Inicio > Campos > Empordà Links, Gerona

Empordà Links, Gerona

Segunda prueba de la OMCat en el campo del Empordà Links, día de sol y algo de viento en uno de los mejores campos de España. ¿Un links en Gerona? Pues recuerda mucho, aunque es un tanto especial: tiene el mismo feel de calles onduladas y duras y greenes firmes y movidos que si estuvieras en Dublín, la tramontana cuando sopla añade el grado de sadismo necesario. Pero no es un links: el campo no está cerca del mar; hay agua en forma de 6 lagos que entran mucho en juego, y además no encontrarás pot bunkers, sino grandes bunkers ondulados. Esta es una foto del campo de prácticas y el links desde la habitación de hotel (cortesía de @DBDStaff)

El campo es obra de un artista americano fallecido en 2010, Robert von Hagge. Un diseñador de prestigio que ha firmado más de 250 campos por el mundo: los más cercanos son la RSHECC y el Albatross Course del Golf National de París, sede del Open de Francia y que acogerá la Ryder Cup en 2018. El complejo tiene también un hotel firmado por otro arquitecto prestigioso, Carles Ferrater, que también proyectó la espectacular casa club del Real Club de Golf El Prat.

Las vistas desde prácticamente todos los hoyos están enmarcadas por el Montgrí, el bisbe adormit. En esta foto se puede ver el hotel y al fondo la montaña, desde el green del hoyo 1. También se admiran las montañas nevadas del Pirineo. Una gozada, pero no hay que despistarse con las vistas: el campo es un reto complejo. Casi todos los hoyos son buenos, algunos buenísimos y unos cuantos verdaderas obras maestras.

Es difícil añadir algo a la magnífica crónica de Fu, que leí en su día pero olvidé imprimir. (Así me fue: el campo es duro y me costó una forrada considerable). Sufrí mucho con el drive, en los greenes y sobre todo en los bunkers: en ocasiones densas playas arenosas, en otras son superficies duras sin apenas arena. Añado algunas fotos tomadas con mi teléfono y algunas notas:

Los primeros 9 hoyos son muy variados y duros. Las calles onduladas pueden convertir un buen drive en una mala salida. Si tu bola no va recta y engancha el viento, es imposible encontrarla en el rough. Los greenes son como rocas, no reciben nada y obligan a jugar bolas rodadas que reposen cerca del hoyo.

En el hoyo 2 ya tenemos agua esperando el tiro. Nuestra bola tiene oportunidad doble de bañarse, ya que este lago encierra el green del 4. Para los conservadores del fade, ojo con el rough de la derecha… cuesta un golpe (doy fe).

Destacaría el hoyo 8 (el par 5 handicap 1, sensacional, con una salida tensa para pegadores donde entra en juego el agua, y un recorrido salpicado por bunkers). El hoyo 9 es un par 4 espectacular, con agua rodeando un green muy lejano. El green tiene el mayor piano que recuerdo haber visto en años, un green de dos pisos. La foto no hace justicia al desnivel brutal del piano.

El hoyo 12 es un par cinco maravilloso, bombardeado por bunkers y con un green movidísimo. Una gozada.

Lo que me dejó sin respiración es el green del hoyo 13. Un dog leg ligero a la izquierda y hay que atacar un green en forma de flan que sobresale como una montaña redonda en medio del campo. Sadismo puro. Un tiro complicadísimo, que ejecuté con maestría a bandera, y mi bola acabó 20 metros por detrás fuera de green. Cayó un bogey con sonrisa de oreja a oreja.

El hoyo 14 también cuenta con diversión a raudales: un dogleg a la izquierda y un tiro a un green movidísmo que cae hacia el lago. Si juegas a la izquierda, te espera una recuperación tremenda. Grandísimo hoyo.

El 15 es un poco una boutade de diseñador, un par 3 con un bunker gigante en forma de ameba. Tiene su gracia el dibujo.

El 16 es un hoyo sin sentido en este campo, y que sirve como tarjeta de visita para el campo del Forest. Es como si nos hubiéramos colado en otro campo. Un green rodeado de pinos, y uno de ellos dando la bienvenida en medio de la calle. Un green alargadísmo donde hay mucha música y muchos pianos. Me encantaría ver la bandera al fondo. Creo que desentona enormemente en este campazo.

Después de un par 4 fantástico, con un green en alto bien protegido, te espera un hoyo 18 par 5 buenísimo, con mucha agua y donde el riesgo es recompensado con muchos metros  o agua. El green compartido con el 18 del Forest, es una media luna enorme, enmarcada por multitud de bunkers y los apartamentos del complejo.

En definitiva: campazo.

  1. DBD Staff
    12 de marzo de 2012 de 10:43

    Otro mas que le hubiera ido mejor con el dossier de Fu en la mano.

    Coincido bastante contigo, 8,9, 14 y 18 fueron malos hoyos para mi, todo y eso reconozco que son grandes hoyos, y volvere para ganarles o al menos empatar con ellos.

  1. 1 de mayo de 2012 de 10:40
  2. 22 de junio de 2012 de 09:21
  3. 22 de agosto de 2012 de 14:00
  4. 19 de octubre de 2012 de 18:59
  5. 21 de noviembre de 2012 de 11:42
  6. 20 de septiembre de 2013 de 15:16
  7. 3 de febrero de 2018 de 09:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: