Inicio > Casa Club, Cine > Seven days in Utopia: Infame película de golf

Seven days in Utopia: Infame película de golf

Hace meses vi el trailer y pensé que esta película no sería un ejemplo de originalidad excelsa, pero tratándose de golf… habría que verla. Después de haberla padecido, suscribo un artículo publicado en Golf.com en la que es definida como la peor película de golf de la historia. La historia está completamente destripada en este trailer: Tómese el argumento de Cars, cambie la soberbia de Rayo McQueen por la total sumisión de nuestro protagonista Luke Chisholm a los dictados de su padre/caddie y su absoluta falta de luces, añada música bonita y planos a contraluz de varios swings…

Luke se pierde en un pequeño pueblo tejano (cuyo nombre no es casual pero que al final no quiere decir nada) y encuentra a un excampeón de golf (Robert Duvall) cuyo glorioso pasado esconde un oscuro secreto (que se desvela en seguida). La esencia de su pensamiento golfístico se resume en tres letras mágicas: No pienses. SFT: “See it, Feel it, Trust it” – Ve, siente, confía.

La chica aspirante a ser susurradora de caballos (es así, no me lo invento) aporta el elemento amoroso con su mirada arrobada en cada plano que sale; en una secuencia clave el toque romántico está subrayado por el director de manera sutil: una explosión de fuegos artificiales.

Uno no se explica varias cosas:

  • Qué verá el personaje de Robert Duvall en el joven e idiota golfista para dedicarle una semana de su vida (supongo que el aburrimiento más mortal en un pueblo donde nunca pasa nada).
  • Si de verdad los tejanos disfrutan con el Rodeo-Poker… no me extraña que les fascinen los Sanfermines.
  • Cómo puede uno recuperar su golf con un entrenamiento con técnicas más dignas de Karate Kid (pescar, lanzar aros, pintar…) y algo de misticismo lleno de frases profundísimas que parecen sacadas de una caja de galletas de la suerte.
  • Cómo tal sucesión de estupideces engatusan al pobre Luke y llevan su golf a lo más alto, para poder disputar un playoff en el Valero Texas Open (que más que un torneo del PGA Tour parece un campeonato del tercera).
  • Cómo no se han molestado en pintar los hoyos de blanco en un torneo del PGA Tour.
  • Cómo los productores hayan contratado como rival del play-off al golfista menos expresivo del panorama mundial: el gran KJ Choi (que en la película luce otro nombre todavía más ridículo: T. K. Oh).
  • Qué pintan en algunas tomas Rickie Fowler o Stewart Cink.

En resumen, el desfile de topicazos funciona fatal y el naufragio es tan brutal, que hasta tiene gracia.

El golf suele funcionar mejor como género literario que en la pantalla grande. Aún así y con todo, no dejéis de verla: vuestras expectativas estarán tan hundidas que os parecerá mejor que Ciudadano Kane.

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: