidad los rigores del viento. Se trata de un recorrido de Harry Colt de algo más de 6000 yardas, par 69 (par 71 desde las barras de pro, en las que dos pares 4 se transforman en pares 4). Esta es la salida del 1:

IMG_8391

El green del hoyo 2 está pegado al tee del 17 del Dunluce. De hecho ambas calles se cruzan.

IMG_8390

Las calles son más o menos rectas, aunque algún dogleg encontramos, y lucen la misma superficie rugosa de los links, el rough penalizador, los greenes duros y algún búnker (aunque bastantes menos que en su hermano mayor). Y todo en un puro entorno links de dunas.

IMG_8379

Otra protección habitual es la de los bosques de arbustos que se tragan las bolas atrevidas. Este es el green del hoyo 4, el único par 5, cuya calle se puede ver en la primera foto del post.

IMG_8369

Los dos mejores hoyos del campo son los 5 y 6, los más cercanos a la playa. El 5 es un par 4 corto de algo menos de 300 metros, con salida en alto y dos pot bunkers bien visibles desde el tee. Un green también con mucho movimiento. Es difícil encontrar hoyos con un aspecto más natural.

IMG_8371

El hoyo 6 es un serio par 3 de 205 metros y en alto. El green es semiciego y está tapado por la duna natural, que actúa de anfiteatro del mismo. Un gran par 3.

IMG_8374

El hoyo 7 es el handicap 1 del campo, un par 4 de 400 metros bastante recto. La calle se estrecha mucho por lo que si no tenemos la bola en calle tendremos un tiro ciego a green.

IMG_8378

Este es el green del hoyo 9, que goza de la protección de una calle moldeada y de un buen bosque de arbustos al fondo.

IMG_8383

Este es otro hoyo extraordinario el 12, que cuenta con una calle ondulante como una montaña rusa y en dogleg. El poste ayuda a apuntar a este buen green.

IMG_8384

Greenes y bunkers que serían muy famosos en otros lugares.

IMG_8388

El hoyo 18 es un precioso par 3 de 155 metros desde alto a un green movido protegido por varios pot bunkers. Al lado está el campo pequeño de pares 3 entre dunas, un pitch and putt links con una pinta preciosa.

IMG_8398

Royal Portrush Golf Club (Dunluce Course), Irlanda del Norte

20 de junio de 2013 9 comentarios

El primer arquitecto cuya figura glosé en este blog fue Harry S. Colt, el patriarca de los arquitectos. Su obra maestra, el campo del que se sentía más orgulloso, es el Dunluce Course del Royal Portrush Golf Club. No le faltaban motivos: Colt construyó su Capilla Sixtina, un campo que debería ser Patrimonio de la Humanidad. Colt rediseñó en la década de los 20-30 el trazado original de Old Tom Morris. Ya la llegada en coche por la carretera de la costa te presenta el campo junto a unos acantilados en una ubicación privilegiada. En las dos fotos siguientes, la vista desde el green del hoyo 5.

IMG_8266

El links discurre por una amplia área ondulada de dunas alucinantes. El genio de Colt no sólo es admirable por un trazado lleno de doglegs, subidas, tiros en alto, tiros ciegos o maravillosos pares 3. La excelencia está en en unos greenes elevados fantásticos, muchos de ellos continuación de las calles y con aterradoras escapatorias hacia unos bunkers retadores, contorneados de forma deliciosa y tremendamente penalizadores. Incluso los dos hoyos finales, fuera de la zona de dunas, aún de carácter diferente, tienen ese algo especial que los haría imprescindibles en cualquier campo.

IMG_8270

Normalmente los primeros hoyos suelen ser amables, para permitir una entrada simpática al jugador en el campo. El de Portrush es posiblemente el mejor primer hoyo que recuerdo en un campo de golf. El tee, elevado, permite admirar una calle ancha donde tirar nuestro primer drive (aunque el libro de yardas hable de hierro, frente al viento nos tocó jugar un par 4 larguísimo). Colt diseñó una calle ancha pero hoy la parte derecha es un fuera de límites. (Esto hace que el búnker de green de la izquierda no entre tanto en juego). El segundo tiro ya pone a prueba nuestros nervios con un tiro, contra viento, a un green elevado, que cuenta con amplio piano y un desnivel tremendo hacia la calle.

IMG_8214

Aunque el peligro no es este, sino un búnker estrecho y terrorífico en la parte izquierda de la calle que causa auténtico pavor. Si la bandera está al fondo del green tendremos una salida de 40 metros francamente interesante, por no decir otra cosa. Y ojo porque detrás del green hay un bosque temible. Salir del hoyo con un par es un enorme éxito.

IMG_8216

El hoyo 2 es un par 5 en dogleg de derecha a izquierda, con una calle con más montículos y pianos que una montaña rusa. También tendremos bunkers con contornos de ombligo y un green que quita el hipo. Si uno es pegador, los bunkers de calle a 50 metros de green entran en juego. Aún así los efectos ópticos hacen parecer que los bunkers están más cerca del green de lo que están. Los campos de Colt siempre son campos estratégicos.

IMG_8225

El hoyo 3 es un par tres corto, con una enorme escapatoria en la parte izquierda del green. Estamos en el punto más alto del campo y más expuesto al viento. Si no ponemos la bola en el lugar preciso tendremos un approach que huele a bogey.

STA_8229

Después jugaremos un hoyo 4 estratosférico, un par 4,5. El green está protegido por dos enormes dunas que hacen que la bandera pueda estar totalmente oculta. Una entrada de green fantástica.

IMG_8249

Tanto hoyo bueno va llenando el alma del golfista hasta que llega al hoyo 5, un par 4 absolutamente sensacional. El tiro, a favor de viento, negocia un enorme dogleg hasta un green en la parte derecha. Una piedra blanca marca la línea a seguir, y si se superan los montículos la bola reposará en una calle muy movida a escasos metros del green.

IMG_8254

La forma del green hace que se recorte la bandera con el mar, y el fuera de límites del fondo pueda entrar en juego con viento a favor. Un green con una depresión brutal en su entrada y con la playa al fondo no hacen sencillo el tiro a bandera. Una vez embocada la bola nos deleitamos con la vista de la playa y acantilados. Hoyazo.

IMG_8264

El hoyo 6 lleva el nombre del arquitecto Harry Colt: cómo no un par 3 excelente. 150 metros hacia un green elevado contra el viento. La madera puede trabajar. El hoyo es tan bueno que luce ausente de bunkers.

IMG_8284

Sigue un par 4 en subida, muy largo, con una salida peligrosa que hay que tirar hacia una torre de comunicaciones que se ve en la lejanía. El segundo tiro es precioso a un green protegido por bunkers en la parte frontal y por árboles al fondo.

IMG_8286

El hoyo 8 es una salida ciega donde una piedra blanca marca la línea a seguir. La calle discurre en un valle entre dunas (el hoyo se llama Himalayas) y gira en dogleg hacia la derecha a un green alargado, elevado entre dunas. Los contornos del green son admirables.

IMG_8294

Para terminar esta estratosférica primera vuelta un par 5 en dogleg. Un buen drive pone a tiro el green elevado. Sólo un bunker en la parte izquierda del green.

IMG_8297

El hoyo 10 es otro par 5 similar pero de diferente carácter. Aquí sí que hay bunkers de calle que pueden arruinarnos en la parte derecha de la calle. Y un matorral de jaras que acabó conmigo.

IMG_8299

El hoyo 11 es un par tres en descenso a un green rodeado de bunkers. Al fondo, la calle y el green del 15, con un poste indicador de tiro.

IMG_8301

El hoyo 12 es un par 4 más o menos recto y con dos bunkers de calle en la parte derecha. Hay que evitar, sea como sea, el bunker de la izquierda del green. Cualquier bola errante por la parte izquierda caerá al green. Eso hace que todos nos fuimos a un montículo de rough en la parte derecha.

IMG_8303

Sigue un par 13 con salida completamente ciega. El mejor drive por la parte derecha de la calle para obtener un tiro franco a green. Otra vez un green excelente, lleno de caídas y de peligros.

IMG_8308

El hoyo 14 es el hoyo más famoso de este campo. Su nombre presagia el destino de muchas vueltas que hundieron su suerte en sus fauces: Calamity. Un tiro que debe volar, con viento cruzado en contra, 180 metros para llegar a un green elevado. Hay que apuntar a la parte izquierda del green para no visitar el barranco.

IMG_8312

El hoyo 15 es un par 4 donde desde el tee no vemos más que un poste blanco y negro que marca la posición del green. El green, que cuenta con dos pot bunkers en sus lados.

IMG_8323

El hoyo 16 vuelve a jugar con la posición de los bunkers para engañar al jugador. Un dogleg hacia la derecha, con varios bunkers de calle que despistan. Otro hoyo muy movido, con abundantes montañitas, valles y con una calle muy estrecha entre dunas.

IMG_8325

El 17 sale de la zona de dunas dejándonos una vista espectacular desde el tee de “Big Nellie”, la madre de todos los bunkers. Mi drive se abrió y Big Nellie se tragó mi bola. Tuve que ejecutar la salida de bunker más insólita que he jugado: ante ti se eleva un intimidante muro de varios metros de arena.

IMG_8329

El último hoyo quizá sea el menos especial del recorrido, por estar en una zona plana. Para dar un final digno, Colt crea un par 4 de 460 yardas, que se juega contra el viento y donde hay que negociar 11 bunkers en calle y green. Un hoyo duro para terminar un campo soberbio.

IMG_8339