Inicio > Casa Club > Gary Adams y las cabezas de metal

Gary Adams y las cabezas de metal

20 de noviembre de 2012 Deja un comentario Go to comments

Hasta finales de los 70, todas las maderas de golf eran… de madera.

Los avances tecnológicos se reducían a combinar diferentes tipos de madera, buscando la mezcla óptima para ganar distancia y precisión. La compra de un juego de  maderas no garantizaba consistencia: las maderas no eran exactamente iguales, y se podían deteriorar con facilidad. Para los jugadores era difícil encontrar el palo adecuado. Uno de los grandes visionarios del mundo del material de golf, Gary Adams, pensó que podría fabricarlo de un único material, simple, más duradero, con calidad consistente y de manera que pudiera alejarse el peso del centro de la cabeza, algo que con madera no podía hacerse. Este norteamericano, hijo de un profesional de club, diseñó en 1979 el “Pittsburgh Persimmon”, el primer driver de cabeza metálica. Comparado con los enormes drivers que se venden hoy, sorprende ver una cabeza tan pequeña, como la de un híbrido. Y al parecer era endiabladamente difícil de pegar.

Adams era un vendedor extraordinario y creía en su invento, así que empeñó su casa, consiguió un crédito de 24,000 dólares y fundó TaylorMade. Consiguió que un profesional del PGA Tour, Ron Streck, usara su drive en el circuito. Streck ganó el Houston Open de 1981, pero sus driver no apareció en TV ya que el torneo tuvo que jugarse a tres jornadas. Al año siguiente Jim Simons bató a Craig Stadler en el proAm de Pebble Beach, ahora con total cobertura televisiva, y esto consolidó la reputación de la marca: TaylorMade cerró el año 1982 con 12 millones de dólares en ventas. En 1984 el driver de TaylorMade se convirtió en el más usado por los pros en el circuito. Y desde ahí, hasta convertirse en el líder de ventas. En 2006 las ventas ascendieron a 1000 millones de dólares.

Gary Adams también innovó en la forma de vender palos: antes las maderas se vendían juntas. Fue el primero en entender la compra impulsiva de drivers de los jugadores amateurs y vender maderas por separado. También fue el primero en inscribir el loft del palo en las cabezas de los drivers, en ubicar hoyuelos en las cabezas de las maderas para reducir su resistencia aerodinámica, en emplear varillas de grafito en las maderas, en situar peso progresivo en las cabezas de las maderas, etc.

Salomon entró como accionista en la compañía en 1984. La pérdida de control en la gestión provocó la salida de Adams a finales de los 80. (Posteriormente, Adidas compró Salomon en 1997). Gary Adams se marchó y fundó Founder’s Club en 1991, compañía que vendió a Asics, una marca japonesa, en 1996. La compañía se cerró a finales de los 90, aunque la marca ha resucitado impulsada por nuevos accionistas americanos.

En 1991 le encontraron un tumor en el páncreas del tamaño de una pelota de golf y le dieron 6 meses de vida. Durante su convalecencia ayudó a crear una marca de putts (Odyssey). A los tres años los doctores confirmaron que el tumor había desaparecido de forma milagrosa.  Posteriormente fundó otra compañía de palos, McHenry Metals.

Finalmente el cáncer reapareció y Gary Adams falleció en el año 2000 con sólo 56 años. Uno de esos nombres desconocidos cuya influencia en el mundo del golf es inmensa. Un vídeo honrando su memoria desde el McHenry Country Club:

  1. Aún no hay comentarios.
  1. 7 de diciembre de 2012 a las 14:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: