Inicio > Cine > Melancholia, de Lars von Trier

Melancholia, de Lars von Trier

30 de octubre de 2012 Deja un comentario Go to comments

Este blog golfístico, siempre atento a todas las manifestaciones que este noble deporte nos ofrece en todos los campos de la vida, comenta hoy brevemente una película reciente: Melancholia, de Lars von Trier, donde el golf tiene una presencia central o tangencial, según se mire.

El secreto del éxito comercial, afirmaba Alan Alda en Sweet Liberty, es incluir tres ingredientes en una película: desafío a la autoridad, destrucción de la propiedad y que la gente se desnude. En Melancholia hay de esto a manos llenas: una novia desafía al vínculo matrimonial siendo infiel a su marido en su misma noche de bodas (fornicando con un desconocido en el bunker de un hoyo de golf); nada menos que la destrucción total del planeta Tierra, que colisiona espectacularmente con un planeta verde llamado Melancholia. Y desnudos, por ejemplo el de Kirsten Dunst en pelotas tomando el… bueno el resplandor del planeta Melancholia.

Sin embargo, pocos podrán calificar a esta película como “comercial”; no es cine de palomitas. Los críticos más sesudos la han calificado como obra maestra, ensalzando su contenido metafórico, es decir, la reflexión alegórica sobre los abismos de la depresión. Otros espectadores menos exigentes dirían que es un peñazo incomprensible y pretencioso.

Varios apuntes más:

  • Es curioso que una película sobre la depresión gravite sobre un campo de golf. ¿Será von Trier un jugador frustrado con su putter? ¿Tendrá problemas con su swing? ¿Será esta película su personal y metafórica venganza contra el maldito deporte del golf?
  • Las claves a estas relevantes preguntas están en la película. Seguro que la escena inicial que ilustra este post (el personaje Claire con su hijo en brazos caminando pesadamente sobre un green de golf con la bandera del hoyo 19) tiene alguna explicación alegórica.
  • En una escena posterior el personaje de Kiefer Sutherland pregunta con cierta gravedad cuántos hoyos de golf hay en un campo. ¿Por qué?, se preguntan los espectadores. Claramente Von Trier nos quiere hacer recordar que hasta que no entra el último putt, no hay que relajarse.
  • Sabia elección la de los protagonistas para esperar el fin del mundo: nada mejor que en un green de golf.
  • Al final, un bunker no es siempre un mal sitio para visitar.
  1. 3 de noviembre de 2012 a las 05:13

    Quizás que el sitio solo tiene 18 hoyos. El 19 sobra y por ello no encaja en ningún sitio. Saludos

  2. Flor
    17 de septiembre de 2013 a las 14:43

    El golf estáa intimamente relacionado con la mente, lean el libro de Deepak Chopra “Iluminación” todo en el gira en torno al golf.
    Y lo del hoy se debe a una parte de la pelicula, en la primera mitad, cuando John el marido de Claire intenta convencer a Justina de que debe ser feliz y pone su énfasis en preguntar cuantos hoyos tiene el campo de golf alegando que son 18. Justine, sabiendo que son 19 le contesta que 18 en una forma de demostrar que diga lo que diga, John siempre creerá lo que el quira, fuera de ,a verdad. Y esto queda demostrado cuando el planeta colisiona en contra de los pronósticos que el como cientifico tenía al respecto.
    En pocas palabras esta pelicula habla sobre el enfrentamiento con la mentira (Justine) y el enfrentamiento con la verdad (Claire).

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: