Inicio > Campos > Crandon Golf Key Biscayne, Miami (Florida, USA)

Crandon Golf Key Biscayne, Miami (Florida, USA)

¿Dónde jugar al golf en Miami?

Como cualquier ciudad americana, Miami disfruta de una amplísima oferta de campos de golf. Quizá el mas famoso sea el complejo de Doral, cerca del aeropuerto, sede del famoso Blue Monster, donde se disputa una prueba del PGA Tour, el Cadillac Championship. Es tan caro como famoso. Los hay asequibles y buenos, como Miami Beach Golf Club. Me decidí por otro campo público del que me habían hablado muy bien. Enclavado en Key Biscane, esta diseñado por Bruce Devlin y Robert Von Hagge en 1972, y fue rediseñado por el propio Von Hagge en 1993. El diseñador es autor de los dos recorridos del Empordà Golf, comentados ya (Links y Forest), además de El Encín o los campos de la Real Sociedad Española Club de Campo (Norte y Sur). Es un campo donde se han jugado torneos del Champions Tour, el circuito senior del PGA Tour.

El mapa del campo enseña sus armas: mucha, mucha agua. Yo perdí una bola (en el lago del hoyo 3) pero un compañero de partido que no estaba en su mejor día se dejó la escalofriante cifra de 15 bolas por el campo.

El club tiene una casa club bastante funcional con vestuarios, restaurante y tienda. Hay un campo de prácticas cortito, sólo válido para hierros. Nos alquilaron unos palos Nike con varilla de acero que no están nada mal. Eso sí, a precio de oro: 55 dólares el juego. El greenfee cuesta 85 dólares, una ganga comparada con los precios de Doral. Como en todos los campos americanos, incluyen los buggies: aunque uno sea un purista del golf, jugar andando es casi suicida con el calor que aprieta en Miami en verano.

Me gustó mucho el diseño. Aunque hacía un calor brutal, siempre he pensado que más vale una vuelta de golf con calor que ninguna vuelta de golf.

El hoyo 1 ya intimida con una salida al draw donde hay agua y una calle que serpentea como una culebra hasta un green bien protegido. Esta es la salida del 1, que pide un draw para dejarla al fondo de la calle:

Una constante de este campo es que te cruzas con infinidad de especímenes de la fauna local. La foto muestra dos visitantes paseando por el green del uno. Es un espectáculo jugar junto a garzas, patos, ibis, cocodrilos, iguanas, caimanes, libélulas gigantes… Y sobre todo mosquitos. El starter guarda un spray antimosquitos con el que hay que embadurnarse si no quieres acabar devorado. Aún así alguna picadura te llevas.

Los primeros nueve hoyos son mucho más difíciles que la segunda vuelta. El hoyo 2 es un dogleg de derecha a izquierda enmarcado en una hilera de palmeras. Otro tiro que pide un draw, aunque el hoyo es francamente largo y no hay peligro de irse al bosque.

El segundo tiro desde la calle del 2 tiene dos problemas: un tiro muy largo y un green en alto protegido por bunkers. Si no recuerdo mal todos los greenes del campo son de este tipo, elevado tipo flan. Muy típicos de Von Hagge.

Todos los greenes del campo son enormes, como éste del par 3 hoyo 3. Permiten muchas banderas y pueden llegar a complicar los hoyos. Tienen bastante movimiento, aunque sin excesos.

El campo regresa hacia la salida del 1 por el 7, cuyo tee está muy cerca del starter. El hoyo 7 es un maravilloso dogleg hacia la derecha a un green invisible y bien protegido por agua.

Este es el green del 7. El tiro para cruzar el lago tiene la dificultad de la distancia. Un disparo tenso y precioso.

La segunda vuelta comienza con un hoyo cuyo plano intimida: tenemos agua a derecha e izquierda. Extraordinario diseño, aprovechando al máximo las condiciones del terreno, y permitiendo acortar el hoyo a los valientes (riesgo / recompensa). Otra cosa curiosa es la cantidad de tees diferentes desde los que podemos jugar, lo que permite atacar al campo al nivel de cada jugador.

Este es el tee de salida del 10, un tee tipo “aeropuerto”, innovación de Robert Trent Jones que ya comenté en este post.

El campo lo jugamos con algo de viento, que se agradece para combatir el calor y la humedad, y que añade algo de diversión a los tiros a calle y green.

Otro de los largos tees de salida, en este caso del hoyo 11, otro dogleg precioso hacia la derecha. Al fondo a la izquierda hay un bunker enorme.

Este es el tiro que queda desde la calle del 11, el agua entra en juego para los que se acercen a la orilla para acortar metros. El green está en alto y varios bunkers protegen su ataque.

La calle está protegida por este curioso bunker, típico del campo. Enorme, con muchos contornos y con alguna isla de hierba.

Un buen ejemplo de un campo americano cuasi tropical y muy cerca del centro de Miami. Y para probar la bermuda, una hierba espesa apta para estos climas, y cuya principal diferencia se nota en los greenes: aquí las bolas regatean.

  1. inigo
    22 de agosto de 2012 a las 15:51

    Buen post. Acertada descripcion del diseño, animales, fauna, calor, buen estado de conservacion y reto que supone. Campo muy bonito, lleno de palmeras y con vistas bonitas al skyline de miami. Campo de referencia para los locales de key bisacayne. Campo dificil, muy dificil. En la casa club un cartel advierte de que es el tercer campo municipal mas dificil de EE.UU. para que luego no llores.🙂 . Y suele suceder que o bien te archiforras si echas alguna bola al agua o si sopla el viento (está apenas a 500 metros del oceano sin nada que lo frene, y el viento suele entrar constante) o bien te semi forras porque se te van golpes tontos.

    La principal diferencia respecto a los campos europeos yo la destacaria en el tipo de hierba, que no afecta tanto a la calle, como las greenes. Es completamente distinta a la textura de los campos de Espana. En espana lo normal es tener greenes que reciben muy bien la bola y luego rapidos arriba a la hora de patar (Santander, Moraleja, RSHECC, CCVM, etc), pero si tu pegas la bola con efecto, la bola bota y se para. Aquí es completamente al reves, muy duros abajo, extramadamente duros y lentos arriba. Parar una bola aun con mucho efecto es casi imposible, yo juego todos los golpes de menos de 60 metros con el 60 grados en una busqueda desesperada de control y es muy complejo. Ademas, los greenes no facilitan dejar la bola cerca para salvar algun par con el aproach. Y luego a la hora de patear, no son rapidos sino lentos, con lo que es dificil hacer un solo putt.

    En verano, temporada baja, se puede jugar por 70 usd aprox. En invierno, temporada alta, el precio sube con claridad por encima de 100 usd…. (más aun si no eres residerente)

  1. 7 de septiembre de 2012 a las 20:50
  2. 19 de octubre de 2012 a las 18:59
  3. 20 de septiembre de 2013 a las 15:16
  4. 21 de noviembre de 2014 a las 19:39

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: